Volar en globo, una experiencia única.

Hay cosas en la vida que han de hacerse sí o sí, y la de ver amanecer sobre las formaciones rocosas de la Capadocia subido a un globo y rodeado de otras decenas de globos es una de ellas. Nunca me había planteado antes hacer un vuelo de este tipo porque nunca tuve la oportunidad.

Aunque la verdad es que tampoco estaba entusiasmado con la idea. Pensaba que flotar a unos pocos centenares de metros empujado suavemente por las corrientes de aire no me iba a hacer sentir nada en especial. Pero estaba muy equivocado…Disfrutar en vivo de imágenes como la de esta foto me dejaron sin palabras.

Capadocia en globo 008

Capadocia en globo 013

También es cierto que el escenario en este caso ha sido excepcional y es que Capadocia está considerada como uno de los mejores lugares del mundo para subirse a una de esas cestas de mimbre y dejarse llevar por el aire sustentado simple y llanamente por una masa de aire caliente.

Pero antes me voy a situar. Es verano y me encuentro pasando unos días en el pueblo de Goreme, uno de los más interesantes de Capadocia y epicentro comercial y de todo tipo de actividades turísticas en la zona. Entre todas ellas darse un paseo en globo mientras amanece es una de las más populares y así lo demuestra la cantidad de empresas que se dedican a esta actividad. El precio depende de si quieres disfrutar de esta experiencia apretado como un mono en una jaula con otra 30 personas. O si quieres disfrutar más cómodamente y con vistas de esta experiencia única.

Capadocia en globo 044

.

Dónde, cómo y por cuánto dinero

Por unos 150€ contraté el viaje en un globo con capacidad para 16 personas y con una duración del vuelo de una hora y cuarto. A priori me parecía mucho dinero por tan poco tiempo, pero os aseguro que nunca me arrepentiré de este gasto. Y respecto a la duración, mi percepción del tiempo cambió allá arriba estirándose más allá de lo imaginable. Simplemente me olvidé de la existencia del reloj y me dejé llevar completamente hipnotizado por la experiencia de volar y por el maravilloso paisaje.

El día comenzó muy pronto con el madrugón que supone levantarse a las 4:15 de la mañana para estar preparado a tiempo. Una furgoneta pasó a recogernos a varios clientes del hotel y en 5 minutos estábamos confirmando nuestra identidad en la lista de pasajeros en la oficina de la empresa. Dos minutos más tarde ya estaba asignado a un globo con su correspondiente piloto y tomándome un café y algo de comer en el local habilitado para ello junto a decenas de otros expectantes y somnolientos clientes.

Todo funcionaba como una máquina bien engrasada. A las 5:30 estaba subiendo en una furgoneta que nos llevó hacia las afueras de Goreme. Por los campos de los alrededores todo bullía de actividad con una actividad frenética en la que se mezclaban remolques, furgonetas y viajeros junto a canastas y globos en distintos grados de preparación. Seguimos avanzando con el fondo de las formaciones rocosas desgastadas por la erosión y el implacable paso del tiempo hasta que la furgoneta paró junto a varios globos de la empresa. Con los primeros albores del amanecer y casi todavía en penumbra los quemadores de gas instalados en las cestas de mimbre funcionaban a tope calentando el aire que hinchaba los globos con un ruido ensordecedor.

Capadocia en globo 001

Junto a uno de ellos señalado con su nombre estaba el que iba a ser nuestro piloto, Mike Green, que resultó ser todo un profesional de aspecto bonachón y poseedor de un exquisito sentido del humor típicamente británico. La cesta de mimbre está dividida en 4 compartimentos en cada uno de los cuales nos instalamos 4 pasajeros. El piloto queda en el centro al mando de válvulas y quemadores y rodeado por las bombonas de gas. Casi sin solución de continuidad, sin advertencias de seguridad excepto las obvias de no tirarse de la cesta ni asomarse en exceso, los quemadores entraron en funcionamiento haciéndonos sentir un calor abrasador en las cabezas a pesar del parapeto metálico que nos protegía. Pensé que pronto saltaría alguien de la cesta con la cabeza ardiendo, pero afortunadamente nadie se había puesto laca esa mañana.

Capadocia en globo 052.

Allá vamos…

Y ya está, así de pronto…estamos flotando, ascendiendo suavemente rodeados de otros globos que ultiman sus preparativos o están ya en el aire. Subimos y subimos hasta casi los 1.000 metros admirados por el hecho de flotar en silencio hasta que vemos como los primeros y tímidos rayos de sol se abren paso en el horizonte. En ese momento todos los que estamos en el globo exclamamos un ¡¡oooohh!! de admiración al unísono.

Capadocia en globo 003

El globo avanza suavemente hacia las primeras formaciones de piedra caliza rotando suavemente sobre sí mismo y permitiéndonos a todos unas vistas en 360º de todo lo que nos rodea. La temperatura empieza a subir mientras el cielo se tiñe con una variedad de azules grisáceos y tonalidades de naranjas mientras a bordo sólo se escucha el silencio roto esporádicamente por el disparador de las cámaras y, de vez en cuando, por el rugir de los quemadores.

Capadocia en globo 034

Capadocia en globo 010

Pero lo más sorprendente es ver como todo el cielo a nuestro alrededor se llena de globos de colores subiendo y bajando entre colinas, chimeneas de hadas, valles y rocas. Mike es capaz de bajar el globo desde lo alto de una meseta hasta rozar las ramas de los árboles del siguiente valle casi sin que nos demos cuenta. Este hombre es un experto piloto que nos da seguridad a todos mientras increíblemente cuela el globo entre los pináculos rocosos y los campos de cultivo plantados en los fondos arenosos y secos de los profundos valles.

Desde el aire las extrañas formaciones geológicas de Capadocia adquieren texturas y formas orgánicas creando paisajes casi oníricos. Asomado al borde de la cesta del globo mire a donde mire veo imágenes de una exquisita belleza plástica. Mientras tanto a nuestro alrededor el resto de globos efectúa maniobras similares convirtiendo el cielo en un escenario donde los globos ejecutan una especie de danza mientras suben, bajan y avanzan arrastrados por las ligeras corrientes de aire. El espectáculo resulta hipnotizante y entre el silencio sólo se oyen exclamaciones de admiración.

Capadocia en globo 37

Capadocia en globo 36

Capadocia en globo 31

Capadocia en globo 011

Capadocia en globo 018

Capadocia en globo 019

El tiempo se vuelve relativo y sólo queda disfrutar de la experiencia, de las vistas hacia abajo, hacia arriba y todo a nuestro alrededor. Las estrambóticas formas del relieve se ven acentuadas por las luces y sombras que provoca el sol a medida que se eleva en el cielo. Pasamos por los valles de Zelve y el Honey Valley; poco después nos acercamos a las torres de piedra horadadas de ventanas y puertas cercanas a Uchisar donde sus habitantes han vivido durante siglos.

Capadocia en globo 001

Capadocia en globo 016

Capadocia en globo 021

En un momento pasamos de sobrevolar el pueblo de Goreme y seguir hacia el valle de las Palomas llamado así porque está repleto de palomares horadados en sus laderas de roca. Sobrevolamos las enormes rocas de formas fálicas del llamado Love Valley y nos adentramos por una enorme abertura que se abre en el suelo en el que se adivinan caminos antiguos construidos por siglos de pisadas entre las sombras de los viejos árboles. Y durante todo el trayecto continúa la lenta, suave y silenciosa danza atemporal de los globos a nuestro alrededor.

Capadocia en globo 012

Capadocia en globo 029

Capadocia en globo 015

Capadocia en globo 028

.Nos acercamos al final del vuelo y Mike llama por radio a los asistentes en tierra para decirles donde piensa aterrizar. Mientras descendemos vemos como a lo lejos se acercan los todo terreno arrastrando sus remolques por los caminos de tierra. Yo no tengo ni idea de cómo se aterriza un trasto de éstos a no ser lo que he visto en la TV o en las películas, y entre bromas Mike nos dice como tenemos que prepararnos para el aterrizaje o cómo tenemos que agarrarnos para no salir despedidos tras un posible  impacto brutal contra el suelo…

Capadocia en globo 46

.Sin embargo el aterrizaje es mucho más preciso de lo que todos esperamos. Vemos como el personal de apoyo se posiciona bajo el globo y entonces Mike suelta un par de largas cuerdas que caen sobre un melonar. Desde allí los asistentes tiran de las cuerdas y van acercando el globo hacia los 4×4 mientras vamos perdiendo altitud. En unos minutos de esfuerzo combinado consiguen colocar la barquilla del globo directamente sobre el remolque mientras Mike sonríe satisfecho al ver nuestras caras de admiración y nos muestra como tirando de unas cuerdas hace descender la parte superior del globo permitiendo que salga el aire caliente. En unos segundos los 400 Kg de tela de nylon del globo quedan extendidos sobre un campo de hierba y piedras.

Todo parece funcionar a la perfección. Mientras los asistentes estiran y pliegan la tela del globo, nos preparan una mesita con unas botellas de champán y unos zumos. Entonces aprovecho para charlar con Mike que me cuenta que tiene uno de los mejores trabajos del mundo aunque tenga que levantarse todos los días antes de las 4 de la mañana, y es que a las 9 ya ha terminado. Mike vive aquí con su mujer y lo único que echa de menos de Inglaterra es a su hijo que estudia allí, aunque viene en cuanto tiene unos días de vacaciones. Y es que en la Capadocia puede volar casi todos los días del año, muchos más de los que podría volar en la húmeda Gran Bretaña.

Capadocia en globo 022

Al despedirnos no dudo en felicitar a todo el equipo por su eficacia, profesionalidad y excelente trabajo mientras me despido camino de mi hotel. Me espera un estupendo desayuno para cargar energías y es que tengo un largo y caluroso día por delante descubriendo los secretos de esta tierra llena de magia que es la Capadocia. Sin embargo no consigo, ni tampoco quiero, borrar las imágenes de este amanecer inolvidable y especial que han quedado, espero que para siempre, grabadas en mi memoria.

Capadocia en globo 045

Capadocia en globo 014

¡Qué experiencia más memorable y qué suerte haberla podido vivir! Tú tampoco te la puedes perder. Aunque recuerda que un buen Seguro de Viajes te puede ahorrar preocupaciones y resolver muchos problemas. Así que te recomiendo MONDOel seguro de viaje inteligente para viajeros inteligentes. Y si lo contratas desde aquí tienes un 5% de descuento.

..

Artículos relacionados:

Qué ver en Capadocia viajando por libre

Goreme, la base de operaciones perfecta para recorrer Capadocia

Volar en globo sobre Teotihuacán. Inolvidable experiencia en México