la-palma

La isla de La Palma, paisajes fantásticos en verde y negro.

La isla de La Palma es una joya natural surgida de las erupciones volcánicas que crearon las Islas Canarias. Aquí encontrarás bosques centenarios de laurisilva y helechos, grandes barrancos, cráteres volcánicos, playas de arena negra, cascadas, campos de lava, salinas, mares de nubes, miradores imposibles y casi mil kilómetros de senderos. Entre otras muchas cosas.

la-palma-1

roque-de-los-muchachos

la-palma-2

La llamada isla bonita de las Canarias atesora tal riqueza paisajística, geológica y botánica que resulta casi imposible conocerla en una sola visita. Por eso recomiendo pasar en ella al menos una semana. Y no sólo para recorrer los lugares de obligada visita. Porque en la Palma todavía es posible perderse por lugares apenas transitados.

Soy un enamorado de las islas Canarias. Y lugares como La Palma no hacen otra cosa que reafirmarme en la opinión que tengo de estas islas enclavadas entre el Atlántico y la costa de África. En la Palma disfruto como en pocos lugares de los colores y las texturas de la tierra volcánica, de los sonidos del viento y del olor a Atlántico que traen los vientos alisios. Aquí hay que caminar los senderos que recorren sus bosques húmedos y pinares inmensos. Y disfrutar mirando al cielo nocturno para descubrir que las estrellas siguen brillando allí arriba.

la-palma-15

En La Palma puedes pasar, en el mismo día, de caminar por un desierto de lava a hacerlo por un bosque húmedo rodeado de musgos y líquenes. O tocar la nieve en el Roque de los Muchachos y bañarte en el Atlántico en una playa de arena negra. Su diversidad paisajística, sus contrastes y la energía que desprende alguno de sus enclaves hacen de La Palma un lugar único. Aquí os voy a mostrar algunos de ellos.

la-palma-3

la-palma-4

la-palma-16.

La Palma en verde y negro

Son los colores que mejor definen esta isla ubicada a apenas cuarenta minutos de vuelo de Tenerife. El verde de los frondosos bosques en todas sus tonalidades. Y el negro de la lava, con sus variedades de grises. A partir de aquí encontraremos toda una paleta de rojos, ocres, naranjas, azules y amarillos en forma de algas, líquenes, hongos, flores, troncos, piedras y rocas que salpican los paisajes palmeros.

la-palma-5

la-palma-17

la-palma-6

plataneras

La Palma tiene unos paisajes tan abrumadores que podemos caer en el error de perdernos los pequeños detalles. Son los que mejor hablan de la belleza de esta isla. Puede ser la flor de un cactus, las piedras de una playa o las algas de verde fosforescente aferradas a una roca como un paisaje de un jardín zen japonés. Sorpréndete con la vida surgiendo entre las grietas de la lava inerte, con las texturas de la corteza de los pinos canarios centenarios, o con la vida marina que llega arrastrada por las corrientes a las arenas oscuras de una playa.

la-palma-18

De una u otra forma, la Naturaleza es la protagonista en La Palma. Y su origen volcánico se hace evidente a cada paso que das. Este protagonismo es evidente en dos de los lugares más reseñables de la isla: el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente y, sobre todo, en la Ruta de los Volcanes. Aquí se produjo en 1971 la última erupción cuando el volcán Teneguía estuvo expulsando lava durante más de un mes. Por todo esto y mucho más la isla fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO en el año 2002.

la-palma-7.

Recorriendo La Palma

Aunque la isla de La Palma no es muy grande, el acceso a determinadas zonas exige dedicarle tiempo. Hay que tener en cuenta su compleja orografía presidida por la gran Caldera de Taburiente elevándose en el centro de la isla. Esto implica ciertas complicaciones prácticas a la hora de moverse de un lugar a otro y de decidir cuál es el mejor lugar para hospedarse.

