Angkor más allá de cualquier expectativa.

Angkor es más de lo que jamás pude imaginar, más de lo que nunca pude soñar. Su belleza descomunal y su ruinosa perfección despiertan asombro, admiración y el deseo imposible de querer descubrir lo que todavía permanece inexplorado.

Su enorme desmesura es el legado para la posteridad de una cultura perdida y encontrada. Angkor es arte cincelado en la piedra por miles de manos desconocidas, es un monumento universal elevado a las divinidades del panteón hindú y a las enseñanzas de Buda. Angkor es un tesoro inmerso en una selva que reclama cada día lo que el hombre le arrebató hace siglos.

angkor-2854

Las blanquecinas raíces de ceibas y ficus gigantescos se abrazan a las ruinas de lo que algún día fue el esplendor de uno de los mayores imperios del sudeste asiático. El musgo oculta los rostros de antiguas divinidades y las piedras desmoronadas esconden las gestas de héroes en mil batallas olvidadas. Así es como el hombre pasa por la Historia, dejando huellas que el tiempo y el olvido acaban por borrar.

bayon-2630

Pero para descubrir por tu cuenta ese Angkor tantas veces soñado has de venir preparado. Por eso te voy a contar algunas de las cosas que necesitas saber para exprimir al máximo tu viaje a la que es la joya de la corona de Camboya.

Infórmate de qué es y qué fue Angkor

Cómprate una buena guía o busca información en Internet. Porque recorrer miles de Km. para ver estas piedras,y no saber qué son ni que significan, es todo un pecado viajero. No podrás entender Angkor sin conocer algo de la historia del Imperio Khmer. Así como la influencia que tuvieron el hinduismo y el budismo en su forma de entender el mundo, en su iconografía y en la construcción de templos y palacios.

La cosmografía hindú es fundamental para entender la forma en la que están construidos los diferentes recintos. Los fosos exteriores inundados de agua representan a los océanos que rodean la tierra. La sucesión interior de edificios y galerías concéntricas representan las montañas que rodean al sagrado Monte Meru, la casa de los dioses. Y éste siempre está representado por la torre central más elevada. En lo más alto de la torre se encuentra el santuario central, haciendo que llegar hasta él simule el ascenso a la montaña sagrada.

angkor-wat-1041

angkor-3430

Descubrirás que, en esencia, todos los templos de Angkor están construidos siguiendo esta estructura básica. Además todos están decorados con multitud de personajes de los que poco a poco irás conociendo sus nombres: apsaras, nagas, asuras, dvarapalas, gandharvas, garudas… Además de elefantes, serpientes, dioses, reyes, combatientes, ejércitos y toda una galería interminable de personajes míticos e históricos.

preah-khan-21

angkor-wat-1095

angkor-2755

2º Pregúntate qué fue el Imperio Khmer

Porque en su momento fue uno de los más extensos e importantes del mundo. El impero Khmer debió su grandeza al control de las rutas comerciales en el delta del Mekong y el golfo de Tailandia que conectaban China y la India. Fue precisamente el comercio con la India el que facilito la introducción cultural del hinduismo que influyó profundamente en el desarrollo de su civilización a partir del S.VI d.C. Desde entonces una larga sucesión de reyes, guerras de expansión y luchas intestinas por el poder fueron asentando las capitales Khmer en las cercanías del lago Tonle Sap al que llamaron el Gran Lago. Porque la historia del sudeste asiático no se puede entender sin la presencia constante del agua.

angkor-2742

banteay-srey-36

angkor-283

Entre el S.X y XI Angkor se configura definitivamente como la capital Khmer. Es el momento en el que se levanta el pequeño pero exquisitamente decorado templo de Banteay Srei. También es cuando se lleva a cabo la ingente tarea de crear enormes lagos artificiales, los llamados “baray”. Y de rodear las principales construcciones de Angkor con un sistema de gigantescos fosos en cuadricula llenos de agua.

