Cinco días recorriendo el Kruger a mi aire.

El Parque Nacional Kruger es la joya de la corona de los parques nacionales sudafricanos. Es de tal extensión y posee una riqueza animal y vegetal que llega a abrumar. Es el lugar de los que quieran disfrutar del pausado andar de las manadas de elefantes marchando en el horizonte al final del día.

También del que busca el trofeo fotográfico de leones, jirafas, búfalos, rinocerontes, leopardos y un largo etcétera de animales y pájaros poseedores de extraños nombres sin traducción al español.

El Kruger es el lugar ideal para vivir la experiencia de un safari africano en familia por la comodidad de sus rutas y campamentos. O en pareja en algunos de los más lujosos lodges privados de todo el continente. Las posibilidades son tan variadas que necesitaremos de muchos días para conocer algunos de los secretos de este inmenso territorio. Un lugar donde la vida y la muerte acechan detrás de cualquier arbusto. Porque amigos, hay que tener muy claro que el Kruger NO es un zoológico.

.Kruger jirafa

Kruger elefantes.

No hay que olvidar nunca que aquí somos unos extraños, unos invitados ajenos al devenir natural de los acontecimientos. El respeto a todas las formas de vida del parque, a sus hábitos y a su entorno está aquí por encima del interés personal de cualquier visitante. Bajarse del coche para conseguir una mejor toma de video o una fotografía puede ser la última estupidez que hagamos en nuestra vida. Eso sí, conseguiremos ser recordados porque nos ha devorado una manada de leones, nos ha atacado un cocodrilo o nos ha triturado un hipopótamo. Por eso, porque nos jugamos la vida, es obligatorio cumplir con unas normas básicas de comportamiento y de seguridad que aquí todo el mundo se toma muy en serio.

.Kruguer guepardo

Kruger 1514

.

Informaciones prácticas

Llegar hasta el Kruger por carretera desde Johannesburgo nos llevará unas 5 horas. Por el camino veremos explotaciones mineras, centrales térmicas y grandes extensiones de barracones de chapa y madera donde miles de africanos viven su miseria. Hasta hace bien poco por la carretera aparecían carteles anunciando que estábamos atravesando “zonas calientes” o “hot spots”, advirtiendo del peligro de robos y secuestros si se nos ocurría parar a disfrutar del paisaje. Entre los matorrales, escondidos en los arcenes o paseando por medio de la nada, aparecían aquí y allá individuos de sospechoso aspecto que no anunciaban nada bueno.

Hoy todo parece más tranquilo pero como en el resto de África recomiendo viajar siempre con el depósito lleno de gasolina y repostar en cuanto se pueda. Si a esto le añadimos la abundancia de controles y radares camuflados de la policía, la conclusión es evidente. Lo mejor para venir hasta el Kruger es tomar alguno de los vuelos de South Afrikan Airways que hacen la ruta desde Johannesburgo hasta el aeropuerto de Nelspruit ubicado a una veintena de kilómetros de las entradas al parque de Malelane o Numbi.

.Kruger Numbi Gate.

Si viajamos por nuestra cuenta, en el aeropuerto encontraremos oficinas de alquiler de vehículos. Esta es la opción más interesante para aquellos que tengan experiencia previa conduciendo en África porque nos dará una libertad de movimientos que no tendremos en un viaje organizado. Está claro que recorrer el Kruger sin guía, o ranger como se llaman aquí, supone tener que poner los cinco sentidos para no cometer alguna imprudencia. Por ello hay que seguir unas normas básicas:

* Viajar siempre con combustible, agua y provisiones, un buen plano del parque y el teléfono móvil cargado con el número de emergencias memorizado. Los campamentos repartidos por el Kruger disponen de gasolinera y tiendas de avituallamiento. Fuera de los campamentos apenas si encontraremos algún sitio donde parar a tomar algo.

* Respetar a los animales ya que este es su territorio y aunque sea obvio decirlo, muchos son expertos cazadores amantes de la carne fresca. Gran parte de las veces no seremos conscientes de su presencia debido a que la hierba está alta o a que se mimetizan perfectamente entre ramas y arbustos. Incluso se puede tener un elefante a un par de metros y no verlo. Está claro que intentar seguir nuestra ruta mientras la está cruzando una manada de elefantes puede suponer acabar volcados en una cuneta. Bajar la ventanilla para darle de comer un plátano a un mandril puede suponer perder la mano de un mordisco.

.Mandril P.N. Kruger.

* No bajarse del vehículo en ninguna circunstancia a no ser que estemos en una zona preparada para ello. Darse un chapuzón en un río o en una laguna es convertirnos en el almuerzo de cocodrilos y juguete de hipopótamos y búfalos. Eso si antes no nos ha atacado algún león oculto entre la hierba.

.Kruger búfalo

Kruger Cocodrilo del Nilo

Kruger hipopótamo.

* Planificar las rutas para llegar a nuestro campamento antes de que anochezca del todo. Antes de viajar al Kruger hay que informarse bien de las horas de acceso y cierre de las puertas del parque y sus campamentos. Estos cierran a unas horas concretas dependiendo de su ubicación y de la temporada. Si llegamos al parque una vez que ha anochecido, tendrá que venir a buscarnos un ranger hasta la puerta en su vehículo y acompañarnos hasta el campamento donde tengamos reservada la pernocta. Por supuesto este es un servicio que hay que pagar aparte.

* Y si viajamos en época de vacaciones o fines de semana, reservar nuestra estancia en alguno de los campamentos con la necesaria antelación en esta página web de South Africa National Parks desde la que se centralizan todas las reservas de todos los parques nacionales. Toda la información sobre lodges, safaris y reservas en los distintos campamentos del parque la tenéis en en la web del parque.

* Si seguimos estas normas básicas y somos prudentes, disfrutaremos de unos días inolvidables en este santuario de la naturaleza africana. Para todo aquel que no se sienta con el ánimo de viajar por su cuenta existen numerosas excursiones organizadas incluso desde el propio campamento. Si tenemos la suerte de albergarnos en un lodge privado, no tendremos que preocuparnos absolutamente de nada.

* En el Kruger existen varios tipos de campamentos: los de tipo público, los campamentos privados y los más pequeños llamados bushveld. En todos se hace un pequeño pago en concepto de entrada al parque y en casi todos los de uso público como Berg-en-Dal, Pretoriuskop, Lower Sabie, Satara o Skukuza, encontramos áreas de acampada y zonas con chozas de techo de paja totalmente acondicionadas por unas 60€ la noche. En todos los campamentos públicos, excepto Orpen y Crocodile Bridge hay restaurantes abiertos para el desayuno, comida y cena con servicio de buffete. Además, en todos hay gasolinera y tiendas con víveres, guías y tienda de recuerdos. Muchas de las cabañas de los campamentos del Kruger cuentan con aire acondicionado, baño con ducha, nevera… y con la imprescindible barbacoa. Un consejo: comprar vuestra propia comida si vais a pasar unos día en el Kruger porque el menú de los restaurantes de los campamentos es siempre el mismo, y pésimo.

.Kruger Skukuza

Kruger 2051.

* Los campamentos bushveld son más pequeños, ofreciendo una relación con la naturaleza más intensa y más tranquila, pero sin tiendas ni restaurantes, ni piscinas ni otras comodidades. Y encima son un poco más caros que los grandes campings. Finalmente, campamentos como Boulders, Malelane y Roodewal, ofrecen un paquete conjunto de alojamiento familiar o para grupos en casas de estilo rural. No son muy grandes ya que tienen limitada su capacidad a una veintena de huéspedes como mucho y también poseen zonas de acampada para uso exclusivo de los visitantes que llegan hasta aquí en sus propias tiendas de campaña o caravanas. El Parque Kruger tiene también alojamientos exclusivos dirigidos de forma privada donde todo está incluido, el servicio es de lujo y los precios también. Aunque algunos de estos lodges están considerados entre los mejores de África, en esta ocasión vamos a centrarnos en los grandes de uso público ya que en otro artículo os cuento los detalles de cómo vivir un safari de lujo en la exclusividad de campamentos como los de Welgebonden o Entabeni.

 * En todos los campamentos hay mapas indicando los lugares concretos donde los visitantes señalan los avistamientos más recientes de los animales. Este sistema de imanes por colores es muy popular, pero debido al aumento de la caza furtiva se han retirado los imanes por ejemplo, de los rinocerontes para evitar dar pistas de su ubicación. Hay que tener en cuenta que en el Kruger Tres de los “big five” están siendo objeto de especial vigilancia y protección debido al aumento de la actividad de la caza furtiva. Por supuesto los rinocerontes, pero también los elefantes. Y últimamente los leones que gustan de los espacios abiertos más frecuentes en el centro del parque. Para los que no quieran usar su vehículo en el parque siempre queda la opción de contratar excursiones con los vehículos oficiales del Parque. Hablando de caza furtiva, esta es una guerra abierta entre las autoridades y los furtivos. Y una guerra a muerte. En muchas de las reservas privadas que rodean el Kruger han optado por cortar el cuerno de los rinocerontes tras anestesiarlos. Aún así los furtivos están acabando con todos los rinocerontes del continente. Si te encuentras con personas sospechosas merodeando por el parque, pon una distancia prudencial y a continuación no dudes en dar aviso inmediato al teléfono de emergencias del parque.

.Mapa Kruger

Kruger contra el furtivismo.

 * Recuerda que un buen Seguro de Viajes te puede ahorrar preocupaciones y resolver muchos problemas. Así que ni lo dudes. Desde aquí te recomiendo MONDO, el seguro de viaje inteligente para viajeros inteligentes.  Además contratando tu seguro desde esta página tienes un 5% de descuento.

.

Entrando en el mayor parque nacional de Sudáfrica por la zona Sur

La zona más visitada del Kruger es la zona sur debido a que es la más próxima a Johannesburgo y a Pretoria, además de contar con una gran densidad de animales. Aquí abundan los elefantes, búfalos, hipopótamos, rinocerontes, kudus, antílopes, jirafas o cebras. También es posible encontrar leopardos, hienas y leones, aunque éstos últimos abundan más en el centro del parque. Aquí se puede cumplir el sueño de ver los 5 grandes en un par de días con un poco de suerte y os aseguro que esto no es fácil en otros lugares de África. Por ello la mayoría de campamentos públicos y privados más visitados se encuentran en esta área. Te aconsejo estudiar antes el Mapa general del Kruger para ubicarte sin problemas en el parque.

.Kruger cebra

Kruger kudu.

Entre los campamentos públicos de la zona sur hay que destacar el de Skukuza que es el mayor existente en el Kruger y cuenta hasta con un banco y servicios médicos. Tiene un mirador con terraza y restaurante justo sobre el río Sabie que es una maravilla al atardecer. En cualquier momento, mientras estás tomando una cerveza o un vino sudafricano en su terraza elevada, puedes ver aparecer una manada de elefantes dispuesta a cruzar el río justo a unos pocos metros de distancia. Aquí hay sitio para casi 700 visitantes sin contar con la zona de acampada.

Pretoriuskop, a ocho kilómetros de la Numbi Gate, es otro campamento que se convierte en un hervidero de familias con niños en verano ya que es de los pocos que tienen piscina junto al de Berg-en-Dal. Otro campamento con un mirador sobre el río es el de Lower Sabie, donde se puede almorzar a mediodía antes de iniciar el ascenso hacia el norte o si os quedáis a dormir, disfrutar de un atardecer único entre hipopótamos, búfalos y elefantes en la charca de Sunset Dam.

.Kruger Skukuza rio Sabi

Kruger río Sabie

..

Por los caminos del Kruger

Las carreteras están en muy buen estado y bien señalizadas al igual que los caminos de grava y tierra. Son fáciles de recorrer en temporada seca, pero en época de lluvias el Kruger la cosa cambia, además de que la posibilidad de ver animales disminuye. Las crecidas en los ríos pueden desbordar los puentes y cortar las carreteras así que mejor mirar la previsión del tiempo con antelación. Y no te confíes. Los límites de velocidad están para cumplirse así que no te extrañe encontrar radares móviles de velocidad a lo largo de las principales carreteras del parque.

La primera vez que se recorre el Kruger uno no puede imaginar que va a ver tantos animales a lo largo del día. Los elefantes aparecen cruzando los caminos, protegiendo a sus crías a la sombra de los árboles, refrescándose en las orillas de los ríos. Están por todas partes y sus efectos sobre la naturaleza son impactantes. En unas horas de camino encontraremos miles de árboles tronchados con sus ramas arrancadas, con la corteza desgarrada, o simplemente arrancados de raíz. Si paramos el coche y escuchamos atentamente es fácil oír el crujido de ramas rotas de las acacias que van señalando su paso.

A veces el paisaje es realmente desolador, como si un cataclismo de grandes dimensiones se hubiera abatido sobre las grandes zonas arboladas. Lo sorprendente es ver que todavía quedan árboles en pié, así que el poder regenerador de la naturaleza tiene que ser todavía de mayores proporciones que el poder destructor de los casi 12.000 proboscidios que se pasean a sus anchas por el parque.

.Kruger elefantes entre el bush

Kruger efectos d ela superpoblación de elefantes

Kruger primer plano de elefante.

La carretera que bordea el río Sabie ofrece un paisaje que alterna bosques con algunos árboles de gran porte con extensiones más abiertas de terreno. Es en esta mezcla de terrenos donde se encuentran a gusto hienas, leones y, sobre todo, los leopardos. Es en esta zona donde se puede localizar a este esquivo felino, el más difícil de ver de los “big five“. Además en las zonas más cercanas al río abundan los cocodrilos y los hipopótamos. Tanto por sus facilidades y servicios como por la belleza del emplazamiento, recomiendo en esta parte sur los campamentos de Skukuza y de Lower Sabie. Ambos están situados a las orillas del río Sabie. En los alrededores de este último campamento se pueden localizar guepardos y rinocerontes por ofrecer un entorno más abierto.

.Kruger Sabie river

Kruger. Encuentra el leopardo

Es preciso estar muy atento para descubrir el que quizás es el animal más esquivo del Kruger: el leopardo

Kruger leopardo

Kruger rinocerontes

.

Fotografiando en un entorno natural complicado

El Kruger es un lugar difícil para el fotógrafo sencillamente porque los animales salvajes no se dedican a posar. Te hartarás a fotografiar culos porque en cuanto te acercas a algún animal te da la espalda y se va. Es cuestión de pura suerte encontrar ese leopardo tan esquivo o a unas leonas atacando una cebra. Además las condiciones de luz durante las horas centrales del día son una pesadilla ya que la dureza lumínica deja las fotos planas, sobreexpuestas.

Por otro lado durante las horas centrales del día los animales se ocultan entre la maleza o bajo las sombras de los árboles. Fotografiar en estas condiciones es una pelea constante para evitar los contrastes brutales entre las luces y las sombras. A esto se añade que has de disparar con enfoque manual para evitar que el enfoque automático se vuelva loco al centrarse en ramas, hojas, y todo tipo de obstáculos tras los cuales se ocultan los animales.

.
Kruger elefantes bajo las sombras.

En estas condiciones las mejores horas son sin duda las del amanecer y atardecer cuando la luz se hace más suave. Los animales salen de sus escondites y aparecen los relieves con los tonos cálidos. Tampoco hay que olvidar unos prismáticos y al menos un buen tele de al menos 300 mm. además de un gran angular para la fotografía de paisajes. El uso de un trípode, monopié o un buen punto de apoyo en el coche son casi obligatorios con estos objetivos para captar escenas que se pueden encontrar muy alejadas. Y lo más importante, paciencia, paciencia y más paciencia.

El comportamiento animal sigue algunas pautas establecidas que podemos aprovechar. Pero a veces pasaremos horas delante de una charca en pleno amanecer sin que aparezca ni un solo animal. Otras veces podemos tener la suerte de encontrarnos con animales tan escasos que en los campamentos existen carteles donde te piden que indiques el lugar exacto de su avistamiento. Y si puedes, que envíes alguna foto a su web para actualizar el censo de animales. La espera merece la pena cuando a unos metros observas el momento más peligroso para la vida de una jirafa: cuando tiene que agacharse a beber y queda totalmente indefensa. Puede pasar mucho tiempo vigilando hasta que finalmente se decide a beber. Ya sabes, paciencia.

.Kruger jirafa bebiendo 1

Kruger jirafa bebiendo 2.

Cuando fotografíes animales intenta acercarte al máximo, mantente en silencio, no hagas gestos bruscos. Si puedes hazlo desde una posición baja ya que todas las fotos de animales suelen hacerse desde arriba y parecen iguales. Y siempre mantén una distancia prudencial que te permita alejarte en caso de ataque. A mí se me dio por fotografiar las pieles de los animales y sus texturas. Algo bastante complicado porque o cargas con un tele muy potente o tienes que acercarte mucho. Os dejo con estas fotografías para enlazar con el siguiente capítulo de este viaje. En él os llevo a recorrer el área central y norte de esta “joya de la corona” de los parques sudafricanos que es el Kruger.

.Kruger. Detalle de la piel de elefante.

Kruger. Detalle de la piel de elefante.

Kruger, piel de cebra

Kruger, piel de wild dog

Kruger , piel de búfalo

Kruger , piel de camaleón

Kruger piel de jirafa

Kruger piel de rinoceronte

.

Artículos relacionados:

Visitando el Parque Nacional Kruger. Zonas Centro y Norte

Safari fotográfico de lujo en Sudáfrica

Safaris privados o por tu cuenta en Entabeni y Pilanesberg

Mabula Game Reserve: 12.000 hectáreas de safari fotográfico

Un safari fácil y muy completo en el P.N. Chobe de Botswana

El Museo del Apartheid, testigo y memoria del odio racial en Sudáfrica

Johannesburgo. Sudáfrica, el África más accesible

Un viaje a los orígenes de la Humanidad: Sterkfontein

.