En La Palma no queda otra que alquilar un coche para moverte con total libertad. Así que hazte a la idea de que vas a hacer muchos kilómetros. La Ruta de los Volcanes se encuentra en el sur de la isla, mientras que las piscinas de Charco Azul y La Fajana se encuentran al noreste. Llegar al Roque de los Muchachos o al Mirador de La Cumbrecita en la Caldera de Taburiente exige tomar rutas diferentes. Tendrás que acostumbrarte a las carreteras estrechas y a muchas, muchas curvas.

Por eso recuerda que siempre es imprescindible contar con un buen Seguro de viaje. Te puede ahorrar preocupaciones y resolver muchos problemas. En mi caso yo siempre viajo con MONDO. Además si lo contratas desde aquí tendrás un 5% de descuento.

Lo habitual es conducir entre 1 y 2 horas antes de iniciar una ruta por los muchos senderos que se adentran en los majestuosos paisajes de La Palma. Por eso, a la hora de planificar tu día, ten todo esto en cuenta. Porque llegar hasta el comienzo de alguna ruta y completarla puede llevarte la jornada completa. Sea como sea, la recompensa siempre merece la pena.

la-palma-8.

Santa Cruz de La Palma y su particular encanto

Lo más práctico es quedarse en Santa Cruz de La Palma, la capital de la isla, o en la cercana población de Los Cancajos. Ambos son lugares muy cercanos al aeropuerto y además a Santa Cruz llegan los ferrys que vienen desde las vecinas islas de Tenerife y La Gomera. Santa Cruz es una pequeña ciudad con un centro histórico de los Siglos XVI y XVII que inevitablemente me traslada a ciudades de la América española. Las calles empedradas del centro, como la Calle Real, la plaza de Santo Domingo o la Plaza de España, me recuerdan al Cuzco colonial.

santa-cruz-de-la-palma-1

Las casonas con patios interiores y fachadas con balconadas de madera pintadas me llevan hasta Lima. La arquitectura de casas bajas a base de roca volcánica y madera me traslada a Antigua, en Guatemala. Y otras veces me veo en La Habana o caminado por el barrio de La Candelaria en Bogotá. Y su Avenida Marítima me trae recuerdos del malecón de La Habana.

santa-cruz-de-la-palma-2

santa-cruz-de-la-palma-3

Santa Cruz es una ciudad con encanto, un lugar donde se respira un ritmo pausado y una tranquilidad intemporal en sus plazas con terrazas al aire libre. El lugar más curioso de Santa Cruz es el Museo Naval, que encontrarás en el interior de la réplica de una nao plantada en la Plaza de la Alameda. La escultura de un enano con un enorme gorro napoleónico está dedicada a una de las fiestas más importantes de la isla: la Bajada de la Virgen de las Nieves que se celebra cada 5 años.

santa-cruz-de-la-palma-4

Una recomendación: aprovecha para comer en el Chipi-Chipi, el lugar más popular de Santa Cruz para probar la auténtica comida palmera: carnes a la brasa, chicharrones con gofio, o unas buenas papas arrugadas con mojo y queso asado. Si os gusta más el pescado, La Chalana es ese lugar donde os prepararán una vieja, el pescado local, en su punto exacto de cocción. Ay esas papitas con mojo verde. Puro vicio. Tampoco puede faltar un vino de malvasía y para terminar, el típico barraquito, el café con leche condensada y licor tan típico en las Canarias.

santa-cruz-de-la-palma-5.

El lado oeste de la isla

En el oeste de la isla se encuentran el colorido pueblo de Tazacorte y el enclave turístico de Puerto Naos, con sus playas de arena negra. Son también lugares perfectos para usar como base de operaciones para conocer La Palma. Ambos se encuentran rodeados de grandes extensiones de plataneras y costas con acantilados. Además, esta es la zona más soleada de la isla ya que aquí apenas verás los mares de nubes formados por los vientos alisios característicos en la costa este.

tazacorte

plataneras

tazacorte

puerto-naos

Aquí podrás disfrutar a gusto de la playa, de unos maravillosos atardeceres junto al mar y de los paisajes costeros desde los miradores de la carretera como el Mirador del Time. Además, estarás a unos 30 km. de la costa sur de La Palma, donde se encuentra uno de los extremos de la Ruta de los Volcanes.

mirador-del-time

la-palma-19.

La Ruta de los Volcanes

Los volcanes San Carlos y Teneguía, junto a las salinas de Fuencaliente, conforman uno de esos paisajes que te dejarán boquiabierto. En el hipotético caso de que no pudieras visitar el resto de la isla, sólo por disfrutar de estos lugares merece la pena venir a La Palma.

la-palma-9

El Centro de Visitantes del Volcán San Carlos en las afueras de la población de Fuencaliente se encuentra en plena Ruta de los Volcanes, la GR-131. Desde este punto podrás conocer los paisajes volcánicos de la erupción del Teneguía en 1971. Aunque La GR-131 se extiende hacia el norte por el parque natural de Cumbre Vieja hasta alcanzar la Caldera de Taburiente, puedes realizar una ruta más corta.

volcan-san-carlos

Desde Fuencaliente puedes subir al cráter del San Carlos, acercarte al volcán Teneguía y perderte por las laderas de piedra y ceniza volcánica que se asoman al océano. Las vistas desde lo alto de los cráteres son…sí, lo voy a decir, espectaculares. Desde aquí puedes bajar caminando hasta el Faro y las Salinas de Fuencaliente, en el extremo sur de la isla. Son unos 8 km. de ruta muy fáciles de hacer.

la-palma-10

Este es uno de esos lugares donde el viento, el mar y las fuerzas primigenias de la Tierra van de la mano. Un paisaje fantástico, hermoso en su desolación, salpicado de flores, líquenes, plantas crasas y pequeños arbustos que resisten unas condiciones durísimas, enseñándonos que la vida siempre sale adelante.

la-palma-20

la-palma-21

El Faro y las Salinas de Fuencaliente, de libre acceso, señalan el final de esta ruta. Aquí termina asomándose a los acantilados y rocas oscuras de basalto batidas por el mar de forma implacable. Este es un lugar donde el olor a mar y salitre lo invade todo. Un aviso: mucho cuidado si te animas a caminar por las rocas ya que hay numerosas oquedades. Los días de mar fuerte por aquí salen chorros de espuma que alcanzan varios metros de altura. Vamos, que si te despistas puedes acabar cayendo al mar, o empapado.

Sin duda este es el lugar perfecto para sentir la furia del viento, la fuerza del mar y la solidez del suelo que estás pisando. Pura Naturaleza. Y si tenéis algo de tiempo y os gusta la buena gastronomía, reservar mesa en el Restaurante El Jardín de la Sal. No podéis dejar de probar su queso palmero asado, sus pescados, el cochinillo negro asado, o su espuma de plátano con gofio y miel de caña.

salinas-fuencaliente-1

salinas-fuencaliente-2

la-palma-22.

Hacia lo más alto de La Palma: el Roque de los Muchachos

Nos vamos hacia el norte de la isla. Para el que no lo sepa, La Palma es un destino “Starlight”, es decir, uno de los mejores lugares del mundo para observar las estrellas. Por eso aquí se encuentra el Observatorio Astrofísico del Roque de los Muchachos. Uno de los mayores y más complejos sistemas de observación telescópica del inmenso firmamento.

roque-de-los-muchachos-1

roque-de-los-muchachos-2

Si vienes desde Santa Cruz, llegarás tomando la LP-4. Si lo haces desde la costa oeste toma la LP-1. El Roque de los Muchachos es un hito para todos los amantes de la Astronomía ya que aquí se ha instalado una veintena de los más avanzados sistemas de telescopios del mundo. Si sois unos frikis del tema, podéis apuntaros a una visita guiada por Observatorio del Roque de los Muchachos donde se encuentra el telescopio Isaac Newton.

roque-de-los-muchachos-3

Además, llegar hasta aquí supone alcanzar al punto más alto de La Palma, exactamente 2.426 m. Si las nubes no lo impiden podrás ver la silueta del Teide en la isla de Tenerife asomando entre el cielo y el mar. E incluso puedes que encuentres algo de nieve, así que ven con ropa de abrigo.

teide

Aquí descubrirás el llamado “mar de nubes”. Un fenómeno muy frecuente en las islas Canarias con cumbres más altas. Los vientos alisios empujan las nubes desde el mar hasta que chocan con las montañas del interior. Y a menudo quedan por debajo de las cotas más altas. El efecto es que las montañas se ven rodeadas por un mar de nubes que esconde el resto de la isla. Cuando esas nubes ascienden por una de las laderas para superar la montaña, por la ladera opuesta se produce la “cascada de nubes”. Las nubes van cayendo y deshaciéndose a medida que caen “al vacío”. Este es uno de esos espectáculos naturales que te ofrece esta isla y que también es muy fácil de observar subiendo al Teide en Tenerife.

roque-de-los-muchachos-4

roque-de-los-muchachos-5.

La Caldera de Taburiente, el Parque Nacional de La Palma

El centro de La Palma está ocupado por un enorme cráter de origen volcánico. Bienvenidos a la Caldera de Taburiente. El Roque de los Muchachos se encuentra precisamente en el extremo norte de esta gigantesca caldera. Este es el espacio natural más protegido y visitado de la isla. De ahí su declaración como Parque Nacional. Toca disfrutar de sus panorámicas de vértigo y de los paisajes agrestes entre las paredes del antiguo volcán.

caldera-de-taburiente-1

la-palma-23

la-palma-24

La Palma es un paraíso para los senderistas que encontrarán en la isla centenares de km. de caminos bien señalizados. Aquí en la Caldera encontrarás numerosos senderos habilitados para recorres sus barrancas entre riachuelos y bosques de pinos centenarios de troncos retorcidos. Os recomiendo consultar la página web de senderos de La Palma. Aquí encontrareis información práctica y mapas detallados de las diferentes rutas que podrás hacer en la isla.

caldera-de-taburiente-2

Para llegar hasta el Centro de Visitantes  de la Caldera de Taburiente tendrás que tomar la carretera LP-3. Desde aquí puedes tomar la carretera que asciende hacia el Mirador de la Cumbrecita, de donde parten varios senderos. Puedes acercarte hasta el mirador de Los Roques, o hasta el de Lomo de Las Chozas. Ambos te ofrecen una visión panorámica del interior de la caldera con sus grandes bosques de pinos ocupando el interior del cráter y parte de las laderas.

Otra de las rutas más interesantes es la que puedes hacer es la del Barranco de Las Angustias. En este caso estoy hablando de una ruta que te va a llevar casi todo el día y unas 6 horas de caminata. Primero has de llegar hasta la población de Los Llanos de Aridane y tomar la carretera que lleva hasta el Estacionamiento de la Caldera de Taburiente. Esto es sólo el primer paso, porque desde aquí has de contratar los servicios de un taxi 4×4 que te llevará hasta el Mirador de Los Brecitos. Ten en cuenta que los taxis sólo funcionan por las mañanas.

Desde el Mirador encontrarás el sendero que te llevará bordeando los barrancos. Después de unas 2 horas de fácil caminata iniciarás el pronunciado descenso hasta encontrar una desviación que te llevará hacia la Cascada de Los Colores. El sendero continúa en descenso por el Barranco de Las Angustias hasta regresar al estacionamiento donde dejaste el coche. Es una ruta exigente para la que has de ir provisto con abundante agua y algo de comida, pero que te permite recorrer el interior de la Caldera entre pinares y riachuelos.

caldera-de-taburiente-3.

Los bosques verdes de laurisilva

Y ya que estamos hablando de caminatas y senderos, vamos ahora a recorrer uno de los lugares que más me gustan de La Palma: el Bosque de los Tilos de San Andrés y Sauces. Estamos en el lado noreste de la isla y vamos a adentrarnos en un entorno natural caracterizado por la humedad y un entorno de verdes casi selváticos. Tomando la LP-1, llegaremos a la población de Los Sauces. Desde aquí la LP-105 nos llevará al Área Recreativa y Centro de Visitantes Los Tilos. Estamos en el Barranco del Agua y enseguida comprenderéis el porqué de este nombre. Este es un bosque húmedo plagado de tilos centenarios y helechos arborescentes gigantes donde comienza uno de los senderos más hermosos de La Palma.

