Cassis, el pueblo costero provenzal que estás buscando.

La primera vez que visité Cassis quedé prendado del que seguramente es el pueblo costero con más encanto de La Provence. El paisaje de pinos, olivos y viñedos, sus acantilados rocosos dominando el Mediterráneo y sus playas de aguas turquesas conforman una estampa imbatible.

cassis-puerto

cassis-playa

Suena idílico ¿verdad? Y lo es. A no ser que decidas visitar Cassis en julio y agosto. Durante estos dos meses de verano las calles de Cassis se llenan de turistas y los precios se disparan. La boullabaise y el pescado fresco en los restaurantes alcanzan precios astronómicos. Eso, si encuentras mesa. Además, a no ser que seas un madrugador compulsivo, no encontrarás sitio en las playas ni un lugar para aparcar tu coche.

Sin embargo, Cassis tiene tal encanto que miles de personas siguen viniendo hasta aquí para pasear por su puerto de pescadores, tomar un helado de lavanda o darse un paseo en barco por la costa. Y, como no, adentrarse por sus acantilados costeros para alcanzar las playas escondidas de Les Calanques de Cassis. Uno de esos paisajes mediterráneos de postal que enamoran a primera vista.

cassis-2

calanques.

Pero ¿dónde está Cassis?

La historia de Cassis está profundamente unida a la de la vecina ciudad de Marsella. La gran capital francesa del Mediterráneo fue fundada por los griegos de Focea como Masalia unos 600 años antes de Cristo. De esa misma época se cree que procede la fundación de Cassis. Ambas ciudades están separadas por menos de 20 km. de una costa tortuosa, repleta de acantilados y profundos entrantes que conforman uno de los paisajes naturales más espectaculares de Francia: Les Calanques.

cassis

calanques-2

Sin embargo, mientras que Marsella crecía hasta convertirse en la gran ciudad que es hoy, Cassis se mantuvo como un tranquilo pueblo provenzal de pescadores. Hasta que los marselleses decidieron venir a pasar los fines de semana y sus vacaciones a Cassis y sus famosas Calanques. Las excelencias de Cassis pronto se conocieron en el resto de Francia. Y toda esta costa se llenó de parisinos ansiosos por recargar baterías para el resto del año con mucho sol y baños en el Mediterráneo. La fama de Cassis siguió creciendo y empezaron a llegar turistas de todo el mundo. En ese momento Cassis pasó de ser un encantador pueblo pesquero a convertirse en una ciudad turística donde a veces resulta difícil hasta caminar.

cassis-3.

La belleza provenzal de Cassis

Sin embargo, hay algo que han sabido hacer muy bien en Cassis, y en general en toda Francia. Y es conservar la belleza de las edificaciones del pasado relegando para las afueras los modernos hoteles y apartamentos turísticos. En Cassis el viejo puerto ha mantenido sus caserones del S.XIX pintados con colores pastel creando un conjunto arquitectónico de armoniosa belleza.

cassis-4

cassis-5

cassis-6

cassis-7

Ya lo dijo Fréderic Mistral, uno de los escritores provenzales que mejor supo describir la belleza de esta región: «qu’a vist Paris et non Cassis a rien vist«, es decir, “quien vio París y no vio Cassis, no vio nada”. Sin duda es una exageración del gran Mistral, pero es que París no tiene este mar ni esta luz.

Caminar por su paseo marítimo con las barcas de pescadores (y lanchas deportivas) a un lado, y las terrazas y restaurantes al otro, es una auténtica gozada. Te hace sentir un privilegiado, aunque sentarte a tomar un café y un helado sea todo un lujo. Ese ambientillo entre marinero y turístico de aires provenzales, te hace sentir especial. Todo esto se combina con un par de playas y un entorno natural privilegiado dominado por la mole rocosa que se levanta a la izquierda del puerto. La reconocerás por los restos de las murallas que todavía se mantienen en pie allí en lo alto.

cassis-8

cassis-10

Los miércoles y viernes se celebra el típico mercado al aire libre en la Plaza Baragnon, muy cerca del puerto y de la playa La Grande Mer. Ahí podrás podrás adquirir productos locales. Ya sabes, las típicas aceitunas, productos de lavanda, frutas y verduras, quesos y embutidos, vinos, etc. Viajando por Francia verás que la de los mercados es una tradición que se mantiene en todos los pueblos y pequeñas ciudades francesas.

cassis-11

cassis-12

Cassis es ideal para venir a pasar el día fuera de temporada. Recorrer su pequeño casco histórico, darse una vuelta por el puerto y comer en la terraza de alguno de sus restaurantes, es una gozada. El café y el helado que no falte. Y tampoco el licor de Cassis, una especie de pacharán hecho con una grosella oscura, de donde le viene el nombre al pueblo.

cassis-13

cassis-14

cassis-15.

Les Calanques, el Mediterráneo en estado puro

El puerto de Cassis es el epicentro de la actividad diaria. Además de cafeterías y restaurantes, de aquí salen las excursiones en barco para recorrer Les Calanques. Como he dicho son una sucesión de acantilados calcáreos, profundos entrantes y playas escondidas de aguas turquesas que se suceden a lo largo de la costa desde Casssis hasta las cercanías de Marsella. En su conjunto conforman el Parc National des Calanques, y son el lugar perfecto para hacer caminatas al borde del mar entre bosques de pinos, descubrir un Mediterráneo casi intacto y bañarse a gusto en calas escondidas.

calanques-2

Si no tienes mucho tiempo y quieres ver Les Calanques desde el mar, puedes subirte a uno de los barcos que hacen esta excursión desde Cassis. El precio dependerá del número de calanques que quieras ver. También de si quieres parar en alguna para darte un baño en sus aguas cristalinas.

calanques-3

En total hay 10 calanques hasta Marsella, cada una con su nombre, características y formas de llegar. Algunas son sólo accesibles por mar. Al resto puedes llegar en coche o caminando, aunque tendrás que tener en cuenta las restricciones que se aplican en verano. No te olvides que estás en un parque natural y existen limitaciones de acceso. Incluso hay estacionamientos que cierran para evitar la masificación veraniega. Desde Cassis se puede llegar a pie a las 3 más cercanas. Para visitar el resto, puedes llegar en barco.

calanques-4

calanques-5.

Les Calanques por los senderos de la costa

Esta es la opción que me gusta más. A unos 10 minutos caminando desde la plage de Bestouan en Cassis te encontrarás con la calanque de Port Miou. El estacionamiento más cercano a la caminata es el de La Presqu’île, en 1 Avenue Plage Bleue. Durante la temporada baja es gratis. Durante la temporada alta, es de pago y en efectivo. Si todo está lleno, puedes ir hasta el estacionamiento gratuito Gorgettes en las afueras de Cassis. Desde allí hay un autobús por unos 2€  que te dejará en Cassis.

El sendero comienza en el extremo norte de la Calanque de Port-Miou. Encontrarás un amplio camino de tierra que atraviesa una antigua cantera de piedra caliza. Verás que el brazo de mar que penetra entre los acantilados se ha convertido en un puerto para barcos de recreo.

No es el mejor lugar para bañarse, pero sí puedes alquilar un kayak y darte un paseo por la costa. Por lo tanto, Port Miou sólo se puede considerar como el comienzo del recorrido.

port-miou

port-miou-2

Desde aquí te espera una caminata de una media hora bordeando la pared del acantilado entre pinares para llegar hasta la calanque de Port Pin. Sólo por disfrutar de este paisaje puramente mediterráneo merece la pena hacer la caminata. La brisa del mar y el canto de las omnipresentes cigarras te acompañarán durante todo el trayecto.

El problema de Port Pin es que durante el verano se llena de gente. Siempre podrás encontrar un lugar entre las rocas cercanas a la playa para disfrutar del baño y hacer un picnic a la sombra de los pinos.

calanques-5

Pero si quieres encontrar la calanque más bonita, tendrás que esforzarte un poco más. A poco más de una hora de caminata desde Port Pin por el sendero costero, el más panorámico, se encuentra la calanque d,En-Vau. También puedes tomar el sendero GR-51 GR-98 que trascurre por el interior, pero te perderás los paisajes costeros. Este tramo lo puedes tomar para hacer el regreso. Aunque el sendero entre las rocas está señalizado de vez en cuando, no está perfectamente definido. Y ya os digo que no es un camino apto para niños o personas que no estén en forma.

calanques-6

En pleno verano llegar hasta aquí exige venir bien preparado con mucha, mucha agua, buenas piernas, calzado con suela antideslizante y comida. La playa encajada al final de d´En-Vau es un bonito lugar para darse un baño y descansar, aunque no hay mucha sombra debido a la verticalidad de las paredes.

Sólo te aconsejo venir hasta aquí si lo que quieres es un día muy completo de actividad física en un entorno natural fantástico. Ten en cuenta que entre la ida y la vuelta te harás unos 8 km. por caminos polvorientos y senderos de rocas muy desiguales entre acantilados y sin muchas zonas de sombra. Hay que tener en cuenta que en invierno, si llueve, las rocas mojadas pueden ser muy traicioneras.

Por eso recuerda que siempre es imprescindible contar con un buen Seguro de viaje. Te puede ahorrar preocupaciones y resolver muchos problemas. En mi caso yo siempre viajo con MONDO. Además si lo contratas desde aquí tendrás un 5% de descuento.

Para terminar, os aconsejo ir a d´En-Vau fuera de temporada alta. Muchas veces por el alto riesgo de incendio no se permite el acceso a estas zonas tan aisladas.

calanques-7.

Recomendaciones para visitar Les Calanques

-Los mejores momentos para conocer Les Calanques son la primavera y el otoño. Te evitarás las masificaciones del verano y todavía tendrás buen tiempo para bañarte en el mar.

– Debido a las restricciones contra incendios y las limitaciones por exceso de visitantes en verano, os aconsejo antes pasar por la Oficina de Turismo de Cassis. Allí os darán toda la información necesaria para visitar Les Calanques.

– Durante el verano aparcar en Cassis y las zonas de acceso a Les Calanques es casi imposible. Los estacionamientos gratuitos están ya completos a las 10 de la mañana. Así que si vienes en coche tendrás que madrugar mucho, o ir a los estacionamientos de pago. Esto quiere decir también que, si quieres disfrutar de cierta tranquilidad en Les Calanques, tendrás que madrugar.

Si estás en Marsella puedes venir a Cassis en tren desde la Gare St. Charles en una media hora. Ten en cuenta que la estación de tren de Cassis queda en las afueras. También puedes tomar el autobús M08 que hace la ruta Marsella-Carnaux parando en Cassis. Lo puedes tomar en la plaza Prado-Castellane de Marsella.

-Para mí, el mejor momento para visitar Les Calanques es cuando se empieza a ir la gente. Los franceses tienen la extraña costumbre de cenar entre las 7 y las 8 de la tarde, incluso en verano. Y empiezan a abandonar las playas como a las 5 de la tarde. Si no te importa cenar después, te gusta bañarte en soledad y disfrutar de los atardeceres mediterráneos, esta es la mejor opción.

calanques-8

– Tampoco te olvides que el camino que has hecho, lo tienes que desandar. Si vas a caminar de noche, trae linterna.

– Además de calzado con suela resistente para caminar entre las piedras, lleva agua, mucha agua. También protección solar y comida si vas a pasar el día entero de excursión. No encontrarás ni bares ni chiringuitos playeros por aquí.

– Si te gusta el snorkel, vas a encontrar lugares muy apetecibles entre las rocas de los acantilados. No te olvides del tubo y la máscara.

– Y si te gusta la escalada hay rutas bien definidas para hacer en los acantilados.

calanques-9

.

También te puede interesar:

La Provence: esencias y paisajes de la Francia más mediterránea

Arlés, del esplendor del imperio romano a la genialidad de Van Gogh

Por los campos de lavanda de La Provence

La Camargue, naturaleza salvaje a la puerta de casa

Marsella y el MUCEM, un puente entre culturas del Mediterráneo

Tirándome en paracaídas desde 4.000 m. en Gap Tallard

.