sian-kaan

Sian Ka´an, la “Puerta del Cielo”.

Sian Ka´an es la reserva natural más grande de la península del Yucatán, con aguas de manantial que brotan de cenotes, canales mayas, manatíes y delfines, barreras de coral, inmensas playas rodeadas de palmeras donde desovan tortugas…Esto es lo que el gobierno mexicano y las agencias de turismo te venden de Sian Ka´an. Pero por desgracia la realidad a veces es diferente.

Sí, Sian Ka´an es la mayor área natural protegida del Caribe mexicano, Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad desde 1987. Sí, hay playas kilométricas ubicadas frente a la gran barrera de coral mesoamericana. Sí, hay cenotes, lagunas de agua dulce, manglares y una selva muy diversa habitada por casi 100 especies de animales y 300 de aves. Sí, hay delfines, cocodrilos, manatíes y peces tropicales nadando en aguas cálidas y trasparentes de color verde y azul celeste.

Efectivamente sobre el papel Sian Ka´an es un lugar único, prístino, increíble, de una belleza virginal que merece ser conocida. Pero aquí te enseñaré que también hay otra realidad. Una realidad que nadie quiere enseñar, que nadie parece querer ver. Una realidad impuesta que está afectando profundamente a este lugar maravilloso poseedor de un ecosistema en peligro. Y también a sus pobladores.

sian-kaan

sian-kaan-2018

sian-kaan-punta-allen-7619

sian-kaan-2018

.

Cómo llegar a Sian Ka´an

La tercera mayor reserva ecológica de México ocupa un gigantesco espacio entre las poblaciones caribeñas de Tulum y Felipe Carrillo Puerto al sur de la Riviera Maya. Son 120 Km. de norte a sur y 50 km. de este a oeste que ocupan una parte importante del estado de Quintana Roo. Desde la playa de Tulum Ruinas el acceso es muy fácil. Sólo hay que seguir 11 km. hacia el sur por la ruta QR15 que va pegada a la costa. Es una estrecha carretera flanqueada por decenas y decenas de hoteles, restaurantes, eco-lodges, cabañas y posadas. El intenso tráfico se aligera una vez que pasas el Arco Maya y entras en la reserva. Allí, tras pagar la tasa correspondiente de acceso sólo queda seguir por la carretera de tierra que se adentra entre la vegetación. No hay pérdida.

sian-kaan-7546

.

Sian Ka´an ¿una reserva natural o un espacio privado?

Hasta el momento de entrar en la zona de la reserva mis expectativas eran muy altas. Porque después de haber consultado lo que “se vende” en Internet y en las Oficinas de Turismo locales, tenía claro que debía visitar Sian Ka´an. Mi objetivo era avanzar hacia el sur, bañarme en las playas de arena blanca, tumbarme a la sombra de las palmeras de vez en cuando. Y seguir  hasta llegar a la población de Punta Allen para hacer snorkel en sus aguas cristalinas rodeado de corales, peces de colores, tortugas y delfines.

Tenía todo el día para disfrutar de Sian Ka´an. Había descartado hacer la excursión en lancha  por los canales de manglares porque mi tiempo era limitado. Y tras visitar Laguna Bacalar ya sabía lo que era nadar en aguas cristalinas que brotan de los cenotes subterráneos. Así que tenía decidido explorar por mi cuenta la costa y sus playas, así como sus canales y lagunas. Pero la realidad se fue imponiendo a medida que recorría los primeros Kilómetros. Sencillamente no encontraba ningún acceso a las playas. Porque todo acceso al mar, es decir todo, estaba cerrado por altas vallas y cercados de grandes ranchos y propiedades privadas. No pude ver el mar durante los primeros 6 km. Y lo peor es que sabía que estaba ahí, a unas decenas de metros.

sian-kaan-7606

Pasado Reserva Tulum por fin pude ver el mar. Aquí, al borde del camino, se encuentra un puesto de la cooperativa de pescadores locales con el que se contratan las excursiones en lancha por la laguna y los manglares cercanos. Puedes contratar la excursión de un par de horas aquí mismo, contribuyendo a la economía local de manera directa y más económica que pasando por los tour-operadores de Cancún o Tulum. En estas excursiones pagas un precio único por lancha y suelen ir hasta 6 personas. Si vienes en grupo , compensa. Pero si viajas solo como es mi caso…la cosa se pone difícil. De todas formas pregunté si era fácil encontrarse con manatíes. Tras mirarse unos a otros, me respondieron que con suerte a veces veían alguno, pero que cada vez se veían menos. Recordé los anuncios de Sian Ka´an de las agencias de viajes con sus fotografías de turistas nadando junto a manatíes en unas aguas trasparentes. De todas formas sé que el encuentro con animales salvajes es cuestión de suerte. Puedes ver de todo en un día, o no ver nada. Tras darles las gracias me dijeron que si seguía hacia Boca Paila que tuviera cuidado con los cocodrilos, sobre todo con uno que merodea por la laguna cercana al puente.

sian-kaan-2018

sian-kaan-7613

sian-kaan-7594

sian-kaan-7567

Esta zona de playa que llega hasta la Casa de los Pelícanos es magnífica. Aún cubierta de algas por las fuertes corrientes su atractivo es indudable. Pero a partir de aquí la playa desaparece de nuevo cercada por un muro de propiedades privadas. Durante casi una hora recorro el camino rodeado de vallados y de una vegetación exuberante como en un túnel sin fin. Esto no lo cuentan en ningún lado, nadie te dice que toda esta zona está cerrada al disfrute público.

.

El puente de Boca Paila

Por fin llego al puente de Boca Paila. Aquí de nuevo los espacios se abren permitiendo descubrir un paisaje maravilloso de canales de agua cristalina, bosquecillos de manglares y playas de arena blanca bañadas por el mar. El lugar ideal para darse un baño, pero me acordé de la advertencia de los pescadores. Y más cuando vi el cartel a la entrada del puente advirtiendo de la presencia de cocodrilos. Efectivamente pude comprobar que no era una historieta para turistas: en Internet encontré algunos vídeos y noticias con cocodrilos persiguiendo turistas bajo este mismo puente.

sian-kaan-7556

De todas formas decido parar y dejar el coche a la sombra de unas palmeras. El sol a estas hora de la mañana es ya implacable y la temperatura se acerca a los 35º. Y entonces es cuando descubro otra realidad, la que nadie quiere mostrar, oculta por la vegetación tropical. La basura y el plástico aparecían desparramados bajo las palmeras, entre la hierba y en las orillas de la laguna.

sian-kaan-7561

sian-kaan-7571

Puede ser que esto sea algo puntual, pensé. Quería ver si desde el aire la basura estaba presente en otras zonas. Saco el dron a volar y descubro unos paisajes maravillosos que me alejan de lo que estoy viendo a mis pies. Desde el aire sólo veo manglares verdes, lagunas de colores, canales donde brilla el sol y playas salvajes de arena blanca rodeadas de palmeras que se mecen con la brisa marina. Te animo a disfrutar de estos paisajes seleccionando la calidad 4K con este vídeo:

Mucha gente que visita Sian Ka´an sólo llega hasta aquí. Pero este no era mi caso. Más adelante, a medida que avanzaba por la carretera y paraba en las playas, mi sorpresa iba en aumento. Unos kilómetros más adelante de Punta Yuyum no podía creer lo que estaba viendo. Las corrientes marinas habían arrastrado hasta estas playas toneladas de basura. Basura que, al igual que aquí, se está comiendo los lugares más hermosos y remotos de nuestro planeta. Basura que producimos todos. Basura que tiramos todos.

sian-kaan-7598

sian-kaan-7581

sian-kaan-7576

Seguí avanzando despacio hacia el sur por la carretera de tierra y dejando una estela de polvo blanco a mi paso entre propiedades privadas. Y basura dispersa que nadie parece querer ver, ni tener interés en recoger. Por el camino no encontré ni una indicación acerca de cuántos km. me quedaban para llegar a Punta Allen. Llegando a Playa San Juan Viejo me encontré con los 4×4 de una empresa que hace tours por esta zona. Los conductores me dijeron que me quedaba poco más de una hora de ruta.

sian-kaan-7599

.

Bienvenidos a Punta Allen. Y para el carro, que aquí se acaba el mundo.