bosque-laurisilva-los-tilos-1

bosque-laurisilva-los-tilos-2

A apenas 10 minutos del Área Recreativa encontraremos la cascada de Los Tilos. A partir de aquí el sendero se interna en una selva donde el color verde de los grandes tilos, de los helechos y los musgos lo invade todo. Estamos en uno de los bosques de tilos (laurisilva) más extensos y mejor conservados que puedas encontrar. Una auténtica joya natural que va alcanzando su esplendor a medida que te acercas al Mirador Espigón Atravesado. No dudes en subir por esa escalinata estrecha de peldaños de madera y llegar hasta la cima. Te verás rodeado de un bosque centenario que te hará sentir como si estuvieras en Parque Jurásico. Viendo todo esto no me extraña que la UNESCO haya reconocido a La Palma como Reserva Mundial de la Biosfera.

bosque-laurisilva-los-tilos-3

Para otra ocasión he dejado una de las rutas más espectaculares y deseadas de La Palma: la Ruta de los nacientes de Marcos y Cordero. Son 15 km. de caminata entre túneles excavados en la roca, canales y saltos de agua para la que hay que venir bien preparado. Sin duda es una maravillosa excusa para regresar a La Palma.

.

Las piscinas del Charco Azul y La Fajana

Tras las caminatas por los bosques de laurisilva, quizás te apetezca un bañito en el mar. Pues no tienes más que acercarte hasta el pueblo de Los Sauces, a 20 minutos del Área Recreativa de los Tilos. O al pueblo de La Fajana, a 25 minutos. Allí se encuentran las piscinas del Charco Azul y las de La Fajana. En ambos casos se han habilitado unas piscinas naturales entre las rocas volcánicas de la costa alimentadas directamente por el agua del mar.

la-fajana-la-palma-1

.

El tubo volcánico de la Cueva de Las Palomas o de Todoque

Para terminar este viaje a La Palma decidí adentrarme en uno de esos lugares que sólo se pueden encontrar en un entorno volcánico. El tubo volcánico de la Cueva de Las Palomas es un lugar muy curioso y no muy conocido por los visitantes de la isla. Aunque durante un tiempo fue conocido como el tubo volcánico de Todoque, los vecinos de la zona siempre defendieron su denominación actual. Y así lo reconoció el Gobierno de Canarias al inscribirlo en la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos.

Este tubo volcánico se encuentra en una zona de malpaís próxima a la localidad de Los Llanos. Es decir, un campo de lava con coladas piroclásticas solidificadas y escombros volcánicos, originados por la erupción del volcán San Juan en 1949. Para visitarlo necesitarás un permiso del Cabildo de La Palma o contratar una visita guiada con una agencia autorizada.

la-palma-11

Aunque también tienes la posibilidad de ver este tipo de tubos volcánicos en la isla de Lanzarote, este tiene la particularidad de ser muy reciente. No es muy largo ya que tiene unos 650 m. de longitud, pero no deja de resultar un lugar con unas formaciones geológicas muy curiosas. Y con un poco de suerte verás algunos de los troglobios, unos bichitos artrópodos blanquecinos, que habitan en sus grietas y cavidades. Su presencia es una de las razones de que las visitas estén tan limitadas.

Recorrer esta cueva iluminada por la luz cenital que entra por sus tragaluces naturales es una experiencia más que hacen de La Palma un destino diferente. Por eso siempre digo que La Palma es una isla para volver. Una isla para recorrer a pie, repleta de contrastes, en la que puedes sentir asombro cada vez que te asomas a alguno de sus miradores. Y donde todavía es posible disfrutar de la sensación de viajar a un lugar sin masificar que a veces parece anclado en el tiempo.

Aquí la Naturaleza en estado puro, los colores, el viento, el agua y el mar han conformado un espacio único. Si a todo esto añadimos la amabilidad de los palmeros, una gastronomía de sabores propios y una luz especial, tendremos la combinación perfecta para disfrutar unas vacaciones repletas de experiencias inolvidables.

la-palma-12

atardecer-la-palma

.