Escapando de Buenos Aires hacia el delta del Tigre.

Buenos Aires es una ciudad fascinante, pero agotadora. Si estáis cansados de callejear, tenéis un día libre y el buen tiempo acompaña, os recomiendo ir a despejaros en un espacio natural sorprendente: el delta del Tigre.

Atardecer en Buenos Aires

Tigre es una localidad de larga vocación turística ubicada en las orillas del río Tigre. En realidad este es uno de los numerosos brazos de agua en los que se divide el río Paraná al llegar a su desembocadura en el río de La Plata. El resto pertenece al delta de San Fernando declarado Reserva de Biosfera por la UNESCO. Y el Paraná no es cualquier río ya que es el segundo en importancia de Sudamérica tras el Amazonas. Por si fuera poco el volumen de agua que lleva, se une al del río Uruguay conformando un extensísimo delta en el Río de La Plata, el quinto más grande del mundo.

Delta del Tigre 2

Debido a la gran carga de sedimentos que arrastra el Paraná, este delta se encuentra en constante crecimiento originando bancos de arena, islotes y bancales donde prospera una abundante vegetación ribereña. Y es, desde finales del S.XIX, el lugar elegido por muchas familias bonaerenses para tener su casa de recreo.

Delta del Tigre 3

Delta del Tigre 4

.

Cómo llegar

Para llegar hasta aquí lo más rápido es tomar la línea del Ferrocarril Mitre que une las estaciones de Retiro en el centro de Buenos Aires y el Tigre. Hay frecuencias cada 10-15 minutos y el viaje lleva más o menos una hora en unos, por fin, modernizados trenes. Coste 12 pesos i/v.

Estación Retiro Buenos Aires 1

Estación Retiro Buenos Aires 2

Otra forma de ir mucho más lenta es tomar la línea 60 del Colectivo (autobús) ramal Tigre, que sale de la estación de Constitución, atraviesa la ciudad y llega al Tigre en dos horas aproximadamente. Eso sí, disfrutaréis de grandes atascos, apretujones y humos a raudales.

Otra vía de acceso es el Tren de la Costa que sale de la estación Maipú (Avenida Maipú 2350, Florida) y llega al Tigre en 30 minutos aproximadamente. El viaje es entretenido y recomendable para echar un vistazo a las distintas zonas residenciales de la zona norte de Buenos Aires.

Pues ya estamos en el tren de la línea Mitre. El recorrido permite conocer los barrios de la periferia norte de Buenos Aires y en una de sus paradas, Ribadavia, se encuentra el Museo de la Memoria ubicado en lo que fue el edificio de la ESMA. Aquí, durante los años de la dictadura argentina entre 1976 y 1983, se detuvo, torturó y asesinó a centenares de opositores a la dictadura militar.

.

Un día de excursión

A medida que el tren avanza los edificios de apartamentos van dando paso a zonas residenciales de casas bajas y barrios de aspecto tranquilo casi ocultos por frondosas arboledas. Tras llegar a la estación de El Tigre sólo queda tomar la salida derecha y caminar unos minutos hacia el embarcadero o Puerto Fluvial de Tigre.

Delta del Tigre 5

Delta del Tigre 6

Delta del Tigre 7

Aquí podréis ver las lanchas de madera típicas que hacen los recorridos entre las distintas islas y pequeñas poblaciones del Delta. También os encontraréis con los puestos de venta de las empresas que hacen los distintos recorridos turísticos: de una hora (cinco o seis ríos), de dos (siete ríos), de varias horas, con comida, sin comida, con regreso directo al puerto de Buenos Aires, por la mañana, por la tarde… Las opciones son múltiples al igual que las horas de salida y los precios, por lo que que siempre encontraréis una excursión a vuestra conveniencia.

Desde Tigre zarpan catamaranes y lanchas de paseo con varias excursiones a las islas del delta. En ellas existen numerosos senderos de trekking para la práctica de ecoturismo por ejemplo en la Isla Martín García. Pero preguntad siempre de dónde sale vuestro barco porque además de este embarcadero existe otro llamado Puerto de Frutos que se encuentra a unos 15 minutos caminando.

En algunas de las excursiones está incluido bajarse en alguno de los numerosos islotes del estuario donde existen restaurantes y zonas de recreo. Sin duda este un lugar para relajarnos y olvidarnos del mundanal ruido. También hay excursiones que se adentran en las zonas de cañaverales más al norte (250 Pesos), pero sólo se realizan si hay suficiente agua para que no encalle la lancha.

Delta del Tigre 9

.

Paisajes del delta

Pero aparte de comer, pasear o no hacer nada en especial, no hay que olvidar que el delta es en gran parte una reserva natural. Y el lugar donde muchos porteños tienen sus casas de fin de semana a las que sólo se puede acceder por vía acuática.

Delta del Tigre 10

Delta del Tigre 11

Con buen tiempo los veréis pasear en barcos, canoas, lanchas, motoras, motos acuáticas, kayaks y demás artilugios flotantes. También tostándose al sol en las orillas, bañándose a pesar de la turbiedad de las aguas, arreglando sus pequeños jardines, pescando…

Delta del Tigre 12Delta del Tigre 13

Parándose a hablar con los vecinos de esto, de lo otro y de lo de más allá sin bajarse de la barca… Y asomados a las barandillas de sus pontones de madera viendo pasar la vida que trascurre por el río frente a ellos. Observadores y observados a un tiempo.

Delta del Tigre 14Delta del Tigre 15

Delta del Tigre 16

Delta del Tigre 17

En el río Sarmiento aparece de pronto una pequeña casa como de juguete encapsulada en un envoltorio de cristal para protegerla de las inclemencias del tiempo. Es el Museo-Casa Domingo F. Sarmiento, el humilde hogar donde vivió durante 30 años el hombre que llegó a ser Presidente del país a finales del XIX.

A muchos les gustaría saber qué diría el insigne Sarmiento de sus sucesores actuales y de sus multimillonarias propiedades en un país que desde hace décadas salta de crisis en crisis.

Delta del Tigre 18

Las orillas están salpicadas de pequeñas cabañas, de casitas de colores y hasta de mansiones dignas de los más privilegiados. Las casas más baratas pueden costar a partir de 50.000 dólares, y de ahí hacia arriba. Pero si este lugar te parece maravilloso y decides venirte a vivir aquí has detener en cuenta algunos “pequeños” detalles.

– Sólo se puede acceder vía fluvial. Todo el día lancha para arriba, lancha para abajo. Y supongo que uno acabará harto de estar todo el día recorriendo ríos, esteros y arroyos entre cañaverales y juncos…Delta del Tigre 19Delta del Tigre 20Delta del Tigre 21

– Por cierto, las gasolineras también son “acuáticas”.

– No hay agua corriente. El agua se compra en grandes bidones suministrados por supermercados flotantes como los que os muestro aquí abajo..

Delta del Tigre 22

Delta del Tigre 23

– Debido a la altísima humedad tendrás muchos gastos de mantenimiento de la casa. Algunas tienen que ser pintadas varias veces al año. Y por lo visto cada cual utiliza los colores según criterios muy personales.

Delta del Tigre 24Delta del Tigre 25

– Y por último, achtung, attenzione, atención: abstenerse alérgicos a los mosquitos que invaden el delta en determinadas épocas del año.

Quizás con alquilar una casita o una habitación durante unos días sea suficiente para conocer la zona.

Delta del Tigre 26

Aquí se viene a disfrutar con tranquilidad del paisaje, ya sea desde la cubierta de un barco o viendo pasar la vida desde la orilla disfrutando de un café, de un mate o con una cerveza Quilmes en la mano.

Delta del Tigre 27

Mucha gente viene simplemente a pasear por los caminos de los islotes o a degustar la gastronomía local en alguna de las terrazas de los restaurantes y clubs deportivos que se encuentran por aquí.

Tras recorrer los ríos Sarmiento, Carachapay, Angostura o San Antonio se regresa a Tigre atravesando muelles y astilleros. A la vista quedan los herrumbrosos restos de algunos viejos barcos oxidados que se pudren a lo largo de las orillas. Es este un curioso paisaje en el que la Naturaleza establece un singular combate por limpiar la suciedad humana.

Delta del Tigre 28Delta del Tigre 29Delta del Tigre 30

Pero ya recorremos el río Luján al que se asoman el viejo Casino de estilo decimonónico europeo inaugurado a finales del XIX y los elegantes palacetes de los clubs de remo. El cielo amenaza tormenta pero los pescadores del malecón no muestran ninguna inquietud. En el puerto fluvial la frenética actividad del mediodía está en su momento álgido: lanchas, barcos y más lanchas se cruzan y maniobran de forma sincronizada en el estrecho cauce del río Tigre.

Delta del Tigre 31

Delta del Tigre 32Delta del Tigre 33

Unos kilómetros más hacia el sur, ya desde la desembocadura del río Luján, se pueden divisar en la lejanía los rascacielos de Buenos Aires.

La gran ciudad espera de nuevo.

Delta del Tigre 34

.

Otros artículos sobre Buenos Aires:

Caminito y La Boca, las calles más coloridas de Buenos Aires

Un domingo de invierno en el Mercado de San Telmo

La librería Ateneo Grand Splendid de Buenos Aires