Cuando la Naturaleza está a la puerta de casa.

Muchas veces pensamos que para disfrutar de la Naturaleza tenemos que viajar muy lejos. Influenciados por los reportajes de animales salvajes de televisión, acabamos por no ver lo que tenemos mucho más cerca.

Este es el pensamiento que me venía constantemente a la cabeza mientras recorría el Parque Regional de La Camargue en el sur de Francia. Un lugar conocido sobre todo por sus manadas de toros salvajes (más pequeños que el toro ibérico), sus caballos blancos, sus cultivos de arroz y sus procesiones gitanas en el pueblo de Les Saintes Maries de la Mer.

El delta originado por la desembocadura del Ródano (Rhone en francés) conforma un espacio único donde los usos tradicionales agrícolas y ganaderos han convivido en armonía con un entorno natural bastante bien conservado. Las grandes planicies aluviales situadas entre las ciudades de Aigues Mortes y Arles se extienden hasta el Mediterráneo en un espacio fácilmente accesible hasta alcanzar la desembocadura del Ródano en Port Saint-Louis.

.National Geographic mapa de La Camargue.

Cuando accedemos por carretera al área del parque nos adentramos en una llanura cubierta de hierba, cañaverales y campos inundados donde se cultiva el arroz. Por aquí buscan su alimento hasta 9 especies de garzas, varios tipos de gaviotas, cigüeñas, patos, fochas de agua y flamencos rosados, muchos flamencos . Y así hasta 300 especies de aves que tienen en La Camargue su área de reproducción o de descanso en sus migraciones entre el norte de Europa y el continente africano.

.La Camargue 42

La Camargue 47

Entre marismas, grandes salinas como las de Midi, extensas playas, campos de dunas y lagunas salobres, es fácil encontrarse solo. De vez en cuando nos cruzaremos con  grupos de caballos salvajes, casi todos blancos. O con las manadas de pequeños toros negros de La Camargue. Ambos son los animales totémicos de esta zona y son criados en estado semisalvaje. A su alrededor se ha creado una cultura que pervive desde hace siglos y es mantenida para generaciones futuras para sorpresa de muchos visitantes.

.La Camargue 04

La Camargue 51

La Camargue 50.

Tengo que confesar que recorriendo La Camargue me he sentido a veces como si estuviera entre Andalucia y  Valencia. Los déjà-vu de las marismas de Huelva o La Albufera, el Parque de Doñana, las toros, la gente a caballo o la gastronomía a base de carne de toro y hasta las paellas, me traían constantes recuerdos de algunos rincones de España. Y eso por no hablar de la música flamenca que se escucha de vez en cuando, las voces en español con acento andaluz y las familias gitanas que tienen sus negocios en las calles peatonales de Saintes Maries de La Mer. Hay imágenes de toros por todos lados, huele a paella, escucho guitarras y palmas… y lo más curioso es que estoy en Francia. Este es uno de esos lugares donde las ideas preconcebidas sobre un lugar se vienen abajo. Porque al fin y al cabo estoy es La Provence, la misma región de los campos de lavanda, de los santones, de los vinos rosados y del sempiterno pastís.

.Paella en Saintes Maries de La Mer.

Lo que distingue a La Camargue del resto de la región, aparte de sus rasgos culturales propios, son sus espacios físicos. Esas extensiones planas que dibujan límites físicos imprecisos tan alejadas de los roquedales, de los pueblos “colgados”, de los viñedos en colinas ondulantes que se extienden desde Les Alpilles hasta las estribaciones del sur de los Alpes. Porque estamos en un territorio cuyas fronteras la marcan el Ródano y el mar Mediterráneo.

Quizás por ello la forma más natural de adentrarse en La Camargue sea a través de la ciudad amurallada de Aigues Mortes. A este enclave medieval en la frontera entre la tierra firme, las salinas y el mar, merece la pena dedicarle una atenta visita. Y no basta con sentarse a comer en la Plaza del Rey Luis IX, su fundador. Hay que recorrer sus bastiones y murallas que defendían el que fue principal puerto francés en el Mediterráneo hasta el S.XV. Y navegar por los canales que la rodean dejándose llevar por la brisa y el olor a mar que nos rodea.

.Aigues Mortes. La Camargue 49.

Tomando la carretera D58 dirección a Saintes Maries de la Mer y tras unos 30 km, de lagunas, marismas y arrozales llegaremos a otro lugar de visita imprescindible para los amantes de las aves: el Parque Ornitológico de Pont du Gau. Durante el camino te habrás cruzado con muchas aves pero este es un lugar privilegiado para observarlas de cerca.

.La Camargue 23

La Camargue 11

La Camargue 39.

Tras pagar la entrada nos adentraremos por una red de caminos que rodean una serie de lagunas poco profundas entre marjales y extensos cañaverales. Lo mejor es que a orillas de estas lagunas y en ellas nidifican muchas de las especies emblemáticas del parque: el flamenco rosado, la garza imperial, la real, patos, ánades, cigüeñas, pequeñas gaviotas, garcetas, carriceros, aguiluchos…

.La Camargue 27

La Camargue 40

La Camargue 38

La Camargue 37.

Un auténtico paraíso ornitológico y natural donde las aves están habituadas a la presencia respetuosa del ser humano. Por eso es posible verlas criar sus polluelos, caminar junto a ellas, alimentarse o verlas volar a muy corta distancia.  Además podremos aprender a distinguir las diferencias entre las 6 distintas especies de flamencos, que los polluelos nacen blancos y que cuanto mayor es el ejemplar, más color rosado tiene. También que el color rosado viene de la acumulación de los caretenoides presentes en los camarones, plancton y crustáceos  que son parte de su dieta. Igual que los salmones por cierto.  Y no sólo hay aves. Durante mi visita me encontré con castores europeos que nadaban tranquilamente entre los flamencos.

.La Camargue 17

La Camargue 31

La Camargue 44.

De aquí a Saintes Maries de La Mer quedan a unos 5 Km. Sus playas no son una maravilla, pero si coincide la visita con alguna fiesta o procesión no podéis dejar de venir a pasear por sus calles empedradas. Ni de entrar a la iglesia fortificada de Notre Dame de la Mer donde se custodia la imagen de la santa Sara de color negro de la que son devotos gitanos de toda Europa. En concreto el 24 de mayo su imagen es llevada en procesión por las calles hasta la orilla del mar, una ocasión única para vivir el ambiente tan especial de este lugar.

.Procesión gitana Saintes Maries de La Mer.

Y antes de iros recorrer las afueras del pueblo donde todavía se conservan restauradas las viejas cabañas de adobe encaladas y con techo a dos aguas cubierto de cañizo. Aquí de nuevo me vinieron recuerdos de la albufera valenciana. Y como allí también estas eran las casas de los pescadores que con el paso del tiempo se han convertido en residencias particulares o de vacaciones.

.La Camargue 02.

De Saintes Maries de La Mer parten distintos caminos. El de la costa permite seguir la línea costera y descubrir algunos faros. Por el interior y rodeando el gran estanque de Vaccarés podremos llegar a otra de las grandes zonas de cría de flamencos rosas: el estanque de Fangassier.

.La Camargue 34

La Camargue 25.

Desde principios de mayo hasta 10.000 parejas de flamencos se dedican aquí a perpetuar la especie en estas lagunas próximas a las Salinas de Giraud. Por su presencia y su fragilidad el flamenco rosa se ha convertido en otra de las especies emblemáticas del parque.

.La Camargue 29

La Camargue 15

La Camargue 22

La Camargue 21

.

Como todos, un espacio natural en peligro

La Camargue es un espacio frágil que vive desde hace siglos al ritmo de las mareas y corrientes del Mediterráneo y de las inundaciones del Ródano. Pero estos paisajes tradicionalmente agrícolas y ganaderos se han visto amenazados por la extensión de los cultivos de vid, el desecamiento de lagunas para plantar arroz, la desviación de los canales naturales y el asentamiento de población e industrias en los márgenes de la zona protegida. Sin olvidar, nos guste o no, la presión que ejerce un turismo creciente que incide en el estado de conservación de muchas de las áreas protegidas.

Sólo entendiendo el sutil equilibrio en el que se desarrolla la vida en La Camargue entenderemos su fragilidad. Y podremos contribuir a la conservación de este espacio natural de particular belleza.

La Camargue 07
La Camargue 03

.

Información práctica:

– Se puede acceder a La Camargue desde Aigues Mortes o desde Arles. Desde este último acceso encontraréis en la carretera indicaciones para llegar al Museo de La Camargue.

– Recuerda que un buen Seguro de Viajes te puede ahorrar preocupaciones y resolver muchos problemas. Así que ni lo dudes. Desde aquí te recomiendo MONDOel seguro de viaje inteligente para viajeros inteligentes.  Además contratando tu seguro desde esta página tienes un 5% de descuento.

..

– Alrededor de Saintes Maries y en toda La Camargue encontraréis numerosas fincas con caballos desde donde hacer excursiones a caballo en plena naturaleza.

– La entrada al Parque Ornitológico de Pont du Gau cuesta 7,5€. A la entrada os facilitarán un plano con los senderos y lagunas más interesantes para que podáis hacer la visita por vuestra cuenta.

.La Camargue 06

.

– En Saintes Maries de la Mer podréis disfrutar de una gastronomía particular basada en la carne de toro. El plato típico es la gardiane, un estofado de rabo de toro aunque tampoco faltarán lugares donde encontrar una buena paella. Y no la preparan nada mal.

– Se puede organizar la visita al estanque de Fangassier para ver los flamencos desde la Oficina de Turismo de Salin de Giraud. Las visitas al atardecer están muy solicitadas así que aconsejo llegar con tiempo. Cuestan 13€ los adultos y la mitad para niños entre 6-17 años. La duración de la visita es de unas 2 horas y media.

– Sobre equipo fotográfico, llevar unos buenos prismáticos y el tele zoom más potente que tengáis a mano para poder fotografiar a los animales y aves en plena naturaleza.

.La Camargue 12

.

– Traer ropa cómoda, bañador para un chapuzón en la playa y, sobre todo, productos antimosquitos. Este lugar es un paraíso para los mosquitos y hay interesantes debates sobre si fumigar o no y así dejar que la Naturaleza siga su curso. Mientras tanto los mosquitos (las hembras que son las que pican) están ahí, a la espera de vuestra visita.

.

Artículos relacionados:

La Provence: esencias y paisajes de la Francia más mediterránea

En Avignon: más que puentes, palacios papales y festivales de teatro

Marsella y el MUCEM, un puente entre culturas del Mediterráneo