El Fuerte Rojo: más allá del Taj Mahal

El emperador Shah Jahan se asomó una vez más a la balconada del Fuerte Rojo. Tal como lo llevaba haciendo cada día de los últimos años. A lo lejos, surgiendo de entre la neblina mañanera que ocultaba el río Yamuna, vio aparecer la silueta de su más magnífica creación: el Taj Mahal.

La frenética Jaipur

Jaipur tiene el color rosado del salmón. Huele a especias y al aire polvoriento y contaminado de un tráfico alocado. Su música es la del petardeo de los tuk tuk acompañado por el ruido de miles de claxon, timbres y bocinas. El frenético ritmo de Jaipur te hace sentir perdido en este caos de gente, vehículos, ruido, polvo, vacas y elefantes. Pero cuando te vas, sólo deseas volver. Es como si siempre quedara algo por ver.

aarti-4646

El Ganga Aarti, la ceremonia que no te puedes perder en Benarés.

Las lámparas de aceite iluminan los rostros de los jóvenes brahmanes que ofician el Aarti. En el anochecer de Benarés, frente al sagrado río Ganges, el humo del incienso y el sonido de tambores y campanillas inunda el ghat de Dashashwamedh. Sólo por vivir momentos así vale la pena viajar hasta la India.

taj-mahal-2587

El Taj Mahal, metáfora del amor e icono de la India.

Lo confieso: he caído rendido ante la belleza del Taj Mahal. Quizás sea lo mejor de haber viajado a la India sin muchas expectativas, sin esperar nada más que la sorpresa o la decepción. Dispuesto a disfrutar por mi mismo lo que tantas veces ha sido mostrado y fotografiado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies