Angkor Wat: el arte cincelado en piedra

Angkor Wat es la joya de la corona de los templos de Angkor. Es tal su importancia y su significado histórico para Camboya que su silueta se destaca en el centro de la bandera del país asiático. Pocas veces he visto un lugar tan asombroso y con una carga histórica y religiosa tan potente.

Una vez aquí comprendes por qué Angkor despierta una irresistible fascinación. La sucesión de templos y edificaciones levantados por el imperio Khmer provoca la admiración ante su belleza descomunal. Su ruinosa perfección y desmesura es el legado para la posteridad de una civilización desaparecida cuyo legado todavía se está desenterrando.

angkor-wat-1

apsaras-1

monjes

angkor-wat-2.

Angkor Wat: un monumento vivo

El conjunto de templos de Angkor es un tesoro cultural inmerso en una selva que reclama cada día lo que el hombre le arrebató hace siglos. Y de entre todos ellos el más representativo es Angkor Wat, un monumento universal dedicado a ensalzar las divinidades del panteón hindú y las enseñanzas de Buda. Angkor Wat me dejó sobrecogido por sus dimensiones, por sus motivos escultóricos, por el entorno en el que se encuentra y por su intrincado simbolismo religioso. Además su cuidado emplazamiento escenográfico permite admirarlo desde distintos ángulos.

angkor-wat-3

Pero a diferencia de otros templos cercanos Angkor Wat es un monumento vivo. Algunos recintos de su intrincada arquitectura todavía son usados como santuarios. Por eso es usual encontrarse a monjes budistas rezando, dando su bendición o simplemente paseando entre los turistas. Muchos camboyanos también vienen hasta aquí para dejar sus ofrendas y rezar ante las veneradas estatuas de buda.

monjes-2

monjes-3.

Cómo visitar Angkor

Antes de visitar Angkor hay una serie de cosas que tienes que saber. Para empezar te recomiendo leer este artículo con recomendaciones básicas para disfrutar al máximo de tu visita. : 10 cosas que has de saber antes de viajar a Angkor.

Respecto a los aspectos prácticos has de seguir una serie de normas que te voy a resumir aquí:

  • Lo primero que has de saber es que para viajar a Camboya necesitas un visado de entrada que has de solicitar con bastante antelación en alguna de sus embajadas. Se puede solicitar por Internet vía web.
  • Para visitar los templos de Angkor necesitarás comprar allí mismo la entrada ya que NO se puede adquirir por Internet. Según tu tiempo de estancia puede ser válida para un diferente número de días. Si quieres ver lo que de verdad es Angkor te recomiendo el boleto para 3 días. Esta entrada es personal: lleva tu nombre y tu fotografía. La imagen te la toman directamente a la hora de comprar el boleto. Y se puede pagar con tarjeta. Te aconsejo acercarte a las taquillas (es un edificio aparte en la carretera que lleva de Siem Reap a Angkor) para adquirir la entrada el día antes de tu visita. Y activarla al día siguiente desde muy temprano para aprovecharla al máximo. Cada vez que visites un templo te pedirán tu entrada, así que llévala en un lugar protegido y que te quede a mano.
  • Tu base de operaciones será Siem Reap, la ciudad más cercana y totalmente preparada para recibir a todo tipo de visitantes. Desde los mochileros con menos recursos hasta aquellos que buscan el lujo más exclusivo. Si no te sientes con ganas de prepararlo todo por tu cuenta, desde Siem Reap se organizan todo tipo de viajes, traslados y excursiones de 2 o 3 días a los templos de Angkor. También viajes al lago Tonle Sap así como a otros destinos turísticos de Camboya.

siem-reap

  • Si viajas por tu cuenta te recomiendo contratar a un conductor de tuk tuk por días completos para que te lleve de templo en templo. Las distancias entre unos y otros pueden ser kilométricas. Ellos son los que mejor conocen las rutas, qué templos visitar, etc. Y de paso contribuyes a mejorar la economía local. Es cierto que los templos se pueden visitar en bicicleta. Pero os aseguro que aquí el calor y la humedad pueden acabar con las fuerzas del más preparado.
  • Angkor Wat es Patrimonio de la Humanidad y por lo tanto has de evitar tocar, deteriorar o alterar su estado de conservación. también es un espacio natural con su fauna propia. No des de comer a los pájaros o animales que te encuentres. Y no incordies a los monos porque pueden resultar peligrosos.

mono

  • Hay 2 tipos de recorrido: el corto, que es el más básico de 1-2 días. Y el largo, de 3 días, que te permite ver algunos de los templos más lejanos. Angkor Wat está incluido en los dos.

  • El culpable de que recorras medio mundo para llegar hasta aquí es el rey khmer Suryavarman II. Su reinado en el S.XII marcó el punto álgido del poder militar y político, del arte y la arquitectura del imperio Khmer. El fue el constructor de Angkor Wat para dedicarlo al dios Vishnu.
  • Para entender qué es Angkor Wat es necesario saber algo de la cosmogonía hindú. Por lo menos para entender la forma en la que están construidos los diferentes recintos sagrados. Los fosos exteriores inundados de agua representan a los océanos que rodean la tierra. La sucesión interior de edificios y galerías concéntricas representan las montañas que rodean al Monte Meru, la casa de los dioses. Éste siempre está representado por la torre central más elevada. En lo más alto de la torre se encuentra el santuario central, haciendo que llegar hasta él simule el ascenso al Monte Meru. Descubrirás que, en esencia, todos los templos de Angkor están construidos siguiendo esta estructura básica. Además todos están decorados con multitud de personajes mitológicos como apsaras, nagas, asuras, dvarapalas, gandharvas, garudas… Además de elefantes, serpientes, dioses, reyes, combatientes, ejércitos y toda una galería interminable de personajes míticos e históricos.

apsaras-2

  • Angkor Wat es el más conocido de los templos de Angkor. Pero hay muchos más repartidos en decenas de kilómetros a la redonda como Bayón, Ta Prhom, Preah Khan, y mucho más. Como mínimo te recomiendo una estancia mínima de 3 días para poder apreciar Angkor en toda su grandeza.

angkor-wat-5.

Los mejores momentos para visitar Angkor Wat

El día a día en Angkor Wat es una sucesión de escenas que se suceden desde las primeras luces del alba. Es el momento en el que la laguna ubicada frente a la entrada principal se abarrota de turistas. Todos buscan la ansiada imagen de las torres de Angkor Wat reflejadas en el agua mientras amanece un nuevo día.

angkor-wat-6

Las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde son sin duda los mejores momentos para visitar el templo. Son las horas en las que no hace mucho calor. Entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde el sol cae a plomo. Aparte del calor, estas horas son las peores para fotografiar ya que la luz es muy intensa y blanquea los cielos apagando los colores de los templos y la vegetación.

Esto suponiendo que estés visitando Angkor en la época seca. En la temporada húmeda te enfrentarás a cielos cubiertos de nubes, tormentas repentinas, cielos oscuros y lluvias que pueden ser muy intensas.

Durante mi estancia de 6 días en Siem Reap visité 4 veces Angkor Wat en diferentes horas del día. Desde su apertura a las 5 am. para ver el amanecer, hasta que me echaron los vigilantes antes de su cierre a las 6 pm. Vayas a la hora que vayas Angkor Wat siempre está lleno de gente. No olvides que aquí tu eres uno más, así que paciencia con las colas para subir a las torres y recorrer las partes más altas del recinto.

monjes-4.

Fotografiando Angkor Wat

Fotografiar Angkor sin gente es una utopía pero siempre puedes encontrar rincones poco frecuentados. De todas formas fotografiar Angkor no es fácil. Empezando por sus enormes dimensiones. Esto obliga a que las tomas generales se tengan que hacer desde mucha distancia. Aquí es donde un gran angular se hace casi imprescindible.

angkor-wat-6

Si quieres fotografiar el amanecer tendrás que estar muy pronto a orillas de la laguna (entre las 5-6 am) para encontrar un hueco libre donde plantar tu trípode. Sí, ahí es donde se consiguen esas fotos de Angkor Wat reflejándose en el agua mientras se eleva el sol por detrás. Pero aparte de pelearte a brazo partido con otros centenares de fotógrafos, curiosos e instagramers, hay que tener suerte. Si el cielo está cubierto no vas a tener ese deseado amanecer.

angkor-wat-amanecer

angkor-wat-7

Además las condiciones de luz van variando en muy poco tiempo. En mi caso tuve uno de esos amaneceres que no te permiten saltar de alegría. Pero es toda una experiencia verse rodeado de tantos fanáticos madrugadores. Te hace sentir que no eres un bicho tan raro.

angkor-wat-8

Fotografiar el atardecer es todavía más complicado ya que la fachada principal de Angkor Wat está orientada al oeste. Por lo tanto las tonalidades anaranjadas del cielo quedan justo del otro lado. Y la fachada ya de por si de piedra oscura va quedando sumergida en las sombras. Esa es la razón de que no encontrarás apenas fotografías de atardeceres de película en Angkor Wat. Si te alejas tampoco conseguirás gran cosa porque los árboles tapan las torres de los templos desde la lejanía. Hay un templo que se ha hecho famoso porque dicen que se pueden conseguir buenas fotos del atardecer. Pero las colas para subir son de varias horas, y las imágenes que he visto desde allí tampoco son excepcionales.

angkor-wat-9

Por otro lado la cantidad de estatuas y motivos escultóricos llenos de atractivo visual es ingente, así que tu cámara echará humo. Los contrastes entre zonas oscuras y zonas iluminadas es brutal así que tendrás que pelearte con los ajustes manuales para exprimir al máximo tu cámara o hacer bracketing (horquillado de exposición).

monjes-5

buda-1

La mejor luz es la de la tarde, cuando empieza a caer el sol. Las tonalidades se vuelven más cálidas y la luz que incide lateralmente permite definir las formas dándoles volumen. Y no te olvides de fotografiar a los monjes. El colorido de sus túnicas ofrece escenas muy visuales.

apsaras-3

monjes-7

monjes-8.

El recinto religioso más grande del mundo

Hay que tener en cuenta que Angkor Wat es en su conjunto el recinto religioso más grande del mundo. Más que un templo fue una pequeña ciudad porque se calcula que aquí llegaron a vivir unas 20 mil personas. Sorprende pensar que lo que vemos hoy día es sólo una pequeña parte de lo que fue Angkor Wat en su momento de esplendor. Es increíble cómo se ha podido conservar todo esto después de 7 siglos de guerras, invasiones, olvido y expolio continuado.

apsaras-5

El Templo Central está asentado sobre una gran plataforma de 332×258 metros. Y todo el recinto tiene un kilómetro y medio de largo por cada lado. Esto os ayudará a haceros una idea de las dimensiones de Angkor Wat. Se calcula que para levantar Angkor Wat trabajaron aquí más de 300.000 obreros y artistas durante más de 30 años. Y que las miles de toneladas de piedra necesarias para levantarlo fueron traídos por miles de elefantes desde una cantera situada a unos 50 Km. de distancia. Hoy el esfuerzo titánico de toda aquella gente atrae hasta aquí a más de la mitad de los turistas que entran en Camboya.

Cuando lleguéis os encontraréis con el foso cubierto de agua y detrás con unas construcciones que cierran el recinto. Esto es sólo el comienzo del recorrido. Tras pasar el control de acceso y atravesar el pontón flotante sobre el foso entraréis en un mundo desconocido.

angkor-wat-9

Las puertas de acceso están protegidas por esculturas de nagas (serpientes de piedra). Tras cruzarlas se abre una gran explanada y a sus lados verás dos grandes edificaciones. Más adelante están los dos estanques donde todos los visitantes buscamos el reflejo de Angkor al amanecer. El centro está ocupado por la gran vía ceremonial que conduce directamente hacia el templo principal. Sus torres se levantan airosas sobre el horizonte atrayendo a los visitantes como un imán. Ahí está, imponente, Angkor Wat.

angkor-wat-10

La torre central (prasat) se eleva hasta los 60 metros de altura sobre las demás torres representando el sagrado Monte Meru y las montañas circundantes. Los khemeres no se andaban con tonterías y todo el recinto rebosa de un aire de majestuosidad y grandeza que resiste el paso de los siglos. Hoy día apenas quedan estatuas de Shiva o del resto de dioses de la cosmogonía hindú. Lo que sí permanece son los centenares de bajorelieves de apsaras, las ninfas danzarinas de la mitología hindú. Siempre se las representa ejecutando algún baile o asociadas a algún instrumento musical.

apsaras-8.

Descubriendo una obra maestra

Cuando veo las primeras apsaras me resulta imposible no recordar las de los templos hindúes de Khajuraho en el centro de la India. Pero hay diferencias tanto en los grupos escultóricos como en los motivos. Aquí no verás las escenas eróticas de Khajuraho. Pero la sensualidad de las formas femeninas y de sus movimientos es la misma. Es imposible no quedar admirado ante el magnífico trabajo de los artesanos Khmer y su maestría a la hora de cincelar la piedra. Cada apsara, cada grupo de ellas, es diferente. No hay una igual. Y como ya he dicho hay centenares repartidas por todo el templo. Las verás en las fachadas, en los muros, en los paseos columnados de los diferentes recintos…Desgraciadamente otras muchas han sido saqueadas, expoliadas o destruidas. Sólo hay que recordar la destrucción humana, económica y cultural provocada por el régimen de los khemeres rojos entre 1975 y 1979. Su fanatismo acabó con muchas de las obras de arte de Angkor.

apsaras-9

Durante las horas de más calor puedes aprovechar para perderte por los pasillos, salas, pasadizos, escalinatas y torres. Puedes pasar horas y horas descubriendo esculturas. Una vez dentro del templo os encontraréis con una serie de salas y escaleras que van conduciendo hacia lo alto. Efectivamente simulan el efecto de subir a una montaña. Es aquí, en el interior de las galerías, donde se encuentran una sucesión de bajorrelieves magníficos. Me vuelve a resultar increíble que se hayan preservado en un estado de conservación tan perfecto que permiten distinguir cada detalle.

angkor-wat-11

Puedes pasar mucho tiempo admirando esas escenas de batallas celestiales y mitológicas esculpidas en enormes bajorrelieves que se extienden a lo largo de decenas de metros. Uno de los más curiosos es el que representa una de las escenas más exóticas de la mitología hindú: la Batalla del Océano de Leche.

angkor-wat-12

Otro bajorrelieve no menos espectacular es el la Procesión Histórica del rey Suryavarman II, constructor de Angkor Wat, que mide casi 100 m. de largo. Las facciones de los rostros, la escenografía de las batallas y las procesiones, la complexión de los físicos… Aquí todo habla del tiempo dedicado a tallar tales obras de arte y de la minuciosidad de los artistas del imperio Khmer. Realmente admirable.

angkor-wat-13

Es el momento de subir a lo más alto, a la torre principal donde se encuentra el Santuario Bakan. Es el lugar más sagrado de todo Angkor Wat y para llegar hasta aquí tendrás que hacer una larga cola. El acceso se hace a través de dos estrechas escaleras: una de subida y otra de bajada. El acceso está controlado y puedes pasar un buen rato bajo el sol esperando a subir. Yo te aconsejo que lo hagas a última hora de la tarde cuando la afluencia de visitantes es mucho menor.

angkor-wat-14

Una vez arriba caminarás por salas y pasillos que te conducirán hasta la zona principal del santuario. Allí un buda semi oculto entre las sombras y revestido con una capa de oro atrae todas las miradas. La capa reluce con los últimos rayos del sol mientras los files devotos rezan y presentan sus ofrendas. Es una escena y un momento muy especial.

buda-2

Este es el epicentro espiritual de Angkor Wat, el Sancta Sanctorum del budismo camboyano, el camino que señala hacia la eternidad. Aquí entiendes por qué Angkor Wat ha sido y sigue siendo el centro religioso, histórico y cultural del país. La esencia de su existencia, de su pasado glorioso y de su presente. La esencia de un país que ha sabido sobreponerse a guerras, invasiones y gobiernos dictatoriales que casi acaban con su población y con el país mismo.

Recorrer Angkor Wat con todo esto en mente te hará apreciar el auténtico valor de este lugar único. Y una de las mejores experiencias que un viajero puede tener a lo largo de su vida.

angkor-wat-13

.