Hola, tengo un dron, quiero viajar con el y soy una persona normal.

Cada vez más personas deciden viajar con su dron a lo largo y ancho de todo el mundo. Algo que a muchos todavía ahora les parece excepcional terminará convirtiéndose en algo totalmente normal. Y es que para el que todavía no se haya enterado, los drones han venido para quedarse.

Pero hasta el momento en el que la situación se haya normalizado y exista una reglamentación clara sobre su trasporte, uso y disfrute, muchos usuarios nos hacemos infinidad de preguntas acerca de cómo afrontar un viaje con nuestro dron. Y es que sólo la idea de traspasar fronteras, superar los controles de seguridad en aeropuertos, abordar aviones con nuestros drones y volarlos en países de los que desconocemos su legislación nos produce auténticas pesadillas. Por eso es fundamental conocer qué normas y limitaciones hemos de tener en cuenta a la hora de viajar sobre todo en avión.

.Inspire 1.1.

Sin embargo la realidad es que a día de hoy la información es confusa, escasa o simplemente inexistente. Parece que los propietarios de drones nos encontramos en un limbo legal que no nos ha de llevar a equivocación: que no conozcamos la normativa sobre el trasporte de drones no nos exime de estar sujetos a ella. También hemos de conocer la legislación específica sobre vuelos con drones en los países de destino. Sin duda este es el aspecto más confuso y falto de claridad con el que nos encontraremos a la hora de emprender un viaje con nuestro drones a cuestas. Por eso el sentido común, muchas veces el menos común de los sentidos, debe guiar nuestros pasos.

.Cabo Home.1

.

Con nuestro dron a cuestas por el mundo

  • Por tierra

Pues ya tenemos nuestro dron y la idea de grabar unos vídeos únicos o de captar imágenes nunca vistas en ese país que tanto nos gusta anda rondando por nuestras cabezas. Esta claro que llevar el dron en el maletero del coche en un viaje por tierra, en un autobús o en tren no implica las mismas precauciones que un viaje en avión. En este caso sólo tendremos que seguir las precauciones básicas aplicables al trasporte de las baterías LiPo que como sabéis explotan y se incendian a la mínima. Deben estar siempre protegidas contra golpes y sobre todo contra las altas temperaturas si no queremos tener un incendio inesperado en el maletero del coche que hemos dejado aparcado al sol mientras nos bañamos en la playa.

Respecto al dron aconsejo trasportarlo con todos sus accesorios -hélices, baterías, emisora, tablet…- en un maletín o mochila específica para su trasporte. Llevarás todo el equipo ordenado, en un mismo lugar y evitarás extravíos inesperados. Además de facilitar su trasporte, vuestros equipos viajarán protegidos contra los golpes ya que tienen unos moldes de espuma donde encaja cada pieza del dron y sus accesorios a la perfección.

.Inspire 1 maletín.

  • Por aire

Por tierra el trasporte parece bastante fácil, pero ¿qué sucede si debemos tomar un avión? Para empezar os digo que la respuesta es afirmativa, que se puede viajar con drones en un avión. Pero ¿qué pasa si te vas meses de viaje y quieres grabar tus aventuras con un dron? En este caso has de tener en cuenta el peso y tamaño del dron, su facilidad de uso y la calidad de grabación de vídeos y fotografías que ofrece su cámara. Os podéis comprar un dron de juguete por menos de 150€ pero la calidad de las imágenes que ofrece este tipo de drones es penosa. Podéis ascender de nivel y haceros con un Bebop de Parrot a partir de 450€ que pesa menos de medio kg., tiene cámara de 14 Mpx, es robusto, desmontable y se puede controlar desde cualquier smartphone. Por un poco más y ya rozando prestaciones semi profesionales tenéis las distintas versiones de los Phantom 2 del líder mundial de los drones, DJI. Eso sí, su manejo es más complejo y deberéis cargar con más peso y equipo. En la categoría que ronda los 1.000€ o los superan están el Mavic y la serie Phantom 3 yde DJI, el Solo de 3DR o el Typhoon de Yuneec. En cualquier caso te aconsejo comprar una mochila o bolsa de trasporte específica para llevar el dron protegido en cualquier circunstancia. Podrás pasar un dron como los indicados por cualquier control aeroportuario y llevarlo a bordo sin problemas. Eso sí, siguiendo una serie de consejos y cumpliendo la normativa correspondiente al trasporte de equipaje de mano especifico de cada compañía.

Además, y mucho más importante, no debemos olvidar que las baterías LiPo están consideradas como mercancía peligrosa por IATA y su trasporte en avión debe cumplir una serie de requisitos de seguridad. La primera norma a seguir es que nunca, nunca, nunca guardaremos las baterías en el equipaje que vaya facturado en bodega. Las baterías sólo pueden ir con nosotros en la cabina de vuelo como equipaje de mano, descargadas por debajo del 30% de su capacidad, siempre controladas y en un número limitado. A este respecto cada compañía tiene una normativa específica aunque su número suele variar entre dos y tres baterías por pasajero. En el caso específico de compañías como IBERIA el número de baterías aceptadas es de 2 baterías de repuesto, al igual que en AIR FRANCE o BRITISH AIRWAYS. Las compañías hacen sus cálculos en función de los gramos de Litio y la potencia de las baterías que se pueden trasportar a bordo. Como referencia el máximo de potencia admisible de una batería sin pedir autorización a la compañía es de 100Wh y con autorización hasta 160Wh. A partir de esta potencia no las admitirán en el avión.

.Inspire 1 batería.

En el caso de mi Phantom 3 Professional sus baterías son de 68Wh, y las del Mavic son de 43,6Wh, así que puedo viajar tranquilo con ellas a bordo. Sin embargo el Inspire 1, un modelo superior, puede montar baterías de LiPo mucho más potentes de 100Wh o de 130Wh. Para estas últimas deberemos advertir a la compañía de que viajamos con ellas. Como referencia podéis consultar aquí las tablas publicadas por IBERIA y BRITISH AIRWAYS.

..

Pero cada país y cada compañía legisla a su gusto al respecto, y por ejemplo en el caso específico de Australia nos encontraremos con que deberemos además trasportar las baterías LiPo en unas bolsas específicas y con los terminales aislados. Podéis ver aquí un vídeo de CASA -Civil Aviation Safety Authority- de Australia donde se explica bastante bien por qué las baterías, todas, no sólo las de los drones, han de viajar en la cabina y no como equipaje facturado. Por eso os recomiendo que contactéis directamente con la compañía aérea con la que vayáis a volar y despejéis todas vuestras dudas.

.

Cuanto más grande ¿mejor? Pues no siempre

Respecto al trasporte mismo del dron no tendréis problemas en pasar los controles de seguridad aeroportuarios siempre que sus medidas no excedan del tamaño del escaner ni de las medidas de equipaje de mano permitidas a bordo. En caso contrario vuestros queridos drones viajarán como equipaje facturado en bodega siempre sin las baterías. Por eso, a no ser que os dediquéis a trabajos muy profesionales, os aconsejo que a la hora de comprar vuestro dron estéis muy atentos a sus dimensiones. Y también a considerar muy en serio la compra de su correspondiente mochila o maletín de trasporte. En mi caso, además de las especificaciones técnicas, el tamaño fue uno de los factores fundamentales por los que adquirí un Phantom 3 Pro. Una vez guardado en su mochila puedo transportarlo en cualquier compañía aérea del mundo. Sin embargo el Mavic Pro se ha convertido en mi dron favorito para viajar por su pequeño tamaño y similares prestaciones al Phantom 3 Pro.

.Mochila Phantom 3 Pro.

Recientemente también he transportado un Inspire 1, un modelo superior de DJI más grande y pesado en su maletín metálico que pasó sin problemas por el escaner del aeropuerto. Y que entró justo, pero entró, en el compartimento superior del equipaje a bordo del avión para hacer un vuelo intercontinental. Sin embargo si viajáis con modelos de superior tamaño como los hexacópteros de MikroKopter, los de Aibotix, o los drones del fabricante alemán Microdrones, os veréis abocados a tener que facturarlos en bodega con el riesgo de sufrir pérdidas de equipaje y desperfectos. Tened en cuenta que estoy hablando de equipos que pueden llegar a los 30.000€ y que la mayoría de estos drones profesionales de alta gama vienen asociados a unas estaciones base que también abultan y pesan lo suyo.

.Aibotix 1

Aibotix estación base.

Un par de consejos más. Cuando salgáis de viaje tampoco está de más llevarse los últimos drivers y actualizaciones del software del dron en un pen o en el ordenador por si se se desconfigura al pasar por el escaner o pasa cualquier otra cosa. No hay que olvidar que estamos hablando de equipos electrónicos de alta tecnología muy sensibles a golpes, radiaciones y variaciones de presión y temperatura. Y no os olvidéis de meter en vuestro equipaje los correspondientes cargadores, tarjetas MicroSD y discos duros donde salvaguardar todas vuestras grabaciones e imágenes.

.Avila

Cabo Home atardecer

.

¿Me aplicarán la legislación anti-terrorista por volar un dron?

Aunque hasta ahora volar con drones no estaba regulado legalmente en la mayoría de los países, actualmente se están desarrollando en mucho de ellos y a toda velocidad una serie de normas sobre su uso. Por eso antes de viajar a tu destino deberás conocer las consecuencias de fotografiar un aeropuerto o de grabar esas chicas en topless tomando el sol en una terraza con tu nuevo dron. El caso es que encontrar la legislación que aplica cada país sobre el uso de los drones es casi una tarea imposible, y muchas veces un auténtico galimatías de registros previos y trámites burocráticos. Como ejemplo de este tipo de países está Perú que cuenta con unas restricciones legales a la entrada de equipos electrónicos que se pueden considerar totalmente obsoletas. Los trámites burocráticos que tendrás que emprender con la SUNAT te quitarán todas las ganas de llevar tu dron a Perú para grabar las cumbres andinas o las llamas pastando en el altiplano. Las últimas noticias apuntan a un cambio de las restrictivas normas de la SUNAT para este 2017.

Donde sí aplican la legislación anti-terrorista al usuario de drones es en Marruecos. Amigos, aquí sí que tenéis que ir con cuidado porque al parecer las autoridades locales se han vuelto paranoicos con el tema de los drones. La normativa aplicada en 2016 prohíbe expresamente la importación y uso de drones en todo el territorio marroquí. A no ser con una autorización expresa de los Ministerios de Comercio Exterior e Interior así como de las autoridades locales. Si te cogen volando tu dron en cualquier lugar del país te arriesgas a multas a partir de 1.000€, confiscación del dron e incluso a penas de cárcel de entre 5 y 10 años. Algo parecido pasa en países del Golfo como Dubai. 

Otro país que está aplicando fuertes restricciones aduaneras a los drones es Brasil, que exige el registro en la página oficial de ANATEL del dron para verificar su homologación y un pago de 200 Reales con hasta 60 días de anticipación antes de viajar al país. Si no se hace así el dron sera confiscado hasta que paguemos una sanción o salgamos del país. Ecuador también fiscaliza la entrada de drones cuyo precio supere los 800 dólares aplicando una tasa del ¡¡100%!! del valor del dron para poder entrar en el país con nuestros drones.

En el caso europeo la normativa legal sobre el vuelo con drones está todavía en proceso de desarrollo. Mientras tanto cada país ha elaborado su propio marco legislativo con aspectos muy restrictivos para el uso comercial o profesional de los drones. Sin embargo muchas de estas normas no se aplican al uso de los drones como hobby. En todo caso, vueles como profesional o como aficionado, has de tener siempre en cuenta que el uso de drones sobre poblaciones, grupos de personas, instalaciones aeroportuarias, de seguridad, militares o especialmente sensibles y los vuelos nocturnos están terminantemente prohibidos en TODOS los casos con muy contadas excepciones. En el caso de España la normativa de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, AESA, es muy clara al respecto y en general las reglas anteriormente descritas son aplicables a todos los países de nuestro entorno europeo.

.Normativa AESA drones

Además en España en caso de hacer un uso comercial de los drones el Piloto debe contar con la correspondiente licencia en vigor y seguro en caso de accidente. Si además es Operador, debe cumplir con toda una serie de requisitos que además de los ya citados van desde tener un Manual de Operaciones a tener registrados los drones con los que opera, autorizaciones varias y otras muchas cosas. Pero fuera de nuestras fronteras cada país es un mundo aparte. En Estados Unidos se ha aprobado una noma por la cual todo dron debe estar registrado en la FAA y contar con un seguro para casos de accidente. Incluidos los drones de visitantes extranjeros, con lo cual si quieres volar tu dron en los USA toca registrarse y pagar 5$. Además recientemente han prohibido el vuelo con drones en parques nacionales como el de Yosemite, al igual que en los parques nacionales de Sudáfrica como el Kruger a no ser que se obtenga una autorización previa.

En Brasil desde diciembre del 2015 se ha regulado el uso de drones prohibiendo su uso en zonas pobladas o sobre aglomeraciones de personas. Sin embargo sí se podrán volar en lugares cerrados como estadios o polideportivos aunque esos recintos estén abiertos al aire libre solo con la autorización previa de sus propietarios.

En Panamá, a mediados de 2016, la normativa AAC/DSA/DG-01-16 obliga a crear un registro de pilotos con drones superiores a 250 gr. de peso. La oficina de registro se encuentra en el aeropuerto de Albrook, y por ahora el registro es gratuito. Además la normativa establece la obligación de contar con licencia de piloto de drones, no volar a menos de 8 km. de aeropuertos y no volar de noche entre otras cosas.

En México la normativa sobre drones establece 3 categorías según su peso: micro con menos de 2 Kg., ligero de 2 a 25 Kg., y pesado de más de 25 Kg, tanto para uso recreativo como comercial. Los drones de la categoría ligeros y pesados han de estar registrados y contar con la autorización de la Dirección General de Aeronáutica Civil. A la hora de volar los 3 casos deben cumplir una serie de reglas básicas. Los drones micro, para uso recreativo o comercial, no requieren autorización con ciertas limitaciones tales como no volar a más de 122 metros de altura ni más allá de los 457 metros de distancia horizontal del piloto. Siempre hay que mantener una distancia mayor de 9.2 km de cualquier aeropuerto y no pueden usarse a menos 46 metros de distancia de las personas.

Volar drones en Thailandia se ha puesto casi imposible para drones que monten una cámara o que tengan un peso superior a 2Kg. Desde este mismo año exigen registrar el dron así como el mando con al menos 2 meses de antelación, tener un seguro de vuelo que cubra hasta 27.000 Euros de daños y tener un certificado de que no has cometido ningún delito en Thailandia. Si no cumples la normativa y te pillan te arriesgas a multas y confiscación del dron.

Sin embargo en otros países las normas todavía no son tan rígidas y es posible volar cerca de aeródromos siempre que se mantenga una altura y distancia al resto de aeronaves, o en entornos urbanos. Como ejemplo os dejo la imagen de este Inspire 1 volando en un área acotada del antiguo aeropuerto de Quito en Ecuador. Una imagen impensable en países europeos o en los Estados Unidos que pondría a sus autoridades con los pelos de punta y a punto de infarto. Sin embargo ya está en marcha en Ecuador una normativa que restringirá el uso de drones a una distancia menor de 9 Km. a cualquier aeropuerto. Y además entrar en el país con un dron supone tener que pasar los controles aduaneros dela SENAE que exige pagar en impuestos nada más y nada menos que el 100% del importe del dron. Un auténtico despropósito. En Croacia he visto volar drones en el entorno de ciudades costeras como Zadar o Dubrovnik sin problemas. Sin embargo está prohibido volarlos en Parques Nacionales como el de Plitvice a no ser que se obtenga con más de un mes de antelación una autorización previa y siempre bajo la supervisión de un guía.

En Suiza existen numerosos aeródromos por lo que las restricciones de distancia (5Km.) y altura de vuelo aplicadas a volar con drones cerca de ellos son muy estrictas. Has de mantener contacto visual siempre, y no volar encima de grupos de personas ni a menos de 100 metros por respeto a la privacidad. Existe un mapa interactivo de la Oficina Federal de Aviación Civil, la FOCA muestra donde se muestran las restricciones y prohibiciones. Cualquier dron de más de 500 gramos debe tener un seguro con cobertura de responsabilidad por al menos 1 millón de francos en previsión de cualquier daño. Y los diferentes cantones y municipios pueden aplicar disposiciones adicionales para el vuelo con drones.

Marruecos es otro país que en 2016 ha decidido cerrarse al mundo de los drones. Prohibición de entrada al país con drones y prohibición de volarlos. Aplica fiscalización de los drones, requisa de material, multas superiores a 1.000 Euros y hasta puede aplicar la Ley Anti terrorista con penas de cárcel de entre 5 y 10 años.

La verdad es que la reglamentación sobre drones y todas sus variantes supone un auténtico quebradero de cabeza para el que quiera viajar con su dron. Así que os aconsejo armaros de paciencia.

.Inspire 1. Antiguo aeropuerto de Quito..

Ante este entorno tan variado y confuso está claro que hay países a los que no viajaría nunca con mi dron, como la India que prohíbe totalmente su uso en todo el país. En otros no está de más ponerse en contacto con la Embajada o la Oficina de Turismo para ver qué nos dicen. Aún así no tendrá que extrañarnos que nos traten como extraterrestres cuando pasemos una frontera y nos pregunten qué llevamos en esa mochila. El mundo de los drones es todavía “ese gran desconocido” y por ahora es complicado explicar que los drones deberían ser considerados como un instrumento tecnológico más para obtener fotos o vídeos. Sin embargo y por un tiempo viajar con ellos continuará suponiendo una incógnita y una arriesgada aventura. Yo, por mi parte, seguiré intentando volar mi dron para captar escenas como estas.

.Sobre el agua

Cabo Home 2

Phantom 3 Pro

.

Artículos relacionados:

El DJI Phantom 3 Professional, un lobo con piel de cordero

El DJI Mavic Pro, el dron perfecto para viajar