Machu Picchu y sus misterios no tan misteriosos.

Machu Picchu es el destino soñado por millones de personas. Y en este caso os confirmo que la realidad supera cualquier expectativa, fotografía, vídeo o reportaje que hayas podido ver. Pero es un viaje que se puede hacer de muchas formas y que resulta algo complicado de organizar.

En mi caso he tenido aciertos y cometido errores a la hora de planificar este viaje. Los atractivos de Machu Picchu y de su entorno son tantos que resulta casi imposible disfrutar de todos ellos a no ser que dispongas de mucho tiempo. Por eso antes de ir conviene saber exactamente qué es lo que quieres hacer, qué quieres visitar, cuándo y cómo hacerlo. Y ajustar todo esto tanto a tu presupuesto como al tiempo de que dispones.

Y para ayudarte en todo esto he escrito tres artículos:

  1. El que estás leyendo. Para mostrarte las diferentes opciones que tienes para viajar a Machu Picchu. Entender lo que supone organizar este viaje y pistas para superar las dificultades iniciales.
  2. Mi experiencia personal con el viaje desde Cuzco a Aguas Calientes en tren. Y de aquí a recorrer la ciudadela para enseñártela tal como la vi. Ya te digo que ha sido algo inolvidable.
  3. La subida a la montaña Machu Picchu. Por si te animas a subir hasta los 3.082 m. para ver la ciudadela y su entorno desde otro punto de vista.

He conversado con otras personas acerca de cómo han vivido-sufrido-disfrutado esta experiencia. Y la mayoría me confirmó que de tener la oportunidad haría las cosas de forma diferente. Por tanto no creo que haya una fórmula mágica ni definitiva de acometer esta pequeña-gran aventura. Es lo bueno de Machu Picchu: es un destino que te permite hacerlo tuyo y al que siempre apetece regresar. No decepciona jamás. Y eso a pesar de todos los inconvenientes organizativos y de su gran problema: la masificación.

 .

Un poco de Historia: su redescubrimiento

Sí, todos sabemos que Machu Picchu es una ciudadela inca en lo alto de una montaña en los Andes peruanos. También sabemos que la descubrió Hiram Bingham, un profesor norteamericano de la ciudad de Yale. Pues no.

Porque en realidad las ruinas ya habían sido descubiertas por Agustín Lizárraga, un hacendado cuzqueño, en julio de 1902. Es decir, 9 años antes de que Bingham pasara por allí en 1911. El mismo Bingham encontró una inscripción escrita por Lizárraga en el templo de las Tres Ventanas. Sin embargo la Historia es propiedad de quien la escribe. Y en este caso fue Bingham, que realizó excavaciones arqueológicas entre 1912-1915. Y ya en 1913 publicó su primer artículo sobre sus hallazgos en National Geographic.

De paso Bingham aprovechó para hacerse con casi 50.000 objetos incas que se llevó a la Universidad de Yale y además se hizo rico con la venta de muchos de ellos. Más de un siglo después desde la Universidad de Yale apenas han restituido unos cientos de objetos. Bingham fue eliminando progresivamente las menciones a Lizárraga en los libros que escribió sobre su «descubrimiento». Hasta borrarlo por completo de la historia. Por cierto, Lizárraga murió arrastrado por el río Urubamba la segunda vez que intentó llegar a Machu Picchu.

.

¿Quién construyó Machu Picchu?

La ciudadela inca fue construida a mediados del S.XV cuando Pachacútec, hijo del Inca Huiracocha, conquistó esta zona de los Andes centrales. En principio se trataba de un centro ceremonial ubicado entre las montañas Machu Picchu y Wayna Picchu. Pachacútec aprovecho la conquista de Apurimac y Ayacucho para trasladar forzadamente hasta aquí como fuerza de trabajo a parte de las poblaciones vencidas, sobre todo a los chankas. Fueron ellos los que levantaron la mayor parte de las construcciones y trabajaron aquí como mitimaes (esclavos) para las élites incas.

.

Los españoles sí sabían de la existencia de Machu Picchu

La entrada de los españoles junto a sus aliados indígenas en Cuzco en 1534 y la posterior conquista de la región no supuso el abandono total de Machu Picchu. Aunque casi. Los prisioneros esclavizados por los incas aprovecharon la descomposición del imperio para escapar y volver a sus territorios. Por otro lado, parte de las élites incas marcharon a Vilcabamba para unirse a la rebelión de Manco Inca iniciada en 1536 contra los españoles.

Con la derrota inca y el paso de los años Machu Picchu se convirtió en un poblado agrícola tributario de la encomienda española de Ollantaytambo. Los españoles, por lo tanto, conocían la existencia de Machu Picchu ya que el tributo era pagado una vez al año. Ya en 1568 documentos españoles nombran a Juan Mácora como curaca (jefe político o administrativo) de Machu Picchu. Y así, cambiando de mano entre las diferentes administraciones y haciendas coloniales, Machu Picchu se mantuvo habitada hasta la independencia del Perú en 1821. La época republicana supuso el abandono definitivo de la ciudadela, un lugar ya muy aislado y carente de importancia. La Naturaleza lentamente recuperó lo que era suyo hasta su redescubrimiento a comienzos del S.XX.

.

La gran pregunta: ¿cómo llegar a Machu Picchu?

Esta cuestión es la que se hace cada uno de los millones de visitantes que quiere llegar hasta aquí. En las redes sociales, en blogs y guías turísticas hay tal cantidad de información que muchas veces resulta confusa o contradictoria. Porque hay muchas formas de venir dependiendo de tus intereses y sobre todo, de tu presupuesto. Así que te voy a hacer un resumen que te lo va a dejar muy claro.

Lo primero que hay que decir es que sólo se puede llegar hasta Machu Picchu de tres formas:

1.- Caminando. Haciendo la Ruta del Camino Inca que te lleva hasta la entrada a la ciudadela tras unos 3-4 días de caminata.

2.- Por carretera desde Ollantaytambo o Cuzco hasta la Hidroeléctrica, y luego caminando 9 Km. hasta Aguas Calientes.

3.- En tren desde Cuzco (unas 3 horas) o desde Ollantaytambo (una hora y media), para llegar a Aguas Calientes.

Intencionadamente y para controlar el flujo de visitantes el Gobierno peruano ha decidido no construir una carretera hasta el pueblo de Aguas Calientes. A su vez desde aquí sólo se puede acceder a Machu Picchu de dos formas:

1.- A pie. Una larga y pesada caminata en ascenso que te hará llegar ya exhausto y sin energías a la ciudadela. Por lo tanto ya te digo que esta opción es bastante desaconsejable. Comprobarás que pocas veces un dinero gastado en un autobús (poco más de 20 dolares) merece tanto la pena.

2.- En los buses oficiales que ascienden por la carretera Hiram Bingham y que toman una media hora hasta la entrada a la ciudadela.

.

La opción más económica, las intermedias y las aventureras

Hay tantas formas de llegar a Machu Picchu que te costará optar por una sola. Dependiendo de tu perfil, de tus intereses y de tu bolsillo, te voy a indicar aquí sólo las más conocidas.

1.- Si viajas con un presupuesto ajustado:

La opción más económica pasa por subirse a una furgoneta pública (colectivo) hasta Santa Teresa que lleva unas 6 horas, y de aquí en taxi o colectivo hasta la Hidroeléctrica ubicada a 9 Km. de Aguas Calientes. También podrás contratar la opción de ir directamente hasta la Hidroeléctrica (en 7 horas) en cualquier agencia de viajes de Cuzco (30-35 dólares). Una vez en la Hidroeléctrica tendrás que ir andando (unas 3 horas) hasta el pueblo. O en un corto trayecto en tren del Perú Rail. De una forma u otra tendrás que pernoctar en Aguas Calientes para hacer la visita al día siguiente.

Ya he comentado que querer ahorrarse el precio del autobús que sube de Aguas Calientes hasta la ciudadela es contraproducente. Llegarás tan cansado que no podrás hacer la visita en condiciones.

 2.-Si viajas con un presupuesto intermedio, las opciones se amplían. Aquí te dejo unas cuantas:

  • Excursiones organizadas:

     a.- La excursión organizada “express”. Si no tienes mucho tiempo puedes contratar una excursión desde Cuzco que te organiza todo el viaje en tren y la visita guiada a Machu Picchu en un sólo día.

Tiene la ventaja de que no tienes que preocuparte de nada. Te hacen la reserva de tren, del autobús de Aguas Calientes, de la entrada y llevas guía para la visita a Machu Picchu. Y todo esto en un sólo día en el que visitas lo esencial. La principal desventaja es que no podrás subir al Huayna Picchu o a la Montaña Machu Picchu.

     b.- La excursión organizada de 2 días. Es como la anterior, pero pasando la primera noche en Aguas Calientes. Las entradas para subir al Huayna Picchu o a la montaña Machu Picchu son opcionales y se pagan aparte.

  • Excursiones por libre

1º.- la excursión de 2 días por tu cuenta. En este caso mi recomendación es viajar desde Cuzco hasta Ollantaytambo en colectivo o trasporte público (parada en c/ Pavitos). El viaje dura una hora y media. Aprovecha para visitar el que quizás sea el pueblo con más encanto del Valle Sagrado y pasa la noche aquí. Al día siguiente hay que tomar el primer tren hasta Aguas Calientes para enlazar con los autobuses que suben a la ciudadela. Tras visitar Machu Picchu puedes regresar en los trenes de la tarde a Cuzco.

Con esta opción por libre te ahorrarás parte del costo del tren desde Cuzco. Y podrás visitar Ollantaytambo que es infinitamente más interesante que Aguas Calientes. Eso sí, sólo te dará tiempo a visitar la ciudadela y elegir entre Huayna Picchu o la montaña Machu Picchu si te apetece subir a alguna de ellas.

TIP: Visitar el Machu Picchu por libre en un sólo día resulta casi imposible a no ser que salgas desde Ollantaytambo en alguno de los primeros trenes y regreses en alguno de los últimos. Si sales desde Cuzco, lo mínimo son dos días.

TIP: Los boletos oficiales puedes comprarlos en la web de Boleto Machu Picchu

TIP: Hay dos compañías de trenes que hacen el viaje a Aguas Calientes. Perú Rail e Inka Rail. Las dos ofrecen horarios y precios similares. Se pueden llamar Vistadome, Expedition, 360º…La diferencia es que los que tienen ventanales abiertos en el techo son más caros. Te aconsejo adquirir el boleto que mejor se adapte a tus horarios y el punto de partida, ya sea desde Cuzco (estación de San Pedro) o desde Ollantaytambo.

2º.- Excursión de 3 días por tu cuenta. Es como la anterior, pero durmiendo en Aguas Calientes para salir muy temprano estirando la visita de Machu Picchu hasta su cierre. En teoría las visitas a la ciudadela se hacen en dos turnos, uno de mañana y uno de tarde. El tiempo máximo de visita sólo a la ciudadela es de 4 horas. Y de 7 horas si tienes boletos para acceder al Huayna o la Montaña. Pero una vez dentro nadie controla cuántas horas llevas de visita. Eso sí, con esta opción tendrás que pasar noche en Aguas Calientes o tener plaza en los trenes que salen a las 19 horas hacia Ollantaytambo o Cuzco.

TIP: Ten en cuenta que pasar noche en Aguas Calientes te disparará el gasto ya que los precios suelen ser el doble que en el resto del país. Por eso recomiendo organizar el viaje a Machu Picchu optando por dormir siempre en Ollantaytambo a la ida o al regreso.

3.- Viaje con presupuesto alto.

Si escoges esta opción seguramente recurrirás a una agencia para que te organice absolutamente todo, incluido el viaje en el famoso tren de lujo Belmond Hiram Bingham. O si lo prefieres puedes volar en helicóptero a Aguas Calientes. Teniendo dinero todo es posible. Tendrás guía propio y te podrás alojar en los mejores hoteles. No puedo contarte más de esta modalidad por ahora. Quizás en el próximo viaje.

4.- Viaje para aventureros

La forma más conocida de llegar hasta el Machu Picchu en plan aventurero es hacerlo a pie por el Camino Inca durante 4 días. Dependiendo del punto de partida puede hacerse en 3 o en 4 días. Y lo más fácil es organizarlo a través de una agencia que te facilitará guías, se encargará de trasportar el equipaje en mulas, de montar los campamentos y de las comidas y cenas.

Y si el Camino Inca te parece ya muy trillado, puedes optar por escoger la Ruta Salkantay, esta vez durante 5 días. De paso podéis acercaros hasta la laguna Humantay que está muy cerca del campamento base en el punto inicial de la ruta. Así podéis ir entrenando los músculos de las piernas.

Vayas como vayas a Machu Picchu la gran desventaja de preparar el viaje por libre es que tienes que:

  • Organizar y coordinar fechas, trenes, horarios, excursiones y hoteles.
  • Además tienes que reservar las entradas con la antelación suficiente. Ten en cuenta que las reservas para el Huayna Picchu se hacen al menos con 3 meses de antelación. Las de la Montaña Machu Picchu con 2-3 semanas. Y las de los trenes con varios días mínimo.

Ahora toma todo esto y agítalo en una coctelera junto a tus horarios de vuelo, días disponibles y presupuesto. Tendrás un bonito rompecabezas con el que entretenerte mucho tiempo hasta conseguir que todo encaje.

.

¿Qué hice yo?

En mi caso opté por la opción 1 de “excursión por libre”, pero durmiendo la primera noche en Aguas Calientes. Tenía reservada la subida a la Montaña Machu Picchu a las 9 de la mañana ya que las entradas al Huayna Picchu estaban agotadas desde hacía meses. Además no pude encontrar plazas en los primeros trenes desde Ollantaytambo (el primero sale a las 5:05 am). Así que tuve que pasar noche en Aguas Calientes, uno de los pueblos menos atractivos que he conocido en mi vida. Y eso que el entorno donde está enclavado es una pura maravilla.

TIP: Recuerda que lo más importante para visitar Machu Picchu es reservar todo con mucha antelación en cuanto sepas las fechas del viaje.

Si quieres ver algo más que la ciudadela lo primero que tienes que hacer es comprar la entrada. Las combinadas de Machu Picchu+Huayna Picchu son las primeras que desaparecen. Si ya no encuentras, compra la entrada a Machu Picchu+Montaña Machu Picchu. Ten en cuenta que la subida a la Montaña Machu Picchu es bastante dura y te llevará entre 3 y 4 horas. La subida a estos dos lugares se hace siempre por la mañana.

Aquí te dejo un resumen de las opciones a la hora de comprar entradas, así como de los horarios disponibles. En Machu Picchu sólo pueden acceder 5.940 personas al día distribuidos entre las siguientes opciones, turnos y horarios:

  • El Boleto Machu Picchu. Es el básico y solo permite el ingreso en 2 horarios:
    • Turno mañana: entrada desde las 6 a.m. a las 12 p.m.
    • Turno tarde: entrada desde las 12 p.m. hasta las 5.30 p.m.
  • El Boleto Machu Picchu + Huayna Picchu permite el ingreso a la ciudadela desde las 6 a.m. En total 400 personas al día ingresan al Huayna Picchu en 2 horarios diferentes:
    • Grupo 1: ingreso al Huayna Picchu entre 7 a.m. y 8 a.m.
    • Grupo 2: ingreso al Huayna Picchu entre 10 a.m. y las 11 a.m.
  • El Boleto Machu Picchu + Montaña permite el ingreso a la ciudadela desde las 6 a.m. El ingreso a la montaña se hace en dos horarios:
    • Grupo 1: ingreso a la montaña entre las 7 a.m. y 8 a.m.
    • Grupo 2: ingreso a la montaña entre las 9 a.m. y 10 a.m. Esta fue la opción que escogí ya que permite el acceso a la ciudadela a las 8 de la mañana y tener 7 horas disponibles para la visita.

En esta imagen podéis ver al fondo la montaña Machu Picchu (3.082m.)

  • El Boleto Machu Picchu + Museo.Permite el ingreso a la ciudadela en turno de mañana o tarde. Y al Museo de 10 a 16 horas de lunes a sábados. Los domingos, no.

Si sólo te interesa visitar la ciudadela puedes optar por una entrada sencilla a Machu Picchu. Eso sí, has de escoger siempre la fecha exacta y el horario de tu visita. Si no estás el día y a la hora reservada, perderás la entrada. Lo siguiente que has de reservar es el trayecto en tren optando por los horarios que más te convengan. Y por último, reservar los hoteles.

TIP: Mi recomendación es que NO vayas a primera hora. Lo más normal es que a la hora del amanecer todo esté cubierto de nubes o esté lloviendo. Sobre todo en temporada de lluvias, así que sencillamente no verás casi nada.

TIP: La temporada de lluvias comienza en octubre y se extiende hasta marzo. Durante este periodo el Camino Inca se cierra durante unos meses para su mantenimiento. Y tanto el ascenso al Huayna Picchu como la Montaña Machu Picchu resulta complicado. La temporada seca va de abril a septiembre, pero coincide con el periodo de mayor afluencia de visitantes, sobre todo entre junio y septiembre.

TIP: Entre dormir en Ollantaytambo o Aguas Calientes, no lo dudes: Ollantaytambo. Es más barato y es un pueblo mucho, mucho más bonito.

.

Últimas recomendaciones para tu visita:

  • En Machu Picchu no están permitidas un montón de cosas: comer, usar trípodes, palos de selfies, bastones de andar con punta metálica, volar drones, entrar con mochilas grandes (hay unos casilleros de pago donde dejar los equipajes a la entrada). Tampoco se puede beber alcohol, entrar con instrumentos musicales, cochecitos de bebés, banderas o carteles publicitarios. Y está prohibido fumar.
  • Recuerda que dentro del recinto arqueológico no hay baños ni fuentes. Vente provisto de una buena cantidad de agua (en botellas de plástico no, por favor). Usa calzado cómodo que sujete bien los tobillos y con una buena suela, sobre todo si vienes en temporada de lluvias. No te olvides del protector solar, gafas de sol y de anti mosquitos. Te aseguro que las picaduras de los mosquitos de Machu Picchu son inolvidables.
  • Estás en un lugar único en el mundo, Patrimonio de la Humanidad. No dejes basura, no acoses a las llamas y alpacas, ni vayas dando gritos. Y sobre todo no toques las piedras, no te subas a las estructuras ni te lleves ningún “recuerdo” material o natural de tu visita.
  • Recuerda que es obligatorio entrar al recinto de Machu Picchu con un guía privado autorizado o con un guía oficial. En cualquier caso es un servicio que hay que contratar aparte. El guía te acompañará por todo el recorrido de principio a fin y te ayudará a comprender lo que estás viendo. La visita guiada lleva entre dos horas y media y 3 horas. A no ser que tu presupuesto te lo permita y contrates un guía de manera individual, el guía formará grupos de al menos 16 personas. Sólo están exentos del servicio de guía a la entrada los que hayan comprado el boleto combinado con acceso a la montaña Machu Picchu o Huayna Picchu. Aunque en este caso la normativa indica que la visita posterior al yacimiento arqueológico sí debe hacerse con guía.
  • Sólo se puede acceder a Machu Pichhu con el boleto oficial expedido por agencias autorizadas. En los boletos debe figurar un código de reserva, el nombre y apellidos del visitante, el tipo y número de documento oficial, así como la fecha de la visita y hora exacta de la entrada.

  • El tiempo máximo de estancia en Machu Picchu es de 4 horas, ya sea en los turnos de la mañana o en los de la tarde. Con la entrada al Huayna Picchu o a la montaña Machu Picchu puedes estar un máximo de 7 horas.
  • ¿Cuál es mejor turno? Si tienes tiempo de sobra aprovecha la mañana, aunque te puedes encontrar con nubes o con la niebla mañanera, además de ser el momento con más afluencia de visitantes. La visita por la tarde es recomendable si llegas con el tiempo ajustado, si quieres visitar Machu Picchu con menos gente, o si quieres disfrutar de las horas previas al atardecer. Aunque ten en cuenta que en época de lluvias el turno de la tarde suele acabar empapado. De todas formas, sabiendo lo que sé ahora, intentaría hacer los dos turnos.

Con todo lo que he contado ya tienes la información necesaria para empezar a planificar tu viaje a Machu Picchu. Aunque si quieres ahorrarte todos los esfuerzos te recuerdo que puedes recurrir a una excursión organizada. Elijas la opción que elijas, el mejor consejo que te puedo dar es que reserves todo con mucha, mucha antelación.

Recuerda que estás en un lugar declarado nueva Maravilla del Mundo, Patrimonio de la Humanidad y Santuario Histórico y Natural del Perú. ¿Todavía te extraña que quiera venir todo el mundo a verlo?

.

Artículos relacionados:

Ahora sé por qué Machu Picchu es una Maravilla del Mundo

La Montaña Machu Picchu, una experiencia más allá del Huayna Picchu

Lo mejor de Cuzco. Primeras impresiones de la capital histórica de Perú

Cuzco, del «ombligo del mundo» inca a la «Roma de América» colonial

.