Valparaíso y su colorida realidad caótica.

Llegar a Valparaíso es darse de bruces con una ciudad que se despliega entre altos cerros plagados de casitas de colores, anti estéticos edificios modernos y largas avenidas portuarias. Además de todo un laberinto de callejuelas reviradas, cuestas y laderas que hacen inútil cualquier plano.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies