Cosas que echaré de menos de Croacia.

Los atardeceres sonoros de Zadar

Sobre todo esos atardeceres mágicos y eternos de Zadar que llenan el cielo de tonalidades anaranjadas y rojizas. Momentos inolvidables sentado en el malecón donde se encuentra el Órgano de Mar mientras cae el sol en el horizonte.

Y con el sonido de fondo provocado por el vaivén de las olas de ese instrumento único en el mundo. Es la conjunción de los elementos en forma de sensaciones. El sol, el mar, el cielo, el revolotear de las golondrinas y la paleta de colores que desdibujan las nubes y se reflejan en la superficie de las olas.

.Atardecer en Zadar

Atardecer en Zadar 2.

Pero tampoco me olvido de los atardeceres casi imposibles de Dubrovnik. Debido a su posición geográfica son atardeceres que apenas se intuyen y quedan casi ocultos tras las murallas de la antigua ciudad veneciana. Quizás el mejor lugar para disfrutar de esos atardeceres está entre las terrazas abiertas extramuros sobre las rocas que soportan la parte de las murallas que dan al mar. Y también en la pequeña playa de Banje desde donde se dibuja la silueta del Puerto Viejo, las torres y murallas de la ciudad.

.Atardecer en Dubrovnik 1

Atardecer en Dubrovnik 2

Atardecer en Dubrovnik 3

.

El color esmeralda y turquesa de Plitvice

Así debía ser el paraíso en la tierra. Recorrer este parque nacional, el más visitado de Croacia, es un ejercicio de puro placer visual y sensorial. Los Lagos de Plitvice son un edén revestido con lagos de tonalidades entre verde esmeralda y azul celeste. El parque cuenta con infinidad de cascadas y caídas de agua, riachuelos de aguas trasparentes, lagunas donde los peces están al alcance de la mano y caminos entre bosques de musgo y árboles centenarios.

.Plitvice_1769

Plitvice_1699.

La combinación de verdes crea un efecto mágico. Una ensoñación visual acompañada por el sonido constante de las cascadas de agua pura que salpican el paisaje. El sonido aquí tiene dos colores: el verde y el celeste.

.Plitvice_1506

Plitvice_1478

.

El mundo de agua de Krka

Parecido a Plitvice y a la vez diferente. Un espacio natural apenas trasformado por el hombre en forma de molinos de agua asentados junto a cascadas rugientes. Aquí los bosques están salpicados de higueras que esparcen su olor dulzón en un aire puro donde resuena el croar de las ranas. En los lagos de agua trasparente los bancos de truchas se arremolinan nadando casi estáticas contracorriente. Las libélulas azules revolotean entre las flores y los nenúfares crecen en charcas de agua clara entre ruedas de molino abandonadas. El agua nos acompaña siempre en Krka.

.Krka_1078

Krka_1011

Krka_1130

Krka_1149

Krka_1057

Plitvice_1567

.

El mar Adriático

Tan especial, tan limpio. Un mar en el que apetece bañarse constantemente, sumergirse, flotar, zambullirse. Un mar que queda recortado entre las islas que salpican la costa croata. Un mar tranquilo y trasparente salpicado de tonalidades celestes donde uno siente que puede olvidarse del mundo. Un mar por el que navegar a vela bajo sus atardeceres naranjas tiene que suponer un placer muy especial.

.Primostene_1840

Croacia_5122

Zadar_0866

.

La tranquilidad y educación de los croatas y la limpieza de su país

Viajar a un país donde encuentras las casas con las puertas abiertas, con gente amable que te sonríe y donde las buenas maneras y la educación son la norma habitual supone una muy agradable sorpresa. Croacia es más Europa que muchos lugares de Europa. Las calles de sus ciudades y pueblos brillan de lo limpias que están. No hay colillas de cigarrillos, ni papeles, ni cacas de perro, ni basuras desparramadas.

.Zadar_3079

Dubrovnik_2385.

La gente es amable, sonríe casi siempre y no grita a pesar de estar en lugares llenos. No se siente ningún tipo de agresividad ni violencia en este país donde el civismo es la norma habitual. Quizás por ello el turismo en Croacia es muy familiar, un lugar donde los niños juegan a su aire mientras sus padres se relajan. Por su fuera poco, la vida en la calle y los horarios me han recordado a los españoles. Las terrazas y las calles están llenas a todas horas, se come y se cena tarde y hay música y ambiente en cada callejón, plaza o restaurante.

.Una emprendedora en Trogir

Trogir_2024

Trogir_2103

.

Subir a torres, murallas y campanarios 

Una actividad que permite ver las ciudades desde arriba, atardeceres diferentes, hacer ejercicio, aislarse de las multitudes y de paso saber qué hora es. Son totalmente visibles desde casi cualquier punto de estas ciudades y os recomiendo especialmente la Torre de la Catedral de Santa Anastasia en Zadar, la Torre de la Catedral de Split y la Torre del Campanario de la Catedral de Trogir. También la Torre Minceta, el punto más alto en las Murallas de Dubrovnik, ofrece unas vistas espectaculares sobre los tejados de la ciudad.

.Torre de la Catedral de Santa Anastasia en Zadar

Atardecer desde la torre de la Catedral de Santa Anastasia en Zadar

Vistas de Trogir desde la Torre del Campanario de la Catedral

Torre de la Catedral de Split 1

Torre de la Catedral de Split 2

Torre de la Catedral de Split 3

Torre Minceta en Dubrovnik

Vistas desde la Torre Minceta en Dubrovnik

.

Cosas de Croacia que no echaré de menos

Las fronteras absurdas

Recorrer la costa de Croacia para llegar o salir de Dubrovnik obliga a cruzar las fronteras con Bosnia-Herzegovina. Hacer una guerra civil como la sufrida en la ex-Yugoslavia, provocar tanto dolor, tantas víctimas, muerte y sufrimiento para acabar poniendo unas fronteras es uno de esos grandes absurdos tan propios del ser humano. Desde luego no echaré de menos las largas esperas, las colas kilométricas en las carreteras de acceso bajo el sol, ni los controles de pasaportes. Tanto dolor para esto.

.Croacia_5012

Mostar_2286

.

La masificación veraniega

Si vuelvo a Croacia no será en verano. En julio y agosto intentar bañarse bajo las cascadas de Krka es toda una odisea. Recorrer a determinadas horas las pasarelas de Plitvice puede ser una tortura de golpes y empujones. Entrar en Dubrovnik a determinadas horas una lucha a brazo partido. Acceder a las calles que ahora ocupan las estancias del antiguo Palacio de Diocleciano en Split, un baño de multitudes. Son lugares y momentos puntuales donde la concentración de turistas pueden convertir la visita al monumento más hermoso o al paisaje natural más especial en una auténtica odisea. Por desgracia una masificación incontrolada de la que yo también he formado parte…por última vez. Cualquier otra época del año para visitar Croacia sin duda será mejor.

.Plitvice_1693

Krka_1088

Dubrovnik_2623

Dubrovnik_2401

Dubrovnik_2350

.

La gastronomía

Lo he intentado. Una y otra vez. Desde el cordero asado a los risottos, de las pizzas al pescado fresco, de los mariscos a la pasta, de las ensaladas a los helados y la horrible pastelería. La gastronomía croata de la costa de Dalmacia ha sido una sucesión de platos insulsos, sin carácter. Hay productos de calidad, los pescados, las verduras, frutas y hortalizas son estupendas. Pero a la hora de cocinar falta preparación, falta sabor, falta magia.

.Neretva_2895

Trogir_2075
Zadar_0780.

Y eso por no hablar de las horribles patatas fritas congeladas servidas ya hasta en los mejores restaurantes. Pero el premio gordo se lo lleva la pastelería, con una masa amazacotada, insulsa y vulgar, igual en todas partes. Cuando veáis el cartel de Pekara, pastelería, ya podéis salir corriendo. Sí, en Croacia se come, pero sin más. Y otra cosa: os reto a encontrar algún lugar donde sirvan desayunos, sí, desayunos con tostadas, bollería, mermeladas, salchichas, huevos, fruta, zumos…

.Dubrovnik_2366

Croacia pizza

Croacia risotto

Croacia trucha empanada.

Las cervezas croatas son de las pocas cosas que se salvan con nota en la gastronomía croata. Las Karlovacko, Ozujsko o la Pan son cervezas con cuerpo y estilo propio. Porque los vinos tampoco es que sean una maravilla. Eso sí, si has de elegir un vino, los blancos sobresalen de forma destacada sobre unos tintos bastante poco afortunados.

.Croacia_5025

.

Aquí no hay playa

Si vienes a Croacia buscando playas te has equivocado de lugar. Para los que estamos habituados a las playas de arena, grandes o pequeñas, recorrer la costa croata tras playas así supone lanzarse a una búsqueda del tesoro. Sencillamente, no hay playas de arena en Croacia. Y las pocas que hay son de piedra triturada que hace obligatorio el uso de algún tipo de calzado para no destrozarse los pies. Eso sí, las pequeñas calas de aguas límpidas entre las rocas, o los malecones y embarcaderos de los puertos compensan la ausencia de las playas “tradicionales”. Reconozco que me chocó al principio, pero luego bañarme en estos rincones fue una auténtica gozada. Memorables los chapuzones en las rocas a los pies de las murallas de Dubrovnik.

.Playa de piedras de Primostene

Dubrovnik_2450.

Al final de todo viaje lo que queda son sensaciones, recuerdos, imágenes, olores, sabores, instantes fugaces que permanecen en la memoria para siempre. Son todo lo que nos hace entender un lugar, hacerlo nuestro, vivirlo cada vez que lo recordamos. En estos días de viaje por la costa de Croacia he recopilado una amplia colección de esas sensaciones, algunas muy intensas. Porque este es un país que invita a perderse y a recorrer sus rincones todavía desconocidos. Cuando viajéis a Croacia quedaros con esos colores del cielo, del mar y de los lagos y ríos, con el piar y el vuelo de las golondrinas, con la intensidad del olor de sus flores, con los sonidos del mar, con la amabilidad de los croatas, con sus grandes llanuras y bosques todavía despoblados…Porque Croacia es de esos lugares donde todavía quedan muchas cosas por descubrir.

.

Recuerda que un buen Seguro de Viajes te puede ahorrar preocupaciones y resolver muchos problemas. Así que ni lo dudes. Desde aquí te recomiendo MONDO, el seguro de viaje inteligente para viajeros inteligentes.  Además contratando tu seguro desde esta página tienes un 5% de descuento.

.

Artículos relacionados:

.

Los Lagos de Plitvice, un paraíso de verdes y celestes en Croacia

.

.