neak-poan-40

neak-poan-13

Uno tras otro los sucesivos reyes compiten en la construcción de ricos templos y gigantescos palacios como el de Angkor Thom. A comienzos del S.XII el reinado de Suryavarman II marca el punto álgido del poder militar y político, del arte y la arquitectura Khmer. El es el constructor de Angkor Wat, símbolo hoy de Camboya y de la magnificencia de un monarca que ha dejado una huella imborrable. En parte este rey es el “culpable” de que tu estés pensando en viajar a Angkor.

angkor-wat-1499

angkor-wat-1430

 

3º – Prepárate físicamente para una maratón de templos, calor, humedad y mosquitos

Si lo tuyo no es el ejercicio lo vas a pasar bastante mal. Angkor es un lugar exigente a nivel físico, y no sólo porque las distancias entre los templos son kilométricas (menos mal que existen los tuk tuk). Algunos como Angkor Wat son enormes y además tendrás que subir y bajar interminables escalones o adentrarte por túneles y pasadizos. Utiliza calzado cómodo y resistente, ropa ligera, crema solar y algo para protegerte la cabeza.

Tampoco olvides que hay un código de vestimenta que hay que seguir en muchos de los templos de Angkor ya que son lugares sagrados y de culto. Nada de camiseta de tirantes, bañadores de colores, chancletas, tacones de aguja ni minifaldas. Por otro lado la humedad, el calor y los mosquitos te harán sufrir lo suyo. No te olvides de llevar agua en tus visitas, aunque en los accesos a todos los templos hay numerosos puestos donde comer o beber algo.

ta-som-77

angkor-2793

Pero el adversario más implacable, más que las distancias, el calor o los mosquitos, y con los que nadie cuenta son las “hordas chinas” de turistas. No dudarán en empujarte por las escaleras avanzando en tropel a grito pelado, en pasarte por delante en las filas de espera, o en bloquear las puertas y accesos mientras se hacen un selfie familiar. Además tendrás que batirte duramente con ellos por el mejor lugar donde tomar una foto. En Angkor hay chinos llenos de energía por todas partes. Pero eso hay que reconocerlo, observarlos en acción es todo un espectáculo.

bayon-2626

banteay-srey-06

angkor-276

Ten cuidado con los animales y no los molestes ni les des de comer. Además de encontrar fácilmente búfalos de agua en zonas de campo, podrás encontrar monos en las zonas de templos. En los menos visitados también hay serpientes así que muévete con prudencia. Eso sin contar con los escorpiones, arañas, mosquitos y demás insectos habituales en zonas húmedas y tropicales. Eso sí, toda la zona de Angkor está limpia de minas personales.

angkor-3890

Camboya es un país con una estructura sanitaria que dista de ser maravillosa. Por eso no has de dudar a la hora de contratar un buen Seguro de Viajes con las mejores coberturas como el de MONDO. Un buen Seguro de Viajes te puede ahorrar preocupaciones y resolver muchos problemas. Personalmente te recomiendo MONDOel seguro de viaje inteligente para viajeros inteligentes. Además si lo contratas directamente desde aquí tendrás un 5% de descuento.

.

4º – Instálate en un buen hotel en Siem Reap

Esta ciudad se encuentra a unos 15 minutos de trayecto en tuk tuk de la entrada a Angkor Wat. Asi que no te compliques la vida buscando alternativas porque en Siem Reap las encontrarás todas. Desde Youth Hostels para mochileros en habitaciones compartidas por unos pocos dólares, a hoteles de lujo por precios asequibles e impensables en occidente. Si te gusta viajar cómodo, tener tu piscina para relajarte en las horas de calor, tu aire acondicionado, desayuno incluido y una atención personalizada, hay numerosos hoteles-boutique que por 30-40$ la noche te harán sentirte como en casa, o mejor. Además la mayoría cuenta con servicio de conductores de tuk tuk que se conocen al dedillo cómo llegar hasta al más recóndito de los templos.

La mejor zona para instalarse es la que se encuentra cerca de la Pub Street, aunque un poco alejada para poder dormir sin la música de los bares retumbando en las habitaciones. Personalmente me gustaron algunos de los hoteles ubicados en la otra orilla del río alrededor del King´s Road y a 5 minutos a pie de Pub Street. La zona más mochilera se encuentra en las calles al norte del Night Market, aunque la oferta aquí es muy variada. Hay hoteles magníficos más alejados del centro, pero siempre estarás dependiendo del tuk tuk para tus idas y venidas.

siem-reap-3831

Por cierto si tenéis tiempo dedicar una mañana a conocer Siem Reap. El Old Market es el lugar perfecto para vuestras compras, el templo de Wat Prom Rath merece una visita, al igual que el Museo Nacional de Angkor sobre todo si sois unos amantes de la Historia y el Arte. En Siem Reap tampoco te puedes perder los numerosos bares y restaurantes de Pub Street y calles aledañas. Cervezas baratas, happy hour, restaurantes de todo tipo, música en directo y mucho ambiente a partir del atardecer hasta la madrugada. Las calles del colindante Night Market ofrecen una oferta de ocio para extranjeros digamos, más canalla.

siem-reap-3875

siem-reap-3904

siem-reap-3820

 

5º- Encuentra a tu conductor de tuk tuk ideal

Gran parte de la comodidad, seguridad y experiencias de tu viaje te las va a suministrar un señor llamado tuktukero, conocido aquí como tuk tuk driver. El va a ser el responsable de recogerte en el hotel, de llevarte a los templos, de indicarte cuáles son las mejores rutas y horarios de visita, te llevará a comer a restaurantes…El te esperará pacientemente durante tus visitas y te devolverá sano y salvo al hotel después de una intensa y agotadora jornada repleta de experiencias.

Un buen conductor de tuk tuk es una joya, y si habla algo de inglés (casi todos) o francés ya ni te cuento. Por eso encontrar al tuktukero ideal es una labor a la que tendrás que dedicarte nada más instalarte en Siem Reap. La mayoría de los hoteles te ofrecerán conductores de su total confianza aunque los tendrás que pagar más caros. Para que te hagas una idea, contratar un tuk tuk en la calle para varios días te puede salir entre 15-20 dólares diarios. En un hotel en cambio a unos 25 dólares por día. Si no quieres complicarte la vida por unos dólares, ya sabes lo que has de hacer.

angkor-2756

Es cierto que en Siem Reap hay servicios de alquiler de bicicletas y de motos. Las motos salen por unos 25$ al día. Las bicicletas son mucho más baratas. Pero con el calor que hace pedalear kilómetros y kilómetros a pleno sol durante todo el día puede acabar en insolación, deshidratación y quemaduras de 3er grado. Las bicis están bien para ir hasta Angkor Wat y Angkor Thom. Para el resto aconsejo vivamente el tuk tuk ya que llegan hasta lugares insospechados a decenas de Km. de Siem Reap. Y no te olvides de dar una buena propina a tu tuktukero cuando te despidas tras varios días a tu servicio. Gran parte de que tu viaje a Angkor  haya sido un éxito se lo debes a su buen hacer y conocimientos.

6º- Planifica tus visitas

Para visitar lo esencial de Angkor has de saber varias cosas:

  • Tienes que adquirir la entrada para 1, 3 o 7 días en la oficina central de ventas. No se pueden adquirir por internet. Si compras tu entrada después de las 17h, podrás hacer tu primera visita a Angkor Wat por ejemplo para ver el atardecer, y no te contará como día visitado. A partir del día que decidas activar la entrada, en mi caso de 3 días, has de pasar siempre primero por el control de acceso donde te marcarán ese día como visitado. La visita puedes hacerla en días alternos, es decir no hace falta que vayas un día tras otro. En todos los templos hay control de acceso por lo que tendrás que enseñar tu entrada una y otra vez. Plastifícala o protégela porque entre el ajetreo y la humedad puede acabar destrozada.
  • Hay dos circuitos: el corto y el largo. También has de saber que cualquiera de ellos te puede ocupar un día completo, o más. El corto (Small Tour Circuit) porque concentra las visitas más potentes como Angkor Wat, Angkor Thom con Bayon y Ta Prohm entre otros lugares de interés. El circuito largo (Grand Tour Circuit) porque te llevará hasta Banteay Srey a 37 Km. de Siem Reap y a templos como Preah Khan, Neak Poan, Ta Som o Banteay Kdei. Sí, ya sé que los nombres son un lío, pero luego allí es fácil aclararse.

De una u otra forma es indiferente por cual empieces la visita. Aunque mucha gente prefiere comenzar por los templos de menor entidad del circuito largo para ir in crescendo hasta culminar con los del circuito corto. Os aconsejo un mínimo de 3 días para conocer lo esencial de Angkor. Aunque lo perfecto sería una estancia de entre 5 días y una semana para visitar otros lugares como los pueblos construidos sobre palafitos que rodean el lago Tonlé Sap, y templos más alejados como el de Bakong.

Es aconsejable comenzar las visitas a primera hora de la mañana. Los templos abren entre las 5 y 5:30. A mediodía irse a comer y descansar un rato en la piscina del hotel para luego ponerse en marcha para ver el atardecer a partir de las 16 horas. Ten en cuenta que los templos cierran a las 18 o 18:30.

Por cierto, la época de monzones se extiende de mayo a octubre y quizás no sea la mejor época para visitar Angkor. Aunque disfrutar de Angkor con menos gente bajo una tormenta debe tener su encanto. Lo bueno es que después podrás disfrutar de los campos de arroz en todo su esplendor antes de que empiece la época seca que va de noviembre a abril.

banteay-srey-03

.

7º- Fotografiad, fotografiad malditos…

Pues sí, porque no vas a poder evitar que el disparador de tu cámara acabe echando humo. Y no sólo porque cada templo sea distinto al anterior, sino también porque en Camboya la vida se hace en la calle, a pie de calle o en los bordes de carreteras y caminos. Aquí la vida es un espectáculo al aire libre: los niños andan en bicicleta, corren o juegan en los charcos junto a la carretera; las mujeres cocinan en sus hornos de leña y barro a la forma tradicional a la vista de todos, las familias dormitan en plataformas de madera o hamacas mientras el mundo pasa ante ellos. Hay mercadillos de comida, tiendas de todo tipo de productos, asadores de pollos, ventas de frutas y botellas de gasolina…

Las motos circulan con 3, 4 o 5 pasajeros, los tuk tuk adelantan a bicicletas y moto carros cargados con vacas o grandes fardos de productos. Y todo ello enmarcado entre campos de cultivo, arrozales, búfalos y vacas, templos y casas sustentadas sobre pilotes preparadas para las lluvias monzónicas. Por eso tu cámara no dejará de echar humo, tus tarjetas de memoria se quedarán cortas y maldecirás el día que decidiste no comprar una batería de repuesto.

angkor-1759

camboya-3041

Os aconsejo llevar un equipo ligero, polivalente y hermético. Es decir, una buena cámara réflex de enfoque rápido, que sepas manejar con soltura y sellada (aquí hay mucho polvo y mucha agua) con un máximo de 2 objetivos. Las condiciones de luz pueden ser muy variables: días grises lluviosos, días de calima y bochorno, días de sol con una alta intensidad lumínica y días en los que todo se combinará volviéndote loco.

En general las mejores horas para fotografiar son las de siempre: las primeras de la mañana y las del atardecer. A mediodía el sol cae a plomo, la intensa luz hace que los cielos sean blancos y si encima hay calima, todo queda como blanquecino. En los templos tendrás grandes contrastes entre zonas de luces y zonas oscuras en interiores y zonas con sombra de árboles y zonas sin sombra en el exterior. En estos casos soy partidario de usar el trípode y hacer braketing de 3 disparos +2,0,-2. En cualquier caso las condiciones para fotografiar en Camboya son exigentes y tendrás que tenerlo en cuenta a la hora de hacer el equipaje.

 

angkor-3716.

8º- Sonríe que para eso estás en Camboya

Sonríe porque aquí la gente es muy amable, correcta y servicial. Sonríe porque te devolverán sonrisas aunque sólo sea con la mirada, porque los camboyanos son discretos. Sonríe porque estás en un país pobre y tu eres rico en comparación así que sonríe porque eres un afortunado. Sonríe porque aún tras la dictadura de los jemeres rojos que ocasionó la muerte de más de dos millones de camboyanos y mutilaciones horribles a centenares de miles, ellos te sonríen. Sonríe y respeta a los monjes budistas. Son muy majos y responderán, los que saben inglés, a tus preguntas sobre el budismo. Pero si eres una mujer has de saber que no puedes tocarlos. Sonríe porque las 200 caras de Bayon están sonriéndote desde todas partes.

angkor-1612

bayon-2517

.

 9º- Practica un turismo respetuoso y sostenible

No tires basura donde no hay que tirarla, recicla tu botella de agua y consume productos locales. Disfruta de la gastronomía camboyana con sus sopas de verduras con curry, sus rollitos de verduras, sus deliciosos y aromáticos amok de carne o pescado servidos con arroz, de los tallarines chok nom bham, de los cangrejos fritos… Y tampoco dejes de probar sus jugos de frutas. No cuesta nada dejar las hamburguesas y las pizzas para otra ocasión. Además comer bien en Camboya es barato.

angkor-comida2

camboya-food

Contrata los servicios de personal local como guías o conductores de tuk tuk para que tu dinero revierta directamente en sus familias. Respeta las obras de arte de templos y palacios evitando deteriorarlos más de lo que están. Y denuncia si ves que alguien está intentando sustraer una pieza. Este es uno de los grandes problemas de los templos de Angkor: la desaparición de su patrimonio a manos de ladrones especializados.

preah-khan-168

preah-khan-151

Hay personas que se quejan del acoso que han sufrido por parte de los niños en las zonas de templos. Niños que piden un dolar para fotografiarlos, o niños que quieren venderte cualquier cosa. En los días que he estado no me he encontrado apenas con esta situación. No sé si las autoridades han puesto freno a esta práctica que impide que los niños estén escolarizados. Pero si es así, no pagues a los niños para hacerles una foto. Hay otras formas de ayudarles porque tampoco hay que olvidar la situación de miseria en la que viven muchos de ellos y sus familias.

Respeta las zonas de selva, los árboles y la vida animal que encuentres. Angkor es un conjunto maravilloso de ruinas y Naturaleza entrelazada a lo largo de los siglos. No arruines ese descomunal abrazo de raíces, troncos, agua y piedras.

angkor-850

banteay-srey-143 .

10- Disfruta con todos los sentidos

Porque no hay otro lugar en el mundo como Angkor. Escucha el croar de las ranas en las charcas y el canto de los pájaros; observa cómo se abre la flor de loto y como caen las lianas desde lo alto de los gigantescos ficus y ceibas. Abre tus ojos y mira como brilla el manto dorado de buda al atardecer en el santuario de Angkor Wat, o como el sol de la mañana arranca tonalidades anaranjadas a los rostros de Bayón.

Disfruta del ajetreo de las calles y de la acrobática danza de carros, motos, bicicletas, coches y tuk tuk en los cruces de Siem Reap. Respira ese aire cargado de humedad con olor a tierra mojada tras la lluvia. Lluvia que repiquetea en las hojas de loto que crecen en los lagos. Toca la corteza suave de un árbol gigantesco, o el tacto duro pero suave de la piedra arenisca con la que están construidos casi todos los templos de Angkor.

 

angkor-3681

bayon-2476

banteay-srey-12

angkor-2902

preah-khan-103

Es ahora cuando podrás empezar a entender Angkor y disfrutar de un lugar que no tiene igual en el Mundo. Un lugar que reúne naturaleza, arte, historia, olvido, misterio y una magia que te hará sentir que estás viviendo una experiencia muy especial. Porque Angkor parece un ente vivo: cambia con las lluvias, se hunde con los derrumbes, se renueva con las reconstrucciones, se pinta con el musgo y los líquenes, se retuerce con el abrazo de las raíces y se rompe con el caer de los viejos árboles.

Angkor es siempre el mismo, pero siempre es diferente. Angkor es inolvidable.

.

Artículos relacionados:

Viajar al lago Tonle Sap intentando ser un turista responsable en Camboya

.