Zhujiajiao: viajando en el tiempo a una China que casi ha desaparecido.

En Zhujiajiao apenas se escucha algún ruido. El sol está a punto de caer tras el horizonte dejando una estela dorada sobre la superficie del río Dianpu. El silencio del atardecer sólo se rompe con el suave paso de alguna lanchas empujada a remo por su barquero. Y por los comentarios de admiración de los turistas que contemplan el espectáculo subidos a lo más alto del puente Fangsheng.

Desde luego ha merecido la pena esperar para disfrutar de este atardecer dorado en Zhujiajiao. Las casas que bordean las orillas del río comienzan a iluminarse. Los farolillos rojos que cuelgan de las fachadas se encienden ofreciendo una escena que parece sacada de otro tiempo. Y esta es una sensación recurrente desde que llegué a este “pueblo de agua” procedente de Shanghai.

Es cierto que existen otras localidades similares cruzadas por canales y puentes como Shuzou, Zhouzhuang, Tongli o Xitang. Son los llamados “pueblos de agua” o como las llamó Marco Polo hace más de 600 años, las Venecias de Oriente.

.

Y por qué ir a Zhujiajiao

Porque Zhujiajiao cuenta con importantes alicientes. Y os los voy a mostrar aquí. Porque este pueblo con más de 1.700 años de antigüedad cruzado por ríos y canales conserva todavía algo de aquella mítica China Imperial de las dinastías Ming y Qing. Quizás sea por el tranquilo avance de las lanchas por los canales; por la ausencia de vehículos a motor en el centro histórico; o por esas tiendas de aspecto antiguo repletas de extrañas mercancías y todavía en funcionamiento.

.

¿Todavía no lo ves claro? A ver si este vídeo te ayuda a descubrir por qué merece la pena acercarte a Zhujiajiao:

Otras veces su encanto reside en los detalles que aparecen casi ocultos, como perdidos en el tiempo y fuera de contexto. Aquí te puedes topar con un lugar donde se escribe todavía a mano con tinta china y pincel. Encontrarás tiendas de productos desconocidos, carteles publicitarios de otras épocas y con pequeños puentes de madera o piedra donde se tiende a secar el pescado. Cierra los ojos y huele el olor a incienso que se quema lentamente como ofrenda en un templo taoista. Y disfruta con una infinidad de puestos de comida humeante preparada al momento en la calle ante tus ojos.

Pasear por Zhujiajiao exige hacerlo con todos los sentidos en estado de alerta. Puede ser un tono de color en una pared, la ráfaga de viento que mueve unas cintas de colores, el sonido de un instrumento antiguo, el olor a arroz hervido y carne de cerdo, o el tacto suave de un increíble dragón tallado en un viejo armario de madera.

.

Zhujiajiao merece algo más de tu tiempo

Porque voy a deciros la verdad. La mayoría de la gente que visita Zhujiajiao apenas le dedica 2 o 3 horas y se va sin descubrir sus secretos. Sí, pasea por sus canales, recorre la Calle Norte con sus casas bajas y su arquitectura de la dinastía Qing. O compra algún recuerdo en alguna de sus centenares de pequeñas tiendas abiertas de par en par a pie de calle. Pero apenas dedican tiempo a perderse por el templo budista Yuanjin, a descubrir los rincones del jardín y casa Hexinyuan;  o a patear cada una de sus callejuelas buscando los rincones perfectos para tomar una fotografía diferente.

Sí, Zhujiajiao es un lugar turístico. En determinadas épocas resulta difícil caminar por sus estrechas calles. O cruzar alguno de sus puentes sin correr el riesgo de ser empujados a un canal. Pero si la visitas durante un día de la semana descubrirás un lugar bastante apacible. Una pequeña ciudad con un centro histórico donde vive la gente, tiende su ropa en un patio o sale de su casa a hablar con los vecinos en la calle.

Zhujiajiao es un lugar tranquilo, pero recuerda que en un viaje a China no te puede faltar el mejor  Seguro de viajes.Te ahorrará preocupaciones y te puede resolver muchos problemas. Por eso  te recomiendo MONDOel seguro de viaje inteligente. Además si lo contratas desde aquí tendrás un 5% de descuento.

.

LLegar a Zhujiajiao desde Shanghai es muy fácil

Hoy Zhujiajiao cuenta con más de 70.000 habitantes y su acceso desde Shanghai es realmente fácil. Puedes venir en autobús desde la Plaza del Pueblo (People´s Square). O tomar las líneas 2 y 17 del metro (con cambio en la Hongquiao Railway Station). El trayecto lleva poco más de una hora y sale realmente económico: a poco más de 1 Euro. De la parada de metro al centro hay unos 15 minutos de caminata tomando la calle Zhuxi. Luego sólo tienes que seguir  los carteles que indican cómo llegar al centro histórico.

El primer canal que encuentres te conducirá hasta el Puente Chenghuang. Allí verás dos leones de piedra que señalan la entrada al Templo del Dios de la Ciudad. Aquí podrás adquirir un ticket que por 80 yuanes te permitirá visitar algunas de las principales atracciones de Zhujiajiao. Aparte de este templo de raíces taoistas podrás entrar en los jardines Kezhi, en el templo budista Yuanjin, en el museo de la ciudad, en la Oficina de Correos de la dinastía Qing. Y para rematar podrás incluso dar un pequeño paseo en lancha. Y todo esto por menos de 11 Euros. No está nada mal.

La única visita que no incluye, y que para mí resultó muy interesante, es la entrada a la casa y jardines de Hexinjuan. Esta es una visita privada que se paga aparte y que cuesta menos de 3€. Pero vaya si merece la pena. Sus jardines de roca y bonsais, su pabellón junto al lago, sus puertas circulares y la decoración de la casa de finales del S.XIX y principios del XX forman un conjunto que es toda una joya. Y que las guías de viaje nunca mencionan.

Yo que pensaba pasar un par de horas en Zhujiajiao me estaba dando cuenta de que iba a necesitar más tiempo para conocer esta ciudad. Y sobre todo para sacarle todo su jugo. No todos los días te encuentras en una ciudad china con casi 2 mil años de historia donde se conserve casi intacto su centro histórico. La invasión japonesa, luego la Revolución comunista y la modernidad acelerada de los últimos años ha arrasado con una parte muy importante del patrimonio urbano de este gran país. Afortunadamente en Zhujiajiao se ha conservado parte de esa riqueza. Pero esto te lo enseño en la segunda parte de este artículo:  Los “pueblos de agua” de China: callejeando por Zhujiajiao. 2ª parte

.

Artículos relacionados:

Los “pueblos de agua”de China: callejeando por Zhujiajiao. 2ª parte

Shanghai: 5 lugares que ver que justifican un viaje a China. 1ª parte

Shanghai: 5 visitas que justifican un viaje a China. 2ª parte

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]