Subir a un volcán es adictivo.

Hace algunos años tuve la oportunidad de subir al cráter del volcán Pacaya en Guatemala convirtiéndose en una experiencia inolvidable. El suelo de cenizas se estremecía bajo mis pies mientras a lo lejos se escuchaban las explosiones del cráter.

En esos momentos estaba sintiendo el rugir primigenio de nuestro planeta. Y eso me hizo comprender la atracción que sienten los vulcanólogos hacia estos aliviaderos de la presión interior terrestre que son todo un espectáculo de poder, destrucción y creación.

El esfuerzo de aquella larga y penosa ascensión en un nuboso atardecer quedó compensado con la visión de la lava derramándose en larguísimos regueros de rojo incandescente por una de las laderas del Pacaya.

Volcan Pacaya 2

Pero en el momento de inmortalizar fotográficamente esos instantes únicos mi cámara se quedó sin batería y quedó una deuda pendiente que no quedó saldada, sólo en parte, hasta hace poco. Y digo en parte porque desde el incremento de la actividad volcánica registrada en el año 2006, el cono del Pacaya situado a unos 2600m. es ya inaccesible. Y es que precisamente debido a su peligrosidad hoy sólo se puede llegar hasta el campo de lava que cubre una de sus laderas.

Volcan Pacaya 3

Esta es una de las excursiones más populares que se pueden hacer desde Guatemala capital o Antigua y su coste es francamente reducido. Unos 11$ por el trasporte de ida y vuelta más otros 5$ por la entrada al “Área protegida” de lo que hoy es Parque Nacional, Yo siempre he ido desde Antigua por la facilidad para contratar esta excursión en cualquier agencia de viajes o en el mismo hotel.

Si no te sientes con fuerzas para el ascenso tendrás que sumar otros 70 quetzales si decides contratar los servicios de alguno de los caballos que hacen el recorrido. Y es que las empinadas laderas escondidas entre la abundante vegetación semitropical son de esas que te hacen resoplar y sudar a base de bien.

Volcan Pacaya 1

Volcan Pacaya 4

Antigua es una ciudad para disfrutarla pausadamente. Siempre hay algún nuevo rincón por descubrir y además es un lugar estratégico desde donde organizar nuestras excursiones al resto del país y saciar nuestra sed de aventuras.

Desde Antigua hay 2 salidas diarias: una a las 6 de la mañana con regreso a las 13 horas, y otra que sale a las 14 horas para regresar a las 20 horas. Esta es la que recomiendo para disfrutar de unos atardeceres que son únicos.

Volcan Pacaya 5

El camino por carretera hacia el volcán Pacaya es para olvidar pues es una sucesión de chabolas, pueblos de gente humilde y atascos interminables de camiones y “chiken bus”.

Una vez en la entrada del área protegida hay un pequeño puesto de control donde hay que pagar los 5$ de acceso y rellenar un pequeño formulario. Aquí también se asigna un guía oficial a cada grupo, que coincide con los que llegan hasta aquí apretados en una misma furgoneta. También hay un par de cantinas donde aprovisionarse de bebidas y poco más.

El ascenso entre nubes de polvo y ceniza por un angosto y pronunciado camino puede llevar entre una hora y media y 2 horas hasta llegar a unos 2300m. donde por fin podremos disfrutar de la visión de los nuevos campos de lava antaño ocupados por una tupida selva.

Volcan Pacaya 6

Volcan Pacaya 7

Recortada contra el cielo la figura cónica y oscura del Pacaya domina todo el paisaje mientras no deja de expulsar por su cono grandes nubes de gases sulfurosos.

Volcan Pacaya 8

Volcan Pacaya 9

Es el momento de descender hasta los campos de lava donde deberemos andar con cuidado para no cortarnos con las aristas de la lava enfriada. Y en caso de erupción reciente, evitar una caída fatal en algún agujero de lava ardiente cual entrada al mismo infierno.

Volcan Pacaya 10

La última erupción del Pacaya se produjo en marzo del 2014 y extendió todavía más el campo de lava al comerse parte de la selva circundante.

Volcan Pacaya 11

Volcan Pacaya 12

Durante semanas el calor en las proximidades de los ríos de lava rojizo-anaranjados fue insoportable.

Volcan Pacaya 13

Volcan Pacaya 14

Volcan Pacaya 15

Y es que en pocos lugares del mundo es tan fácil sentir el brutal calor que desprende el interior del planeta. El espectáculo que ofreció el volcán las semanas posteriores a la erupción resultó inolvidable.

Volcan Pacaya 16

Volcan Pacaya 17

Hasta que con el paso de los meses el flujo piroplástico se fue deteniendo entre vaharadas de calor y vapor asfixiantes. Aquí dejo un pequeño vídeo donde se aprecia el lento movimiento del flujo de lava, el calor que desprende y cómo me jugué el tipo para obtener todas estas imágenes.

Por cierto…una de las cámaras que utilicé, murió.

Durante esos periodos en los que la lava todavía fluye es preciso prestar mucha atención a dónde pisamos. En algunas zonas la lava solidificada es apenas una delgada capa que no deja ver la lava que fluye por debajo. En otras se producen desprendimientos que nos pueden pillar por sorpresa.

Volcan Pacaya 18

Pocos meses después el Pacaya sólo emite fumarolas y en sus laderas apenas quedan zonas donde la lava que subyace bajo las coladas solidificadas sigue emitiendo un calor achicharrante. Aún así el paisaje es de una fuerza que no deja indiferente a nadie. Por eso aunque en el momento de tu visita el volcán no esté emitiendo lava, te recomiendo vivamente acercarte hasta aquí.

Al regresar, mientras el sol se oculta tras las cumbres cercanas, Guatemala nos regala con las tonalidades de atardeceres entre nubes y fumarolas.

Volcan Pacaya 19

Volcan Pacaya 20

Y con la magnífica visión de los volcanes Agua y el lejano Acatenango emergiendo de entre las nubes tintadas de atardecer. Empapados en polvo y sudor y a pesar de que el cono volcánico ya no es accesible, descubrirás que ha merecido la pena.

Volcan Pacaya 21

Volcan Pacaya 22

Volcan Pacaya 23

Volcan Pacaya 24

Porque el esfuerzo de subir al Pacaya se ve recompensado con imágenes únicas del volcán, su campo de lava y las impagables vistas del atardecer. Y te lo dice alguien que ya ha subido tres veces. De verdad, un espectáculo inolvidable. Pero recuerda que subir a un volcán  tienen sus riesgos. Un buen Seguro de Viajes te puede ahorrar preocupaciones y resolver muchos problemas. Así que ni lo dudes. Desde aquí te recomiendo MONDOel seguro de viaje inteligente para viajeros inteligentes.

.

.

Artículos relacionados:

Antigua, una de las ciudades coloniales más hermosas de América

En Antigua, ruina y belleza de la capital colonial de Guatemala

El volcán Poás, todo un espectáculo de la Naturaleza en Costa Rica