Praga, la Ciudad de las Cien Torres.

Todo el mundo asocia Praga a la literatura de Kafka, a las cervezas, a viejas sinagogas y al hermoso y complejo reloj astronómico del antiguo Ayuntamiento. Pero Praga, además de capital de la República Checa y de la región de Bohemia, es sobre todo una de las ciudades más bellas de Europa.

Situada estratégicamente en el centro del continente se ha convertido en uno de los puntos de atracción turísticos más demandados desde el colapso del régimen comunista. Pasear por sus calles supone emprender un viaje al pasado, a la Europa de la Edad Media y del Barroco, de los guetos judíos, del esplendor de los Habsburgo y sus grandes palacios imperiales. Pero también a esos barrios de elegantes edificios de fachadas decoradas con diseños Art Deco. Una forma de entender el Arte y la estética a comienzos del S.XX que en Praga alcanzó cotas únicas de belleza y perfección.

.Praga 3191

Praga_4499

Praga 5696

Praga 4203.

En Praga puede parecer que caminamos por un lugar irreal que no debería existir. Pero ahí está, como agazapada en su propia historia y presta a ser descubierta. Sectores enteros de Praga se conservan tal cual estaban en la época dorada del Imperio Austro-Húngaro, y el comunismo lo que hizo fue poner en una cámara del tiempo al resto de la ciudad. Hasta hoy.

.Praga 3189

Praga 5300

Praga 4052

Praga 4634.

Situada a las orillas del río Moldava, Vlatava en checo, Praga surge de la unión de cinco antiguas ciudades que aún hoy conservan su carácter diferenciador. El hundimiento del Impero Austro-Húngaro tras la I Guerra Mundial en 1918 la convirtió en la capital del nuevo estado de Checoslovaquia. En 1938 el país fue ocupado por los nazis y al finalizar la II Guerra Mundial cayó en la órbita de la URSS que estableció gobiernos títeres afines al comunismo soviético. En 1968, en la llamada Primavera de Praga, los checos buscaron un camino alternativo a la heterodoxia soviética buscando una alternativa socialista que no se entendió en la URSS. Checoslovaquia fue invadida por las tropas del Pacto de Varsovia y la revuelta de Praga fue aplastada. Tuvieron que pasar veintiún años para que, aprovechando la profunda crisis del comunismo soviético, se iniciara el movimiento de ruptura definitivo con la URSS en la llamada Revolución de Terciopelo de 1989. El vendaval de cambios fue tan acelerado que en 1993 se produjo la escisión de Checoslovaquia en dos estados, quedando Praga como capital de la República Checa.Todos estos procesos han marcado de forma indeleble el carácter de los checos y de su capital, que inmediatamente se lanzó a los brazos de Occidente para abrirse al mundo. Y de paso convertirse en un foco de atracción para miles de turistas que desde entonces abarrotan sus calles y sus terrazas, sobre todo en verano. La Ciudad Dorada o La Ciudad de las Cien Torres como también se la conoce, volvió entonces a ocupar su sitio en el corazón de la Vieja Europa.

.Praga 4726
Praga 4182

.

¿Y por dónde empiezo? Staré Mesto, la Ciudad Vieja

Es inevitable pero cuando uno viaja a Praga no puede evitar plantarse en el centro histórico para recorrer cada rincón de Staré Mêsto, la Ciudad Vieja. Porque esta es sin duda la zona más animada y más interesante para caminar y perderse entre callejones semi-ocultos, viejas arcadas, torreones oscuros, iglesias medievales, tiendas primorosamente decoradas, animadas cervecerías y acogedores cafés, además de terrazas y restaurantes.

El epicentro de Staré Mêsto es la Plaza de la Ciudad Vieja (Staromestské námestí) un amplio espacio abierto entre el conglomerado medieval de plazas, calles y viejas iglesias con altas torres que nos retrotraen a tiempos pretéritos. Personalmente encuentro a esta plaza como una de las más armoniosas y bonitas de Europa. Está presidida por un conjunto escultórico dedicado al reformista religioso protestante Jan Hus que fue quemado en la hoguera en el S.XV por sus ideas heréticas y que se ha convertido en héroe nacional. Pero entre los tejados de la plaza sobresalen las altas torres oscuras de la Iglesia de Nuestra Señora de Týn, la Iglesia barroca de San Nicolás y la Torre del viejo Ayuntamiento en el que destaca por méritos propios el reloj astronómico de su fachada. Este reloj medieval construido en 1490 es uno de los más famosos del mundo y todo un símbolo para la ciudad de Praga.

.Praga 5079

Praga 4969

Praga 3244.

El reloj tiene tres partes: el Calendario pintado en tonalidades doradas por Manés con varias esferas, signos del zodiaco y el escudo de armas de la ciudad en el centro. El calendario está rodeado por 4 esculturas representando un ángel, un filósofo, un astrónomo y un orador. El Reloj Astronómico donde están representadas las órbitas del sol y de la luna. Y los Doce Apóstoles, unas figuras animadas que desfilan en las dos ventanas superiores del reloj cada vez que el reloj marca las horas. Además hay 4 figuras representando el Turco, la Avaricia, la Vanidad y la Muerte. Esta última es un esqueleto que tirando de una cuerda inicia el desfile de los apóstoles. Sin duda un artilugio curioso que cada hora en punto reúne a sus pies a una multitud de curiosos.

.Praga_4306

Praga_4303

Praga_4300.

Una vez aquí no dudes en subir a la Torre del Reloj del Ayuntamiento, la que se ve justo encima del reloj astronómico. Desde lo alto tendrás unas estupendas vistas de la Plaza, de los tejados de Praga y de toda la ciudad que se extiende por las colinas cercanas. Eso sí, prepárate para sufrir codazos y apretujones de todos los que luchan por hacerse selfies y fotos con la plaza como escenario de fondo.

.Praga_4359

Praga 4367

Praga_4345.

La Plaza es el lugar donde la gente se reúne o queda para tomar algo en alguna de las terrazas cuando hace buen tiempo. El recinto está rodeado de edificios no muy altos con sus fachadas pintadas en suaves colores pastel y el conjunto es de gran armonía pues ofrece diferentes perspectivas según el ángulo de la plaza en el que nos apostemos. Hay turistas por todos lados que pasean entre guías turísticos, gente repartiendo folletos del próximo concierto de música clásica en alguna iglesia y carros tirados por caballos. Esto es la Europa cultural aunque por la noche las cosas cambian cuando los garitos nocturnos, los clubs de striptease y las discotecas abren sus puertas para recibir las avalanchas de jóvenes que vienen aquí a celebrar alguna fiesta o una despedida de soltero/a.

.Praga 5056

Praga 5053

Praga_4568.

Cerca de la Plaza se encuentra otro de los mayores edificios de Praga, el Clementinum, que fue originalmente colegio jesuítico y universidad, Actualmente es la sede de la Biblioteca Nacional y aconsejo visitarlo aprovechando alguno de los conciertos de música clásica que se celebran en el interior de la Capilla donde se encuentra un órgano del S. XVIII con el que Mozart interpretó algunas de sus piezas. Las visitas (calle Karlova I) son guidas y es de destacar la Sala de la Biblioteca Barroca con sus estanterías y anaqueles llenos de viejos libros polvorientos, sus techos pintados, sus columnas salomónicas y sus orbes de madera y metal. También se puede subir hasta la Torre astronómica por su estrecha escalera de caracol para tener unas privilegiadas vistas de los tejados de la ciudad. La Capilla de los Espejos está considerada una de las joyas barrocas de Praga por sus pinturas y su recargada decoración de mármoles y escayolas. Realizando el Recorrido I de la visita guiada podréis visitar estos tres lugares del Clementinum. Las visitas son en checo y en inglés y sólo por ver la Biblioteca Barroca merece la pena pagar la entrada y recorrer este viejo edificio del S XII.

Alejándonos un poco de la Plaza hay que caminar entre viejas calles con tiendas de antigüedades y artesanías hasta llegar a los pies de uno de los lugares más simbólicos de Praga, la Torre de la Pólvora. Esta vieja torre gótica de 65 m. fue una de las puertas de entrada a la ciudad en el S. XV, y más tarde depósito de pólvora, de ahí su nombre actual. Pegado a la Torre se encuentra el Smetana Hall (Smetanova sín) uno de los teatros más bellos de Praga. Asistir aquí a un concierto es una delicia no sólo por la música, también por el fastuoso entorno Art Deco de la sala. Si encima la obra a representar es alguna de las piezas de Smetana o Dvorák entonces el goce será completo. Tomar algo o cenar en su elegante café-restaurante francés mientras esperamos para entrar nos trasladará directamente al ornato y pompa de finales del XIX y convertirá la velada en inolvidable.

.Praga 4256

Praga 4244

Praga 4251.

Atravesando de nuevo el casco urbano en dirección al río y tras dejar atrás la Plaza de la Ciudad Vieja llegaremos a la calle Karlova, peatonal en algún tramo y realmente típica. Sus casas con fachadas pintadas en colores pastel y decoraciones barrocas son un placer para el visitante. Aquí abundan las tiendas de recuerdos, artesanías, cristal de Bohemia, marionetas… además de pequeños hoteles y restaurantes de contundente comida checa. También algún museo como el dedicado al astrónomo checo Johannes Kepler recientemente abierto en la que fue su casa durante unos años (Karlova 4). Justo enfrente veremos uno de los edificios más hermosos de esta calle, el del Hotel U Zlaté Studny. Su fachada rosada decorada con santos esconde un pequeño hotel familiar en cuyo antiguo sótano de piedra encontraremos un pequeño restaurante que sirve gastronomía tradicional. Y no podía faltar alguna sala donde se representan obras del conocido como Teatro Negro de Praga. Escuchar un concierto de música clásica en alguna de las iglesias de Praga y ver una obra de teatro negro como Aspects of Alice es de las cosas que deberéis hacer al menos alguna vez durante vuestra visita. El teatro negro es una representación teatral muda que se hace sobre un escenario totalmente negro donde gracias al juego de luces se consiguen escenografías fantásticas. Realmente imprescindible.

.Praga 5294

Praga 3237

DSC_3233.

Finalmente la calle Karlova desemboca en el monumento más famoso de Praga, el Puente de Carlos (Karlúv Most), que con sus más de 500 metros de largo y sus 16 arcos sobre el río Moldava une la Ciudad Vieja con Malá Strana, la llamada Ciudad Pequeña. En la recoleta plaza llamada de los Caballeros de la Cruz situada antes de acceder al puente por una de sus torres, encontraremos una estatua de Carlos IV quien impulsó la construcción del puente en 1357 para facilitar el paso de carruajes, personas y mercancías entre ambas orillas. Hoy el puente es totalmente peatonal y sencillamente es de visita obligada en Praga.

.Praga 3187.

Durante todo el día el puente se llena de paseantes y turistas que transitan entre las dos orillas disfrutando del ambiente de artistas callejeros y de las estupendas vistas de esta ciudad dividida por el río. El anochecer es un momento mágico en el que la gente pide deseos tocando alguna de las 30 estatuas que decoran el puente y encendiendo velas a los pies de los santos más populares como San Juan Nepomuceno. Los amaneceres en los que la espesa bruma del río sumerge el puente en una luz mortecina ofrecen escenas un tanto misteriosas reflejadas en muchas fotografías. Te aconsejo pasear por el Puente de Carlos a cualquier hora, de día o de noche, en invierno o verano. Siempre te aportará sensaciones diferentes y panorámicas extraordinarias de Praga.

.Praga 4719

Praga 4723
Praga 3198.

El Puente de Carlos es una joya histórica rodeada de leyendas y vigilado desde tiempos antiguos por sus majestuosas torres. Hoy sirven de privilegiado mirador turístico, dos del lado de Malá Strana y otra en la Ciudad Vieja reconocida como una de las construcciones góticas más bonitas de Praga. En su momento las torres formaron parte del sistema de fortificaciones de la ciudad, pero también como magnífico decorado en las coronaciones de los reyes que seguían el llamado Camino Real que se iniciaba en la Torre de la Pólvora y finalizaba en el Castillo de Praga. La Torre de la Ciudad Vieja tiene casi 50 m. de altura y se puede subir hasta el mirador del tejado por una escalinata. Desde allí obtendremos unas vistas privilegiadas del Puente de Carlos y del Castillo de Praga alzándose majestuoso sobre una de las colinas que rodean la ciudad.

Ya sea en tranvía, a pié o en coche de caballos hay muchas formas de recorrer el centro de Praga. Cada una de ellas te hará descubrir rincones escondidos, fachadas llenas de detalles, callejones que parecen no llevar a ningún lado y plazoletas donde el tiempo decidió detenerse hace mucho, mucho tiempo. Es entonces cuando al levantar la mirada de las calles adoquinadas miras al cielo y descubres la estatua de Sigmun Freud colgada sobre un tejado, obra del escultor checo David Cerny. Y es que Praga es la suma de muchas ciudades en una en la que se entremezclan momentos atemporales ofreciendo visiones que a veces parecen sí, una colección de relatos kafkianos.

.Praga_4666

Praga 4664

Praga 4274

Praga 5295

Praga_4668

..

Información práctica:

 – El principal punto de entrada a la ciudad es el Aeropuerto Internacional situado a unos 15 km de Praga. Para llegar al centro sin tomar un taxi, bastante caros por cierto, hay varias opciones:

– Tomar el autobús 119 que sale de la terminal 1 y 2 que en unos 20 minutos enlaza con la línea A del metro (línea verde) en la estación de Dejvická. Desde aquí y en otros 15 mn. estaréis en el centro. Otra opción es tomar alguno de los tranvías no. 18, 20 ó 26 que salen un poco más abajo de la parada hacia el centro de la ciudad. Los billetes se compran en kioscos y máquinas expendedoras en el aeropuerto. También sirve el autobús 110 que llega hasta  Zlicín donde se puede enlazar con la línea B de metro (línea amarilla).

– El autobús Airport Express va hasta la Estación Central donde se puede enlazar con la línea C del metro (línea roja) por 60 Coronas. Si paráis en Dejvická el viaje sale por 40 Coronas.

Praga es una ciudad que se recorre fácilmente a pié, pero además hay 3 líneas de metro que nos acercarán a los principales puntos de interés y si no, quedan los tranvías que le dan un carácter especial a la urbe. Los billetes se compran en las estaciones de metro y en los kiosco. No olvides validarlos antes de usarlos en unas maquinitas amarillas ubicados en los accesos al metro y en el interior tranvías y autobuses.

.map-prague-metro

.

 – Respecto a la estancia, Praga tiene una oferta de hoteles y apartamentos abrumadora. Es una ciudad adaptada para el turismo y sus hoteles tienen precios imbatibles si los comparamos con el resto de capitales del Continente. Si vais a pasar varios días en Praga os aconsejo la independencia y privacidad que ofrece un apartamento. Además hará que os sintáis más integrados en el día a día de la ciudad. Eso sí, recomiendo quedaros en la zona centro en los llamados distritos 1 y 2 desde donde hay acceso a pié a los lugares más destacados. Aprovechad las ofertas de internet y quedaréis gratamente sorprendidos.

 – Otro de los puntos fuertes de cualquier estancia en Praga es su comida. Y digo fuerte porque así es la gastronomía checa basada en las carnes rojas y en las salsas espesas. Después de unos días aquí os convertiréis en fans incondicionales del pescado y las ensaladas al regresar a casa. El plato típico es el goulash, un estofado de carne con salsa y verduras acompañado de buñuelos asados que provoca unas digestiones inolvidables. A esto le podéis añadir cualquiera de las múltiples variantes de salchichas, pepinillos, salmón ahumado y chucrut existentes y tendréis un típico menú checo. Eso sí, comer tampoco es que sea excesivamente caro en un restaurante normalito. Menos mal que de vez en cuando aparece algún restaurante italiano para romper la monotonía gastronómica. Al finalizar pedir la cuenta impresa por escrito porque os van a intentar timar en los precios y en el servicio, y es que estos checos son unos listos.

 – Para ahogar las penas los checos se han dedicado durante generaciones a obtener una estupenda cerveza que en muchos bares y restaurantes elaboran artesanalmente. Si no sabéis cuál elegir podéis pedir la Pilsner Urquell que es la más conocida. Con unas salchichas compradas en cualquier puesto callejero y unas cervezas, miles de turistas a lo largo de los años han sobrevivido bien alimentados en sus días de estancia en la ciudad.

.Praga_4685.

 – Como ya queda dicho las zonas más céntricas se corresponden con los distritos 1 y 2, aunque el núcleo histórico está compuesto por las seis ciudades que originariamente se fusionaron para conformar Praga tal como la conocemos. Si no eres checo los nombres de calles, plazas y demás lugares de la ciudad os parecerán impronunciables, pero es importante quedarse con algunos de ellos. De todas formas en próximos artículos os llevaré a seguir conociendo los lugares más interesantes porque Praga da para mucho.

 – Recuerda que un buen Seguro de Viajes te puede ahorrar preocupaciones y resolver muchos problemas. Así que ni lo dudes. Desde aquí te recomiendo MONDOel seguro de viaje inteligente para viajeros inteligentes.  Además contratando tu seguro desde esta página tienes un 5% de descuento.

..

Artículos relacionados:

Un paseo por Mala Strana, la “Ciudad Pequeña” de Praga

El Castillo de Praga: todo lo que has de saber para visitarlo

.Un paseo por Josefov, el Barrio Judío de Praga

Nové Mesto, Art Nouveau en Praga