capetown-05987

Capetown desde las alturas.

En el anterior artículo sobre Ciudad del Cabo o Capetown, te he mostrado algunos de sus lugares más destacados, como el V&A Waterfront, la Long Street o el barrio de Bo Kaap. Pero son los alrededores los que de verdad aportan un carácter especial a esta ciudad. Su maravilloso entorno natural y sus miradores ofrecen algunas de las mejores panorámicas del continente africano.

.

La subida a Table Mountain

Esta meseta rocosa de 1.000 metros de altura que se eleva directamente desde la ciudad es la que le ha dado su nombre a la bahía. Visible desde decenas de Km. a la redonda era el punto de referencia para los marinos holandeses que iban o volvían de las Indias Orientales. Hoy su contemplación sigue siendo un espectáculo, sobre todo cuando la cubre su famosa boina de nubes. Sin embargo Table Mountain ofrece mucho más que unas bonitas vistas.

Toda la meseta y gran parte del entorno montañoso que se extiende hasta la reserva natural del Cabo de Buena Esperanza, forman el Table Mountain National Park. Aquí os dejo con un vídeo en el que veréis lo que os podréis encontrar visitando toda esta zona desde Ciudad del Cabo.

Como no podía ser de otra manera la silueta de Table Mountain se ha convertido en el icono visual por excelencia de Ciudad del Cabo. Sus paredes verticales y la extensa llanura de su parte alta son, junto a los picos de Devil´s Peak y Lion´s Head, los lugares geográficos más destacados del paisaje urbano de Ciudad del Cabo. Su imagen es casi omnipresente desde cualquier rincón de la ciudad. Resulta inevitable que nuestra vista se dirija hacia ella en los atardeceres anaranjados. O cuando una boina de nubes se forma en lo alto, lo que aquí llaman el mantel de Table Mountain. Su silueta recortada aparece tras las ventanas, al final de una calle, sobre los tejados de las casas que trepan por sus laderas, mirando desde el paseo de Beach Rd. o como imagen de fondo desde el Waterfront.

Pero lo más interesante de Table Mountain se encuentra en su parte alta, con sus miradores únicos sobre la bahía de Mesa y Ciudad del Cabo. Uno de sus costados forma los llamados “Doce Apóstoles” cuyas laderas caen directamente al mar junto a las playas de Clifton y Camps Bay. Y eso por no hablar de la vista del Cabo de Buena Esperanza adentrándose hacia el sur entre el Índico y el Atlántico.

Table Mountain está plagada de rutas para hacer a pié. Pero cuidado con las caídas porque los precipicios aparecen repentinamente escondidos tras las rocas en estas laderas. Os recuerdo que son 1.000 metros de caída libre en vertical. Sólo deciros que este es de los pocos lugares que me han producido una sensación de vértigo. E incluso algo de desazón al asomarme a algún abismo.  Y os lo dice alguien que siempre busca subir a los lugares más altos que visita.

ciudad-del-cabo-5831

table-mountain-ciudad-del-cabo-05928

Pero como queda dicho estas rutas llevan a miradores únicos. Senderos que atraviesan campos de roca cubiertos de una vegetación endémica propia de esta planicie de unos 3 km. de largo de punta a punta. Tanto es así que esta riqueza vegetal exclusiva de toda la región del Cabo, le ha valido a esta zona ganarse el título de World Heritage. Sólo una cifra para dejaros con la boca abierta: en Table Mountain existen más de 2.000 especies diferentes de plantas y flores destacando entre todas ellas las famosas proteas del Cabo. Unas flores que llamaron la atención de los primeros visitantes europeos de estas costas por su gran variedad de formas y colores.

Pero la pregunta del millón es cómo se llega hasta lo más alto del Table Mountain. Tienes dos opciones:

1.- Subir a pie en una caminata en la que puedes echar varias horas. Como supondrás es gratis aunque tendrás que ir cargado de agua y comida para la excursión. Además de usar unas buenas botas y protección para el sol o para la lluvia, has de llevar un teléfono móvil bien cargado y avisar a las autoridades del parque que vas a subir. Más que nada por seguridad por si tienes un accidente y tienen que ir a buscarte. Encontrarás la oficina del Parque Nacional en un lateral del edificio base del teleférico.

2.- Tomar el teleférico de base rotatoria de Table Mountain que en poco más de dos minutos te llevará hasta lo más alto. Te lo enseño en este vídeo:

Lo primero de todo es comprar tu entrada con antelación desde la página web del Table Mountain Aerial Cableway. Te evitarás las esperas que se forman ante las taquillas y accederás casi sin demoras al teleférico. Cuando accedas a la cabina del teleférico no hace falta que te pelees por una ventana. Ni que te aferres a ella para tener las mejores vistas como si te fuera la vida en ello. Verás que al poco de comenzar la subida la base del teleférico comienza a rotar para darte una perspectiva en 360º.

La subida girando mientras asciendes por la ladera rocosa y las consecuentes vistas ya resultan memorables. Por sí solas justifican el precio del billete. Pero al llegar arriba…Wowowowow!!! ¡Qué espectáculo amig@s!

capetown-06006

capetown-123201

La segunda pregunta del millón es cuándo subir a Table Mountain. Porque las condiciones climáticas suelen ser muy cambiantes. En días con mucho viento el teleférico no funciona. En días nublados es absurdo subir porque no vas a ver casi nada. Así que estudia bien la previsión del tiempo y reserva una mañana soleada sin nubes. Lo más habitual es que a lo largo de la tarde las nubes empiecen a cubrir la montaña, con lo que esperar hasta el atardecer es una lotería. Porque sin duda un buen atardecer tiene que ser glorioso visto desde aquí arriba.

Los atardeceres desde Signal Hill

Ya que desde Table Mountain ver los atardeceres está complicado se ha buscado un lugar más accesible y a menor altura para disfrutarlos. El lugar elegido es Signal Hill, una colina situada entre Ciudad del Cabo y las estribaciones de Table Mountain. Además justo enfrente se encuentra el pico de Lion´s Head con lo que la puesta en escena queda bastante interesante. Tanto es así que en lo más alto de Signal Hill se ha montado una especie de explanada. El lugar ideal para hacer picnic y disfrutar de la caída del sol en el mar tomar un buen vino Stellenbosch.

Llegar hasta Signal Hill en tu vehículo por las tardes e intentar aparcar es como hacerlo en hora punta en el centro de tu ciudad. Mejor ir en un taxi. O en algún autobús turístico que haga los tours por la ciudad y tenga parada aquí para ver el atardecer.

En lo alto encontrarás un marco metálico para hacerte la foto con Table Mountain justo detrás. Al fin y al cabo la han declarado recientemente como nueva Maravilla Natural. Pero yo te aconsejo alejarte de la zona de picnic para perderte por los caminos que conducen hacia el mar. Desde allí las vistas de Table Mountain y Lion´s Head con el océano de fondo son bastante mejores.

ciudad-del-cabo-19392

El ascenso a Lion´s Head

Si lo que te gusta es caminar, la Naturaleza y las buenas vistas, entonces tengo que recomendarte el ascenso a Lion´s Head. El punto de partida se encuentra al comienzo de la carretera que lleva a Signal Hill. Desde allí te esperan entre dos y tres horas de ascenso para llegar al pico rocoso de Lion´s Head. Al parecer las vistas son maravillosas desde lo alto, pero no he llegado hasta la cumbre.

A la izquierda el pico de Lion´s Head, y a continuación la colina de Signal Hill elevándose sobre el centro de Ciudad del Cabo. En las imagen inferior Table Mountain visto desde Kloof Corner

El camino va bordeando las laderas de la montaña y puedes disfrutar de las vistas de Table Mountain, Clifton y Ciudad del Cabo. Si subes para ver al atardecer el descenso lo harás a oscuras así que es obligatorio llevar linterna. Se recomienda, como en todos los trails y rutas que hagas en Sudáfrica, no ir nunca solo por cuestiones de seguridad.

Los atardeceres desde Camps Bay

En las afueras de Ciudad del Cabo se encuentran las playas de Clifton y Camps Bay. Desde aquí las vistas de los Doce Apóstoles son de las que le obligan a uno a detenerse para admirar el paisaje. En realidad esta sucesión de picos forma una de las laderas de la meseta de Table Mountan. Si el paisaje es admirable de día yo te recomiendo parar aquí por la tarde para disfrutar del atardecer.

ciudad-del-cabo-05723

El lugar perfecto para tomar fotografías es Maiden´s Cove, una zona de rocas habilitada para el baño que se encuentra entre Clifton y Camps Bay. Estad atentos al cartel que indica cómo acceder porque es un lugar un tanto escondido. Aquí encontrarás una zona con prados, rocas contra las que se estrellan las olas y un balneario desde donde puedes tomar unas imágenes estupendas. Sobre todo si el atardecer se presenta con buena luz.

ciudad-del-cabo-19

Tanto Clifton como Camps Bay tienen unas cuantas playas estupendas y algunas piscinas semi-naturales protegidas del oleaje. Son el lugar ideal para alojarse si buscas playa, tranquilidad y no quieres estar en el centro de Ciudad del Cabo.

Los jardines de Kirstenbosch

Resguardados del ímpetu de los vientos marinos, los jardines de Kirstenbosch ocupan parte de las laderas orientales de Table Mountain que dan tierra adentro. Si queréis ver en su plenitud la riqueza botánica del Cabo el lugar perfecto es el Kirstenbosch National Botanical Garden. Ubicado a 13 Km. del centro de la ciudad está considerado como uno de los mejores del mundo, y es  el más grande de los 8 Jardines Botánicos Nacionales de Sudáfrica.

Es tal su diversidad y monumentalidad escénica que hay momentos en los que te puedes sentir como en «Parque Jurásico». Sobre todo cuando caminas por la pasarela elevada (canopy walkway). Son 130 metros de recorrido que serpentea sobre los árboles ofreciendo unas vistas inigualables de la llanura de El Cabo, de las laderas de Table Mountain y de las montañas Hottentots Holland a lo lejos.

Sólo por esto merece la pena acercarse hasta aquí y pagar la entrada. Pero es que hay mucho más: conciertos de verano, grandes praderas donde hacer picnic, rutas y senderos que se internan en la montaña hacia la Skeleton Gorge…A Kirstenbosch se le ha llamado muchas veces «el jardín más hermoso de África». Por eso es uno de los lugares favoritos de los habitantes de Ciudad del Cabo y de todos los visitantes que llegan hasta aquí.

En sus más de 500 hectáreas de extensión crecen hasta 7.000 especies de plantas del sur del continente. De ellas 2.500 son endémicas de la región de El Cabo. Una riqueza natural que ha sido declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO. Es tal su riqueza y tamaño que te aconsejo apuntarte a una de las visitas guiadas gratuitas que salen del «Visitors Center» entre las 10 de la mañana y las 2 de la tarde de lunes a sábado. Al finalizar la visita no podrás evitar la tentación de regresar por tu cuenta para perderte por sus senderos.

Aunque Kirstenbosch merece una visita en cualquier época del año, los arbustos típicos de El Cabo llamados fynbos florecen entre agosto y noviembre. Y eso incluye toda la variedad de proteas, la flor nacional de Sudáfrica.

Si no tienes vehículo propio puedes llegar hasta aquí en los autobuses The City Sightseeing Hop On Hop Off, que paran aquí cada 20 minutos en verano y cada 35 en invierno. Estos autobuses recorren los puntos de mayor interés de la ciudad y puedes usar el billete las veces que quieras durante 24 o 28 horas desde el momento que lo usas por primera vez.

Llega la hora del «hasta pronto»

Sí, porque volveré. Ciudad del Cabo, la ruta al Cabo de Buena Esperanza y toda la región que se extiende hasta Port Elizabeth por la llamada Garden Route merece unas cuantas visitas. Para otro viaje queda pendiente disfrutar de un atardecer desde lo alto de Lion´s Head; recorrer con tranquilidad los viñedos de Stellenbosch probando los diferentes vinos de la zona; o visitar el Castillo del Cabo que es el edificio colonial más antiguo de Sudáfrica.

Y por supuesto acercarme hasta Robben Island para entrar en la celda donde Nelson Mandela pasó encerrado 28 años de su vida. Seguramente no podré evitar sentir un estremecimiento ante la resistencia y la fuerza moral de este hombre que cambió la historia de Sudáfrica. Quiero visitar el Karoo National Park y ver ballenas desde las costas de Hermanus. Y regresar a Gansbaai para meterme en una jaula sumergida en el mar desde donde sentir la cercanía de los tiburones blancos.

En pocos lugares del mundo se pueden vivir tantas experiencias diferentes e intensas. Por eso te pregunto: ¿Necesitas algo más para viajar hasta aquí?

.

Artículos relacionados:

Ciudad del Cabo: cómo disfrutar a tope de la ciudad más visitada de Sudáfrica

Ruta al Cabo de Buena Esperanza buscando el extremo sur de África