Un edén en el centro de Río de Janeiro.

Un vigilante uniformado acaba de reclamar la atención del personal del jardín que se acerca presuroso. El vigilante señala hacia uno de los pequeños canales que recorren el espacio semi selvático recubierto de un cuidado cesped y tras una breve búsqueda les señala: «¡allí, allí…!»

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies