Los lagos de Plitvice y los sonidos del agua.

Pocas veces he visto paisajes tan hermosos como el de los Lagos de Plitvice. Un lugar donde el color verde de los árboles, los helechos y los musgos cubre el bosque por entero. Donde el sonido del agua te acompaña en todo momento.

Valparaíso y su colorida realidad caótica.

Llegar a Valparaíso es darse de bruces con una ciudad que se despliega entre altos cerros plagados de casitas de colores, anti estéticos edificios modernos y largas avenidas portuarias. Además de todo un laberinto de callejuelas reviradas, cuestas y laderas que hacen inútil cualquier plano.

Chernóbil: lugares prohibidos.

Estoy en Pripyat, la ciudad más cercana a la central nuclear de Chernóbil. Estoy en uno de los muchos lugares cuyo acceso está prohibido. Se supone que no debo estar aquí, en este edificio donde la radiación permanecerá durante muchos miles de años.

Sí, estoy en el desierto y no es un sueño

Abro los ojos y me digo que no, que no estoy soñando. La primera luz de la mañana apenas se insinúa entre las telas que cierran el acceso a la tienda bereber. El silencio es total. Entonces recuerdo y sonrío: estoy en el desierto del Sahara, durmiendo en medio de las dunas del erg de Merzouga.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies