La “Primera Maravilla de Colombia”.

A poco más de una hora de Bogotá por carretera se encuentra el lugar más visitado de Colombia, la Catedral de Sal ubicada en una antigua mina de sal en Zipaquirá. La mina, explotada desde principios del XIX, sigue funcionando en la actualidad.

Aquí se encuentra la Catedral que en el 2007 fue elegida por los colombianos como “Primera Maravilla de Colombia”. Actualmente se extrae sólo el 10% de lo que se puede sacar, y aún así es suficiente para cubrir las necesidades de sal del país y todavía sobra para la exportación. Es en esta montaña situada junto al pueblo de Zipaquirá donde se decidió hacer una catedral subterránea que aprovechara las galerías en desuso de la mina.

.Catedral de Sal 174.

Debido a problemas estructurales y de filtraciones de agua la antigua catedral fue sustituida por una nueva de mayores dimensiones y con una mayor resistencia a la erosión. Para ello se ampliaron una serie de galerías de acceso que forman un “Via Crucis” que lleva hasta la sala central de la Catedral presidida por un enorme crucifijo vaciado en la roca e iluminado de blanco.

El origen de estas montañas de sal está en el periodo Cretácico, cuando esta zona estaba ocupada por un mar que quedó cerrado. Tras el proceso de evaporación del agua quedaron estos enormes depósitos de sal que se fueron mezclando con el terreno, solidificándose y transformándose en grandes rocas de altísimo contenido salino. Es por ello que la sal está mezclada con otros minerales. Las continuas filtraciones de agua arrastran el cloruro sódico de las rocas provocando afloramientos salinos de un intenso color blanco y que acaban formando estalactitas y estalagmitas.

.Catedral de Sal 1876

Catedral de Sal 1879

Catedral de Sal 187.

Nada más entrar a la mina por una gran abertura aparecen esos afloramientos de sal arrastrada por el agua filtrada en las rocas. Ya en su interior y mientras camino por las galerías que configuran una especie de Vía Crucis voy descubriendo cruces talladas en la roca salina. Es inevitable quedarse con la boca abierta cuando uno se asoma al mirador de la nave principal de la Catedral presidida por un gigantesco crucifijo excavado en la roca de 16 metros de alto por 10 de ancho.

.Catedral de Sal 184

Catedral de Sal 3.

Mientras avanzo me quedo de nuevo sin palabras cuando entro en una sala con una gran cúpula azulada trabajada en la roca que parece un paisaje lunar. Más allá aparecen los cuatro enormes pilares tallados hasta ahora de varios metros de grosor -y que deberán ser 12- que sustentan el techo de la sala central de la catedral de más de 20 m. de altura.

.Catedral de Sal 183.

El efecto del colorido de la luz es espectacular y ello unido a las dimensiones del lugar provoca una sensación de empequeñecimiento e indefensión de los viles mortales que la visitamos, exactamente una de las la funciones de toda catedral que se precie construida a lo largo de la Historia. Aunque realmente la Catedral de Sal es más una atracción turística que un templo religioso, hecho muy evidente por esa malla de luces LED que acompañan en parte del recorrido y la gran tienda de recuerdos.

.Catedral de Sal 180

Catedral de Sal 175.

Tras unas 2 horas de recorrido que incluye el visionado de una película dando detalles sobre la mina, salgo de nuevo al exterior en un hermoso día soleado. Os aconsejo dar una vuelta por el centro del pueblo de Zipaquirá donde se puede visitar la hermosa plaza de corte colonial rodeada de casas de dos plantas y balconadas de madera. Y de paso tomar algo de refresco o quedaros a comer antes de seguir el viaje. La iglesia del pueblo sufrió un incendio hace años y en su interior sólo queda la piedra viva y el ladrillo como espartana decoración.

.Zipaquirá 1

Zipaquirá 2

Zipaquirá 3

Zipaquirá 4.

Si no habéis comido todavía podéis optar por parar de regreso a Bogotá en alguno de los restaurantes de la carretera que bordea el acceso de la ciudad por el Norte. Llenar el estómago con un ajiaco típico, un sancocho, tamales o un puchero y una buena carne con vistas sobre la capital es un buen punto final para esta excursión que apenas os llevará 5-6 horas.

.Lomo

.

Información práctica:

– La Catedral de Sal abre todos los días desde las 9 de la mañana hasta las 17:30 de la tarde.

– El precio de la entrada para los adultos es de 25.000 pesos colombianos (unos 9€) para los adultos y de 17.000 pesos para niños de 4 a 12 años.

– La forma más económica de llegar es en trasporte público tomando un autobús en el módulo 3 de la Terminal de Transportes de la ciudad de Bogotá con destino a Zipaquirá. Se tarda aproximadamente una hora y media y el costo es de 4.500 pesos (menos de 2€). Una vez en Zipaquirá tomar un taxi que os lleve a la entrada de la Catedral de Sal os costará otros 3.500 pesos.

– Y recuerda que un buen Seguro de Viajes te puede ahorrar preocupaciones y resolver muchos problemas. Así que ni lo dudes. Desde aquí te recomiendo MONDOel seguro de viaje inteligente para viajeros inteligentes.  Además contratando tu seguro desde esta página tienes un 5% de descuento.

..

Artículos relacionados:

El mundo subterráneo de la mina de sal de Nemocón