Atardece en Nueva York

.

La huella indeleble del 9/11 en el Memorial Museum de Nueva York

.

Llego a Nueva York. Atardece en un día de principios de verano y a lo lejos se perfila el nuevo skyline de la ciudad donde todo puede pasar. Y digo nuevo porque desde la distancia se perfila con claridad la silueta acristalada del rascacielos del WTC recién construido que se levanta en el bajo Manhattan. En el mismo lugar donde hace años estuvieron las Torres Gemelas. Y entonces recuerdo. Recuerdo cuando las Torres Gemelas perfilaban otros atardeceres y paisajes urbanos en la ciudad que nunca duerme.

Atardecer en Manhattan 1993

Hace ya unos cuantos años, en concreto la mañana del 26 de febrero de 1993, me tocó vivir a pie de calle el primer atentado contra las Torres Gemelas de Nueva York. El humo de lo que al principio se pensaba era un incendio y las sirenas de policía, bomberos y ambulancias llenaron aquella mañana invernal fría y gris de tristes augurios. Pasó un año antes de que por fin pudiera subir de nuevo a la plataforma del Top of the World en el piso 110 de la Torre Sur.

En el mirador Top of the World de la Torre Sur. 1994.

La imagen de avionetas y helicópteros pasando entre los altos rascacielos allí abajo con la Estatua de la Libertad en un extremo, la Torre Norte con su gigantesca antena enfrente y toda la isla de Manhattan al otro, es de esas que nunca olvidaré.

Torres gemelas. Nueva York 1994.

El 11 de septiembre de 2001 estaba en casa cuando un amigo me llamó para decirme que conectara la televisión. Lo que estaba viendo, el ataque terrorista contra las Torres Gemelas y el Pentágono, me dejó enganchado a la pantalla durante horas. Ese día marcó un antes y un después en muchos aspectos de nuestras vidas.

Dos años después de los atentados regresé a Nueva York donde el rastro de los atentados permanecía en forma de inmenso vacío en obras en el Lower Manhattan y en el skyline amputado de la ciudad. Y así ha permaneció durante casi una década.

El Skyline de Nueva York tras el 11-S

Por fin en el 2011 se terminaron las primeras obras de reconstrucción de la Zona Cero y se pudo acceder a las cascadas del Memorial, construidas en el hueco donde se ubicaban las dos torres. Allí, en la balaustrada forrada de placas de bronce negro que las rodean, están grabados los nombres de las casi 3.000 víctimas de los atentados.

9/11 Memorial New York

Y por fin hace unas semanas el presidente Obama inauguraba el Museo localizado donde se encontraba el World Trade Center y que junto con el Memorial forman el conjunto  Memorial Museum 9/11.

9/11 Memorial Museum 1

Y me preguntaréis ¿merece la pena gastarse los 24$ que cuesta la entrada para visitarlo? (26$ si la obtienes anticipadamente por Internet)? Desde aquí os digo por anticipado que sí. Porque si vais a Nueva York, al final vais a acabar llegando hasta este lugar que se está convirtiendo en uno más de los hitos a visitar en la Gran Manzana. Y a continuación os explicaré porqué.

El WTC en obras. Futuro intercambiador de trasporte diseñado por Calatrava.

Llegando al 9/11 Memorial

Fotografiando el WTC

¿Quién iba a pensar hace algún tiempo que se visitaría el campo de concentración de Auschwitz o el Museo de la Paz, léase bomba atómica, en Hiroshima? ¿O el Yad Vashem de Jerusalén, los campos de la muerte de Camboya…? Y sin embargo hoy son lugares de obligado conocimiento para cualquier viajero con un mínimo de interés en la Historia y en el devenir de las sociedades actuales. Son lugares que guardan la memoria de los acontecimientos más terribles vividos a lo largo del Siglo XX. Son el recordatorio duro y necesario de lo que el ser humano es capaz y una lección para las futuras generaciones. Son el espejo donde mirar el lado más oscuro de la especie humana.

El Memorial Museum 9/11 es exactamente eso, un lugar para recordar a las víctimas y a tantos ciudadanos que se dejaron la vida ayudando incondicionalmente a los demás. Un lugar que les honra y que explica en unos espacios inmensos, casi vacíos, subterráneos pero llenos de luz, el antes, el durante y el después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. Un lugar para la Historia, un lugar para despertar conciencias dormidas y recordarnos que algo así no se debería volver a repetir jamás.

No es este un espacio para el morbo. El respeto a los miles de víctimas es exquisito y todo se ha cuidado hasta el más mínimo detalle. Se muestran las huellas, las consecuencias y el dolor provocado por los actos terroristas y el impacto provocado a nivel local, nacional e internacional. Es este un Museo y un Memorial ideados para aprender y enseñar, para recordar y reflexionar.

Zero DSC_3177_600

La torre del WTC reflejada en los cristales del Museo 9/11

El edificio acristalado que alberga el Museo ideado por el equipo de arquitectos de DBB y SNØHETTA es magnífico. Su verdadera dimensión no se aprecia hasta que entramos, pasamos el control de seguridad y empezamos a bajar escaleras y rampas.

9/11 memorial 20

Gigantescos espacios subterráneos se abren a nuestros pies cuando quedamos suspendidos sobre una terraza con la visión de los cimientos de una de las torres haciendo de muro de contención. Es el nivel fundacional de las Torres Gemelas presidido por la llamada “Last Column“, la última de las columnas retiradas tras los trabajos de desescombro y limpieza de la Zona Cero. Con sus 58 tn de acero era una de las 47 columnas que formaban el núcleo central que sustentaba la Torre Sur.

9/11 memorial 21

Una escalinata adyacente a lo que queda de la escalera de la Vesey Street por donde escaparon cientos de personas el 11S, da acceso a la zona de exhibiciones presidida por un inmenso mural con la cita de Virgilio “No day shall erase you from the memory of time“, ningún día os borrará de la memoria del tiempo.

El Memorial Hall

Por un lado se encuentran los espacios “In Memoriam” dedicado a las víctimas con fotografías de cada una de ellas, la “South Tower Gallery” donde se exponen fotografías de reconocidos fotógrafos y para terminar el “Rebirth at Ground Zero“. Rodeando estos espacios se encuentra la excavación abierta de los cimientos de la Torre Sur anclados en la roca del subsuelo de Manhattan.

El Tribute Walk

Pero lo más impactante está por llegar. Lo primero que me encuentro al acceder a la  zona de exhibiciones Norte es un pedazo de varias toneladas de la antena de televisión que remataba la Torre Norte. Sí, la misma antena que tuve ante mí, inalcanzable, hace años. Ahora está ahí, convertida en un amasijo de metal. Y casi puedo tocarla.

Restos de la antena de la Torre Norte

A continuación se encuentra el camión de bomberos destrozado de la Ladder Company 3. Sus 11 integrantes murieron cuando colapsó la Torre Norte mientras intentaban llegar al incendio de la planta 75.

Camión de bomberos Ladder Company 3

El casco del Capitán Patrick Brown fue lo único que se pudo recuperar ya que lo dejó en el camión al ponerse el equipo completo de rescate que incluía un casco de otro tipo. Son la huella material de los centenares de servidores públicos y voluntarios que se enfrentaron a una muerte segura, que sacrificaron sus vidas para salvar la de otros siendo conscientes de que ese día iba a ser el último.

Casco del capitán Patrick Brown

Allí en el Foundation Hall camino hasta los pies de la “Last Column” y veo las fotos y los grafittis en memoria de la gente que se dejó la vida intentando salvar a los demás. La amplitud de la sala, la soledad de la columna, el gran muro que formó parte de los cimientos de la Torre Norte, las grandes válvulas de achique de agua…Ya no queda casi nada de aquellos dos magníficos edificios símbolo de una época y desde los que se tenían unas vistas inolvidables de Nueva York. Subir allí era estar en la cima del Mundo.

The Last Column

The Last Column detalle

Sólo queda por visitar la exhibición dedicada a lo sucedido el 11 de septiembre. Quizás esta sea la parte más emotiva al relatar cómo un maravilloso y soleado día de otoño se convirtió en un infierno de terror, pánico, muerte y desolación.

Restos de uno de los aviones

Los recuerdos y las reflexiones me asaltan entre los restos del fuselaje de uno de los aviones o impactantes fotografías como la de esa mujer condenada a morir, pero todavía viva y confusa, asomada a la fachada destrozada bajo el boquete abierto por el impacto de uno de los aviones.

Mujer en una de las Torres Gemelas 600

Las salas son el testimonio material del apocalipsis que se desató sobre Manhattan: vehículos y equipos de emergencias destrozados, objetos personales de los supervivientes donados al Museo, además de vídeos, grabaciones, voces…

Historical Exhibition 2

Historical Exhibition 3

El recorrido continúa. Tras el desastre y el impacto emocional, lo que vino inmediatamente después fue el luto y el pésame del Mundo, el desescombro, la conciencia de la existencia de un nuevo enemigo a escala global, la guerra, la colisión de culturas y religiones, los atentados de Londres, Madrid…Y así hasta Afganistán, la muerte de Bin Laden, la amenaza latente, constante y siempre presente. El miedo y sus consecuencias: el incremento de los controles de seguridad, la pérdida de derechos individuales, la desconfianza…

Vigas de la fachada de las Torres Gemelas

Y lo que nos queda por ver, pienso al salir, mientras camino junto a las herrumbrosas vigas que sustentaban la fachada de una de las torres. Vigas que recordaba blancas, altivas, imponentes y que ahora veo rotas, dobladas, oxidadas.

Vigas de la fachada de las Torres Gemelas 2

Tempus fugit, el tiempo corre y nada permanece igual. Un día hace tiempo caminé bajo ellas. Yo tampoco soy el mismo.

Otro lugar para la reflexión.

.

Información práctica:

.

Si viajas a los USA una de las primeras cosas que tienes que hacer para evitar problemas en la Aduana es gestionar la ESTA, el Sistema de Autorización Electrónica que facilita la entrada a los Estados Unidos  para estancias por un máximo de 90 días. Aquí te cuento como gestionarla: Obtención de la ESTA

El 9/11 Memorial Museum se encuentra en la llamada Ground Zero en el Lower Manhattan, en el lugar que ocupaban las Torres Gemelas del World Trade Center. La forma más sencilla de llegar es en metro hasta la parada de Fulton St/Broadway líneas 2,3,4,6,A,C,J y Z

.

WTC

.

Como mínimo reserva un par de horas para hacer la visita. La entrada (24$) se puede adquirir allí mismo en las taquillas del Museo o por Internet reservándolas con antelación e indicando la hora de visita en: https://www.911memorial.org/visit-911-memorial-museum

El acceso a la zona del Memorial donde se encuentran las cascadas es gratuito.

.

Artículos relacionados:

.

Viaje a Nueva York: recorrriendo el Midtown de Times Square a la 5ª Avenida

¿Merece la pena visitar el One World Observatory del One World Trade Center en Nueva York?

Cómo subir al Top of the Rock, el mejor mirador de Nueva York

Cómo cruzar el Puente de Brooklyn disfrutando de las mejores vistas de Manhattan

El High Line Park. Ya es primavera en Nueva York

La Estatua de la Libertad y Ellis Island, visitas imprescindibles en Nueva York

Explosión de colores otoñales en el Central Park de Nueva York

El Oculus de Nueva York o la estación de metro más cara del mundo

.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO? ¿CREES QUE LA INFORMACIÓN APORTADA TE HA SIDO ÚTIL?

¿Te ha ahorrado tiempo y dinero en la planificación de tu viaje? Espero que las respuestas hayan sido afirmativas. Y ahora antes de hacerme alguna consulta o una pregunta piensa en lo siguiente: ¿Cuánto crees que vale este artículo y los datos que aporto?

Para seguir ofreciéndote esa información que necesitas para tus viajes tu contribución económica es fundamental. Si crees que este es un intercambio justo cualquier aportación voluntaria es más que bienvenida. Gracias.

.

.