Ya es la una de la tarde cuando por fin aparece a la izquierda de la carretera el cartel de “Bienvenidos a Punta Allen“. Las calles de este pequeño pueblo de pescadores son de arena blanca, las casitas bajas están rodeadas de palmeras y el ambiente que se respira es de pura tranquilidad. Este es uno de esos lugares en el que uno parece encontrarse totalmente alejado del mundo.

sian-kaan-punta-allen-7610

sian-kaan-7617-punta-allen

Me voy directo a la playa. Aquí todo son palmeras, vegetación tropical y cabañas para alquilar de madera y techo de palapa totalmente integradas en el paisaje. Me acerco al Fisherman´s Lodge para preguntar si hacen excursiones en lancha, pero me dicen que no, que trabajan con sus clientes y con tours organizados. Me dirijo hacia el viejo muelle donde me encuentro a algunos paisanos que trabajan en la Sociedad Cooperativa de Servicios Turísticos, cooperativa local cuya principal propuesta es hacer excursiones en lancha por la costa.

sian-kaan-7615-punta-allen

sian-kaan-7626-punta-allen

Esta es la mía, pienso. Pero me dicen que el precio del viaje en lancha es fijo, seamos una persona o seis. No me rebajan el precio y me proponen esperar a que aparezca alguien más para compartir la lancha. Les digo que esperaré comiendo en la cercana Casa Lucy. Comida local, casera y económica sentado a la sombra de su terraza. Mientras como un pescado frito recién pescado y un zumo de frutas recién hecho, la tranquila vida del pueblo pasa frente a mí.

Una hora después una pareja también está interesada en darse una vuelta en lancha. Ya casi son las 3 de la tarde, no podemos esperar más y decidimos repartirnos el precio del viaje. La lancha parte de inmediato y navegamos sobre un mar de aguas límpidas que empieza a agitarse con el viento de la tarde.

sian-kaan-7623-punta-allen

Y sí, vimos tortugas y navegamos junto a familias de delfines. Nos sumergimos entre los corales y nadamos tras cardúmenes de peces de colores. Y mientras nos bañábamos en la zona de Blanquizal que es como una piscina natural de un metro de profundidad en medio del mar, hablé largo y tendido con el piloto de nuestra lancha. El es uno más de los pescadores de Punta Allen que ha encontrado en el turismo unos ingresos que una pesca cada vez más escasa ya no es capaz de aportar. Porque las capturas de pescado llevan disminuyendo año tras año me comentó.

sian-kaan-2018-07

sian-kaan-2018

sian-kaan-7643

Le pregunto por la basura que he encontrado invadiendo las playas. Y su cara curtida por el sol se oscurece todavía más. Hace años que los habitantes de la reserva denuncian la llegada masiva de basura. Sobre todo en verano, cuando las corrientes del Atlántico traen hasta aquí todo lo que flota en el mar. Redes, plásticos, latas, botellas, bolsas, restos de plásticos y más plásticos.

   Hartos de que nadie hiciera nada decidieron pedir la elaboración de un estudio medioambiental. Los resultados tras analizar los restos dispersos por las playas o flotando en el mar fueron sorprendentes. Sian Ka´an recibía basura procedente de más de 50 países

Una vez más quedaba demostrado que el problema de la basura en los mares es un problema global de alcance mundial. Un problema que afecta a personas y ecosistemas alejados miles de kilómetros de los lugares donde se produce. Un problema que hay que enseñar, que hay que denunciar, que hay que mostrar.

Dicen que lo que no se ve, no existe. Por eso aquí os enseño lo que nadie quiere que veas. Un problema que están sufriendo en esta parte de México que os recuerdo es Reserva Natural y Patrimonio de la Humanidad. Un problema, el de la basura plástica, que no es sólo de aquí. Porque esta plaga va cubriendo costas, playas, manglares, zonas naturales, islas habitadas y deshabitadas e inmensas superficies de los océanos a lo largo de todo el Planeta. Sólo hay que leer en los periódicos las noticias que anuncian el cierre de playas e islas al turismo en diferentes partes del mundo por la invasión de basura.

sian-kaan-7578

El pescador me mira y me dice que si esto sigue así, el turismo, como la pesca, terminará por desaparecer. Y después desaparecerán ellos. Mientras regresamos al muelle adentrándonos por los canales de mangle no hago otra cosa que pensar en sus palabras.

Si muestro Sian Ka´an como un basurero algún posible lector de mi blog quizás decida no venir, acrecentando el problema de sus habitantes. Si muestro Sian Ka´an como el paraíso que venden los tour operadores, estaré ocultando parte de la realidad a mis lectores. Sinceramente no creo que el número de mis seguidores sea tan importante que pueda afectar a la llegada de visitantes. Pero puede que mostrando lo que está pasando aquí haga pensar a algunas personas acerca del significado de la palabra SOSTENIBILIDAD. Acerca del mundo que le queremos dejar a las generaciones que vienen detrás.

  ¿De verdad es necesario tanto plástico, tirar tanto, consumir tanto? Nos estamos cargando el Planeta a un ritmo demencial. A este paso llegará un momento en el que sólo fotografiaremos basura en nuestros viajes. 

Por eso he decidido mostrar las dos caras de una misma moneda. Si, Sian Ka´an es un lugar fantástico, un lugar maravilloso. Y sí, en Sian Ka´an hay un grave problema. Un problema que repito una y otra vez no es exclusivo de aquí, y que cada vez me encuentro en más lugares alrededor del mundo. Aquí os dejo este vídeo mostrando precisamente las dos caras de Sian Ka´an.

No cerremos nuestros ojos y aportemos nuestro granito de arena consumiendo menos, más responsablemente y reciclando más. Sólo así, entre todos, podremos recuperar un mundo maravilloso que está desapareciendo bajo montañas de plástico y basura.

Tal vez yo haya tenido mala suerte. Tal vez es un problema que sólo se da en determinadas épocas. Desde luego no voy a dejar de recomendarte que visites Sian Ka´an. Al contrario te animo a que recorras en lancha sus lagunas de agua dulce, que busques sus manatíes, que te bañes en este mar que todavía bulle de vida y color mientras disfrutas de las zambullidas de los pelícanos buscando pescado. Pero también te pido que no cierres los ojos a una realidad que está ahí, a la vista de todos. Por último te recomiendo que pases al menos una noche en algún hotelito o cabaña de la costa o en el pueblo de Punta Allen para poder disfrutar de Sian Ka´an como lo que es: la Puerta del Cielo, el nombre que los antiguos mayas le dieron a este lugar.

.

Consejos prácticos:

– El acceso a Sian Ka´an se encuentra al sur de Tulum, por la carretera QR15. Si viajas por tu cuenta recuerda que es mejor hacerlo en un vehículo 4×4. En cualquier caso recuerda que un buen seguro te puede ahorrar preocupaciones y resolver muchos problemas. Por eso te recomiendo MONDOel seguro de viaje inteligente. Además si lo contratas desde aquí tendrás un 5% de descuento y me echarás una mano a seguir publicando la información que necesitas para tus viajes.

– Tras pagar por acceder a la reserva, te encontrarás que sólo podrás seguir la carretera de tierra hasta llegar a Punta Allen. Son más de 3 horas de viaje hacia el sur.

– Puedes contratar excursiones en tour organizados desde Tulum, Playa del Carmen o Cancún para bañarte en las lagunas interiores rodeadas de manglares. También tours de snorkel y buceo en los arrecifes más cercanos a la costa. Siempre te saldrán más caros, más de 100 dólares por persona, que contratando directamente en las cooperativas locales. En Sian Ka´an hay tres cooperativas de ecoturismo que prestan servicios para recorrer la Laguna Negra, dar paseos en kayak por los canales de Sian Ka´an y tours en bicicleta para la observación de flora y fauna. Las cooperativas son Orquídeas de Sian Ka´an, Lancheros de la bahía y Arrecifes de Sian Ka´an.

– Viaja bien provisto de agua, bebidas y algo de comida.  Por la carretera hay algunos eco-resorts y posadas a pie de playa donde podrás hospedarte y disfrutar de una tranquilidad total frente al mar. La otra opción para pasar noche es llegar hasta Punta Allen donde la oferta es más variada.

sian-kaan-punta-allen-7622

–  No te aconsejo visitar Sian Ka´an en época de lluvias. La carretera se puede volver intransitable. Entre junio y agosto el calor y la humedad pueden resultar agobiantes. Y el sol demoledor. Hazte con un buen sombrero y si usas protección solar, que sea biodegradable. Los aceites y agentes químicos de los protectores solares afectan a peces y corales.

– Estás en una reserva natural donde los animales campan a sus anchas. Sí, hay cocodrilos, sí, hay pumas y muchas otras especies. Recuerda que estás en su territorio. Respeta sus espacios y no te olvides traer de vuelta a la “civilización” toda la basura que produzcas. No arranques plantas, deja las estrellas de mar en paz y las conchas marinas en su sitio. Si haces submarinismo o snorkel intenta no tocar los frágiles corales con manos o aletas.

– Y sobre todo, disfruta de Sian Ka´an, un lugar donde todavía puedes respirar esa sensación de estar solo. O de encontrarte perdido lejos, muy lejos de los lugares de turismo masivo de la Riviera Maya.

.

Artículos relacionados:

Qué ver en la Riviera Maya que te hará desear volver una y otra vez

Isla Holbox, amor a primera vista en el Caribe de México

Esto es Tulum: días de playa y ruinas arqueológicas en la Riviera Maya

Laguna Bacalar, el lugar donde nace el cielo