zadar

Zadar y sus atardeceres en el Adriático.

Zadar y sus atardeceres me dejaron enamorado. A priori esta pequeña ciudad croata asentada a orillas del Adriático no ofrecía nada especial. Ni renombrados monumentos, ni playas maravillosas ni paisajes de ensueño. Aún así se convirtió en el lugar perfecto desde donde recorrer el centro de Croacia.

Dubrovnik, maravillosa aunque sea en verano.

Dubrovnik, la perla del Adriático, la antigua Ragusa di Dalmazia, la superviviente a tantas guerras; la ciudad de los tejados rojos, calles de mármol y murallas imponentes, la de Juego de Tronos, la ciudad donde los vencejos crean su banda sonora…Y por todo esto y mucho más, también la de las multitudes de turistas en verano.

krka-1078

Todo es verde en Krka.

El Parque Nacional de Krka es una de las joyas naturales de Croacia que nadie se debería perder. La sucesión de cascadas forma un reguero blanco a medida que atraviesa unos bosques que retrotraen a tiempos pasados. Bosques donde todas las tonalidades de verdes parecen haberse dado cita.

Cosas que echaré de menos de Croacia.

De Croacia echaré de menos muchas cosas: sus paisajes, su gente, su mar y su cielo. Pero tengo que empezar con esos atardeceres mágicos y eternos de Zadar que llenan el cielo de tonalidades anaranjadas y rojizas. Momentos inolvidables sentado en el malecón donde se suena la melodía del Órgano de Mar mientras cae el sol en el horizonte.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies