Viajando al pasado desde lo alto de Masada.

Masada seguía mostrándose inexpugnable. Lucio Flavio Silva miraba de nuevo hacia lo más alto de sus murallas fortificadas a 500 m. de altura. Tal como lo llevaba haciendo los últimos meses. Esa meseta que dominaba el desierto de Judea y el Mar Muerto había sido la peor pesadilla del gobernador romano durante demasiado tiempo. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies