la-nava

La Nava del Barranco: en un lugar de La Mancha de cuyo nombre sí quiero acordarme.

La Nava del Barranco es uno de esos lugares que te incita a agudizar los sentidos y a revivir sensaciones que creías olvidadas. Pertenece al reducido elenco de esos espacios únicos donde todo está pensado para que la percepción de la realidad se vuelva más intensa y enriquecedora. Un lugar donde el lujo se vive en cada detalle.

Ubicada entre La Mancha y Andalucía, La Nava del Barranco es una de las fincas privadas más exclusivas de Europa. Un lugar ideado para disfrutar del relax y la convivencia rodeados de un entorno natural único sólo al alcance de aquellos que quieren lo mejor. Y en un ambiente donde el cuidado de cada detalle y la privacidad son marca de la casa.

 

Desde el mismo momento en que te adentras en los caminos que conducen hacia La Nava los sentidos se ven estimulados por los colores de la tierra de La Mancha. Los campos de trigo recién segados conforman una paleta de amarillos y dorados que se mezclan con los ocres de la tierra. También con el verde de los olivos plantados en líneas regulares y el de las vides cargadas de uvas preparadas para la vendimia.

Frente a mí se extienden miles de hectáreas de colinas cubiertas de encinas y olivos centenarios. Hasta donde llega la vista, las colinas están recubiertas del verde apagado propio de los árboles del bosque mediterráneo a principios del otoño. Un bosque que recubre gran parte de las 4.000 hectáreas de la propiedad de La Nava y que aquí se conserva en un estado envidiable. Un entorno natural por el que campan libremente conejos y perdices, jabalíes, corzos, venados, gamos, muflones y hasta los esquivos linces.

la-nava-0703

Un bosque en el que durante el otoño resuenan los sonidos de la berrea, el de los ciervos que se preparan para combatir por las hembras en celo. Es entre septiembre y octubre cuando el silencio del bosque se ve roto por el crujir de las ramas. Los grandes machos frotan sus cornamentas contra los árboles preparándolas para los próximos combates. Y los bramidos de los ciervos retándose resuenan aquí y allá a últimas horas de la tarde o poco después del amanecer.

la-nava-0656.

En La Nava, como en casa

Es la sensación que te embarga desde el momento en que llegas a la puerta de la entrada. Allí parte del personal perfectamente uniformado está esperando para recibirte con una amplia sonrisa. Es una sensación que se instala definitivamente cuando te adentras en los amplios salones de la casa con esos grandes ventanales abiertos a las terrazas. Desde aquí la vista se pierde a lo lejos por las colinas que rodean la finca. Todo es naturaleza en este lugar del sur de La Mancha lindante con la estribaciones de la Sierra de Andújar y Despeñaperros ya en Andalucía.

la-nava-0460

la-nava-19h1

la-nava-0472

la-nava-0717

Es un paisaje que irradia paz en un lugar sólo al alcance de aquellos afortunados que ocupen alguna de las habitaciones de la gran casa. Esta moderna construcción es el epicentro de la vida en la finca. Levantada sobre una colina que domina todo el paisaje circundante, está provista de todas las comodidades imaginables. La cuidada decoración, la calidez y el buen hacer de todo el personal te envuelven en un ambiente acogedor que te hace sentir inmediatamente como en tu propio hogar. Hay lugares en los que el amor y la pasión puestos en ellos se trasmiten en cada detalle. Y este es uno de ellos.

la-nava-174145

la-nava-114318

la-nava-del-barranco-0509

La casa de la Nava cuenta con 15 habitaciones, cada cual diferente, decorada con mimo y donde no falta de nada. Y si crees que falta algo, basta con pedirlo. En La Nava el no, sencillamente, no existe. Cada habitación tiene nombre y personalidad propia. Pero todas cuentan con vistas increíbles. El refinamiento se hace evidente en cada detalle de la decoración. Los colores introducen la naturaleza en las estancias. Las telas y ropa de cama están elaboradas especialmente para la finca. Y los muebles seleccionados específicamente para cada estancia en anticuarios de toda España elevan el grado de comodidad a otro nivel.

la-nava-del-barranco-0499

la-nava-del-barranco-0525

Perderse por la casa es una auténtica delicia. Puedes pasar un buen rato disfrutando con cada detalle de los diferentes salones, curioseando entre los libros de la biblioteca, recibiendo un masaje en el spa y relajándote en la sauna. O bañándote en la “infinity pool” con vistas a un paisaje que se pierde en el horizonte. Sea como sea siempre habrá alguien cerca dispuesto a satisfacer tus deseos y necesidades. Este es el verdadero lujo.

la-nava-19.

Experiencias y vivencias. La filosofía del “hospitality” en La Nava

Sencillamente parece increíble que en “en un lugar de La Mancha” exista un lugar como este, donde la elegancia, la privacidad y la profesionalidad del servicio alcancen estos niveles de sofisticación. Pero lo mejor está todavía por llegar. Porque en la Nava el concepto de hospitalidad alcanza la excelencia. Aquí cada experiencia está cuidada al máximo. Y todos los servicios y actividades, así como el uso de sus instalaciones, están incluidos al reservar las instalaciones de la finca.

Soy de los que piensan que las experiencias son parte fundamental de un viaje. Al final son las sensaciones y vivencias las que permanecen para siempre en nuestra memoria. Y esto lo saben en la Nava. Por eso la oferta de actividades llega a ser abrumadora. Desde sencillas caminatas a pie, a saltar en paracaídas. De montar a caballo por la “Ruta de los Contrabandistas”, a subir en globo. De jugar al tenis, a perderte en quad por los olivares y los campos de trigo. Por no hablar de los recorridos en mountain bike, los paseos en coche de caballos, poder jugar al golf, ir de pesca, practicar el tiro con arco, hacer catas de vino, recibir clases de yoga, flamenco o pilates. E incluso tomar clases de cocina local para elaborar sofisticadas recetas.

la-nava-del-barranco-1226

Mención aparte merece su spa donde se pueden recibir diferentes tipos de masajes, además de contar con sauna finlandesa y baño turco. O su aeropuerto privado con una pista de 2 Km. a donde llegan personalidades VIP procedentes de todo el mundo. Allí son recibidos a pie de avión por doncellas de la casa y por los chóferes de los vehículos todo-terreno de lujo que les trasladarán a la casa principal de la finca.

la-nava-del-barranco-0551

El servicio personal de conductores de La Nava está siempre preparado para atender a los huéspedes. Con ellos se pueden realizar recorridos turísticos por los lugares de interés más cercanos a la finca de La Nava. Al estar ubicada en La Mancha hay una extensa variedad de visitas de interés histórico y cultural. Almagro con su festival de teatro es todo un referente artístico. Las lagunas de Ruidera cuentan con un entorno natural acuático digno de ser nombrado Parque Natural. Y la Ruta de los Molinos de La Mancha es todo un clásico entre las diferentes opciones a tener en cuenta. Más cerca todavía se encuentra Villanueva de los Infantes, una pequeña ciudad nacida entre los siglos XIV y XV bajo el amparo de la Orden de Santiago. Está considerado entre los pueblos más bonitos de España y fue declarado como Conjunto Histórico-Artístico en 1974. Aquí está enterrado Quevedo y desde hace unos años Villanueva de los Infantes se reivindica como “el lugar de La Mancha” desde donde Cervantes hacer partir al Quijote para iniciar sus aventuras. Villanueva bien merece una visita detallada, además de un artículo específico.

villanueva-de-los-infantes-0346.

Un safari fotográfico con sabor mediterráneo para disfrutar de la berrea

Si hay una actividad que me gustaría destacar entre todas es la del safari fotográfico en 4×4 descubierto. Sí, un auténtico safari al estilo de los que he vivido en el continente africano en diferentes lodges de lujo. Pero en este caso en versión mediterránea. La diferencia es que en vez de bosques de acacias, hay bosques de encinas. Y que los animales que verás por aquí forman parte de la esencia natural del bosque mediterráneo. En muy pocos sitios de España podrás ver en un mismo día águilas reales, jabalíes, muflones, perdices, liebres, ciervos, gamos…e incluso con suerte, hasta linces ibéricos. Al igual que en el continente africano, los safaris se realizan en 4×4 descubierto. Es la única forma de llegar a lugares de casi imposible acceso y de sentir la Naturaleza en estado puro. A la hora que quieras, cuando quieras. El equipo de guías y conductores estará siempre a tu disposición para llevarte a donde quieras y responder a todas tus preguntas.

la-nava-del-barranco-0906

la-nava-094813

A medida que te adentras en el bosque los olores a jara, romero, laurel y tierra mojada se entremezclan formando una conjunto de fragancias inolvidables. Y todo enmarcado con el gris verdoso de los líquenes aferrados a los viejos troncos de quejigos, algarrobos y encinas cargadas de bellotas. En un mismo día puedes sentir de nuevo la lluvia en el rostro o el calor del sol.  Detenerte a escuchar el gorjeo de los pájaros, o el trote de los jabalíes perdiéndose entre la espesura.

la-nava-del-barranco-0688

la-nava-0690

Pero sobre todo ello destacaría la inolvidable experiencia de disfrutar la berrea del ciervo a principios del otoño, cuando sus profundos berridos inundan el bosque. Ver en libertad a estos elegantes y magníficos animales corriendo entre los árboles con sus cornamentas preparadas para el combate es todo un privilegio. Las dehesas y los montes de La Nava se pueblan de sonidos profundos que rompen la habitual paz del bosque. Los ciervos machos patean la tierra y restriegan sus cornamentas contra la corteza de los árboles. Su berrea continuada señala a los posibles oponentes cual es su territorio, mientras reclama a las hembras que corretean nerviosas en la cercanía. Es esa Naturaleza que mantiene sus ritmos desde hace milenios la que despierta emociones olvidadas en lo más profundo de nuestro ser. Aquí os dejo una muestra sonora:

.

la-nava-0668

la-nava-0643

.

La gastronomía en La Nava

Este es un tema que merece un apartado específico. Y que he de destacar desde el mismo momento en que se sirve el desayuno en uno de los porches con vistas a los paisajes de la sierra. Zumos naturales, bollería recién hecha, huevos y tortillas al gusto y cafés e infusiones de todo tipo sirven para iniciar una intensa jornada. La comida se puede servir en una de las terrazas o en uno de los comedores. Sea como sea todos los detalles están cuidados al máximo: vajillas y decoración específica para cada servicio o comida, mantelería, cubertería, copas y vasos según los menús y el momento. Hasta el uniforme del personal cambia según el tipo de servicio. El momento cumbre es la cena que se sirve en el comedor principal con la mesa imperial dispuesta con todo lujo de detalles y la chimenea encendida. Es toda una puesta en escena casi teatral propia de celebraciones palaciegas.

la-nava-0719

la-nava-0595

la-nava-222023

Pero todo esto sólo sería un maravilloso decorado si no viniera acompañado de una gastronomía propia de restaurantes de primera categoría. No puede ser de otra manera cuando te sirven un pisto manchego de caerte de espaldas o un solomillo Wellington como no has probado en tu vida. En La Nava las especialidades de la tierra ponen en valor la gastronomía local: el gazpacho es aquí toda una exquisitez. Y el cochinillo de la Casa, la perdiz a La Nava o las costillitas de cordero lechal son una delicia. Y todo, absolutamente todo, cocinado al momento en la cocina de la casa por sus cocineras. Platos elaborados con productos de la tierra o comprados en al pescadero o carnicero del vecino pueblo de Castellar de Santiago para fomentar y desarrollar la economía local.

la-nava-del-barranco-0487

El súmmum gastronómico se alcanza a la hora de servir la cena. El tartar de langostinos, el pastel de espárragos y carabineros o la lubina salvaje en su punto preciso de cocción son un auténtico deleite. Pero la maravilla de las maravillas llega con los postres. Inigualables ese fondant de chocolate, la tarta de limón con merengue y sobre todo, esa increíble tarta de frambuesas que casi me hace llorar de placer. Así es imposible no repetir.

la-nava-del-barranco-0492

la-nava-155343

la-nava-0601

Por supuesto a los selectos huéspedes de La Nava se les envía un cuestionario previo a su visita para que decidan sus preferencias gastronómicas. De esta forma podrán elegir entre las múltiples opciones de un menú con opciones para todos los gustos. También se ofrece la posibilidad de solicitar una comida campera. Para ello parte del personal de La Nava se traslada a un recóndito lugar del bosque. A la sombra de las encinas centenarias instalan una cocina y una mesa completa con mantelería y vajilla específica, velas y arreglos florales. La comida es preparada en el momento y servida en su punto. No hay que decir que esta es otra de las experiencias top que sólo podrás disfrutar en este lugar.

la-nava-0723

la-nava-0728

la-nava-152758

la-nava-150611

.

El personal de La Nava: ellos marcan la diferencia

En todo el mundo existen lugares donde el lujo se da por supuesto. Pero la diferencia entre lo lujoso y lo realmente exclusivo se encuentra en los pequeños-grandes detalles. La profesionalidad y discreción de todas las personas que trabajan en lugares como este son fruto de una intensa labor de formación y de mucho trabajo. En La Nava del Barranco esto es evidente. Pero hay algo más, casi intangible, que se trasmite en todo momento y marca verdaderamente la diferencia. Son la atención, dedicación y calidez de todo el equipo humano que trabaja en la finca. La gran mayoría son personas que conocen a la familia propietaria desde hace décadas. Personas implicadas en el devenir y buena marcha de un negocio familiar que da trabajo a mucha gente del entorno. Hay que decir que en los momentos de máxima actividad llegan a trabajar hasta 25 personas en la casa. Y entre 80 y 100 personas en toda la finca cuidando de cada detalle. Desde la vigilancia contra los incendios forestales, al cuidado de las cuadras y sus caballos. O del mantenimiento de la flota de vehículos puestos a disposición de los huéspedes. Desde aquí quiero agradecer las atenciones y acogida de Beatriz Pastrana por su invitación. Reconocimiento extensible a todo el personal de la casa: doncellas, mayordomos, cocineras, guías, conductores, guardas o  jardineros. Absolutamente todos demuestran que en La Nava existe una implicación directa de cada uno para alcanzar la excelencia. Y eso se nota, se ve, se siente. Y se agradece.

la-nava-del-barranco-0770

Tomando una copa frente a la chimenea del salón, el olor de la madera ardiendo me trae el recuerdo de los aromas del campo y de los ecos de la berrea. Una charla interesante en buena compañía tras una cena elaborada para no olvidar jamás, es el complemento perfecto para disfrutar al máximo de este lugar único. Una finca privada sólo al alcance de personas muy exigentes. El máximo confort y un servicio exquisito envuelven al cliente en un entorno de comodidad, encanto, ocio y privacidad sin limitaciones. Todo conforma una experiencia única e inolvidable donde brillan con luz propia el refinamiento de cada detalle, las posibilidades de ocio en plena naturaleza y la amabilidad y profesionalidad de todo el personal de la casa

El lujo es siempre un concepto subjetivo, algo intangible. Pero en el caso de La Nava no hay opciones para la subjetividad. Aquí todo lo que se experimenta te hace ver y sentir que estás rodeado de lo mejor. Sus propietarios, Javier Medem y su mujer Almudena del Moral, han conseguido que una estancia en La Nava del Barranco vaya más allá de lo esperado.

la-nava-212825

.

Este artículo ha sido escrito en colaboración con La Nava del Barranco durante un viaje de Prensa. De acuerdo a los criterios de independencia de este blog, todas las opiniones expresadas aquí son resultado de las experiencias vividas y por tanto se ajustan a la realidad. 

.

Datos prácticos:

 – La Nava del Barranco es el lugar perfecto para realizar todo tipo de eventos sociales, institucionales, corporativos o familiares de una manera exclusiva y discreta.

 – La finca de La Nava del Barranco está ubicada en La Mancha a poco más de 200 Km. al sur de Madrid. Además de la estación del AVE de Ciudad Real situado a poco más de una hora, La Nava cuenta con aeropuerto propio, facilitando así el acceso a la moderna mansión de La Nava.

 – La finca de La Nava se alquila completa por días, pero debido a su exclusividad no se puede reservar a través de ninguna agencia de viajes o portal de reservas hoteleras. Sólo es posible hacerlo a través de su propia oficina de administración. O a través de su gestora y directora de eventos Beatriz Pastrana en Events of Excellence.