Viajar a Tikal, la más fascinante joya de la ruta maya de Guatemala

.

.

Tikal, un inolvidable viaje al pasado maya

.

Estoy en Tikal. A mi alrededor una selva lujuriosa se enreda y lo ocupa todo creciendo todavía sobre las ruinas de las viejas construcciones mayas. Desde las potentes raíces que sustentan los enormes árboles hasta las hojas de las copas que no dejan pasar la luz del sol muchos metros más arriba, la selva es omnipresente. Estoy rodeado por la humedad, el color verde de la vegetación semi tropical, el zumbido de los insectos… y a veces por el silencio.

.
.

No es fácil llegar hasta este lugar en medio de la selva guatemalteca de El Petén, pero cualquier esfuerzo queda borrado por la emoción. La emoción de caminar en solitario y encontrarse de frente con una de las viejas construcciones mayas cubiertas de vegetación, tal como las encontraron las expediciones que redescubrieron Tikal a mediados del S.XIX. Ese momento es algo imposible de olvidar.

..

El yacimiento arqueológico de Tikal es la joya maya de Guatemala. Inmersa en las profundidades de la selva del Petén, Tikal forma parte de la llamada Ruta Maya que recorre México, Guatemala y Honduras. Esta sucesión de antiguas ciudades y emplazamientos arqueológicos son la huella dejada por la cultura maya clásica que se extinguió definitivamente entre los siglos XIII y XIV. Sus espectaculares restos, perdidos durante siglos, dejan inevitablemente una profunda huella en el recuerdo de todo el que llega hasta aquí.

.

.

¿Una o dos noches en Tikal?

Pero antes de viajar a Tikal hay que decidirse por pasar uno o varios días en la zona. Personalmente aconsejo reservar al menos 2 días de estancia en la zona pasando una noche en Flores y otra en Tikal para visitar la vieja ciudad maya con la tranquilidad que merece.

Opción 1.- Si sólo vais a pasar un día en Tikal podéis volar a primera hora de la mañana y regresar a Guatemala capital en el vuelo de la tarde. Una vez en el aeropuerto de Flores deberéis contratar los servicios de alguna de las empresas de transporte que parten directos a Tikal. Hasta el yacimiento arqueológico hay unos 70 Km. de distancia. La misma empresa se encarga de llevarte y de traerte de regreso al aeropuerto a tiempo para tomar tu vuelo. Pero atención: para ver todo el yacimiento en un día tendréis que correr por la selva como alma que lleva el diablo.

Opción 2.-  Si disponéis de 2 o más días hay dos alternativas:

a/ Acercarse al pueblo de Flores para buscar un hotelito. Lo bueno es que este pueblo a orillas del lago Peten Itza cuenta con una animada vida nocturna. Lo malo de esta opción es que obliga a hacer 140 kilómetros de ida y vuelta para visitar Tikal.

b/ Salir directamente hacia Tikal donde hay varios lodges en plan ecológico para pasar la noche. Podéis probar en el Tikal Inn o en el Jaguar Inn Tikal que tienen servicio propio de trasporte desde el aeropuerto y están ubicados en el mismo recinto arqueológico. Esta es una opción más tranquila que además permite disfrutar del amanecer en la selva desde lo alto de alguna de las pirámides. Eso sí, el madrugón es de los que no se olvidan y las excursiones se pagan aparte. Si hay suerte y no llueve disfrutaréis de un amanecer inolvidable entre la neblina que cubre las copas de los árboles. Os acompañará la banda sonora de los ladridos de los monos aulladores y el revoloteo de los loros sobre las copas de los árboles.

.

.

¿Por qué es tan conocida Tikal?

El yacimiento arqueológico de Tikal fue declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1979. Además desde 1990 está Incluida dentro de la Reserva de la Biosfera Maya, establecida bajo el programa “El Hombre y la Biosfera” de la UNESCO. El área del Parque cubre 20.000 hectáreas de bosque tropical que alberga cientos de especies vegetales además de monos aulladores, jaguares, loros, tucanes…Y una variedad infinita de insectos que pugnarán por chuparte la sangre, morderte, picarte o a aguijonearte si les molestas.

.

.

Pues ya estoy en camino. Y por fin llego a Tikal tras pasar por un pequeño control donde se paga por acceder al yacimiento. También nos facilitarán un pequeño mapa para no perdernos por los caminos de la selva. La verdad es que una vez dentro todos los recorridos están muy bien indicados. Si seguimos las indicaciones no tendremos ningún problema. De todas formas no estará de más contratar los servicios de algún guía local que os llevará por el buen camino. Además de ofreceros interesantes explicaciones acerca de la cultura maya y de los restos arqueológicos que estáis viendo. Y, por supuesto, de la espectacular naturaleza de la selva de El Petén.

Tikal es conocida mundialmente porque alberga las ruinas de una de las ciudades más grandes y espectaculares de la desaparecida civilización Maya. Hasta ahora se han encontrado unas 4.000 estructuras edificadas, aunque la mayor parte están ocultas por la selva enterradas por la vegetación y todavía sin excavar. Algunas de las construcciones se mantienen en pie gracias a las raíces de los árboles que han penetrado entre las grietas manteniendo unidas sus piedras en un equilibrio inestable. Pero otras, sobre todo las grandes pirámides, se mantienen en un aceptable de conservación y podremos acceder hasta la parte más alta de algunas de ellas. Tikal se convirtió en una de las ciudades más poderosas de la civilización maya alcanzando su máximo poder e influencia entre los siglos tercero y décimo de nuestra era. Incluso llegó a establecer vínculos comerciales y diplomáticos con una ciudad-estado tan importante como Teotihuacán en el centro de lo que hoy es México, una zona muy alejada del área de influencia maya.

En este viaje decido recorrer Tikal a mi aire. He leído un montón de cosas sobre los mayas y la historia de esta ciudad. También he recorrido parte de la Ruta Maya incluyendo Chichen Itzá, Cobá, las ciudades de la Ruta Puuc (Uxmal, Sayil, Labná), Tulum, Palenque, Quiriguá y Copán. Así que me adentro en la selva dejando atrás el centro de visitantes y expectante ante el encuentro de lo desconocido. Los mosquitos zumban a mi alrededor y me encuentro con las primeras estructuras rodeadas de una exuberante vegetación. Ha llovido y el cielo se mantiene cubierto y gris manteniendo la selva entre las sombras. La humedad es altísima y la lluvia caída comienza a evaporarse con el calor de un sol que no se ve. Tikal se resiste a mostrase entre la neblina de la mañana.

..

Se cree que aquí llegaron a vivir unas 50.000 personas convirtiendo a Tikal en un importante centro ceremonial donde abundaban los templos, los palacios y las pirámides. Sin embargo, y no se sabe exactamente todavía por qué, Tikal fue abandonada por sus habitantes hacia el 900 d.C. Hoy se sabe que las continuas guerras con otras ciudades mayas por unos recursos naturales escasos condujeron a la inestabilidad política y social. La sucesión de crisis, guerras, invasiones y hambrunas acabaron por debilitar el poder de las ciudades y su progresivo abandono. La selva había cubierto por completo sus ruinas cuando 600 años más tarde llegaron los españoles a estas tierras.

Nada más iniciar el recorrido me llama la atención una gigantesca ceiba al borde del camino, un árbol sagrado para los mayas que fotografiaré más tarde con mejor luz. Me dirijo hacia el Templo VI conocido como el templo de las Inscripciones. Su estructura de 20 m. de altura resulta un tanto decepcionante debido a su ruinoso estado. Pero lo mejor está por llegar. Sigo andando mientras a mi alrededor la selva lo cubre todo. Los monos arañas van saltando de rama en rama aferrándose con sus largas colas prensiles al tiempo que sonidos desconocidos llegan hasta mis oídos.

.

.

La humedad es tremenda, los mosquitos atacan sin piedad y me encuentro con insectos que por su tamaño podrían pasar por mamíferos. Paso junto a la Acrópolis Central con sus edificios y patios y el Templo V de 51 metros de alto. Llego a la Plaza de los 7 Templos donde observo cómo las raíces han penetrado hasta lo más profundo de la estructura de estas construcciones. Giro a la izquierda y llego al Mundo Perdido, el área con las construcciones más antiguas de Tikal.

.
.

Decido seguir hasta el Templo IV o Templo de la serpiente Bicéfala. Esta es la construcción maya más alta de Mesoamérica con sus casi 65 m. de altura. Las vistas desde lo alto prometen ser espectaculares. La antigua, resbaladiza y oscilante escalera de madera en la que los turistas se jugaban el tipo ha sido sustituida por otra más segura. A pesar de lo empinado del ascenso merece la pena subir porque desde arriba se disfruta de las mejores vistas de Tikal. A los fans de la saga Star Wars estas vistas le resultarán conocidas. Aquí se filmaron escenas como las de la base rebelde en la cuarta luna del planeta Llavín, en el Cap. IV. Sí, el lugar desde donde un soldado monta guardia es este. Y las pirámides que se ven son las de Tikal. Desde aquí los sonidos de la selva llegan más nítidos. Al fondo, sobresaliendo sobre el dosel de la selva, se elevan las pirámides de la Gran Plaza. Si decidís quedaros a dormir en el Parque, no os perdáis el atardecer (de 17h a 18.30 h p.m.) y el amanecer (entre las 5-6 a.m.) subidos a lo alto del Templo IV. Son momentos únicos que jamás olvidaréis.

..

Con la imagen de una selva casi impenetrable en la cabeza me dirijo hasta la Gran Plaza por la Calzada Tozzer. Tras pasar la mole casi derruida del Templo III, me planto ante el Templo II que se eleva sobre lo alto de una colina. Un poco más y ahí está, la Gran Plaza de Tikal, grande como un campo de futbol, rodeada de pirámides y de la Acrópolis del Norte con sus estelas esculpidas y sus ocho templos funerarios. El conjunto, rodeado a su vez de enormes árboles me deja con la boca abierta.

.

.

En el centro hay un pequeño espacio reservado para los cultos indígenas, ya que se sigue considerando sagrado a este lugar. En un extremo destacan los dos grandes templos I y II construidos por el gobernador del ciudad, el Sr. Cacao en el 700 d.C. Su tumba se encontró en el templo mayor o del Gran Jaguar, y el más pequeño o de las Máscaras se cree que fue hecho para su esposa. El ascenso a este templo se puede hacer a través de unas empinadas escalinatas de madera y la vista sobre la plaza con el Templo del Gran Jaguar enfrente es impagable.

.


.

A la izquierda los ocho pequeños templos conforman un gran conjunto funerario para la nobleza maya de Tikal. Allí me dirijo para subir por sus escalinatas y sentarme a descansar un rato mientras disfruto de otra magnífica panorámica de la Gran Plaza. Este es uno de esos lugares mágicos levantados por el ser humano, hermosos en su magnificencia y grandiosos incluso en su estado de ruina. Cuando todos los edificios estaban estucados y pintados de colores, su visión debía ser realmente impactante.

..

Tras dar vueltas alrededor de la Gran Plaza y fotografiarla desde todos los ángulos, continúo la visita. Me acerco a la parte final del recorrido, la Zona Norte, un área todavía en excavación atravesada por la Calzada Maler. A todo lo largo de mi visita a Tikal me he encontrado estelas esculpidas en piedra caliza dispersas por todas partes. También aquí encuentro pequeños templos, pirámides y sobre todo, rodeándolo todo, omnipresente, la selva verde con sus monos que aúllan, sus loros que gritan y revolotean y sus insectos que zumban incansables a mi alrededor.

.


.

Si decidimos quedarnos en Tikal para ver el amanecer al día siguiente, se puede además seguir la visita. Si estáis cansados de arqueología, ¿qué tal un poco más de mosquitos y naturaleza tropical? Cerca del mercado de artesanías comienza un sendero que conduce desde la laguna del cocodrilo (donde habita un solitario espécimen) hasta la caoba gigante. Es una caminata que se puede hacer en un par de horas de tranquilo paseo por la selva. Podemos rematar la estancia visitando de nuevo la Gran Plaza y recorriendo lo que nos hayamos dejado el día anterior. Pero esto es ya sólo aconsejable para fanáticos de la arqueología y la historia mayas.

.

.

.

Información práctica:

.

Cómo llegar a Tikal. Hasta hace unos años el acceso Tikal por carretera suponía una auténtica aventura en sí misma. Trayectos de más de ocho horas de duración y siempre dependientes de la climatología. Afortunadamente las cosas han cambiado. Aunque la carretera actual supone una vía alternativa de acceso, lo mejor y más rápido es tomar un avión en ciudad de Guatemala para aterrizar en el aeropuerto de Santa Elena-Flores (Mundo Maya International Airport) unos 45 minutos después.  Eso sí, es caro. El vuelo está operado por las compañías Avianca y Transportes Aéreos Guatemaltecos que mantienen una política de precios similar. De todas formas si no queremos pasar un montón de horas en la carretera no queda más remedio que aflojar la billetera. Dependiendo de las fechas un vuelo de ida y vuelta puede rondar entre 150 y 200 Euros.

– Si no tenéis más remedio que hacer la visita en un día, no seáis rácanos. Una vez en el aeropuerto de Flores no dudéis en pagar un poco más a la empresa que os asegure una rápida salida hacia Tikal. Las más baratas pueden dejarte en el aeropuerto esperando como idiotas. Desde Flores también hay minibuses que van recogiendo a los turistas por todos los hoteles de la ciudad. Os aseguro que perder el tiempo de esta forma os puede poner de muy mal humor. Ese es el caso, por ejemplo, de la empresa San Juan que os puede dejar esperando en el aeropuerto durante una hora. Así que elegir otra que tenga salida inmediata como “Tikal Tours“, que por unos quetzales más os propone subir al autobús y salir corriendo.

– El precio de la entrada a Tikal es de 150 Quetzales (18 Euros) en horario de 6 de la mañana a las 6 de la tarde. Si compras tu billete más tarde de las 15:30 te puede servir también para el día siguiente. Así podrás ver Tikal al atardecer, y al día siguiente también el amanecer con guía y entrando a partir de las 4 de la mañana. Luego te queda el resto del día para hacer la visita.

– Estáis en un lugar de clima semitropical donde llueve con frecuencia. Debéis usar calzado cerrado para evitar que se os introduzcan las hormigas cortahojas, cómodo y con suela que se agarre bien a las superficies húmedas. Llevad siempre algo de beber encima y protector solar. Pero sobre todo ir bien provistos de antimosquitos.

– Recuerda que la selva es un entorno al que no estás habituado. Por eso en caso de accidente un buen Seguro de Viajes te puede ahorrar preocupaciones y resolver muchos problemas. Así que ni lo dudes. Desde aquí te recomiendo MONDO, el seguro de viaje inteligente para viajeros inteligentes.

.

Artículos relacionados:

.

Visitando las ruinas mayas de Copán en Honduras

Misterios y grandeza de la ciudad de Teotihuacán

.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO? ¿CREES QUE LA INFORMACIÓN APORTADA TE HA SIDO ÚTIL?

¿Te ha ahorrado tiempo y dinero en la planificación de tu viaje? Espero que las respuestas hayan sido afirmativas. Y ahora antes de hacerme alguna consulta o una pregunta piensa en lo siguiente: ¿Cuánto crees que vale este artículo y los datos que aporto?

Para seguir ofreciéndote esa información que necesitas para tus viajes tu contribución económica es fundamental. Si crees que este es un intercambio justo cualquier aportación voluntaria es más que bienvenida. Es muy fácil. Desde 1€ o 1$. Gracias.

.

.

 

Viajé a Puebla buscando el mole poblano: cuando una salsa te hace viajar

.

.

En Puebla caben muchas Pueblas

.

Puebla monumental, Puebla gastronómica, Puebla relicario de México, Puebla revolucionaria, Puebla Patrimonio de la Humanidad, Puebla segunda ciudad de México…Y entre tantas a elegir llegué a Puebla siguiendo el rastro de una salsa oscura inventada por monjas de clausura. Porque tras degustar un pollo con mole poblano en algún restaurante de México siempre me hacía la misma pregunta: ¿de dónde proviene la receta de esa salsa espesa de sabor intenso, color oscuro, especiada y ligeramente picante que tanto me gusta? Para averiguarlo tuve que acercarme hasta Puebla, esa ciudad de 5 millones de habitantes y la segunda más grande de México. Porque la ciudad de Puebla esconde, entre otras especialidades gastronómicas, los secretos de sus salsas en los fogones de viejos conventos de clausura. Además su centro histórico, nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, conserva auténticas joyas de su rico y esplendoroso pasado colonial.

.


.

Los españoles del S.XVI echaron mano de regla y escuadra para fundar Puebla en 1531. Al igual que hicieron en el resto de ciudades que fundaron en el continente, partieron de una estructura en cuadrícula cuyo centro era una plaza central, la Plaza de Armas o Zócalo. A su alrededor se levantaron las estructuras del poder político, religioso y militar. Su desarrollo durante el período colonial se debió al hecho de convertirse en un punto intermedio de conexión de la Nueva España. Puebla era la escala obligada de las comunicaciones y el comercio entre la ciudad costera de Veracruz y la Ciudad de México. Hoy día a la Ciudad de Puebla también se la conoce como Puebla de Zaragoza, Heroica Ciudad de Puebla o Puebla de Los Ángeles.

.


.

Durante los tres siglos de gobierno colonial las diferentes órdenes religiosas pugnaron por establecerse en la próspera urbe. En una especie de orgía constructora se lanzaron a una alocada carrera en la que se levantaron decenas de iglesias, conventos y monasterios. Ese frenesí religioso se vio acompañado por el de los ricos comerciantes y miembros de la nobleza local. Ellos fueron los que levantaron esos enormes palacetes con grandes patios interiores decorados con cerámica de Talavera, azulejos y ladrillos de color rojizo. Puebla se convirtió así en la segunda ciudad más importante del Virreinato de la Nueva España. Hoy muchos de esos antiguos palacetes y viejas casonas han sido reconvertido en museos, hoteles con encanto y oficinas gubernamentales. Lo bueno es que a pesar del paso del tiempo todavía mantienen sus magníficos pórticos, patios y fachadas que nos siguen hablando de su esplendoroso pasado.

Además Puebla tiene una especial significación en el sentir patrio de los mexicanos. Fue aquí donde combatieron al ejército francés el 5 de mayo de 1862 iniciando la resistencia contra las aspiraciones imperiales de Napoleón III. Y también fue en Puebla donde en 1910 se inició la Revolución Mexicana contra el régimen totalitario de Porfirio Díaz. Revolución en la que Pancho Villa se convertiría en héroe nacional. Su imagen está todavía muy presente en la ciudad.

..

A la hora y media de salir en autobus desde México DF iniciamos el descenso hacia la Ciudad de Puebla. A lo lejos diviso entre los campos de cultivo las siluetas nevadas del Popocatepetl y del Iztacihautl. Los dos volcanes se alzan vigilantes sobre todo el altiplano central de México. La actividad sísmica aquí es continua y por eso mismo no deja de ser sorprendente que la mayoría de las viejas construcciones coloniales sigan en pié. Desde lo alto de los 5.400 m. del Popocatepetl se elevan unas inquietantes volutas de humo blanco mientras en los peajes de las autopistas unos grandes carteles avisan de la actividad diaria del viejo Popo.

Pero esta imagen idílica desaparece a la entrada de Puebla. En el Siglo XXI son las naves industriales de las fábricas de piezas de automóviles las que nos dan la bienvenida. El paisaje urbano que atraviesa el autobús en el que vengo desde Ciudad de México es de todo menos atractivo: casas bajas de pintura desconchada, calles llenas de baches y pasos elevados entre estacionamientos llenos de coches derrengados. Tras unas 2 horas y media de viaje el autobús entra puntualmente a la CAPU, la terminal de autobuses de Puebla. Desde luego la primera impresión que recibe el visitante no es para dar saltos de alegría. Afortunadamente Puebla tiene mucho más que ofrecer como descubrí nada más llegar a su Centro Histórico.

.


.

El frenesí constructor del barroco en Puebla

Una vez en el centro de Puebla os aconsejo visitar la Oficina de Turismo ubicada en los bajos del Palacio Municipal en la arbolada Plaza del Zócalo. Es un edificio construido en estilo franco-español típico de la época del Porfiriato. Con la ruta trazada en el plano salí a la soleada mañana a descubrir los secretos de esta ciudad. Puebla está ubicada en una región por donde pasaron toltecas, chichimecas y olmecas. Y donde los mexicas (aztecas) llegaron en el S.XV para conquistar a sus habitantes e imponer sus tributos y sus guerras floridas.

.
.

Unas décadas después llegaron los españoles y con el paso del tiempo convirtieron a Puebla en el epicentro de la arquitectura barroca en México. Como ejemplo tengo justo delante las dos torres, las más altas de México en un edificio religioso, de casi 80 metros de la Catedral. Las dos torres enmarcan una severa fachada de estilo herreriano. Los más de 200 años que tardó en construirse conformaron una amalgama de estilos visibles en la estructura, la cerámica y pintura del exterior. Y también en el interior donde destacan sus cinco naves, las grandes cúpulas y la recargada decoración del altar mayor de forma octogonal y en sus 14 capillas. Además de todas las tallas, pinturas y esculturas, sobresale en el centro de la Catedral el coro de madera de estilo mudéjar con sus incrustaciones de ónice y marfil. El conjunto está rodeado por dos grandes órganos regalo del emperador Carlos V.

.


.

De nuevo en el Zócalo, epicentro de la vida cultural, política y religiosa de la ciudad, aprovecho para tomar un café en una de las muchas terrazas instaladas bajo los soportales de la plaza. Desde aquí y tomando la calle 5 Oriente nº5 me acerco hasta la Biblioteca Palafoxiana fundada en 1646. Fue la primera biblioteca del continente y llegó a ser la más rica de toda la América Hispana con más de 6.000 volúmenes. Tras entrar en la Casa de la Cultura y subier unas escaleras al fondo del gran patio central, llego hasta la portada de la entrada bellamente labrada en piedra. Al interior se accede previo pago de unos pocos pesos aunque desgraciadamente está prohibido hacer fotografías. Su sala principal es de estilo barroco con piso de azulejo rojizo, escritorios con incrustaciones de ónice y anaqueles de madera de cedro tallado repletos de viejos libros y manuscritos. El ejemplar más antiguo que conserva es un incunable de 1493, La Crónica de Nüremberg, de Hartman Schedel. Toda la Biblioteca es una joya colonial de inconmensurable valor.

..

A la salida de la Biblioteca me aventuro por las calles que conforman el entramado urbano de Puebla. Este forma perfectas cuadrículas nombradas según su orientación a medida que parten del Zócalo: Oriente, Poniente, Norte y Sur. Paro ello regreso a la calle 5 de Mayo frente a la Catedral y, girando a la derecha, me adentro por esta calle peatonal. Aquí se concentra la mayor parte de los comercios, tiendas y negocios del centro. En el cruce con la 4 Poniente está una de las iglesias más renombrados de la ciudad, la del Convento de Santo Domingo y su famosa Capilla del Rosario. Al fondo de la iglesia, a la izquierda, se encuentra esta capilla construida entre 1560 y 1590, una de las obras cumbre del barroco de la Nueva España. Plagada de elementos ornamentales, figurines, angelotes, esculturas de yeso, imágenes, pinturas y elementos simbólicos es una representación abrumadora de los misterios del Rosario y de las virtudes de la Virgen. Creo que pasé más de media hora intentando desentrañar sus secretos observando la forma de corona de la cúpula policromada, las volutas de yeso doradas del techo abovedado y las pinturas del altar. La sobredosis de religiosidad barroca me dejó tal empacho que apenas tuve valor para visitar un par de iglesias más de las decenas que hay en Puebla. Entonces empecé a comprender el por qué del apodo de Puebla: el “relicario de América“.

.

.

.

Colores y sabores de Puebla

A la salida y atribulado por los excesos religiosos de la mañana me adentro por la calle 6 Oriente, la antigua calle de Santa Clara, dispuesto a pasear bajo el sol del mediodía. Esta calle es una sucesión inacabable de pastelerías repletas de dulces típicos como los camotes y productos artesanales de alimentación, conservas y artesanía. El colorido en la decoración de tiendas y escaparates es casi exuberante. Cada rincón está ocupado por camotes de diferentes sabores en sus envoltorios de fino papel, mermeladas, frutas escarchadas, almíbares y pastelitos. El colorido de los interiores contrasta con la sobriedad del blanco de las fachadas de los edificios de esta calle.

.

.

En el nº 206 de esta misma calle encuentro un edificio con la fachada acribillada por agujeros de bala: estoy frente al Museo de la Revolución. Esta casa perteneció a los hermanos Serdán que iniciaron un movimiento de insurgencia contra la reelección de Porfirio Díaz como Presidente de la República. Alzados en armas se enfrentaron  a tiros con los que vinieron a detenerlos y así empezó la Revolución Mexicana de 1910 que llevó al país a una guerra civil. En el museo hay una interesante colección de fotografías de la época que nos transportan al México de las películas en blanco y negro.

..

Caminando por las calles del centro histórico de Puebla me encuentro con calles de nombres antiguos como la de Alatriste. Y edificios de nombres curiosos como la Casa del Alfeñique (así se denominaba aquí a un dulce parecido al turrón) de hermosa fachada y sede del Museo Regional. En él se conservan desde códices indígenas del S.XVI hasta armaduras y carruajes de la época colonial. También hay construcciones que hablan de la pujanza cultural de esta ciudad durante el período colonial. Como el Teatro Principal con su entrada de cantería y fachada y paredes pintadas de amarillo construido en 1761 y considerado el más antiguo de Norteamérica.

.

.

Muy cerca del Teatro me adentro por la calles peatonales del llamado Barrio del Artista con sus pequeños cafés, terrazas y talleres de pintores y artesanos. Aquí es posible verles trabajar in situ en sus obras ajenos al devenir de curiosos y paseantes que van camino del Mercado de Artesanías de El Parián. En este par de estrechas callejuelas unidas por un pasadizo se concentra gran parte del comercio de artesanías y recuerdos del centro de Puebla. Parián es una palabra de origen tagalo que significa mercado y que llegó hasta México gracias al comercio con Filipinas expandiéndose después por casi todas las ciudades del Imperio Español en América. Y con esa significación sigue funcionando aquí este animado mercado de ropa, cerámica de Talavera, dulces típicos y artesanía proveniente de todo el estado de Puebla.

.

.

Justo en lo que debían ser hace un par de siglos las afueras de la ciudad, al otro lado del Boulevard Héroes del 5 de Mayo, se encuentran varias iglesias. Una de ellas es la del ex Convento de San Francisco con su fachada de piedra gris, su torre en 4 niveles y un interior de estilo churrigueresco. Otra es la de la Parroquia del Santo Ángel Custodio con su fachada blanca flanqueada por dos esbeltas torres con inserciones color de teja. Por iglesias que no quede. Porque en Puebla hay unas cuantas consideradas obras maestras del Barroco Poblano. Es el caso de las de Santa María Catalina o la de Santa María Tonanzintl. Vamos, un paraíso para los amantes del arte religioso.

..

De regreso al centro histórico me dirijo hacia la Plazuela de los Sapos (4 Sur, esquina de 3 Oriente). Aquí la mayoría de tiendas está especializada en la venta de muebles de madera de estilo antiguo y otros objetos decorativos. Enmarcadas entre las bellas fachadas de distintos colores del Callejón de los Sapos se encuentran bares y tabernas famosas como la que sirve el licor de “pasita”.

.

.

Además aquí, en la Calle 6 Sur, hay unos cuantos hoteles de los denominados “con encanto” y restaurantes decorados en el recargado estilo colonial. Los fines de semana la plaza se llena de comerciantes que venden antigüedades y de turistas a la caza de algún recuerdo único.

.

.

Callejeando llego hasta una pequeña plaza presidida por la fachada, el gran pórtico y las dos torres de la blanquísima Iglesia de la Compañía de Jesús. Estoy frente a uno de los templos barrocos más importantes de México. Hoy forma parte de la Universidad Autónoma de Puebla y hasta aquí vienen los estudiantes a celebrarlo cuando acaban sus estudios. Puebla es una ciudad llena de leyendas, misterios e historias curiosas. Y esta iglesia cuenta con unas cuantas. Una de ellas es la de Catarina de San Juan, la China Poblana. Catarina fue traída de Oriente como esclava en la época de la colonia y acabó convirtiéndose en símbolo de la femineidad mexicana. Llegó a ser tan conocida que acabó sus días enterrada aquí, en la Iglesia de la Compañía. Otra historia curiosa es la del falso Visitador Don Antonio de Benavidez, El Tapado, que fue ejecutado en 1684 por orden de la Inquisición tras hacerse pasar por agente del Rey. Su cabeza fue cortada, clavada y expuesta durante meses justo sobre la puerta de entrada a esta Iglesia como recordatorio de sus pecaminosos actos .

.

.

Es curioso comprobar cómo permanecen en el imaginario popular estas viejas historias de la época colonial. Muy cerca de aquí se encuentra la llamada “Casa del que mató al animal“, así, tal cual. Este viejo caserón de pórtico escultural tallado en piedra representando a un cazador con sus perros guarda una curiosa leyenda. La que cuenta que una gran serpiente hacía desaparecer animales y personas, entre ellas al hijo del propietario de la casa. Este, desesperado, ofreció como recompensa la mano de la hija que le quedaba  a quien matara a la serpiente. Finalmente un joven humilde consiguió su objetivo y la casa pasó a denominarse como la de” aquel que mató al animal“. Actualmente es la sede de un periódico local, El Sol de Puebla.

..

Otra historia similar habla de un gran cocodrilo que merodeaba por el río que pasaba donde ahora se encuentra la Calle 5 de Mayo devorando los animales de la vecindad. También hay historias llenas de misterios que hablan de sombras que se ocultan en los quicios de las puertas del que fue el primer teatro de Puebla. Un solar que ahora ocupa la cadena de tacos Tony, por cierto, de los mejores de Puebla. E historias más recientes alimentadas por la imaginación popular, como la del caserón donde se han grabado algunas famosas telenovelas y que hablan de propietarios bastardos y descendientes enanos que mantienen relaciones incestuosas. Estamos en México amigos, donde la realidad de hoy y los mitos del pasado crea una amalgama cultural de carácter único. Por eso no es de extrañar que en Puebla las leyendas y los ritos ancestrales se mezclen sin estridencias con el carácter apacible y la vida tranquila que llevan muchos de sus habitantes.

.

.

Uno de los lemas de Puebla: ¡Aquí se come rico!

Toda esta zona del centro está salpicada de restaurantes donde en cocinas a la vista se preparan las especialidades gastronómicas típicas de la región. Entre todas ellas sobresale el mole poblano. Se dice que esta delicia fue una invención de las monjas del Convento de Santa Rosa de Lima que supieron mezclar con sabiduría los chiles, el chocolate, las nueces y diferentes especias como la canela. En la temporada de otoño se preparan los exquisitos chiles en nogada, rellenos de carne picada y frutas bañados en salsa de nueces y queso de cabra. Otras exquisiteces son las chalupas, el pipían, los tamales, los gusanos de maguey,  los chapulines (saltamontes), los escamoles (huevos de hormiga). Y como no las tradicionales tortitas de maíz rellenas de carne guisada llamadas molotes, además de las cemitas (bocadillos) rellenas de carne en crujiente pan de ajonjolí. Y por supuesto los tradicionales dulces como los ya nombrados camotes. Desde luego la riqueza, variedad y exotismo de los sabores de la gastronomía poblana supera cualquier expectativa. Por eso la gastronomía es una de las razones por la que muchos viajeros se acercan hasta aquí. Eso sí, cuidado con los picantes cuando veáis nombres como chile con limón y sal, o chipotle picoso entre otros.

.

.

No puedo evitar la tentación de pedir unos chiles en nogada en un restaurante que los anunciaba como especialidad acompañados por unas tortitas de camarones. Mientras degusto esos platillos veo pasar por la calle a los niños uniformados que salen de los colegios camino a casa. También a ancianos encorvados cubiertos con un sombrero de paja, a turistas cargando con sus cámaras, guías y mapas. Y a camionetas abiertas que pasan cargadas de trabajadores sentados en la parte de atrás traqueteando por las calles de adoquines. A pesar de que la actividad no cesa todo se hace a un ritmo tranquilo, como de pueblo. A veces es difícil creer que estoy en la 2º ciudad más grande de México. Me gusta Puebla, pienso.

.Chile en nogada.

Por la tarde decidí acercarme hasta el Museo Amparo ubicado en dos grandes edificios construidos entre los siglos XVII y XVIII (calle 2 Sur nº 708). Una visita que me habían recomendado vivamente en la Oficina de Turismo por el incalculable valor de muchas de sus piezas provenientes de la época prehispánica. Tras pagar 35 pesos me dicen que si quiero hacer fotografías tengo que pagar más. El Museo está plagado de cámaras de video y de vigilantes que te persiguen por las 14 salas de este Museo, así que si no quieres problemas, ya sabes. Ciertamente me veo sorprendido por la riqueza y variedad de las piezas prehispánicas expuestas. Sobre todo por los trabajos de cerámica y esculturas de las diferentes culturas que poblaron estas tierras, desde los zapotecas y olmecas hasta la llegada de los mexicas. También hay otra parte dedicada al mobiliario civil y a pinturas religiosas de la época colonial. Si os interesa el arte prehispánico este Museo es un lugar de visita imprescindible en Puebla.

.

.

Hay otros museos de arte como el Museo de San Pedro, también llamado Museo de Arte Virreinal. Este viejo edificio utilizado como edificio religioso y posteriormente como hospital, guarda entre sus viejos muros una de las colecciones de arte religioso más importante de México. La verdad es que no lo visité porque sencillamente estaba saturado de arte religioso. Otro museo que dejé por el camino fue el Centro Cultural “Ex Convento de Santa Rosa” o Museo de Artesanías (calle 14 Poniente nº.301). Aquí se conserva la antigua cocina del convento decorada con azulejos y cerámica de Talavera. Se dice que fue en este sacrosanto lugar donde se creó la receta del mole poblano que tanto me gusta. Sencillamente preferí pasear por las calles disfrutando del ambiente de Puebla. De sus calles con fachadas decoradas de grandes portalones, de los antiguos palacetes y casonas desde donde se ven los grandes y sombreados patios interiores. También curioseando en las tiendas de antigüedades. Así pasé por delante de la Casa del Deán (calle 16 de Septiembre), construida en 1580 y que dicen que es la casa más antigua de Puebla. Tras la austera fachada de piedra el interior de la casa guardaba un secreto sólo descubierto en la década de 1930. Ahí se encontraron los únicos frescos de pintura no religiosa del S.XVI que se conservan en México. Eso fue lo que salvó a este viejo edificio de ser derruido.

.. 

Regreso al Zócalo caminando entre parejas de enamorados, hombres que se echan una siesta en un banco de la plaza y grupos de jóvenes que se reúnen aquí al salir de las escuelas. Mientras la vida pasa, los limpiabotas se concentran en sacar lustre al calzado ajeno. Y las terrazas se van llenando de gente al atardecer de este día soleado de invierno.

.

.

Aprovecho para repasar la lista de restaurantes recomendados: Fonda La MexicanaMural de los Poblanos, Fonda de Santa Teresita… Todos especializados en comida poblana. Finalmente me decido por acercarme hasta la Fonda de Santa Clara, a 5 minutos a pié desde El Zócalo. Una decoración de estilo mexicano sin estridencias y el personal que me recibe con amabilidad contribuyen a que me sienta como en casa. De primer plato pido un surtido de empanadillas de chorizo, flor de calabaza y nopal con queso. Y de segundo un exquisito, suave y especiado mole poblano con pollo y arroz con el que me doy un auténtico homenaje.

.

.

La leyenda del origen del mole poblano

Dice la leyenda que Sor Andrea de la Asunción, interna del convento de Santa Rosa de Lima en Puebla, fue la inventora del mole poblano. Al parecer quiso elaborar un platillo sorprendente durante la visita a Puebla del virrey Tomas Antonio de la Serna y Aragón. ¡Y vaya si lo logró! Tanto es así que el mole poblano, elaborado con más de 30 ingredientes, se ha convertido en patrimonio de la gastronomía mexicana. Tradicionalmente el mole se sirve con pavo aunque el más popular lo encontrarás servido con pollo acompañado de arroz y tortillas.

.

Mientras casi lloro de placer pienso que todavía me quedan por visitar los Fuertes de Loreto y Guadalupe donde los mexicanos resistieron a los ejércitos franceses en mayo de 1862; también algún mercado popular como el de Los Poblanos; un taller de cerámica típica de Talavera como el Taller Uriarte, el más antiguo de Puebla…además de las iglesias y museos que he ido dejando por el camino intentando evitar una sobredosis de arte religioso. Y por supuesto me queda subir a la pirámide más grande del mundo (o eso dicen por aquí) en la cercana ciudad de Cholula. Mientras termino de degustar el mole, y con su regusto tan especial en el paladar, decido que por todo lo visto y lo que queda por ver no me queda más remedio que regresar a Puebla. Y es que degustar de nuevo otro mole poblano es una excusa para volver a esta ciudad tan válida como cualquier otra. Creo que incluso es una de las mejores. Sí, definitivamente me gusta Puebla.

.

 .

Información práctica:

.

Cómo llegar a Puebla. Puebla se encuentra a unos 130 km. al sudeste de México DF por lo que es un destino idóneo para escapar de la gran urbe y pasar un relajado fin de semana paseando por sus calles, visitando sus monumentos y disfrutando de otro de sus principales atractivos: su gastronomía. Aconsejo hacer el viaje en los cómodos autobuses de Estrella Roja o ADO que salen cada 15 minutos de la Estación Central TAPO en Ciudad de México (metro San Lázaro) hacia la estación central de Puebla, llamada CAPU. El viaje cuesta unos 150 pesos y dura poco más de 2 horas. Atravesar los suburbios de la capital mexicana lleva la mitad de ese tiempo. Después la autopista asciende por una sucesión de sierras pobladas de grandes extensiones de pinares y verdes valles de media montaña que nos hacen olvidar la contaminación y el color gris de la gran capital mexicana.

..

– Una vez en Puebla y dentro de la misma estación CAPU se compran en una taquilla los boletos para los “taxis seguros” tras indicar nuestro destino. Al centro son unos 55 pesos. Tras enseñar el boleto en otra taquilla del exterior nos asignarán un taxi con el recibo correspondiente. En apenas 20 minutos el taxi os dejará bajo la sombra de los árboles que adornan la Plaza del Zócalo.

– Usa calzado cómodo. La mejor forma de visitar Puebla es hacerlo a pié tras conseguir un buen plano en la Oficina de Turismo. Allí te indicarán los puntos de más interés. Siguiendo sus recomendaciones conocerás lo fundamental de Puebla y ahorrarás tiempo y energías. No olvides el protector solar. Puebla se encuentra a más de 2.000 metros de altura,y el sol suele ser inmisericorde.

Dónde dormir en Puebla. Para hospedarse en Puebla aconsejo cualquiera de los numerosos hoteles del Centro Histórico ubicados en viejos palacios o monasterios de la época colonial. Un ejemplo es el Hotel Camino Real que mantiene la vieja arquitectura virreinal de este antiguo convento. Otra opción interesante es quedarse en un hotel con encanto u “hoteles boutique” como el Hotel Mesón Sacristía de la Compañía. Puebla está llena de este tipo de hoteles que conservan una decoración tradicional, además de contar con excelentes restaurantes. Aquí puedes encontrar una amplia selección de hoteles en Puebla.

– Aunque el centro histórico de Puebla es un lugar bastante seguro para los turistas, recuerda que un buen Seguro de Viajes te puede ahorrar preocupaciones y resolver muchos problemas. Así que ni lo dudes. Desde aquí te recomiendo MONDO, el seguro de viaje inteligente para viajeros inteligentes.

– Y recordar que “venir a Puebla y no comer mole poblano, es venir en vano”

.

.

Artículos relacionados:

.

10 Edificios y monumentos claves para conocer México DF

En Cholula está la pirámide más grande del mundo, o eso dicen en México

.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO? ¿CREES QUE LA INFORMACIÓN APORTADA TE HA SIDO ÚTIL?

¿Te ha ahorrado tiempo y dinero en la planificación de tu viaje? Espero que las respuestas hayan sido afirmativas. Y ahora antes de hacerme alguna consulta o una pregunta piensa en lo siguiente: ¿Cuánto crees que vale este artículo y los datos que aporto?

Para seguir ofreciéndote esa información que necesitas para tus viajes tu contribución económica es fundamental. Si crees que este es un intercambio justo cualquier aportación voluntaria es más que bienvenida. Es muy fácil. Desde 1€ o 1$. Gracias.

.

.

.

Lagos de Plitvice, un paraíso natural de verdes y celestes en Croacia

.

.

Los lagos de Plitvice: los sonidos del agua

.

Pocas veces he visto paisajes tan hermosos como el de los Lagos de Plitvice. Un lugar donde el color verde de los árboles, los helechos y los musgos cubre el bosque por entero. Donde el sonido del agua te acompaña en todo momento. Agua que corre por sus riachuelos límpidos y trasparentes como el cristal. Agua de color celeste de sus lagos, agua que cae por sus innumerables cascadas entre borbotones de espuma. Agua vaporizada que flota en el ambiente y da vida a este maravilloso lugar.

.


.

No me extraña que en 1979 la UNESCO declarara Patrimonio de la Humanidad a este Parque Nacional ubicado casi en el centro de Croacia. La erosión del agua sobre la roca caliza ha ido formando un fantástico paisaje kárstico a lo largo de millones de años. Aunque la zona donde se encuentran los lagos ocupa menos de 1.000 hectáreas, el total del parque supera las 30.000. Lo malo es que el millón largo de visitantes que tiene el parque a lo largo del año se concentra precisamente en esas mil hectáreas. Precisamente es durante el verano cuando la masificación puede hace más complicado disfrutar a gusto de toda su belleza natural.

Es por eso que una visita a Plitvice exige de una cuidada planificación si como yo, vas en pleno verano. Aquí te iré dando pistas y consejos prácticos acerca de las rutas más interesantes, dónde dormir o qué llevar encima. Pero sobre todo qué horas evitar para no acabar atascado en una pasarela o poder tomar fotografías sin cientos de espontáneos a tu alrededor.

.

.

Por otro lado no se pueden visitar los Lagos de Plitvice sin estar acompañado constantemente por los sonidos del agua. Toda una sinfonía formada por el rugido de las cascadas, los rumores de agua y el fluir de los riachuelos. Las fotografías no son capaces de expresar estos sonidos, por eso aquí os dejo este vídeo donde el agua es la protagonista. No os olvidéis de activar el volumen.

.

.

Escapando del furor turístico del verano

Plitvice es uno de los lugares más hermosos de Europa. Y todo el mundo lo sabe. Aparece como lugar especialmente recomendado en todas las guías de Croacia y está en el TOP 5 de las visitas a este país balcánico. Y con todo derecho. Plitvice es una auténtica joya natural que nos retrotrae a la época en la que el hombre todavía no había moldeado la Naturaleza europea a su antojo. E igual que tú miles y miles de personas quieren conocer este lugar. Y precisamente en verano, porque durante el resto del año Plitvice es un lugar mucho más tranquilo. Así que aquí va la primera recomendación: si puedes ir en otras fechas, evita el verano. Los guías me recomendaron visitarlo en otoño cuando todo el bosque de hoja caduca se tiñe de ocres y dorados. Y además estarás casi solo.

Pero no puede ser. Las vacaciones han tocado en julio así que toca planificar. Parto desde la ciudad costera de Zadar donde he pasado unos días. Entre Zadar y Plitvice hay casi 2 horas de carretera que aconsejo hacer la tarde antes de visitar el parque. Mi intención es hacer noche en uno de los muchos hoteles tipo “guest house” cercanos al parque para ser de los primeros en entrar. Previamente he alquilado un coche y reservado el hotel con bastante antelación. Y menos mal, porque casi todo está completo.

Siguiente paso. Hay que decidirse por una de las dos entradas. Lo primero es hacerse una idea general del parque con la ubicación de las entradas y las paradas de los autobuses marcadas como St1, St2 y St3. La St3 marca el inicio desde la parte más alta del parque. La St 1 se corresponde con la más baja y es la más cercana a la Entrada 1. Por eso dependiendo de qué entrada elijas recorrerás el parque en sentido descendente o ascendente. Aquí os dejo la ruta que hice accediendo por la Entrada 2. Las flechas en azul señalan el trayecto en autobús y en barco. Las flechas en rojo el recorrido a pie.

..

Entrada 1. Es la que se encuentra en la parte de los Lagos Inferiores y es la más cercana a la Gran Cascada. Es la más utilizada por las excursiones y tour turísticos y por lo tanto es la más visitada. Si vas a hacer un recorrido de un par de horas como el de la Ruta A o de 3-4 horas de las Rutas B o F, este ha de ser tu punto de entrada. Eso sí, has de ir bien temprano para disfrutar de esta parte de los lagos sin agobios. A partir de las 11 de la mañana y hasta la tarde sus pasarelas se convierten en un desfile continuo de gente.

Si tienes pensado seguir visitando el parque siguiendo las Rutas más largas C, H o K lo harás en sentido ascendente. Además la espectacularidad del paisaje va de más a menos ya que en las zonas altas no hay grandes cascadas. Aún así la belleza de sus recorridos es de los que te dejan boquiabierto. Una vez en las zonas más altas puedes llegar a la Entrada 2 o a la parada del autobús de la Estación 3 que se encuentra en la zona más alta del parque. Desde aquí hay autobuses que te llevarán hasta la Entrada 1, tu punto de partida.

.

.

Entrada 2. Se encuentra en la parte media del parque y desde aquí (St 2) salen los autobuses que te suben hasta los Lagos Superiores (St3), o que te llevan hasta la Estación 1 (St1) en la Entrada 1. Es el acceso ideal si quieres hacer el recorrido en sentido descendente desde los lagos más altos. Y el que recomiendo si vienes preparado para hacer las rutas más largas, la H o la K (entre 5 y 8 horas). La ventaja es que la primera parte del recorrido la harás casi solo y podrás tomar el barco que atraviesa el lago Kozjak sin mucha espera. Su gran desventaja es que llegarás en “hora punta” a la Gran Cascada.

.

.

En mi caso quería hacer una de las rutas más larga para ver lo máximo de los lagos de Plitvice. Al desconocer la dificultad y desnivel entre la parte alta y baja de los lagos me decidí por la Entrada 2 y hacer la Ruta H de casi 9 km en sentido descendente. En las fotografías iréis viendo las diferencias del paisaje y como poco a poco hay más y más gente. La verdad es que cuando llegué a la Gran Cascada aquello era una feria. Así que mi recomendación final te la doy ahora mismo:

Comienza tu recorrido desde la Entrada 1 a primera hora. Visita la Gran Cascada y luego recorre los Lagos Inferiores en sentido ascendente. Toma el barco para cruzar el lago hasta la Estación 2 y desde ahí el autobús que sube a la Estación 3. Allí comienza el descenso por los Lagos Superiores a pié hasta alcanzar la Estación 2 de nuevo. Desde aquí podrás volver a pié o en autobús hasta la Estación 1. El que te propongo es un recorrido circular en el que lo verás casi todo evitando las masificaciones. Si de nuevo vuelvo a Plitvice, lo haré así.

.

Recorriendo los Lagos Superiores

Toca levantarse pronto. A las 7:30 de la mañana, descansado y en plena forma, dejo el coche aparcado en el amplio estacionamiento de la Entrada 2. Aquí encontrarás donde comprar algo de comer y beber, además de una Oficina de Información y las casetas donde comprar el billete de entrada al parque. Desde aquí hay una pequeña caminata hasta la Estación 2 del autobús, marcada como St2 en los mapas. Verás que en Plitvice todo está perfectamente señalizado: accesos, mapas, rutas…Una gozada.

.

.

Tomo el autobús que sube hasta la Estacion 3 (St3) en la parte alta de los lagos. El recorrido de unos 20 minutos atraviesa densos bosques zigzageando por las orillas de algunos de los lagos. El maravilloso paisaje es sólo un anticipo de lo que vendrá después. Nada más bajar encuentro los indicadores de las diferentes rutas, y como tenía pensado me dirijo hacia el camino que se adentra en el bosque por la Ruta H.

Y como esperaba no me encuentro con casi nadie mientras camino por las pasarelas de madera que bordean los 12 Lagos Superiores. La mañana es soleada, la temperatura ideal, sólo se escucha el rumor del agua. el croar de las ranas y el canto de los pájaros ¡Qué paz y armonía! Esto parece un decorado de cuento. Encuentro los primeros lagos de un agua tan limpia que veo a las truchas nadando como a través de un cristal. El fondo calcáreo de estos lagos hace que apenas crezcan algas en muchos de ellos. Su fondo blanquecino refleja el agua con las tonalidades azules celestes del cielo, o verdes debido al reflejo del verde de los bosques cercanos.

.

.

Encuentro las primeras cascadas, atravieso bosques de hayas y abetos y disfruto como un niño corriendo de aquí para allá. Esto es una auténtica maravilla. No hay otra palabra que lo defina mejor. Una maravilla de la Naturaleza que parece conservarse en un estado prístino, puro, casi intacto. Un parque que está vivo y en constante cambio. La acción del agua sobre la roca calcárea la va diluyendo. Los minerales arrastrados se van depositando en algunas zonas creando barreras naturales, las tobas o travertinos, que originan los saltos de agua. A su vez el agua busca salida y abre nuevos accesos cambiando constantemente la orografía del parque. Por eso Plitvice nunca es igual. Veréis los cambios de color de este paraíso acuático donde también viven ranas, salamandras y cangrejos según avanza el día, con la luz del sol, la presencia de nubes y la cercanía a zonas de sombra.

.

.

Además de los paisajes del agua la vegetación del parque merece una mención aparte. Aquí se desarrollan más de 1.200 especies vegetales de las cuales al menos 75 son endémicas. A lo largo de todo el recorrido me acompañan las flores, las abejas, las mariposas y las libélulas de colores brillantes verdes, rojas, azules…El conjunto es de una armonía insuperable.

.

.

Durante un par de horas camino bordeando los lagos Galovac y Gradinsko siguiendo una interminable sucesión de cascadas. Hace rato que he perdido la cuenta de cuántas he visto. Cuando llego al embarcadero del lago Kozjak (P2 en el plano) me doy por satisfecho con lo que he visto. Pero queda mucho más. Queda lo mejor.

.


.

Por los Lagos Inferiores hacia la Gran Cascada

El lago Kozjak se encuentra en el centro del parque y es el más grande de Plitvice. Para facilitar el tránsito entre los lagos inferiores y superiores está habilitado un servicio de barcos eléctricos que cruzan el lago. En verano y a partir del mediodía se forman en los embarcaderos auténticos atascos de gente que espera para cruzar el lago de una orilla a la otra. Como vengo de la zona alta tomo el primer barco sin esperas en el embarcadero 2 (P2). El paseo por la superficie azul claro del lago contrasta con los verdes intensos de los bosques y las montañas que lo rodean.

Cuando desembarco en la zona de recreo de la otra orilla (P3 en el plano) doy por finalizado mi idílico viaje en solitario. Aquí suele haber mucha gente haciendo cola en los restaurantes, ocupando todas las mesas para comer, esperando en la Oficina de Información o curioseando en la tienda de souvenirs. Bienvenidos a Plitvice en hora punta.

.

.

Los Lagos Inferiores están formados por 4 lagos que se van encajonados entre las paredes verticales de roca. El agua adquiere en ellos tonalidades más intensas que en los Lagos Superiores, más abiertos y menos profundos. El celeste y el verde se alterna con las tonalidades blanquecinas y ocres de las rocas. Entre ellos discurren las pasarelas de madera donde se forma una serpiente multicolor de turistas.

.

.

El cielo se nubla y comienza a llover cuando me acerco al punto más fotografiado de Plitvice: la “Gran Cascada”, o Veliki Slap en croata. Con sus casi 80 metros es la catarata más alta del país y hasta aquí llegan diariamente miles de personas para caer rendidos ante su belleza. Hasta se forman colas para fotografiarse en los lugares más fotogénicos. El atasco general, los gritos de unos y otros para hacerse oír sobre el estruendo de la cascada y los grupos con guías vociferantes no consiguen quitar un ápice de espectacularidad a este increíble lugar. El cielo nublado y las 4 gotas que caen tampoco. Además las mejores vistas de la cascada no se obtienen desde aquí como veréis. Para ser apreciado en toda su belleza este lugar necesita distancia y perspectiva.

.

.

Y ahora ¿cómo vuelvo?

Estoy cerca de la Entrada 1 y para regresar a la Entrada 2 tengo 3 opciones:

.- Tomar el autobús hasta la Estación 2 (St2).

.- Retroceder volviendo a pie al embarcadero P3 del lago y tomar el barco que lo cruza hasta el embarcadero P2.

3ª.Regresar a pie bordeando el lago Kozjak. Y eso es lo que hice. Te recomiendo tomar el camino que asciende en zig zag justo en la ladera que está enfrente de la Gran Cascada. Es el camino que lleva a la Entrada 1. Desde esta ladera tendrás una visión de conjunto de la Gran Cascada con sus diferentes niveles. Te aseguro que no olvidarás jamas estas vistas. Sólo por esto merece la pena venir a Croacia.

.

.

Al llegar a la parte más alta el camino se bifurca. En vez de continuar hacia la Entrada 1 seguid las indicaciones hacia la parada 1 marcada como St1. Tras unos minutos de caminata tendréis estas vistas de los lagos inferiores. Llueve más intensamente y las pasarelas se vacían. A pesar del cielo gris el color azul-verdoso de los lagos se destaca sobre el paisaje como un auténtico imán para la vista.

.

.

Desde la la Estación 1 del autobús hay un camino que lleva hasta la Cueva Šupljara, una cavidad calcárea sumergida en el bosque de hayas y excavada en las rocas por la erosión. Tampoco es nada especial, así que desde ahí descendí hacia el sendero que bordea el lago. Las multitudes quedan de nuevo atrás mientras camino entre los viejos árboles de troncos retorcidos que me dan sombra cuando el sol aparece de nuevo en el cielo. Camino a unos centímetros de la orilla del lago rodeado de flores, junto a peces que no se asustan y patos que ni me miran. Soy un ser vivo más en Plitvice. No despierto temor, ni respeto, ni miedo a los demás seres vivos del parque. Sólo indiferencia, como debe ser.

.

.

La tarde va cayendo mientras el sol vuelve a asomarse con fuerza en el cielo. La Naturaleza se despliega ante mí con un esplendor tan sorprendente que me cuesta pensar que sí, que estoy en el continente europeo. Cuando alcanzo el embarcadero que señala la llegada a la Entrada 2 me dan ganas de seguir adelante, explorando los rincones de Plitvice. Pero son casi las 6 de la tarde. El recorrido con todas la paradas que he hecho para fotografiar, comer algo, descansar y disfrutar del parque me ha llevado 10 horas. Y tengo que decir que ha sido una de las jornadas viajeras de las que más he disfrutado en mi vida. Una vez más me reafirmo en definir la belleza de lo natural como inigualable, generosa y magnificente. Plitvice es el ejemplo de que si hacemos bien las cosas todavía nos queda Naturaleza para rato.

..

.

.

Informaciones prácticas:

.

 – Horarios y tiempo necesario para la visita: Con un día es suficiente, pero no os limitéis a las excursiones más cortas. Plitvice merece la pena de arriba abajo, o viceversa. En verano está abierto desde las 7:00 AM hasta 19:00 PM

 – Cómo llegar: Tanto desde Zadar como desde Zagreb hay autobuses directos a las entradas del parque. En mi caso utilicé un coche de alquiler, algo que recomiendo para recorrer Croacia a tu aire. Estas ciudades se encuentran más o menos a 2 horas de viaje de Plitvice y la ruta está perfectamente señalizada. Si vienes del sur desde Dubrovnik hay unas 8 horas de viaje. La carretera en verano se colapsa al tener que pasar la frontera por el acceso al mar que tiene Bosnia-Herzegovina por Neum. Si vienes desde Split son unas 4 horas.

Aunque hay numerosas agencias de turismo que ofrecen la visita de un día a Plitvice, personalmente las desaconsejo. Te llevarán en horas punta, tendrás un tiempo limitado para visitar el parque y además son caras. A partir de 2 personas merece la pena alquilar un coche.

 – Alojamiento: Es más que recomendable pasar la noche anterior cerca del parque para empezar la visita temprano. De esta forma evitarás las colas para comprar la entrada o subir a los autobuses. Además  durante las primeras horas no te encontrarás con mucha gente. Los Guest Houses son muy populares aunque en los alrededores del parque podrás encontrar diferentes ofertas de alojamiento.

 – El billete de entrada: incluye el acceso al parque, a los autobuses lanzadera y a los barcos que cruzan los lagos. Sólo hay que presentar la entrada para subirse a ellos. Su precio varía según el mes y la temporada. Del 1 de julio al 31 de agosto cuesta 180 Kunas (unos 25 Euros) para los adultos y 80 Kunas para los niños entre 7 y 18 años. Los más pequeños entran gratis. Durante el resto del año es más barato. A esto tendréis que añadir el costo del aparcamiento que es de 7 Kunas/hora, apenas 1 Euro/hora. Y os confirmo que sí, que merece la pena gastarse ese dineral por visitar uno de los parques naturales más increíbles de Europa.

– Las diferentes rutas: Como os he ido comentando existen diferentes rutas de distinta duración. Todas están perfectamente señalizadas con indicaciones de distancia y tiempo estimado necesario para recorrerlas. Las más cortas son las Rutas A, B, E y F  y las más largas las C, H y K. Si necesitáis más información acerca de algún aspecto concreto de estas rutas podéis consultar la práctica página web del Parque Nacional de los Lagos de Plitvice.

 – Prohibido bañarse: El calor aprieta y bañarse en estos lagos de aguas trasparentes es una tentación que tenemos casi todos los visitantes de Plitvice. Pero está absolutamente prohibido. Las cremas de sol, maquillajes, desodorantes y demás productos químicos con los que no embadurnamos acabarían alterando la pureza de estas aguas. Comprobé lo acertado de esta medida en el Parque Nacional de Krka donde hay una zona acotada para el baño. Una zona masificada constantemente removida por los bañistas y donde no crecen ni las algas. Es responsabilidad de todos nosotros que Plitvice se conserve sin más alteraciones de las que ya sufre.

 – Supervivencia: Lleva abundante bebida y comida encima, sobre todo si haces las rutas más largas. Las cafeterías del parque sirven comida tipo come-para-llenarte-y-punto (pollo, patatas fritas, hamburguesas…) a precios un tanto abusivos. Ya sabéis, hay que exprimir la gallina de los huevos de oro. Además casi siempre están llenas, hay colas y es difícil encontrar mesa en horas punta. Lleva tu comida y disfruta de un picnic relajante junto a una cascada en alguno de los maravillosos rincones que te ofrece Plitvice.

Lleva calzado cómodo y que sujete el tobillo. Las pasarelas de madera suelen tener tablones descuadrados. Como estarás siempre mirando el alucinante paisaje es fácil tropezar en ellos. Aunque caminarás casi siempre entre zonas sombreadas por los árboles, no está de más llevar crema de protección solar. Y aunque los mosquitos estuvieron ausentes durante mi visita puedo imaginar que tiene que haberlos a millones. Así que llevar un repelente tampoco vendrá mal.

Recuerda que un buen Seguro de Viajes te puede ahorrar preocupaciones y resolver muchos problemas. Así que ni lo dudes. Desde aquí te recomiendo MONDO, el seguro de viaje inteligente para viajeros inteligentes.

 – Equipo fotográfico: Aparte del objetivo que suelas utilizar no está de más llevar un gran angular para las tomas de paisajes. También te puede venir bien un macro para insectos y flores. Mi mayor error fue no llevar el trípode y en Plitvice es obligatorio si quieres tomar fotografías decentes. Tendrás que hacer mucho bracketing para esas tomas donde los contrastes de luces y sombras son una constante. También tendrás que usar el trípode para las tomas donde quieras realzar el efecto difuminado del agua de las cascadas o del correr del agua. Algún filtro ND tampoco vendrá mal para las tomas más largas en las zonas más iluminadas. Plitvice es un paraíso para la fotografía de Naturaleza así que aprovéchalo a fondo. Yo no lo hice y todavía me lamento por no haber llevado el trípode…snif, snif.

Y una cosa más: el uso de drones está prohibido. Desgraciadamente las autoridades de Plitvice no son DRONE-FRIENDLY.

.

.

.

Artículos relacionados:

.

Impresiones de un viaje de verano por la costa de Croacia

.

 

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO? ¿CREES QUE LA INFORMACIÓN APORTADA TE HA SIDO ÚTIL?

¿Te ha ahorrado tiempo y dinero en la planificación de tu viaje? Espero que las respuestas hayan sido afirmativas. Y ahora antes de hacerme alguna consulta o una pregunta piensa en lo siguiente: ¿Cuánto crees que vale este artículo y los datos que aporto?

Para seguir ofreciéndote esa información que necesitas para tus viajes tu contribución económica es fundamental. Si crees que este es un intercambio justo cualquier aportación voluntaria es más que bienvenida. Es muy fácil. Desde 1€ o 1$. Gracias.

.

.

 

Valparaíso, el encanto del caos a orillas del Pacífico

Restaurante Calfulafquen

.

.

Valparaíso y su colorida realidad caótica

.

Llegar a Valparaíso es darse de bruces con una ciudad que se despliega entre altos cerros plagados de casitas de colores, anti estéticos edificios modernos y largas avenidas portuarias. Además de todo un laberinto de callejuelas reviradas, cuestas y laderas que hacen inútil cualquier plano. Si hay alguna ciudad en la que es obligado olvidar la formalidad de una ruta, de un camino a seguir, esa es Valparaíso. Cualquier idea preconcebida sobre lo que nos espera aquí queda desechada al recorrer esta ciudad de extraño dinamismo moldeada entre sus cerros y las aguas del Pacífico. Todo aquí parece asentarse en un permanente desequilibrio de contrastes en el que se entremezclan, sin ningún orden urbanístico, lo antiguo y lo moderno, lo horizontal y lo vertical.

.Valparaiso 1

Valparaiso 2

Valparaiso 3

Valparaiso 4.

Valparaíso es una ciudad a la que se accede a sus barrios en ascensores y funiculares, donde los trolebuses eléctricos todavía funcionan. Y donde barcos de todo el mundo anclan en su bahía en el que es el mayor puerto de Chile. Valparaíso nos sorprenderá primero desagradablemente: por su suciedad, su caos, sus edificios ruinosos, sus perros callejeros y sus gentes de rostros adustos y portuarios. Pero su cara más amable surge a medida que recorremos sus colinas, subimos y bajamos por sus ascensores, nos perdemos entre reviradas escaleras y descubrimos sus rincones secretos con las vistas desde sus balconadas en precario equilibrio.

.Valparaiso 5

Valparaiso 6

Valparaiso 7

Valparaiso 8.

A Valparaíso no se le puede negar el carácter y una acusada personalidad nacida de la necesidad de reconstruir una ciudad arrasada tras el terremoto de 1906. Casi nada queda de la época colonial, sólo la Iglesia Matriz reconstruida varias veces, así que el Valparaíso caótico que se despliega ante nosotros es fruto de la urgencia de su reconstrucción. Ya en el S.XIX la llegada de inmigrantes de todo el mundo fue conformando el espacio natural de esta bahía rodeada de cerros descubierta por el español Juan de Saavedra en 1536. Pero tras el terremoto la ciudad tuvo que reinventarse a sí misma y de ahí esa arquitectura espontánea de calles laberínticas. En ellas acabó por aposentarse la modernidad del S.XX en forma de feos edificios grises plantados aquí y allá en medio de las zonas cercanas al área portuaria.

La de Valparaíso es una arquitectura surgida de la necesidad. En ella destacan esas casas que crecen y trepan inusitadamente por cerros y laderas. Casas que se aferran a los desniveles entre barrios caóticos repletos de endebles construcciones de madera, chapa, latones y calaminas. Es esa arquitectura de la necesidad la que le valió el título de Patrimonio de la Humanidad en el año 2003. Pero sus habitantes me comentan que el dinero otorgado por la Unesco para mejorar la ciudad y rehabilitar sus calles, infraestructuras y monumentos se perdió por el camino. Aunque se ven algunas calles levantadas y viejos edificios rodeados de andamios, nada da la impresión de encontrarnos en una ciudad en renovación.

Recientemente Valparaíso sufrió una nueva catástrofe: el gran incendio de abril de 2014. El mayor incendio urbano de la historia de la ciudad destruyó casi 3.000 viviendas en los cerros más pobres como La Pólvora. Además afectó a otros barrios y dejó a más de 12.000 personas sin hogar. A pesar de las múltiples promesas gubernamentales de ayuda, el Valparaíso que recorro apenas ha notado cambios.

.Valparaiso 9

Valparaiso 10

Valparaiso 11.

Perderse en este caos puede llevar un par de días de intensas caminatas, subidas y bajadas, vueltas y revueltas entre perros, gatos y basuras. Por el camino encontrarás elegantes palacetes, miradores, calles adoquinadas con muros llenos de grafitis y viejas casas, unas desconchadas y otras renovadas pintadas en vivos colores. A la vuelta de cualquier esquina te puede sorprender un escenario imposible de casas sustentadas sobre pilotes aferradas a una ladera; o un cementerio ubicado en lo más alto de un cerro. Desde esta atalaya los muertos disfrutan de las mejores vistas al vasto océano. También descubrirás alguna maravillosa terraza como la del Hotel Brighton donde tomar un café o un pisco sour mientras atardece. El momento mágico en el que el cielo se tiñe de colores rosados mientras las laderas de Valparaíso se llenan de puntos de luz.

.Hotel Brighton

.

Por los cerros de Valparaíso

La ruta 68 que une la capital Santiago con Valparaíso es una sucesión de valles y colinas resecas salpicadas por los afamados viñedos chilenos. La cercanía del mar se intuye cuando aparecen bosquecillos de eucaliptos y pinos que alegran un poco la aridez del paisaje. Tras apenas dos horas de viaje entro a Valparaíso por la Avenida Argentina donde los fines de semana se instala el principal mercado al aire libre de la ciudad. Girando a la izquierda por la calle Colón o más adelante por la Avenida Brasil de llega a la Plaza Victoria donde está la Catedral de Valparaíso. Aquí comienza la zona comercial plagadas de tiendas, comercios y negocios de todo tipo que se extiende por las calles Condell, Salvador Donoso y Bellavista.

..

Esta es la zona llana de la ciudad que se extiende por las anodinas calles Esmeralda y Prat hacia la otra gran plaza de Valparaíso, la Plaza Sotomayor.  El lugar está presidido  por el viejo edificio de la Intendencia, hoy sede de la Armada chilena, y por la estatua a los Héroes de la batalla de Iquique. De aquí al puerto hay un paso. Allí amarradas se encuentran decenas de lanchas de pescadores y otras de paseo para aquellos turistas que quieran ver la ciudad desde la bahía. A la izquierda están los muelles donde atracan los enormes cargueros que transportan miles de contenedores llenos de mercancías de Asia y Norteamérica.

.Valparaiso 12

Plaza Sotomayor Valparaiso.

Desde aquí descubro una perspectiva de la original geografía de los cerros que forman un anfiteatro natural sobre la bahía. Sin duda su mayor atractivo lo conforma el panorama de las casas de chapa y calamina de múltiples colores colgando sobre las laderas que rodean el puerto. Son precisamente esas colinas salpicadas de color las que atraen como un imán al visitante, invitándole a acercarse para descubrir los secretos más escondidos de esta ciudad.

Os aconsejo llevar calzado cómodo y los bolsillos llenos de monedas para pagar los distintos ascensores. También una buena cámara fotográfica y espíritu intrépido para adentrarse por esos callejones destartalados. En general los cerros que rodean el centro como Artillería, Concepción, Santo Domingo y Bellavista son tranquilos y se pueden recorrer sin problema. Pero hay otros, en general más altos o alejados del centro como los de Barón, Larrain o Polanco a los que es mejor no acercarse con vuestra maravillosa réflex colgada del cuello.

Situándonos en la Plaza Sotomayor con el mar a nuestras espaldas y mirando hacia la derecha veremos el Cerro Artillería, reconocible por el ascensor adosado en una de sus laderas. Hacía allí me dirijo por la calle Serrano dejando atrás el abandonado Ascensor Cordillera y la Iglesia Matriz, la más antigua de Valparaíso, situada cerca del Mercado del Puerto. Aquí, sobre las viejas casonas y pequeñas tiendas de barrio, flota el intenso olor del pescado que se vende en los puestos de la calle y por donde una multitud de perros callejeros campa a sus anchas. En unos minutos llego a la plaza situada a los pies del Edificio Aduana. Al lado los coloridos vagones del funicular del Ascensor Artillería suben y bajan sin descanso ofreciendo una de las estampas más pintorescas de la ciudad. Una vez arriba la casa azul del Restaurante Calfulafquen domina las vistas sobre el puerto de Valparaíso desde el Cerro Artillería.

 Ascensor_Cordillera_Valparaiso

Valparaiso 13

Ascensor_Artilleria_Valparaiso.

.

Los ascensores de Valparaiso.

La historia de estos ascensores, casi todos funiculares propiamente hablando, se remonta a los últimos años del S.XIX. La llegada masiva de inmigrantes llevó a la ocupación permanente de los cerros de Valparaíso y la necesidad de comunicación con el puerto inspiró la construcción de los diferentes ascensores entre 1883 y 1925. Entre esos años los diferentes ascensores se fueron instalando en distintos puntos de Valparaíso.

En su momento álgido llegaron a ser unos 30, de los cuales la mitad se encuentran hoy activos, en teoría. La triste realidad es que de éstos sólo unos pocos mantienen la antigua utilidad para la cual fueron construidos, además de haberse convertido en importantes hitos turísticos de la ciudad. El resto se encuentran abandonados o en estado casi de ruina a pesar de que fueron declarados Monumentos Nacionales en 2010.

En el año 2012 nueve ascensores fueron adquiridos por el Estado para iniciar su restauración, pero las cosas van muy despacio y sólo unos pocos han sido licitados para su puesta en marcha como el de Espíritu Santo. En el 2015 los de Barón y Reina Victoria entraron a formar parte del sistema de pago integrado de transporte público. Así los usuarios del Metro y de los Trolebuses pueden pagar con la tarjeta de viajes de Metroval.

Los ascensores que funcionan lo hacen todos los días entre las 07:00 y las 23:00 horas. A día de hoy, tanto la Municipalidad como muchos vecinos, esperan del gobierno chileno las ayudas necesarias para restaurar las estructuras abandonadas. Ello permitiría recuperar una parte muy importante de la historia de Valparaíso. Su precio de subida o de bajada está entre 100 y 300 pesos y los utilizaremos frecuentemente durante nuestro recorrido por la ciudad.

.

Al acceder al interior de madera del Ascensor Artillería todo parece un tanto destartalado. Más adelante veré otros que harán parecer a este casi de lujo. El lento ascenso parece un viaje en el tiempo que lleva hacia lo desconocido. Tras pagar en el pequeño puesto de salida y pasar por un torniquete metálico con más de un siglo a sus espaldas salgo a una explanada con un gran mirador sobre la bahía. Este debe ser uno de los puntos más visitados de la ciudad. Además de las pequeñas tiendas de recuerdos y artesanía a la izquierda aparece el monumental edificio encalado del Museo Naval y Marítimo dedicado a la historia de la Armada de Chile.

.Cerro_Artilleria_Valparaiso.

Desde el mirador se puede ir a pie por la calle Artillería desde donde podremos ver el sube y baja del ascensor Artillería. Además de unas estupendas vistas del puerto y de las destartaladas casa que cuelgan de los cerros Arrayán y Carretas situados justo enfrente. La calle acaba convirtiéndose en una escalinata que serpentea entre la ladera y pequeñas casas que desemboca al lado del edificio de la Aduana. De nuevo en el llano atravieso la zona del Mercado hacia la Plaza Sotomayor. Aquí, enfilando hacia el Palacio de Justicia, se encuentra semioculta la entrada al Ascensor El Peral entre las fachadas de los edificios de la izquierda. El vetusto cartel que anuncia su emplazamiento se sitúa sobre un oscuro y estrecho portal que lleva hasta la base de este ascensor construido en 1902 y que salva los 50 m. de desnivel sobre el Cerro Alegre. Desde luego hay que tener los ojos bien abiertos para encontrar los emplazamientos casi secretos de estos ascensores.

En el estrecho cajón de madera del funicular que sube lánguidamente apenas cabemos 5 o 6 personas. Ya en lo alto del cerro unos cuantos perros me dan la bienvenida con sus ladridos mientras las casitas de techos metálicos parecen querer esconder su vejez entre la vegetación. Estoy en Cerro Alegre donde podemos encontrar algunos de los mejores ejemplos de casas y edificios construidos en lo que aquí llaman el estilo inglés. Entre ellos sobresale la imponente estampa del Palacio Baburizza de estilo Art Nouveau que alberga el Museo Municipal de Bellas Artes.

.Ascensor El Peral.Palacio Baburizza.

También aquí está el mirador del Paseo Yugoslavo desde el que se tiene una de las mejores vistas de Valparaíso y donde se ubica uno de sus restaurantes más conocidos: la Colombina. Os aconsejo subir por la calle Miramar y seguir un poco más arriba para encontrar algunos de los mejores ejemplos de arquitectura porteña de la ciudad al borde de cerros y quebradas. Antes hay una casa que es como la proa de un barco. A su izquierda una calle baja hacia el llano pero podemos acortar el trayecto por un estrecho callejón, el Pasaje Bavestrello, cuyas escalinatas descienden bordeando las ventanas de los patios interiores de casas y viviendas. Finalmente llego a la calle Urriola.

.Cerro Alegre

.

El Cerro Concepción. El lugar donde alojarte

Entro en el Cerro Concepción rodeado por los altos muros de sus viejas casas. Cuando alcancemos el Pasaje Gálvez con sus adoquinadas calles, estaremos en el barrio mejor ubicado para buscar alojamiento si vamos a pasar la noche en Valparaíso. Aquí abundan los Bed&Breakfast, los hotelitos con encanto y las pensiones baratas para mochileros, además de restaurantes, cafeterías, museos y tiendas de artesanía. Sin duda es el mejor lugar de la ciudad para quedarnos gracias también a su cercanía al centro. Aquí se mezclan modernidad y tradición en un ambiente un tanto bohemio y alternativo que atrapa al visitante. Quizás es el barrio donde más se está cuidando la imagen de ciudad en renovación. Aunque el bosque de cables eléctricos, los perros y gatos callejeros y la basura están ahí para recordarnos que todavía queda mucho por hacer en esta ciudad.

.Valparaiso Cerro Concepcion 1

Valparaiso Cerro Concepcion 2

Valparaiso Cerro Concepcion 3.

En el Cerro Concepción lus calles empedradas suben y bajan enredándose sobre sí mismas. Aquí se alternan escalinatas como las del Pasaje Templeman, con callejones estrechos y otros peatonales como el del Paseo Atkinson. La influencia inglesa en la arquitectura de la ciudad es aquí muy clara: casas de fachadas forradas en planchas de metal y tejados a dos aguas. Y también iglesias como la Luterana con su alta torre que se eleva sobre los tejados del resto de edificios del cerro. O la Anglicana casi invisible en su discreción.

.Paseo Atkinson

Paseo Atkinson fachadas de calamina.

Otro mirador imprescindible es el situado en el Paseo Gervasoni donde se encuentra la Fundación y Museo Lukas, un destacado artista local. Al lado está el Gran Hotel Gervasoni con su fachada de color amarillo del S.XIX y el acceso al Ascensor Concepción, el primero instalado en Valparaíso en 1883. Aquí mismo, en una gran casona blanca, está el Restaurant Café Turri donde se puede cenar con unas privilegiadas vistas a la bahía desde su terraza.

.Gran Hotel Gervasoni

Fundación y Museo Lukas.

El Ascensor Concepción baja desde aquí a la calle Prat hasta el Reloj Turri, otro de los iconos de la ciudad. Inaugurado en 1883 el funicular permite salvar los 50 metros de desnivel desde el puerto hasta el cerro en sus pequeños vagones de madera donde apenas entran 7 personas. Tanto en la zona baja como en Cerro Concepción abundan los cafés, restaurantes y terrazas donde parar a tomar algo o disfrutar de la gastronomía chilena en un ambiente distendido y cosmopolita. Las especialidades locales son los ceviches, los pescados y los mariscos acompañados con algún vino chileno. Y mejor mientras atardece lentamente con las luces de la bahía de telón de fondo.

.Ascensor Concepcion

Ascensor Concepcion 2.Ascensor Concepcion 3.

Las calles y vericuetos de Cerro Concepción son como un laberinto que hay que recorrer. Aquí la sorpresa aparece en cualquier muro pintado con algún espectacular grafiti, porque en Valparaíso el grafiti es un arte usado por artistas locales. Eso sí, con desigual fortuna. El encanto de Valparaíso se encuentra en las fachadas de colores, en los pequeños cafés y en esas casas que cuelgan sobre laderas imposibles en precario equilibrio. A pesar de las aceras rotas, las calles levantadas y cierta sensación de abandono, permanece la sensación de estar en un lugar único anclado en algún momento del tiempo. Es este carácter el que atrae a grupos de amigos y familias que vienen hasta aquí a disfrutar de sus miradores, a tomar una copa en una terraza, o a pasear por los rincones secretos de sus laberínticas calles.

.Grafittis en Valparaiso 1

Grafittis en Valparaiso 2

Grafittis en Valparaiso 3

Grafittis en Valparaiso 4.

La Municipalidad de Valparaíso promueve una serie de rutas a pié que animan a los visitantes a recorrer la ciudad en una especie de aventura urbana. En los Puntos de Información Turística situados en la Plaza Sotomayor y en el Muelle Prat nos darán toda la información que necesitemos. Quizás la ruta más interesante sea la que cubre el centro con los cerros Alegre y Concepción para dar a conocer la importancia de las olas de inmigrantes que se instalaron aquí en el S.XIX. Ellos crearon en Valparaíso una sociedad multicultural cuyo legado llega hasta nosotros.

.

El Cerro Bellavista, desde donde Neruda se perdía en el Pacífico

Pero hay otro recorrido imprescindible que transcurre por el Cerro Bellavista llamado del Arte y la Poesía. Incluye las visitas a La Sebastiana, la Casa Museo de Pablo Neruda, al Museo Organológico donde se exponen más de 600 instrumentos musicales. También las estrechas callejuelas que conforman el llamado Museo a Cielo Abierto donde artistas locales pintaron los muros y fachadas de numerosas casas.

Comienzo la visita al Cerro de Bellavista desde su parte alta dirigiéndome a La Sebastiana, la residencia que Pablo Neruda eligió en Valparaíso en la calle Ferrari 692. Neruda, cansado de la agitación de la vida en Santiago, decidió buscar un lugar más tranquilo para escribir. En 1961 se instaló en Valparaíso en esta casa ubicada en lo alto del cerro desde donde tenía unas vistas privilegiadas de la bahía y el mar. Compró la casa a medias con una pareja de amigos y se quedó con los pisos superiores que decoró a su gusto con motivos marineros. Aquí pasó los últimos momentos de su vida con su tercera esposa, Matilde Urrutia, hasta su muerte en 1973.

.

¡El Océano Pacífico se salía del mapa! No había donde ponerlo. Era tan grande, desordenado y azul que no cabía en ninguna parte. Por eso lo dejaron frente a mi ventana.

(Fragmento “Una casa en la Arena” P. Neruda)

.

La casa fue saqueada por los militares tras el golpe de estado de Pinochet ese mismo año y no fue restaurada hasta 1991 con sucesivas ampliaciones que incluyen un centro cultural. Los fines de semana se forman largas colas para visitar esta casa de estrechas escalinatas, ocultos rincones y grandes ventanales. Desde aquí los tejados del Cerro de Bellavista descienden hasta el puerto a los pies del Pacífico. En su interior los diferentes espacios están decorados de manera irrepetible y por ello es una pena que esté prohibido hacer fotografías. De todas formas si de verdad queréis descubrir la esencia de ese marinero en tierra que fue Pablo Neruda debéis ir a ese lugar único, mágico y sorprendente que es su casa de Isla Negra ubicada a una hora de viaje desde Valparaíso. Y por supuesto a “La Chascona”, su nido de amor y hogar en las colinas del barrio de Bellavista en Santiago de Chile

.La Sebastiana Valparaiso.

El descenso hacia el centro de la ciudad lo hago por la calle Héctor Calvo. En Valparaíso el mar es la esencia del paisaje y en el paseo por Bellavista encontramos casas decoradas con imágenes alegóricas a la esencia portuaria de la ciudad. Otras tienen en su fachada placas de azulejos con versos de García Lorca donadas por el Ayuntamiento de Granada. En este descenso entre casas de madera y chapa me desvío hacia la paralela calle Ferrari donde se encuentra el Museo Organológico con su curiosa colección de instrumentos musicales. Tras volver a Héctor Calvo encuentro el estrecho pasaje de la calle Pasteur que me lleva hacia uno de esos rincones que sólo se pueden encontrar en Valparaíso. Entre unas estrechas callejuelas a las que se accede por una serie de escalinatas descubro un espacio de colores único a los pies del Ascensor Espíritu Santo.

.Cerro Bellavista 1

Cerro Bellavista 2

.

Estoy en el llamado Museo a Cielo Abierto, un espacio urbano de casas pintadas de colores, fachadas decoradas, vericuetos imposibles y edificios desvencijados de otras épocas. El conjunto ejerce una extraña atracción entre el caos de ruinas y vegetación que crece entre los muros de los descampados. Este rincón es como la esencia de Valparaíso, donde la belleza decadente aparece como un regalo en medio del abandono y el olvido.

.

.

Por ascensores y cerros que no quede

Después de dos días recorriendo Valparaíso me parecía imposible seguir descubriendo rincones especiales. Pero esta ciudad que casi espanta cuando llegas te acaba atrapando en ese desorden de otros tiempos. Siguiendo el Paseo Colón en dirección hacia la Avenida Argentina me dirijo hacia otra zona de cerros en los que no es muy recomendable adentrarse llegado el anochecer. Pero es que entre el Cerro Molino y el Cerro Barón se encuentran algunos de esos viejos ascensores de la ciudad todavía en funcionamiento. Atrás he dejado el Ascensor Monjas y enfilo directamente hacia el Ascensor Polanco, uno de los iconos indiscutibles de Valparaíso. Llego a la calle Simpson y encuentro casi de casualidad la entrada a un oscuro túnel. El Polanco es el único ascensor vertical propiamente dicho de todos los construidos en la ciudad. El túnel se adentra en las húmedas entrañas del cerro durante unos 50 metros hasta finalizar delante de unas puertas metálicas.

.

.

El único ascensorista de la ciudad abre las puertas y ascendemos en este espacio claustrofóbico hasta una primera parada en una de las calles del cerro. Luego hasta la segunda parada ubicada en una especie de torreón que sobresale a 80 m. sobre el nivel del mar entre las casuchas del barrio. A la mente me viene el elevador de Santa Justa en la renovada Lisboa. Las espectaculares vistas sobre la ciudad atraen a muchos visitantes hasta aquí a pesar del paisaje desolador de las depauperadas barriadas de alrededor. El torreón se conecta a través de un paso elevado de casi 50 m. con las calles del Cerro Polanco. Pero un pequeño paseo entre patios llenos de chatarra, niños jugando entre basuras y calles de cuestas imposibles me hacen desistir de internarme sólo en unas calles donde empieza a caer el sol.

.

.

Retrocedo sobre mis pasos para asomarme de nuevo al mirador y tomar algunas fotos. Desciendo en este ascensor construido en 1915, el primero en ser declarado Monumento Histórico en Valparaíso, hacia el túnel que me devuelve a la agitación del mercado al aire libre instalado en la Avenida Argentina. Los ascensores acaban por ser adictivos porque permiten pasar de un entorno urbano a otro sin solución de continuidad en unos instantes. Son la mejor forma de viajar entre mundos paralelos que marchan a ritmos diferentes dentro de un mismo lugar.

Quizás esa sea parte de la magia de Valparaíso que decido dejar para completar en otro viaje mientras me dirijo hacia un nuevo destino, la casa de Pablo Neruda en Isla Negra. Valparaíso y sus extraños rincones van quedando atrás. Pero la sensación de haber visitado un lugar especial, extraño en su desaliñada belleza, en su organizado desorden y en su caos de derribo, permanece como los colores de sus casas en mi retina. Curiosa ciudad.

.

.

Artículos relacionados:

.

Isla Negra, el barco en tierra de Pablo Neruda

En “La Chascona”, la casa de Pablo Neruda en Santiago de Chile

.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO? ¿CREES QUE LA INFORMACIÓN APORTADA TE HA SIDO ÚTIL?

¿Te ha ahorrado tiempo y dinero en la planificación de tu viaje? Espero que las respuestas hayan sido afirmativas. Y ahora antes de hacerme alguna consulta o una pregunta piensa en lo siguiente: ¿Cuánto crees que vale este artículo y los datos que aporto?

Para seguir ofreciéndote esa información que necesitas para tus viajes tu contribución económica es fundamental. Si crees que este es un intercambio justo cualquier aportación voluntaria es más que bienvenida. Es muy fácil. Desde 1€ o 1$. Gracias.

.

.

Las fotografías prohibidas de Chernóbil. Imágenes para no olvidar

Pripyat_1

.

.

Chernóbil: lugares prohibidos

.

Estoy en Pripyat, la ciudad más cercana a la central nuclear de Chernóbil. Estoy en uno de los muchos lugares cuyo acceso está prohibido. Se supone que no debo estar aquí, en este edificio donde la radiación permanecerá durante muchos miles de años. El momento que relato sucedió hace un año durante la conmemoración del 30 aniversario de la explosión en la central nuclear de Chernóbil en Ucrania. Fue el mayor accidente nuclear de la historia, más grave que el reciente de Fukushima en Japón. Cinco millones de personas se vieron afectadas por la nube radiactiva desprendida del reactor 4 tras el accidente. Y pudo ser mucho peor. Esta es la continuación del artículo que publiqué por aquellas fechas: 30 años después la vida sigue en Chernóbil. En aquel momento me comprometí con la agencia que nos había invitado a no publicar durante un tiempo prudencial imágenes de los lugares en los que no deberíamos haber estado. Hoy he decidido sacarlas a la luz.

.Chernobil_1.

Al entrar en la Zona de Exclusión firmas un papel asegurando que no entrarás en ningún edificio público o privado de la ciudad de Pripyat. O al menos eso es lo que nos dice el guía con el que viajo junto a 2 periodistas. Sin embargo muchas de esas construcciones son las que mejor definen el estado de abandono y desolación de este lugar. Son los lugares que mejor relatan lo que aquí se vivió, y los que ofrecen imágenes y escenas que no perdurarán en el tiempo. Al fin y al cabo son imágenes de un lugar que va desapareciendo, de una historia que se va borrando entre polvo radiactivo, paredes desconchadas y techos que se hunden. La ciudad de Pripyat, antaño modelo ideal de urbanismo de la era soviética, es ahora una ciudad fantasma. Si alguien quiere imaginar un mundo post-apocalíptico en el que desaparece la especie humana, debe venir aquí.

.Pripyat_2

Pripyat_3

Pripyat_4

Pripyat_5

Pripyat_6

Pripyat_7.

Si queréis saber que sucedió en la central de Chernóbil contado por testigos presenciales, y donde se narran los esfuerzos de casi medio millón de “liquidadores” que lograron paliar el desastre arriesgando su salud y sus vidas, podéis ver este vídeo de Discovery Channel:

.

.

Entre cristales, escombros y polvo radiactivo

Regreso al principio. Nos encontramos en el interior del hospital de Pripyat al que fueron llevados los primeros bomberos que intentaron apagar el incendio del reactor 4. Todos morirían unos días más tarde debido a la intensa radiación. Nuestro guía nos dice que andemos con mucho cuidado. Entramos por una cristalera rota de la entrada y nos detenemos en lo que era la recepción. En uno de los mostradores todavía quedan restos de ropa de aquellos momentos de confusión. Al acercar el contador Geiger los pitidos de aviso de radiación se disparan y en la pantalla aparece una cifra que no habíamos visto hasta ahora: 67,56 microsievert (μSv/hour). Para haceros una idea esto es entre 10 y 20 veces más de la radiación a la que están expuestos los pasajeros de un avión que vuela a unos 12.000 m. de altura. El resto del hospital es una sucesión de pasillos oscuros con suelos cubiertos de cascotes, hierros retorcidos y cristales rotos.

.Pripyat_8

Pripyat_9..

Pripyat está situada apenas a un par de kilómetros de la central nuclear de Chernóbil. Tras la explosión la radiación que emanaba del reactor cayó de lleno sobre la ciudad y sus habitantes. La confusión inicial, el desconocimiento de lo que estaba pasando y el secretismo de las autoridades soviéticas se conjuraron para no evacuar a la población hasta un día más tarde. Pripyat se vació en unas horas de sus 45.000 habitantes. Hasta hoy y para siempre.

Nuestra visita había comenzado en un lugar casi desconocido, a varios Km. de la central nuclear: en las instalaciones militares soviéticas del radar DUGA 1. Me quedé sin palabras cuando recorrimos las kilométricas instalaciones de esta antigua base secreta. El DUGA, un radar de más de 300 metros de largo era, y es, una gigantesca mole de hierro, cables y acero levantada para el seguimiento de los misiles balísticos cargados con ojivas nucleares. Sus necesidades de energía eran tan brutales que necesitaba una central nuclear para alimentarlo. De ahí su cercanía a la central de Chernóbil. Hoy todo está abandonado, destruido, oxidado…Entrar en DUGA 1 es adentrarse de lleno en las ruinas de la Guerra Fría.

.DUGA_1

DUGA_2

DUGA_3

DUGA_4.

Esta base se puede visitar con un permiso especial. Como el que es necesario obtener para entrar en la Zona de Exclusión formada por 3 círculos concéntricos de unos 30 km. alrededor de la central nuclear. Durante la visita recorrimos Chernóbil, la ciudad que da nombre a la central y que todavía está habitada. También alguno de los pueblos abandonados que no fueron destruidos y enterrados bajo capas de tierra. Entramos en una de las guarderías contaminadas de las afueras de Pripyat, y hasta comimos en las propias instalaciones de la central nuclear. Hoy el sarcófago del reactor 4 ya está sellado con una nueva estructura metálica. Construida en forma de gigantesco hangar, intenta aislar el núcleo del reactor y la posible fuga de radiación durante los próximos 100 años. Después ya se verá. En el momento de nuestra visita la vieja estructura de hormigón que cubría el reactor todavía era visible. Nunca más la volveremos a ver así, pues hace unos meses se instaló definitivamente la nueva cubierta sobre el viejo sarcófago..

.Chernobil_2

Chernobil_3

.

En la ciudad fantasma

Tras pasar el 3er y último control militar entramos en Pripyat, la ciudad fantasma. Estamos solos recorriendo las grandes avenidas cubiertas de una vegetación que poco a poco se apodera de todo. La Naturaleza retoma lo que el ser humano le ha quitado. Frondosos árboles tapan las fachadas de edificios de más de 10 plantas. El asfalto apenas se ve cubierto por la hojarasca y los arbustos. Dar un mal paso supone caer en el hueco de una alcantarilla apenas visible. Siempre hay que caminar con los ojos bien abiertos y el contador geiger encendido. Sin saber por qué, la contaminación nuclear afecta a unas zonas, pero no a las situadas a un par de metros.

.Pripyat_10.

Es inevitable sentir escalofríos en muchos de los lugares por los que pasamos. Hacemos la visita caminando y recorremos la Avenida Lenin rodeados de árboles teñidos de verde amarillento. Es el color inicial de la primavera. Visitamos el campo de fútbol, las plazas principales de la ciudad y las ruinas del parque de atracciones que estaba a punto de inaugurarse. Todo esto se hace en una visita normal. Pero lo siguiente, no.

.Pripyat_11

Pripyat_12

Pripyat_13.

Tras comprobar que no hay nadie a la vista entramos en el el Palacio de la Cultura. Nos adentramos secretamente en esta gran edificación de estilo soviético que se viene abajo poco a poco. El suelo aparece revestido de los mosaicos que decoraban las paredes, las paredes están desconchadas y las baldosas rotas se entremezclan con hierros y cristales. De su teatro ha desaparecido todo lo que podía ser útil a los saqueadores y el techo se cae a trozos. Sólo tres butacas permanecen ancladas en su sitio como testigos mudos de la catástrofe que les rodea. En el polideportivo cubierto apenas si se distingue ya su cancha de deportes.

.Pripyat_14
Pripyat_15

Pripyat_16.

A este paso en unos años no merecerá la pena visitar Pripyat porque ya no quedará nada que visitar. La Escuela número 1 se vino abajo hace unos años al igual que lo harán muchos de los edificios que rodeamos con prudencia. Saltándonos de nuevo las prohibiciones entramos en un colegio donde miles de máscaras anti gas están desparramadas por el suelo. Los rusos habían previsto usarlas en caso de ataque norteamericano. Nunca pensaron que el accidente nuclear lo provocarían ellos mismos. Por otra parte las máscaras anti gas no sirven para nada en los casos de contaminación nuclear. Una señal más de lo absurdo de muchas de las decisiones que se tomaron en aquella época. El polvo que cubre las máscaras, las instalaciones en ruinas, los libros desparramados, el silencio en los pasillos, el herrumbroso polideportivo… Este lugar me pone los pelos de punta.

.Pripyat_17

Pripyat_18

Pripyat_19

Pripyat_20

Pripyat_22

Pripyat_23

Pripyat_24
Pripyat_25.

A la salida pasamos por la piscina olímpica de Pripyat. Desde luego vivir en esta ciudad era un auténtico lujo hasta para los estándares occidentales de la época. Ahora la piscina permanece vacía, cubierta de escombros, con sus grandes cristaleras rotas y con su reloj parado para siempre.

.Pripyat_28

Pripyat_27.

Seguimos solos. Acabamos deteniéndonos ante uno de los edificios de apartamentos más altos de la ciudad. La siguiente parada es allá arriba, en la azotea, para admirar una vista general de Pripyat, de la central nuclear y de los bosques que cubren la Zona de Exclusión. Subimos por unas escaleras en perfecto estado. Los ascensores rotos y oxidados siguen encajados en sus huecos. Cuando alcanzamos la azotea el sol parece querer asomarse entre las nubes para iluminar una escena que las autoridades se empeñan que no veamos. La estructura metálica que cubrirá el sarcófago del reactor 4 brilla tras las torres de apartamentos. Desde aquí me doy cuenta de que la central nuclear está realmente muy cerca. A nuestro alrededor sólo se ve un escenario de edificios vacíos y de calles silenciosas. De pronto me doy cuenta de que Pripyat es el lugar ideal para rodar una película de zombies. Descendemos los 14 pisos entrando en algunos de los apartamentos. Todavía se pueden ver algunas cocinas oxidadas, las habitaciones decoradas con papel pintado, las ventanas todavía con los cristales intactos. Aparte de esto, casi todo lo demás ha desaparecido.

.Pripyat_29

Pripyat_30

Pripyat_31

Pripyat_33.

En Pripyat uno se da cuenta de la fuerza de la Naturaleza. Y de que la VIDA con mayúsculas sigue a pesar de los esfuerzos del ser humano por terminar con ella. Evidentemente todo ser vivo está afectado por la contaminación nuclear asentada en el suelo alrededor de la central. Pero cuando vi los brotes de las hojas en los árboles, las flores que asomaban entre las ruinas y la vegetación que invadía el hormigón no pude evitar pensar en las ciudades mayas comidas por la selva. O en las ruinas de Angkor. Un día Pripyat acabará desapareciendo aunque los niveles de radiación permanecerán durante miles de años. Aún así las primaveras seguirán llegando a Chernóbil.

Imágenes como las que publico aquí son lo único que quedará de esta ciudad. Apenas el recuerdo de una de las mayores catástrofes civiles del S.XX, cuando el hombre jugaba a ser Dios con la energía nuclear. Si nos empeñamos en ocultar sus consecuencias puede que un día se olvide lo que pasó aquí. Si olvidamos el sufrimiento de los centenares de miles de personas que se vieron afectadas directa e indirectamente por el accidente no habrá servido absolutamente para nada.

No olvidemos nunca

.Pripyat_34

.

Artículos relacionados:

.

30 años después la vida sigue en Chernóbil

.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO? ¿CREES QUE LA INFORMACIÓN APORTADA TE HA SIDO ÚTIL?

¿Te ha ahorrado tiempo y dinero en la planificación de tu viaje? Espero que las respuestas hayan sido afirmativas. Y ahora antes de hacerme alguna consulta o una pregunta piensa en lo siguiente: ¿Cuánto crees que vale este artículo y los datos que aporto?

Para seguir ofreciéndote esa información que necesitas para tus viajes tu contribución económica es fundamental. Si crees que este es un intercambio justo cualquier aportación voluntaria es más que bienvenida. Es muy fácil. Desde 1€ o 1$. Gracias.

.

.

.

Merzouga: entre dunas y arena en el desierto de Marruecos

Merzouga 1.

.

Sí, estoy en el desierto y no es un sueño

.

Abro los ojos y me digo que no, que no estoy soñando. La primera luz de la mañana apenas se insinúa entre las telas que cierran el acceso a la tienda bereber. El silencio es total. Entonces recuerdo y sonrío: estoy en el desierto del Sahara, durmiendo en medio de las dunas del erg de Merzouga. No es un sueño. O sí lo es. La verdad es que esto es un sueño hecho realidad.

.Merzouga 2

Merzouga 3

Merzouga 4.

Estoy en el sureste de Marruecos y a pocos km. de la frontera con Argelia. Me levanto de la cómoda cama y pongo mis pies sobre un suelo de alfombras. Porque aquí el suelo está literalmente alfombrado. Debajo sólo hay una finísima arena dorada. Camino descalzo sobre las alfombras (qué gozada) para asomarme al exterior. Elevándose sobre nuestras tiendas asoman las dunas que nos protegen del viento. El resto de tiendas forma un semicírculo alrededor de la mesa, los cojines y las alfombras que es nuestro “salón de reuniones” al aire libre. Sobre la mesa de madera veo una humeante jarra plateada con un oloroso té de hierbabuena. Sí, estoy en Marruecos. Estoy entre dunas y arena. Y esto no es un sueño.

.Merzouga 5

.

El largo viaje a Merzouga

Este viaje a Merzouga había comenzado un par de días antes en el aeropuerto de Marrakesh. Tras perder  más de una hora y media en el control de pasaportes salí disparado a recoger el coche que había alquilado. Son 200 km. hasta Uarzazate y cuando arranqué el coche pensé: esto es pan comido. A las 3 horas todavía estaba pasando el puerto del Col du Tichka en la cordillera del Atlas. Una sucesión de obras, policías ocultos con sus radares, derrumbes de carreteras, barrancos infinitos y camiones cargados de formas imposibles convirtieron la primera parte del trayecto en una pesadilla. Y todavía me faltaba la otra mitad. Sólo la belleza del paisaje con los picos nevados del Atlas de fondo alivió los parones,  el polvo y la interminable sucesión de curvas de la carretera N9. Cuando ya de noche llegué a Uarzazate me sentí un auténtico superviviente.

Al día siguiente toca madrugar. Desde Uarzazate “sólo” hay unos 400 km. hasta Merzouga. La N10 va adentrándose en el desierto y sólo las orillas de los ríos, rebosantes de palmerales, rompen la monotonía ocre del paisaje. Por el camino quedan muchas viejas kasbash abandonadas y en ruinas. El cemento también ha llegado hasta aquí. Mientras tanto el rico patrimonio de las viejas ciudades de adobe se abandonan a la nada y al olvido.

.Amanecer en el desierto

Kasbahs 1

Kasbahs 2

En el sur de Marruecos.

Por el camino quedan Tinerhir y las formaciones rocosas de las Gargantas del Todra. Es inevitable parar en este cañón de paredes verticales para disfrutar de uno de los lugares más hermosos del sur de Marruecos. Desde aquí sólo me espera una inmensa llanura en forma de pedregal donde la vida parece imposible. Tras varias horas sin más horizonte que una árida llanura de piedra, rebaños de cabras y algunos dromedarios cruzo la caótica ciudad de Rissani.

.En el sur de Marruecos 2

Gargantas del Todra.

Ya queda menos para llegar a mi destino. Por fin en el horizonte se dibuja la silueta de unas suaves colinas. Son las montañas de arena de las dunas doradas de Erg Chebbi. Son las 4 de la tarde y llevo conduciendo 8 horas. A diferencia del desierto pedregoso, un erg es el desierto que todos tenemos en mente: el formado por la acumulación de la arena arrastrada por el viento. Y eso es lo que tenía cada vez más cerca. Un paisaje fascinante de grandes dunas cada vez más cercanas a la carretera.

Pasar una noche en el desierto era uno de los objetivos de este viaje a Marruecos. Así que previamente había contactado con la agencia Bivouac Merzouga Experience para que me organizara la estancia. Lo bueno es que hablan español y francés. Tras unos whatsapp concertamos encontrarnos en su riad de Merzouga, ubicado muy cerca del Morocco National 4×4 Museum. Justo enfrente podía ver el inmenso campo de dunas a apenas 300 metros. Casi no podía esperar para adentrarme en ellas.

.Merzouga 6.

Desde el primer momento todo es amabilidad y facilidades: el recibimiento con té o café, la información de las actividades previstas o las explicaciones sobre las actividades que se pueden hacer en los alrededores. Mi visita a Merzouga prevista para 2 días me parece ahora demasiado corta. Para otra ocasión quedarán las excursiones en quad, las visitas al palmeral y al pueblo Khamlia, o pueblo de los negros y a las minas de kohl, plomo y zinc explotadas por los franceses en tiempos de la colonia.

Por todo esto y mucho más Merzouga se está convirtiendo en uno de los destinos más populares para gente venida de todo el mundo. Es el Sahara accesible, el desierto de arena en el que dejar pasar el tiempo subido a una duna, en el que disfrutar de los atardeceres y amaneceres, de las noches estrelladas… Y todo eso se puede hacer con comodidades hasta hace poco inimaginables en pleno desierto. Porque cada día abren nuevos hoteles, riads y posadas a lo largo de la carretera entre Erfoud y Merzouga. Aquí os voy a relatar la experiencia de cómo es pasar una noche en una tienda en pleno desierto. Hay diferentes empresas que organizan este tipo de estancias, con diferentes opciones, servicios y por supuesto, diferentes precios. Puedes encontrar tiendas sencillas en las que encontrarás un camastro incluyendo el desayuno. Y tiendas de auténtico lujo que son casi un apartamento con baño propio y un servicio gastronómico de primera.

Tras dejar el coche en el estacionamiento privado de Bivouac Merzouga Experience y preparar una mochila con lo imprescindible para pasar una noche, me fui a directo a caminar por las dunas. Una hilera de dromedarios (los camellos tienen dos jorobas) descansaba apaciblemente al pie de las dunas. Y junto a ellos a la sombra de sus jorobas estaba su camellero que me contó algunas curiosidades. Estos animales pueden llegar a vivir más de 40 años y su edad se puede saber contando sus dientes. Mudan de pelaje cada año y su adaptación a los entornos desérticos es total. Hablamos en francés, ya que en Marruecos se enseña en el colegio, pero me cuenta que sus padres nunca pudieron estudiar. Ellos eran nómadas bereberes, pero las nuevas generaciones se están asentando sobre todo en zonas como esta donde el turismo es el motor económico.

.Merzouga 7

Merzouga 8

Merzouga 9.

Tras pisar mis primeras dunas regreso al riad. Un 4×4 nos espera a mí y a una pareja de neozelandeses para llevarnos al lugar donde subiremos en nuestros dromedarios. A partir de aquí, cargados con nuestras mochilas, haremos el recorrido hacia el lugar donde se encuentran las tiendas. Los camellos, voy a llamarlos así desde ahora ya que los dromedarios son una variedad del camello bactriano, son animales curiosos. Cuando los monta alguien que no les gusta berrean lastimosamente y se niegan a levantarse. La solución es sencilla: cambiar a la persona de camello. El momento más delicado es el arranque, cuando primero levantan sus patas traseras y luego las delanteras. Si no estás bien agarrado, ese bamboleo hacia delante y atrás puede terminar con el intrépido turista estampado en la arena. Pero nuestro camellero lo hace todo fácil y sencillo. Cerca el resto de camelleros observan la maniobra. El color de sus ropajes y del pañuelo que llevan enrollado en la cabeza me deja fascinado. Este pañuelo de varios metros, además de servir de protección solar, lo usan los bereberes para empaparlo cuando encuentran agua. Una vez enrollado les refresca la cabeza sirviendo como “depósito” de agua que van sorbiendo de la tela.

.Merzouga 10

Merzouga 11

Merzouga 12.

Cuando me quiero dar cuenta ya estamos avanzando por la parte baja de las dunas, porque los camellos no suben por ellas. El paisaje de arena me hipnotiza y me abandono al lento caminar del camello entre las dunas. El silencio y el sisear de la arena entre las patas del animal al caminar es lo único que escucho.

.Merzouga 13
Merzouga 14

Merzouga 15.

Cuando nos adentramos en este mar de arena de un color casi anaranjado, veo gigantescas dunas que superan los 200 metros de altura. Sus cambios de color a lo largo del día y el consecuente baile de sombras es algo que me dejará fascinado.

.Merzouga 16

Merzouga 17.

Tras una media hora llegamos a una hondonada entre dunas donde se ha instalado un grupo de grandes tiendas en forma de “U”. Cuatro tiendas a cada lado y una más grande en un extremo que es la que hace de comedor. En medio el  suelo está cubierto de alfombras, cojines y mesas donde sentarse a tomar el té y charlar con los demás viajeros. Me encuentro con una pareja de chinos de Pekín, una brasileña asentada en Boston y una familia norteamericana con sus 2 hijos pequeños de Oregón. A todos nos atiende un equipo perfectamente conjuntado de 4 marroquíes atentos a que estemos lo más cómodo posibles. Mi tienda es enorme, con una gran cama y baño con ducha incluida. Todo un lujo en pleno desierto. El emplazamiento es perfecto, muy cerca de la Gran Duna, un gigante de arena de 250 metros de altura.

.
Merzouga 18.

Es hora de ver el atardecer. La Gran Duna me espera. Caminar por las dunas es duro y hay que buscar el lado donde la arena está más compactada. Al final acabas casi arrastrándote y subiendo ayudado de pies y manos. Pero el paisaje desde ahí arriba…¡ay el paisaje! ¡Qué momento en el que descubres que todo a tu alrededor es arena! ¡Qué sensación de grandeza, de pequeñez, de soledad, de inmensidad, de belleza y de silencio!

.Merzouga 19

Merzouga 20

Merzouga 21.

El fuerte calor de estos días y la calima del desierto se han aunado para que la luz del sol quede difuminada en un aire denso, casi gris y pesado. Aún así disfruto como pocas veces de estar ahí arriba rodeado de dunas doradas hasta donde alcanza mi vista. En soledad…o casi. La familia americana con sus dos retoños ha decidido instalarse justo a mi lado. Y mira que el desierto es grande. Tanto es así que cerca no hay nadie más: los niños gritones, sus amantísimos padres y yo. Quizás tuvieran miedo a estar solos en cualquier otra duna cercana.

.Merzouga 22

Merzouga 23

Merzouga 24.Merzouga 25.

Con los últimos rayos de sol el cielo aparece por fin azulado al tiempo que las nubes se tiñen durante unos segundos con el color del atardecer. El día termina de repente. Casi sin luz desciendo por las dunas deslizándome por la arena y llevándome conmigo medio desierto. Para eso está la ducha en la tienda. Fuera nos reunimos todos para hablar en un batiburrillo de idiomas mientras bebemos el “whisky del desierto”: té con hierbabuena. El personal de Bivouac mientras tanto prepara una cena a base de sopa de verduras, un delicioso  tajine de cordero y dulces de postre. Servida en la acogedora tienda-comedor la cena nos supo a todos a gloria. Pienso que no hay nada en km. a la redonda y poder disfrutar de todo lo que nos ofrecen en este lugar es un lujo en sí mismo.

.
Tajine

Merzouga 26

Merzouga 27.

Cuando terminamos ya es de noche cerrada. Sigue la charla bajo una noche salpicada de estrellas apenas iluminada por una luna creciente. Y entonces los amigos del Bivouac encienden una hoguera para cantar siguiendo la tradición de la música tashelhit propia de los bereberes. Sentados alrededor de la hoguera, mientras las ascuas del fuego se elevan en la noche, cantan y tocan sus instrumentos durante casi 2 horas. Es una noche de estrellas, de crepitar de llamas y sonidos antiguos que se pierden en la oscuridad del desierto. La noche como casi nunca la vemos en el mundo del que venimos. Pasada la medianoche, entre asombrado y agradecido por el intenso día que he disfrutado, me retiro a mi tienda. La música sigue ahí afuera y me duermo escuchando las voces y percusiones de los hombres del desierto.

.Merzouga 28

Merzouga 29

.

Amanecer en el desierto

Hay huellas de pequeños animales en la arena. Aquí de escarabajos, allí de lagartos, puede que estas sean de culebras o serpientes. Es lo primero que veo cuando empiezo a caminar por las dunas a primera hora de la mañana. Descubro a mi lado un hermoso lagarto especialista en enterrarse en la arena. Ni se inmuta cuando lo cojo en mi mano para fotografiarlo. Estamos muy equivocados si pensamos que los desiertos son grandes espacios vacíos de vida.

.
Merzouga 30.

El sol todavía no ha salido en el horizonte, pero una luz tamizada da la bienvenida a un nuevo día en las arenas de Merzouga. Me pierdo por un par de horas en un sube y baja continuo de dunas en las que busco esa luz especial del amanecer en el desierto. El sol se alza en el cielo entre la calima que aparece hacia el este. El inmenso Sahara se extiende justo ahí. Me dedico a disfrutar del momento y fotografiar.

.Merzouga 31

Merzouga 32

Merzouga 33.

Cuando regreso a desayunar al campamento veo desfilar largas caravanas de camellos con turistas a cuestas. Algunas con de más de 30 camellos. No quiero ni imaginar cómo tuvo que ser la noche en uno de esos campamentos masificados que empiezan a abundar por aquí. Sí, porque desgraciadamente en algunas zonas el desierto ya no está tan desierto. El turismo masivo también está llegando a este, hasta hace poco, olvidado rincón de Marruecos. Y por grande que sea el desierto es inevitable ver algunos grupos de tiendas en la lejanía. O caravanas de camellos que vienen y van. Afortunadamente me encuentro en una zona bastante aislada y no sufro de esa “masificación”.

.Merzouga 34.

El desayuno se prolonga hasta bien entrada la mañana. Toca cargar con la mochila y subirse de nuevo a un camello. El campamento donde hemos pasado la noche se vacía lentamente. Toca despedirnos de todos los que han hecho nuestra estancia realmente inolvidable. Esta vez el viaje de vuelta en camello toma otro camino. Durante más de una hora y media recorremos un nuevo mar de dunas. Ahora el sol luce en lo alto y el color anaranjado de la arena luce con intensidad.

.Merzouga 35

Merzouga 36

Merzouga 37.

El paisaje de luces y sombras, curvas de arena y tonalidades ocres nos deja a todos sin palabras. Yo fotografío como puedo intentando no caerme mientras acompaño con mi cuerpo el desgarbado caminar de mi camello. En medio de la nada escucho a uno de los camelleros que marchan a pie mantener una conversación en chino con la pareja de Pekín. ¡Qué situación tan extraña! Un bereber del sur de Marruecos hablando en chino mientras guía a sus camellos por medio de un desierto de arena anaranjada. Mientras tanto otro de los camelleros se aleja buscando cobertura para su teléfono móvil. La globalización ha llegado a los rincones más recónditos del planeta. Quizás ya no queda nada por descubrir. Quizás ya no quede un lugar donde el resto del mundo quede lejos.

.Merzouga 38

Merzouga 39

Merzouga 40

Merzouga 41.

Llegamos a donde empezó este viaje, al lugar de descanso de los camellos (dromedarios) al pie de las dunas. Por la carretera cercana pasan de vez en cuando algunos 4×4. El tamaño de sus ruedas y su carga indican que van hacia el sur, allí donde termina el asfalto y comienza una nueva aventura. Los camellos se arrodillan para descansar apoyados en sus barrigas. Estos turistas no merecen ni un berrido, parecen decirme con sus miradas indiferentes.

.Merzouga 42.

Aquí el tiempo y el espacio adquieren otras dimensiones que los que no vivimos aquí apenas alcanzamos a entender. Han pasado menos de 24 horas y parece que el mundo se hubiera detenido en algún momento en algún lugar de este mar de arena. Quizás sucedió mientras subía a una de esas grandes dunas, quizás mientras seguía las huellas de un escarabajo sobre la fina arena tras el amanecer. No lo sé. Hay lugares que poseen un ritmo especial y el desierto de dunas de Merzouga es uno de ellos.

.Merzouga 43

Merzouga 44

.

.

Informaciones prácticas:

.

– Hay varias formas de llegar hasta Merzouga. Puedes llegar en autobús desde Fez o desde Marrakesh a Rissani en un largo viaje que puede durar hasta 9 horas. Desde esta población puedes tomar un taxi hasta Merzouga.

– la forma más cómoda, aunque no la más económica, es volar hasta Casablanca o Marrakesh y tomar un vuelo interno a Errachidia. Desde aquí a Merzouga apenas hay 3 horas de carretera.

– También puedes alquilar un coche como hice yo. Es la forma de poder parar donde te apetece. Que ves un palmeral chulo, te paras. Qué quieres entrar en una kasbha, te paras. Qué quieres conocer las gargantas del Dades o del Todrá, pues vas y te das una vuelta. Que quieres parar en el maravilloso valle del Draa, pues lo haces. Pero conducir en Marruecos tiene también sus inconvenientes: los controles de policía (si te ponen una multa, toca negociar rebaja y pagar en efectivo), las obras en las carreteras, la peligrosidad de algunos tramos… Aquí 200 km. se pueden hacer muy largos, atravesando inmensos desiertos de piedra bajo un sol de justicia. Os aseguro que conduciendo por el sur de Marruecos conoceréis lo que es un espejismo en el desierto.

– A pesar de la aridez del entorno encontrarás muchas gasolineras por el camino. Y restaurantes también. Son los auténticos oasis del sur marroquí. Si se avería tu coche (como fue mi caso) no encontrarás talleres mecánicos hasta alcanzar la ciudad de Zagora al sur o de Uarzazate en el camino a Marrakesh. Y os aseguro que quedarse tirado con un coche con el motor averiado sin cobertura de móvil en medio de la nada a más de 40ºC es toda una experiencia.

Recuerda que un buen Seguro de Viajes te puede ahorrar preocupaciones y resolver muchos problemas. Así que ni lo dudes. Desde aquí te recomiendo MONDO, el seguro de viaje inteligente para viajeros inteligentes.

– las mejores épocas para visitar Merzouga son todas, menos de junio a septiembre. Venir aquí de vacaciones en pleno verano es sólo para gente muy ruda o para frioleros enfermizos.

– Como mínimo dedica una semana a este viaje. Y si tienes más tiempo, mejor. Viajar por el sur de Marruecos es hacerlo de sorpresa en sorpresa. Yo hice una ruta circular desde Marrakesh yendo a Merzouga por la N10 y regresando por la N12 al sur.

..

– Y ahora lo más importante: el alojamiento. Porque si no eliges bien tu soñada estancia en el desierto puede convertirse en una pesadilla. Este es uno de esos lugares en los que has de gastar tu dinerito si no quieres acabar sufriendo. Sufriendo porque tu tienda es pequeña y  tu cama es un camastro. Porque en el desierto muchas noches son frías y no tienes mantas para cubrirte. Porque no tienes donde quitarte los kilos de arena que se han adherido a cada poro de tu cuerpo. Ni tienes donde lavarte para evitar que el olor a camello te acompañe en tus sueños (en vez del perfume de Channel Nº5). Además, si viajas en plan barato, puedes acabar compartiendo tu espacio en el desierto con otras 50 personas, o más.  Y llegar hasta el desierto del Sahara para acabar como en el vagón de un tren a hora punta, puede ser más que deprimente.

– En Erg Chebbi y Merzouga hay numerosos hoteles, albergues  y riads donde poder pasar unos días. Y también muchas agencias que ofrecen la experiencias de pasar una noche en el desierto. Pero mira por donde en mi caso no tuve que buscar mucho y acerté de pleno. En Bivouac Merzouga Experience tienes 3 opciones diferentes a precios diferentes. Desde la haima (tienda) más sencilla sin baño por unos 60€, hasta la más lujosa por unos 175€. Para aquellos que busquen una experiencia muy, muy especial os recomiendo las haimas de Merzouga Dunes Luxury Camps. No conozco otras agencias ni otros campamentos en el desierto. Pero la calidad humana, la simpatía y el afán de servicio de su personal está más allá de lo esperado. Su esfuerzo bien merece esta recomendación.

.

.

– Para pasar la noche entre las dunas sólo necesitarás lo imprescindible para una noche. No es necesario que cargues con todo tu equipaje. La estancia de una noche en las dunas se puede alternar con alguna noche más en los hoteles o riads de Merzouga.

– Respecto al material fotográfico, sólo una recomendación: ser especialmente cuidadosos. La arena aquí es muy fina y puede acabar entrando en cualquier aparato que no esté sellado o protegido. Una caída en la arena, o un poco de viento del desierto puede suponer el adiós definitivo a vuestros equipos.

.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO? ¿CREES QUE LA INFORMACIÓN APORTADA TE HA SIDO ÚTIL?

¿Te ha ahorrado tiempo y dinero en la planificación de tu viaje? Espero que las respuestas hayan sido afirmativas. Y ahora antes de hacerme alguna consulta o una pregunta piensa en lo siguiente: ¿Cuánto crees que vale este artículo y los datos que aporto?

Para seguir ofreciéndote esa información que necesitas para tus viajes tu contribución económica es fundamental. Si crees que este es un intercambio justo cualquier aportación voluntaria es más que bienvenida. Es muy fácil. Desde 1€ o 1$. Gracias.

.

.

.

Por las Highlands entre castillos de película, lagos sin monstruo y montañas nevadas

Castillo de Eilean Donan 1

.

Sigo recorriendo las Highlands. El viento frío del Ben Nevis

El viento helado de las Highlands me zarandea con tal fuerza que casi me impide caminar. La nieve todavía ocupa la cumbre de la que es la montaña más alta del Reino Unido, el Ben Nevis, de tan sólo 1.345 m. Y ahí estoy yo, caminando por sus laderas en esta mañana primaveral con una temperatura de unos 0º C. El viento es tan fuerte que desisto de mi intención de seguir subiendo. No esperaba encontrarme este tiempo cuando esa misma mañana me metía entre pecho y espalda un potente desayuno inglés en Fort William. Por fin había dejado de llover y el sol asomaba a veces entre las nubes.

Una hora antes montaba en el teleférico que sube a la estación de esquí del Ben Nevis. Desde el comienzo de este recorrido por las Highlands desde Edimburgo no había parado de conducir y me apetecía caminar. Perderme por las laderas del Ben Nevis me pareció una estupenda idea. La mañana aparecía casi despejada de nubes, pero aún así pregunté si arriba hacía viento al comprar el billete del teleférico. La señora de la taquilla, con gesto seguro, me indico que muy poco y que este era un día tranquilo. “Si no, el teleférico no subiría“, me contesto. Podía estar tranquilo.

.English breakfast.Ben Nevis 1.

En cuanto llegué arriba un viento huracanado se sumó al frío gélido que bajaba de las cumbres nevadas del Ben Nevis. Fue una caminata intensa en la que disfruté, congelado y zarandeado por el viento, del paisaje escocés desde el lugar más elevado del Reino Unido. Desde estas alturas el paisaje escocés se extiende magnífico allá abajo. Fort William y el lago Eil se encontraban a mi izquierda. El lago Lochy, una de cuyas orillas había recorrido el día anterior, se extendía hacia el norte. A mi alrededor el suelo de turba estaba cubierto por hierbas de color ocre y de riachuelos que bajan de la cumbre. El aire era frío, húmedo y puro. Cuando encontré uno de esos bancos con “las mejores vistas del mundo” pensé que este es un lugar realmente hermoso para perderse.

.Ben Nevis 2

Ben Nevis 3

Ben Nevis 4

Ben Nevis 5

 

Hacia Eilean Donan, el castillo más fotografiado de las Highlands

Tras bajar del Ben Nevis me subo al coche y arranco decidido a llegar por fin al castillo de Eilean Donan. No puedo evitar parar de vez en cuando para admirar el paisaje en las orillas de los lagos Garry y Cluanie. Recorro la carretera A87 atravesando pasajes inmensos bajo una pertinaz llovizna. A lo lejos la nieve de la cumbre del Sgurr Fhuaran se funde en forma de pequeños arroyos y cascadas que caen hasta alcanzar la carretera.

.Highlands 1

Highlands 2.

De nuevo me encuentro con un accidente de coche, y ya van unos cuantos desde que salí de Edimburgo. La lluvia y las estrechas carreteras sin arcenes forman una combinación muy a tener en cuenta cuando conduces por las Highlands. Tras unas 2 horas de viaje aparece enmarcado en el paisaje majestuoso del lago Duich el castillo de Eilean Donan. El sol aparece de nuevo como una señal del cielo: es hora de sacar a volar el dron. Desde el aire el castillo queda enmarcado entre las colinas que rodean el lago ofreciendo una panorámica magnífica.

.

.

El castillo de piedra se levanta sobre un pequeño islote unido a tierra firme por un pequeño puente. Sus orígenes como enclave defensivo se remontan al S.XIII con los primeros baluartes levantados contras los vikingos que arrasaban las costas británicas en la Edad Media. Luego sirvió de refugio al mismísimo Robert the Bruce, el primer rey escocés, contras los ataques ingleses. Luego, durante generaciones, perteneció al clan Mcrae. Abandonado tras la unión de Escocia e Inglaterra, en 1719 fue tomado por una expedición militar española enviada en apoyo de la causa Jacobita para restaurar a los Estuardos en el trono inglés. Bombardeado por los ingleses, el castillo se abandonó hasta que fue reconstruido de nuevo a principios del S.XX por un miembro del clan McRae. A partir de entonces se convirtió en uno de los lugares más fotografiados de Escocia. Entre otros muchos actores Chistopher Lambert y Sean Connery en Los Inmortales y luego Mel Gibson en Braveheart, pasaron por aquí popularizando su inconfundible estampa a orillas del lago Duich.

.Castillo de Eilean Donan 2

Castillo de Eilean Donan 3

Castillo de Eilean Donan 4

Castillo de Eilean Donan 5..

Desde arriba la perspectiva es realmente hermosa. Pero en tierra el estacionamiento junto al castillo es un hervidero de coches y turistas. Consigo aparcar con unas bonitas vistas mientras la llovizna y la niebla vuelven más mística todavía la imagen de Eilean Donan reflejada en las tranquilas aguas del lago. Tras las primeras fotografías toca averiguar si merece la pena pagar las 7,5 libras que cuesta la entrada. Así que me pongo en el acceso al puente y pregunto a algunas de las personas que van saliendo. Hay opiniones variadas, pero ninguna entusiasta: el castillo es pequeño, está muy renovado, no está mal, es caro para lo que puedes ver… Conclusión: me doy cuenta de que el castillo de Eilean Donan es un estupendo decorado así que decido no entrar y quedarme en el exterior disfrutando del maravilloso paisaje.

.Castillo de Eilean Donan 6

Castillo de Eilean Donan 7

Castillo de Eilean Donan 8

Castillo de Eilean Donan 10.

La tarde se vuelve más y más oscura y decido regresar a Fort William. Tengo reserva a las 19h en el Crannog, un acogedor restaurante especializado en pescados y mariscos recomendado por la Guía Michelin y en el que has de reservar con antelación para encontrar mesa. La buena comida a base de salmón local, la cerveza escocesa y las vistas del lago desde mi mesa fueron un combinado perfecto para acabar la jornada. Sentado a la mesa mientras miraba el lago bajo la mortecina luz del atardecer decidí que no iba a poder visitar la isla de Skye. Una excusa más para regresar a Escocia y dedicar unos cuantos días más a recorrer las Highlands de nuevo.

.Crannog Fort William 1

Crannog Fort William 2

.

Al monstruo del lago Ness se lo comió el turismo

Al día siguiente me planto en el lago Ness tras pasar Fort Augustus. La A82 recorre la orilla izquierda del alargado y mítico lago escocés. Si hubiera un monstruo bajo el agua aquí sería feliz ya que el Ness es uno de los lagos más extensos de Escocia con una profundidad de hasta 230 metros y poblado por truchas, lucios, anguilas y salmones . Pero no por ello es de los más hermosos paisajísticamente hablando. La larga fila de vehículos que avanza por la carretera es el único monstruo que alcanzo a ver.

Me dirijo hacia el tercer lugar más visitado de Escocia: el castillo de Urquhart.  Este castillo fue casi destruido por las tropas inglesas en 1962 para evitar que fuera capturado por los escoceses en plena revuelta Jacobita. Y desde entonces no ha sido reconstruido. Lo que se puede ver hoy es un conjunto de ruinas a orillas del lago Ness sin mucho más de interés. Aún así hay una larga fila de turistas delante de las taquillas que venden las entradas para acercarse hasta sus piedras desmoronadas. Aquí sí que tengo claro que no voy a pagar 9 libras por ver de cerca las ruinas que estoy viendo de lejos desde el estacionamiento. Y es que desde que estoy en Escocia me he dado cuenta de que aquí saben sacar petroleo de lo que tienen, sean unas ruinas, vacas peludas o leyendas como la del monstruo del lago Ness. Monstruo que por cierto hoy tampoco ha hecho aparición. Desde luego eso es saber poner en valor lo que tienen, que es mucho, aunque no todo vale lo que piden pagar por ello.

.Castillo de Urquhart y lago Ness.

Muy cerca se encuentra Drumnadrochit. Si tienes mucha curiosidad por conocer la historia del lago Ness y su monstruo aquí se encuentra el Loch Ness Centre & Exhibition. Y bastantes hoteles, además de muchas tiendas de recuerdos donde podrás hacerte con todo tipo de parafernalia acerca del famoso monstruo. Y poco más hay que ver aquí.

Sigo camino hacia Inverness, una pequeña ciudad que se configura como base de operaciones para futuros viajes al norte de Escocia. Cuanto más recorro Escocia, más cuenta me doy de que se necesita tiempo, mucho tiempo para conocerla como se merece. Durante las casi 4 horas de viaje de vuelta hacia Edimburgo pienso en todo lo que me ha quedado por hacer y ver. Cuatro días en las Highlands apenas me han dado para vislumbrar entre la llovizna y la niebla algunos de los lugares más conocidos de esta parte de Escocia. Pero por el camino ha quedado mucho más, y esto me provoca una desazón interior que me hace cambiar de humor.

Mientras cruzo el Cairngorms National Park hacia el sur siguiendo la A9 siento la llamada de esta tierra húmeda, hermosa y todavía salvaje. Pienso que quizás alguno de mis antepasados procedía de estas tierras de montañas, turba y agua. Es la única explicación que encuentro a esa sensación que me invade cada vez que viajo al norte de Europa. La sensación de regresar a mi hogar.

.Highlands 3
Highlands 4

Castillo de Eilean Donan 11

Castillo de Eilean Donan 9

.

Información práctica:

.

– En Fort William hay muchos lugares donde hospedarse, desde hoteles a Bed&Breakfast o campings. Pero todos tienen una cosa en común: que has de reservar con antelación. En vacaciones, fines de semana y festivos todo suele llenarse y a unos precios bastante elevados.

– El viaje de ida y vuelta en el teleférico hacia la estación de esquí del Ben Nevis cuesta 14 libras. El estacionamiento se encuentra a 10 Km. de Fort William. Una vez arriba el Ben Nevis se encuentra caminando hacia la derecha de la estación. Aunque realmente la vía de acceso a pie a la cima tiene su punto de partida tanto desde el Glen Nevis Visitors Center como desde el Glen Nevis Youth Hostel, ambos situados en la carretera C1162.

– La entrada a los castillos supone un desembolso importante de dinero. Entrar en el castillo de Eilean Donan cuesta 7,5 libras y en el de Urquhart 9 libras. En ambos casos el desembolso no está justificado a no ser que seas un friki de los castillos escoceses.

– Al igual que en el primer artículo sobre las Highlands, os recuerdo que no hagáis locuras por las estrechas carreteras escocesas. Recordad que estáis conduciendo por la izquierda. Además os reitero la importancia de alquilar un vehículo con buenas prestaciones. Y sobre todo en una compañía que ofrezca una amplia red de asistencia. Mi opción en Escocia fue SIXT y fue todo un acierto.

..

– La ruta que hice por las Highlands me ocupó 4 días. Ahora cambiaría algunas cosas. La primera es que le dedicaría al menos una semana. La segunda, que no volvería a Edimburgo subiendo por el lago Ness hasta Inverness y atravesando el Cairngorms National Park. Optaría por un recorrido por la costa occidental visitando las islas de Skye y Mull para seguir hacia el sur hasta Glasgow y vuelta a Edimburgo. El norte de Escocia quedaría para un segundo viaje.

– Recuerda que un buen Seguro de Viajes te puede ahorrar preocupaciones y resolver muchos problemas. Así que ni lo dudes. Desde aquí te recomiendo MONDO, el seguro de viaje inteligente para viajeros inteligentes.

.

.

Artículos relacionados:

.

Edimburgo bajo el sol. Pasando calor en la capital de Escocia

Edimburgo: la ciudad que siempre ofrece algo más

Atrapado por la magia de las Highlands

.

Atrapado por la magia de las Highlands

Glenfinnan

.

Highlands

.

Las Highlands…Uno de esos nombres de la geografía que provoca en muchos viajeros la dilatación de las pupilas y el aumento del ritmo cardíaco. La abundancia de literatura y más recientemente de películas filmadas en este entorno único no han hecho sino aumentar el interés por este lugar tan especial. Las Highlands, las Tierras Altas de Escocia, son un territorio mítico plagado de historias, batallas y leyendas. Aquí la geografía es protagonista de primer orden con horizontes dibujados por colinas cubiertas de turba, hierba y agua, donde sopla implacable el viento. Una orografía de montañas cubiertas de nieve por donde descienden cascadas y ríos salvajes de aguas limpias donde todavía abundan los salmones. Un paisaje agreste, casi salvaje, salpicado de lagos y viejos castillos que cuentan las historias de los antiguos clanes escoceses.

Me he marcado una intensa ruta de 3 días conduciendo por este territorio que me llevará desde la capital, Edimburgo, hasta Inverness 250 km. más al norte. Un plan que al final se ha mostrado demasiado ambicioso debido a varias razones. La principal ha sido los accidentes de tráfico provocados por las condiciones de las estrechas carreteras sumada a unas condiciones climatológicas adversas. La segunda, la gran belleza de muchos de los paisajes que iba encontrando por el camino. Ha sido inevitable detenerme cada poco a admirar, fotografiar o pasear por los lugares que iba cruzando. Incluso bajo la intensa lluvia o azotado por el viento. En esos momentos la magia de las Highlands se apoderaba de mí y perdía completamente la noción del tiempo. En pocos lugares de Europa uno puede sentir todavía el pálpito salvaje de unas tierras apenas alteradas por la mano del hombre.

.

.
.

.El hombre gallina que quiso volar desde el castillo de Stirling

Salgo de Edimburgo en una mañana que se vuelve cada vez más gris mientras conduzco por la autopista que me lleva a Stirling. En esta pequeña ciudad a orillas del río Forth se encuentra uno de los castillos más visitados de Escocia. Desde el S.XIV el castillo de Stirling se convirtió en uno de los principales baluartes defensivos contra las invasiones inglesas. Y más adelante en el S.XVI en residencia real de la Corona escocesa por decisión del monarca James V.

.Stirling 1

Castillo de Stirling 1.

Unos años antes, en 1507, el alquimista y cortesano escocés John Damian proclamó que podría volar desde el castillo de Stirling hasta Francia vestido como una gallina. El día que anunció su vuelo el rey James IV y toda su Corte se apelotonaron en lo alto de las murallas para disfrutar de tal proeza humana. Alzado sobre una de las más altas murallas del castillo, Damian comenzó a batir sus alas revestidas con plumas de gallina, y se tiró al vacío agitándolas frenéticamente arriba y abajo. Unos segundos más tarde se estrellaba contra el duro suelo escocés rompiéndose solo una pierna. Damian sobrevivió para seguir con sus experimentos en la corte del rey renacentista.  Pero la frontera entre la magia y la ciencia aún tardaría unos siglos en delimitarse por completo.

.Castillo de Stirling 2.

Esta es una de las curiosas historias acaecidas en este castillo y residencia real. Llegar es muy fácil ya que las indicaciones te llevan hasta el estacionamiento habilitado bajo las murallas. Cuando accedo al interior tras pagar la entrada me dirijo directamente a los baluartes. El viento sopla con fuerza y desde lo alto de sus murallas construidas en una colina rocosa cortada a pico, se domina un paisaje fértil de verdes llanuras. La ciudad de Stirling se ve pequeña allí abajo. Al fondo sobre una colina se levanta una gran torre de piedra. Es el monumento a William Wallace, el héroe escocés conocido por todos de la película Braveheart. Justo debajo de donde me encuentro está el campo de batalla donde el primer monarca escocés, Robert the Bruce, derrotó a las tropas inglesas en 1314. Todo aquí parece recordar el secular enfrentamiento entre Escocia e Inglaterra. Muy cerca está el bastión desde donde Damian se tiró al vacío agitando sus alas de gallina. No puedo ni imaginar cómo pudo salvarse viendo la distancia hasta el suelo.

.Castillo de Stirling 3

.

El barco cargado de sirenas que entró a cañonazos en la fiesta del bautizo

El castillo de Stirling está muy renovado. Excesivamente. El Great Hall donde se celebraban las fiestas y bailes reales parece un edificio nuevo. Aquí se celebró el famoso bautismo del príncipe Henry en 1594. Mientras se servía el banquete a base de pescados se introdujo un barco entero cargado de mujeres disfrazadas de sirenas. Mientras tanto el barco disparaba sus cañones a babor y estribor a medida que entraba en el Great Hall ¡Qué época más alocada y vaya fiestas que se montaban de aquellas los monarcas escoceses!

.Castillo de Stirling 4

Castillo de Stirling 5.

El Palacio de James V es del estilo renacentista imperante en la época. En el exterior del palacio real se encuentra una gran representación iconográfica a base de estatuas y gárgolas de piedra muy deterioradas por el paso del tiempo. En una de las esquinas principales está representado el monarca escocés con unos leones sobre su cabeza.

.Castillo de Stirling 6.

En el interior, muy renovado, os encontraréis con paredes recién pintadas y salas vacías. Con la excepción de las habitaciones de la reina María Estaurdo y la sala decorada con los tapices representando la Caza del Unicornio. Los tapices originales se crearon hacia 1500 en Flandes y los originales se encuentran en el Cloisters Museum dependiente del Metropolitan Museum de Nueva York. Los que vemos en esta sala son una recreación actual elaborados siguiendo los diseños y las técnicas originales. Su elaboración llevó 13 hace años y su costo superó los 2 millones de libras. En algunas de estas salas encontraréis a figurantes vestidos de época que os informarán acerca de las curiosidades del castillo.

.Castillo de Stirling 7

Castillo de Stirling 9.

Otra gran sala recrea la decoración del techo con las llamadas “Cabezas de Stirling“. Más adelante se encuentra una sala donde se exhiben estas cabezas originales talladas en madera. La verdad es que son una maravillosa recreación de los rostros, vestimentas, peinados, modas y simbolismo imperante en la corte escocesa a mediados del S.XVI. Y de lo mejor del castillo del Stirling.

.Castillo de Stirling 10

Castillo de Stirling 11.

Termino este recorrido visitando la Capilla Real y las cocinas, una interesante recreación del mundo de los fogones y la gastronomía de la época. Por supuesto, de aquellos privilegiados que se lo podían permitir. Dejo el castillo de Stirling con una sensación agridulce mientras me acerco hasta el cementerio de la cercana iglesia de Holy Rude. Allí, caminando entre la hierba verde, las viejas lápidas y las cruces celtas contemplo el castillo en la lejanía. Y decido que ya no necesito ver más interiores de castillos escoceses.

.Stirling 2

Stirling 3

.

William Wallace was here

La siguiente parada me lleva hasta el cercano Wallace Monument. Una enorme torre de piedra de 67 metros de alto levantada ex profeso para honrar la memoria del héroe escocés. Wallace derrotó en 1297 a las tropas del rey inglés Eduardo I aquí en Stirling, pero luego fue traicionado y ejecutado. Si quieres visitar el interior de la torre con su exhibición acerca de las batallas, proezas y heroicidades de Wallace, has de pasar por caja. Nada más y nada menos que 10 libras. Entre el precio de la entrada y la prohibición de volar drones he de contentarme con tomar el sendero que asciende hasta la torre levantada en 1869. Sopla un viento de mil demonios y comienza a llover. Aparte del paisaje y la estatua de Wallace alzando la espada desde una esquina de la enorme torre, poco más hay que ver aquí. Sinceramente, me parece que estoy ante una de las torres de “El Señor de los Anillos“.

.Wallace Monument Stirling

.

Hacia el Trossachs National Park

Mi siguiente parada es mi homenaje particular a una de las películas míticas de los Monthy Piton: Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores. Esa escena de la llegada a un castillo trotando y golpeando cocos para simular el galopar de los caballos es mítica. Pues ese castillo es el de Doune y se encuentra muy cerca de Stirling en la carretera que lleva hacia el Trossachs National Park. Aquí también se han grabado escenas de Juego de Tronos y de la película Outlander. Entrar cuesta 6 libras, así que me contento con verlo desde el exterior. Sólo me faltan la compañía del sonido de los cocos para acercarme al trote.

.Castillo de Doune.

Siguiendo la A84 me adentro en un paisaje cada vez más salvaje salpicado de granjas, bosques a donde apenas ha llegado la primavera y verdes prados donde pastan caballos y ovejas. Miles de ovejas. Y también algunas de las típicas vacas peludas escocesas de las Highlands.

.Highlands 4

Highlands 5

Highlands 6

Highlands 7.

Cuando decidí viajar a Escocia tenía muy claro que la mejor forma de recorrer las Highlands con el poco tiempo que disponía, era en coche. Me gusta conducir y llevo muchos años alquilando coches por medio mundo. Es la mejor forma que he encontrado de llegar a lugares a los que el trasporte público no llegaría jamás o de aprovechar mejor mi tiempo de viaje. Y a veces, de tener una especie de refugio provisional. Finalmente me decidí por un coche de SIXT debido a la gran flota con la que cuentan convirtiéndose en la mejor opción para realizar este viaje. Así es cómo hice este recorrido por el noroeste de Escocia, con un precioso Mercedes C220 casi de estreno. Un cochazo con el que pude moverme con seguridad por las reviradas carreteras escocesas.

.Mercedes C220D Sixt 1.

Salgo de la vía principal entre los lagos Lubnaig y Voil para adentrarme por una de esas carreteras locales por las que sólo cabe un vehículo, y justito. Debido a su estrechez en este tipo de vías existen pequeños huecos en los arcenes donde apartarse para ceder el paso al que viene de frente. Pero hay que conducir con mucho cuidado, sobre todo al tomar las curvas y en los cambios de rasante. El camino se adentra entre bosques de viejos árboles cubiertos de musgo. Hay tramos en los que el paisaje parece otoñal. Un maravilloso bosque antiguo donde los ocres se mezclan con el verde de los musgos y las diferentes tonalidades de los líquenes.

.Highlands 8

Highlands Sixt.

A medida que me adentro en el Parque Nacional Trossachs el clima se va haciendo más frío y húmedo. Los bosques van quedando atrás y atravieso un páramo de turba negra cubierta de hierba de colores ocres salpicada de lagunas. Ahora sí que estoy en las Highlands. Este paisaje es el que se está intentando recuperar en amplias áreas de Escocia. Hace décadas se inició un plan de reforestación que alteró el paisaje y la composición del suelo de turba. Con el tiempo se ha demostrado que la vegetación de herbáceas que crece en este suelo es capaz de retener mucho más CO2 en el suelo que cualquier bosque de coníferas. Por ello se están arrancando miles de árboles restituyendo grandes áreas de terreno a su estado original.

Cada vez llueve más intensamente. Un coche se acaba de salir de la carretera y está semi volcado en el arcén de turba. Sus ocupantes están fuera comprobando los daños y nadie parece ni herido ni muy preocupado. Será el primero de los accidentes similares con los que me encontré en las Highlands. Sigo mi camino bajo un aguacero que no me permite disfrutar el paisaje de colinas, riachuelos y montañas que todavía guardan algo de nieve. La carretera hacia Glencoe trascurre por paisajes fantásticos, casi primigenios, salpicados de montañas, ríos y páramos inmensos cubiertos de hierba. Durante kilómetros sólo veo algunas casas aisladas que parecen estar en medio de la nada. Cuando desciendo hacia Glencoe por un gigantesco valle sé que tendré que regresar para fotografiar lo que la lluvia apenas me ha dejado ver.

.
Highlands 9

.

.Fort William, mi base de operaciones

Finalmente alcanzo la costa en Glencoe, una pequeña población a orillas del lago Leven. La carretera hacia Fort William bordea la costa del Linnhe, otro lago que comunica directamente con el mar configurando un pequeño fiordo. Fort William será mi base de operaciones durante los próximos días. Esta pequeña ciudad vive sobre todo del turismo ya que muy cerca se encuentra el Ben Nevis que con sus 1.345 m. es la montaña más alta de todo el Reino Unido. Mientras atardece sigue lloviendo. Espero que en los próximos días no termine por salirme musgo en el cuerpo con tanta humedad.

Amanece y el cielo sigue gris pero ha parado de llover. Esta mañana tengo pensado acercarme hasta Glenfinnan para fotografiar el viaducto por el que pasa el Jacobite Train. Este es uno de los pocos trenes a vapor que todavía circulan por el Reino Unido y se ha hecho mundialmente famoso ya que en la ficción es el Hogwarts Express de las películas de Harry Potter. Se encuentra a unos 30 Km. de Fort William en la carretera que lleva hacia Malaig y mi objetivo es fotografiar al tren cuando pasa justo por el viaducto.

Glenfinnan es muy fácil de encontrar. Los paneles indicadores en la carretera no dejan lugar a dudas. Cuando llego aquello es un hervidero de gente. Es lo que tiene viajar durante las vacaciones. Esto es algo que me ha sorprendido en Escocia: parece que estás solo, pero cuando llegas a tu destino los Bed&Breakfast están completos, los restaurantes están a tope (en Fort William tuve que entrar en 4 restaurantes hasta que encontré una mesa libre para cenar). Y por supuesto los lugares más turísticos están siempre llenos de gente. Glenfinnan además se encuentra a orillas del lago Shiel, un lugar donde el paisaje es sencillamente fantástico. Aquí se encuentra el monumento a los Jacobitas que lucharon en defensa de la causa del príncipe Charles Edward Stuart. Los Jacobitas se alzaron en armas justo aquí en 1745 en un último intento por restaurar a los Estuardos en el trono de Gran Bretaña. Fracasaron, pero su recuerdo permanece muy presente en tierras escocesas.

.

Llega el Hogwarts Express

Me subo a una loma cercana para dejar atrás el estacionamiento lleno de coches del Centro de Visitantes. Desde aquí tengo unas vistas maravillosas del lago a un lado y del viaducto al otro. A pesar del cielo encapotado y las rachas de viento despego mi Mavic para grabar unas vistas del Glenfinnan Monument a orillas del lago. Justo mientras estoy sobre el lago escucho un pitido y al girarme veo una nube de humo elevándose de la maquina del Jacobite Train entrando a toda velocidad en el viaducto. No tendré otra ocasión como esta y decido dar media vuelta al Mavic a toda velocidad. No puedo perder la oportunidad de hacer esas tomas aéreas. El dron avanza a duras penas hacia el tren frenado por un viento racheado que no me permite acercarme más a mi objetivo antes de que se aleje. Todo pasa muy deprisa, unos instantes en los que el Jacobite Train me llevó por unos momentos al fantástico mundo de Harry Potter. Ese mundo mágico imaginado por J.K.Rawling en una de las pequeñas mesas del Elephant House con vistas al castillo de Edimburgo.

.

.

Minutos después veo al tren que retrocede lentamente marcha atrás. Luego me enteraré que está haciendo los ajustes para la puesta en marcha de la temporada de verano, ya que este tren turístico sólo funciona desde mediados de abril hasta finales de octubre. Desde la distancia estoy seguro de que algún día tendré la oportunidad de fotografiarlo mucho más de cerca.

.Highlands 10.

Vuelvo hacia Fort William para tomar la carretera hacia el norte que me llevará hasta dos de los lugares más icónicos de Escocia: el castillo de Eilean Donan y la isla de Skye. Hasta el castillo hay poco más de 100 km. que trascurren por ondulados paisajes de verdes praderas donde pastan miles de ovejas. Comienza a llover de nuevo. Pasado el lago Lochy, uno más de esos lagos encajonados en un valle de origen glaciar tan típicos de las Highlands, el tráfico se detiene. La carretera es de 2 carriles sin arcenes. Y allí me quedo bloqueado entre decenas de vehículos. Pasa un buen rato hasta que viene un cartero hablando con los conductores. Un autobús ha volcado un poco más adelante bloqueando totalmente la carretera. Hay gente herida. Llega la policía, los bomberos, las ambulancias…Finalmente la policía cierra la carretera y nadie pasará por aquí en todo el día. Tras una hora esperando acontecimientos me despido de mi viaje al castillo de Eilean Donan y la isla de Skye. No hay otra forma de llegar si no es dando un rodeo enorme de varias horas. La situación exige un cambio de planes sobre la marcha.

.

Cambio de planes. Vuelta al principio

Todos los coches empezamos a dar la vuelta. No queda otra que regresar a Fort William e improvisar. Por el camino decido que esta adversidad es, en el fondo, una oportunidad. Y regreso al principio de mi viaje, a Glencoe y a la carretera de los Trossachs que apenas había podido ver entre la lluvia el día anterior. La tarde seguía cubierta de nubes, pero esta vez sí pude disfrutar de una de las carreteras más escénicas que recuerdo.

.Highlands 1

Highlands 12.

El paisaje de turba, hierba, montañas y cascadas se sucedía cada vez más hermoso. Volví para respirar el aire cargado de humedad y de olor a tierra mojada, para caminar por sendas solitarias,para sentir el viento del norte en mi cara y también para fotografiar.  Aquí un par de gaiteros escoceses caminando por un valle solitario, allí la carretera que desciende entre las montañas…Y más adelante un atardecer inolvidable en el que los rayos de sol jugaban a colarse entre las nubes.

.Highlands 11

Highlands 13

Highlands 14.

Fueron momentos en los que me rendí a la evidencia. Como muchos otros antes que yo, había caído irremediablemente prendado de la magia de las Highlands. Y todavía me quedaba mucho por descubrir. Muy pronto os seguiré contando lo que me encontré a lo largo de este corto pero intenso viaje.

.

Información práctica:

.

– Si piensas recorrer las Highlands en coche, cosa que aconsejo vivamente, no dudes en hacerlo en un buen automóvil. En mi caso la experiencia con SIXT fue perfecta desde el principio y finalmente agradecí conducir un vehículo de las características del Mercedes C220. Además SIXT cuenta con oficinas en Edimburgo, tanto en el aeropuerto como en en el centro de la ciudad, y el trato de todo su personal fue profesional al 100%.

.Highlands Sixt.

– En Escocia las carreteras están bien asfaltadas, pero la mayoría son muy estrechas y no tienen arcenes. Los laterales son de hierba o turba, con lo que si te sales un poco puedes perder el control del coche. Precisamente los accidentes que vi fueron debidos a salidas de la carretera al pisar la hierba y perder el control del vehículo. Así que ya sabes, conduce con prudencia, disfruta y recuerda que un buen Seguro de Viajes te puede ahorrar preocupaciones y resolver muchos problemas. Así que ni lo dudes. Desde aquí te recomiendo MONDO, el seguro de viaje inteligente para viajeros inteligentes.

– Dependiendo de la época en la que vayas te puedes encontrar que en las Highlands las gasolineras están cerradas a partir de las 6 de la tarde. Sé previsor y no esperes a llenar el depósito hasta el último momento.

– Durante todo este recorrido por Escocia no encontré autopistas de peaje. Pero sí muchos radares para el control de velocidad.

–  Reserva tu hospedaje con antelación. En periodos vacacionales esta es una zona muy turística y tanto los hoteles como los Bed&Breakfast suelen llenarse. Con los restaurantes pasa exactamente lo mismo.

– Aunque por las carreteras encontrarás algún que otro alojamiento, Glencoe y Fort William son los lugares donde encontrarás una oferta muy variada y con todo tipo de servicios.

– El aparcamiento del castillo de Stiling es gratuito. El coste de la entrada es de 15 libras. Si además de este castillo visitas el de Edimburgo y algún monumento histórico más, es posible que te interese adquirir el Explorer Pass desde 31 libras. ¿Merece la pena visitar el castillo de Stirling? Si te interesa el Arte y la Historia, sí. En caso contrario te puedes ahorrar las 15 libras.

– La entrada a la torre del Wallace Monument cuesta 10 libras. Sólo veo justificado pagar esa cantidad para entrar a la torre si eres un fan incondicional del héroe escocés.

.

Artículos relacionados:

.

Edimburgo bajo el sol. Pasando calor en la capital de Escocia

Edimburgo: la ciudad que siempre ofrece algo más

.

Edimburgo, una ciudad que siempre ofrece algo más

Edimburgo 1

.

.

Edimburgo siempre ofrece algo más

.

A la mañana siguiente vuelve a lucir el sol en Edimburgo. Recuerdo el día de ayer y no puedo evitar pensar en la suerte que estoy teniendo. Cuando salgo del hotel aparecen unas nubes y a los 5 minutos está diluviando. Vuelve a salir el sol, sopla el viento y de nuevo aparecen las nubes. Vuelve a llover un poco, se calma el viento y de pronto sale el sol y hace calor. Ya no sé qué ponerme o qué quitarme, pero así es el clima en Escocia. Aprovechando que el sol ha venido para quedarse un rato me acerco a la Calton Hill. Este lugar se convirtió inmediatamente en uno de mis lugares favoritos al que volver de vez en cuando porque está a 10 minutos de la Princes St. En lo alto se encuentran un batiburrillo de edificios y monumentos de diferentes estilos que salpican la colina: el monumento a Dugald Stewart, la torre del Nelson Monument, el observatorio astronómico o el inacabado National Monument of Scotland con planta de templo griego (se les acabó el dinero), conforman un curioso paisaje que contrasta con las suaves colinas cercanas de Arthur´s Seat. Pero sobre todo, las vistas desde aquí a la ciudad y al mar son impagables formando una de las postales más típicas y tópicas de Edimburgo.

.Edimburgo Calton Hill

Edimburgo Calton Hill 2

Edimburgo Calton Hill 2.

Retomo Princes St. para adentrarme en la New Town. Sus bien trazadas calles, plazas y parques son el resultado de la renovación urbana emprendida en Edimburgo durante los siglos XVIII y XIX. Hasta entonces hablar de Edimburgo era hablar de la Old Town. Una vieja ciudad de estructura medieval rodeada de 3 murallas defensivas de diferentes épocas que constreñían su crecimiento originando graves problemas de sobre población. La New Town pronto se convirtió en el lugar de residencia de los más adinerados y los nuevos negocios florecieron en sus elegantes edificios. Hoy sigue siendo un lugar ideal para vivir donde encontrar además numerosas tiendas y restaurantes de todo tipo. Caminando hacia el norte terminé llegando al Royal Botanic Garden, una auténtica maravilla que se convirtió inmediatamente en uno de mis lugares preferidos de Edimburgo. Si queréis saber lo que es un jardín inglés sólo tenéis que acercaros hasta aquí. Durante un par de horas me entretuve caminando entre jardines de musgo, de flores, jardines chinos, de rocas, colinas de hierba y árboles centenarios. El jardín semi tropical del Glasshouse es un mundo aparte que hay que pagar, aunque el resto de la visita es gratuita. Por supuesto en cuanto entré en el parque el sol desapareció y las nubes grises cubrieron el cielo. Pero aún así disfruté como pocas veces de la belleza de este parque creado a mediados del S.XIX. Y que además ofrece algunas interesantes vistas sobre la ciudad.

.Edimburgo Royal Botanic Garden 1

Edimburgo Royal Botanic Garden 2

Edimburgo Royal Botanic Garden 3

Edimburgo Royal Botanic Garden 4

Edimburgo Royal Botanic Garden 5

Edimburgo Royal Botanic Garden 6

Edimburgo Royal Botanic Garden 7

.

Dos días en Edimburgo y sigo sin conocerla

Último día en Edimburgo y todavía me quedan un montón de cosa por ver. Es hora de volver a la Old Town para conocer algunas de sus calles más conocidas y pintorescas. Estoy hablando por ejemplo de Victoria Street, una calle en curva famosa por sus coloridas fachadas y sus curiosas tiendas. Como la tienda de tés Cuttea Sark, o la pequeña tienda especializada en quesos I.J. Mellis Cheesemonger. Entrar aquí es toda una apetitosa e irresistible tentación. Como lo es entrar en el pequeño local de Oink. Desde la calle sólo verás un pequeño escaparate presidido por un cerdo asado. Y las colas en la puerta. En este local asan un puerco al día y sólo hacen bocadillos de cerdo en salsa que puedes combinar con hagish, mostaza o puré de manzana. Cuando se acaba el cerdo, el negocio cierra hasta el día siguiente. Conseguí hacerme con uno de sus bocadillos y la verdad, fue de lo mejorcito y más barato que comí en Edimburgo.

.Edimburgo Victoria Street 1

Edimburgo Victoria Street 2

Edimburgo Victoria Street 3

Edimburgo Victoria Street 4

Edimburgo Victoria Street 5

Edimburgo West Bow.

Otra de las cosas que más me sorprendieron en Edimburgo fue la abundancia de tiendas de ropa típica escocesa. Y en esta calle se encuentran algunas que parecen ancladas aquí desde el S.XIX. La profusión de este tipo de tiendas con todo tipo de ropa confeccionada con lana tradicional es asombrosa. Y la variedad de su oferta parece infinita. Si te gustan los tartanes, los kilt, las bufandas, las mantas, el tweed, las gaitas y todo tipo de accesorios escoceses en Edimburgo  lo tienes fácil. Pero si quieres buena calidad, tendrás que pagarla. Por que aquí hasta los abuelitos que piden para causas benéficas van perfectamente vestidos a la manera tradicional.

.Edimburgo 3

Edimburgo 4

Edimburgo 5.

Saliendo de Victoria St. por West Bow me encuentro con la anche calle peatonal de Grassmarket. Aquí, en cuanto sale el sol, las terrazas de sus numerosos pubs se llenan de gente tomándose su pinta de cerveza. Y algunos tienen más de 500 años como el The White Hart Inn que abrió sus puertas en 1516.

.Edimburgo Grassmarket 1
Edimburgo Grassmarket 2.

Pero las sorpresas de esta calle no terminan cuando se llega al cruce con King´s Stable Rd. Las vistas desde del Castillo de Edimburgo desde este punto son de las que te hacen sacar a pasear  la cámara de fotos. Mirando hacia el castillo y justo a tus espaldas, se abre un estrecho callejón con unas empinadas escalinatas. Y justo ahí encontrarás uno de los escasos tramos de las murallas que rodeaban la Old Town. Casi todas las murallas se fueron derribando para permitir el crecimiento de Edimburgo y apenas si quedan estos restos que conducen a otro lugar sorprendente: el  majestuoso edificio del George Heriot´s School. J.K. Rowling se inspiró en la estructura de este viejo colegio con sus cuatro casas para recrear Hogwarts en sus libros de Harry Potter.

.Edimburgo Grassmarket 3
Edimburgo 7.

Camino por los jardines que rodean el Castillo hasta alcanzar el cementerio de la iglesia de St. Cuthbert. Desde aquí se abren los jardines de Princes St. presididos por la Ross Fountain. Tras 15 minutos alcanzo el cauce del río Leith y me adentro en Dean Village. Este es un barrio de la ciudad poco visitado por los turistas y que parece un pueblo de la campiña inglesa. Las casas al borde del río, los patos nadando en la corriente y la casi ausencia de coches me hacen creer que he salido de Edimburgo. Otro rincón de esta ciudad que sólo desvela todos su encantos a quien se esfuerce por conocerla de verdad.

.Edimburgo 8

Edimburgo Dean Village 1

Edimburgo Dean Village 2

Edimburgo Dean Village 3 .

Apenas si han pasado un par de días desde que recorro Edimburgo y es ahora cuando caigo en la cuenta de que hubiera necesitado algunos más. Me da la impresión de que apenas he arañado la superficie de esta ciudad que me tiene atrapado desde el primer momento. Regreso a la que ha sido mi casa durante estos días en Edimburgo, el hotel The Scotsman. Pocas veces se puede encontrar un hotel tan bien ubicado, donde además se puede disfrutar de unas habitaciones que son la conjunción perfecta entre espacio, comodidad y practicidad. Y qué decir de las vistas de la ciudad desde las habitaciones más altas…que son una auténtica gozada. Un hotel que reservé en colaboración con Voyage Privé y que ha supuesto una más que agradable sorpresa.

.Edimburgo The Scotsman 1

Edimburgo The Scotsman 2

Edimburgo The Scotsman 3

Edimburgo The Scotsman 4

Edimburgo The Scotsman 5.

Cuando finalmente dejo Edimburgo camino a las Highlands lo hago con la sensación de haber empezado una historia que no acaba aquí. Tengo claro que apenas he descubierto algunos de sus muchos encantos. ¡Qué equivocado estaba cuando el primer día de mi estancia creí que Edimburgo iba a ser “pan comido”! Ahora apenas si alcanzo a imaginar las sorpresas que esconde esta ciudad tras sus fachadas de piedra oscura. Está claro que no me queda más remedio que regresar a descubrirlas.

.Edimburgo 8

Edimburgo 9

Edimburgo 10

Edimburgo 11

.

Artículos relacionados:

.

Edimburgo bajo el sol. Pasando calor en la capital de Escocia.

Atrapado por la magia de las Highlands

Por las Highlands entre castillos, lagos y montañas nevadas

.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO? ¿CREES QUE LA INFORMACIÓN APORTADA TE HA SIDO ÚTIL?

¿Te ha ahorrado tiempo y dinero en la planificación de tu viaje? Espero que las respuestas hayan sido afirmativas. Y ahora antes de hacerme alguna consulta o una pregunta piensa en lo siguiente: ¿Cuánto crees que vale este artículo y los datos que aporto?

Para seguir ofreciéndote esa información que necesitas para tus viajes tu contribución económica es fundamental. Si crees que este es un intercambio justo cualquier aportación voluntaria es más que bienvenida. Es muy fácil. Desde 1€ o 1$. Gracias.

.

.

Edimburgo bajo el sol. De terrazas por la capital de Escocia.

Edimburgo al sol

.

.

Hace calor en Edimburgo

.

Estoy en Edimburgo y un sol primaveral se abre paso entre las nubes iluminando los oscuros edificios de piedra de la capital escocesa. Las rectas fachadas grises y los inclinados tejados de pizarra adquieren diferentes tonalidades. Y esta luz de la mañana invita a recorrer las calles empedradas del centro de esta vieja ciudad cargada de Historia. Luce el sol y hace calor en Edimburgo…¡quién me lo iba a decir!

No conocía Edimburgo ni había pisado Escocia anteriormente. Y tras casi 3 días apenas si he tenido tiempo de arañar la superficie de esta ciudad formada por diferentes capas, niveles y estratos. Además de muchos callejones, pasadizos, plazas escondidas, pasos subterráneos y rincones apenas vislumbrados tras alguna esquina. La primera capa, la más visible, es la que el visitante se encuentra por primera vez.  Es la que ofrece la Princes Street con la Old Town a un lado y la New Town al otro. En medio la ciudad queda dividida por la estación de trenes de Waverley con su centro comercial subterráneo. Y en el centro, visible desde casi todos los ángulos, la torre oscura del Scott Monument dominando el centro de este gran escenario urbano.

.Edimburgo centro 1

Edimburgo Scott Monument

Edimburgo centro 2.

En el extremo Este de la Princes Street se alza la colina de Calton Hill, uno de los mejores miradores de la ciudad. En el extremo Oeste se encuentran las iglesias de St. Cuthbert y la episcopal de St. John con sus altas torres oscuras. Y elevándose sobre ellas y sobre toda la ciudad, se alza imponente la construcción más simbólica de Escocia: el Castillo de Edimburgo. Su silueta oscura se alza majestuosa sobre el gran promontorio rocoso que domina la Old Town, la Ciudad Vieja. Y por ende el resto de la urbe. Edimburgo impresiona a primera vista. Pero al mismo tiempo se presenta como una ciudad fácil de recorrer a pié y asequible al viajero. De esos lugares donde no resulta complicado ubicarse. Aunque esto es sólo la primera impresión. Porque a medida que la recorres van apareciendo sucesivas capas que hablan de una Edimburgo que no se ve a primera vista.

.Edimburgo 1

Edimburgo 2

Edimburgo 3.

Respiro el aire de la ciudad, el aire del mar del Norte cargado de humedad que me trae el viento. Y corro a dejar mis cosas en una confortable habitación del hotel The Scotsman para salir disparado hacia esa torre oscura que domina el paisaje urbano. Es el Scott Monument, el gran monumento levantado en honor del escritor escocés Sir Walter Scott. Entre otras obras escribió Rob Roy o Ivanhoe, y con ellas fue uno de los precursores de la novela histórica moderna en el s.XIX.

.Edimburgo Scott Monument 2.

Por 5 libras puedes acceder a lo más alto de esta torre gótica recargada de pináculos, gárgolas y estatuas. Los tramos finales de la escalinata de caracol no son aptos para claustrofóbicos, pero qué recompensa cuando llegas a lo más alto. Qué vistas y que buen lugar para ubicarse. Hasta el mar se ve desde aquí. Entonces quedo prendado del paisaje de los tejados de la ciudad poblados de chimeneas, de las avenidas rectilíneas de la New Town y de los edificios arremolinados de la Old Town. Pero ¡ay! esas estructuras de la estación de Waverley que parecen invernaderos son un pegote que rompe la armonía urbana de Edimburgo.

.Edimburgo centro 5

Edimburgo 6

Edimburgo 7.

No me entretengo más. La Old Town me está esperando con sus calles empedradas, sus callejones, sus viejos edificios y sus pasadizos. Me dirijo hacia la parte más antigua de Edimburgo  tras visitar la Oficina de Turismo y pasar ante la gran fachada del gran Hotel Balmoral. Aquí parte de su personal masculino viste el tradicional kilt escocés. Tras cruzar por el North Bridge, desde donde se tienen algunas de las mejores vistas del centro y de Calton Hill, llego a la famosa Royal Mile. Esta calle es la que vertebra la Old Town y la recorre en descenso desde las puertas del Castillo hasta la residencia real del Palacio de Holyrood.

.Edimburgo 8

.

Los sonidos de Escocia

Ha sido entrar en la Royal Mile y verme rodeado de centenares de turistas que entran y salen de las muchas tiendas de souvenirs que se encuentran por aquí. Pero a mí me lo que me atrae son los inconfundibles acordes del Amazing Grace. Un gaitero vestido de forma tradicional hace sonar con fuerza y elegancia su gaita mientras el sonido de las archi conocidas notas se extiende recorriendo la Royal Mile. Ahora sí puedo decir que me siento en Escocia.

.Edimburgo 9

Edimburgo Royal Mile 1

Edimburgo Royal Mile 2.

Este momento bien merece celebrarlo con una cerveza y entro en el  primer pub que veo, el Deacon Brodie´s Tavern. La historia de William Brodie es más que curiosa. Durante el día era un respetado cerrajero y fabricante de cajas fuertes de Edimburgo. Pero por la noche era un pertinaz y hábil ladrón que terminó amasando una fortuna. Hasta que fue capturado y ahorcado en 1788. Su historia inspiró a R.L. Stevenson a escribir “El extraño caso del Doctor Jeckyll y Mr. Hyde“, pues su padre había sido cliente del famoso Brodie. Para celebrar su historia me bebo una pinta a la salud de Brodie y de Stevenson además de probar un más que aceptable fish&chips, una de esas “joyas” de la gastronomía británica. Fue a la salida cuando comprendí el significado de los carteles que decoran la fachada del pub.

.Edimburgo Royal Mile 3.

Sigo avanzando hacia el castillo adentrándome en alguno de esos estrechos pasadizos llamados “closes” que conducen a diferentes partes de la ciudad, a laberínticas callejuelas y a escondidos patios interiores. Son el remanente urbano de la vieja Edimburgo, una ciudad que quedó encerrada entre sus viejas murallas. Una ciudad que hasta mediados del XVIII estaba completamente abarrotada de gente que no podía salir pues no podía pagar la tasa que se pedía para volver a entrar. Por eso Edimburgo se elevó con altos edificios y se construyó en varios niveles aprovechando cada metro de suelo de la Old Town necesario para dar cobijo a una población que era prisionera de su propia ciudad.

.Edimburgo Royal Mile 4

Edimburgo Royal Mile 5.

Hoy la Old Town aparece renovada, limpia y dispuesta para recibir el maná del turismo en forma de pubs, restaurantes y muchas, muchas tiendas de recuerdos. Me detengo ante la estatua de David Hume, el filósofo y economista escocés. Debe estar pasando mucho calor porque está con su toga medio desprendida mostrando parte de su torso. También veo su dedo gordo del pie derecho reluciente por el continuo frotar de miles de personas. Primero por los estudiantes de la Universidad que creían que les daría suerte en sus carreras. Y ahora por los miles de turistas que convierten a Edimburgo en la segunda ciudad del Reino Unido más visitada tras Londres. Sigo caminando y de nuevo escucho una gaita, esta vez tocada por una joven, cuyo sonido me acompaña en esta parte del trayecto. La melodía del que podría ser el himno oficial escocés, el Scotland the Brave resuena por la Royal Mile.

.Edimburgo Royal Mile 6

Edimburgo Royal Mile 7.

La Old Town esconde pasadizos antaño secretos, viejos sótanos y muchas historias de brujas y fantasmas. Son uno de los reclamos para turistas, pero carezco del interés por las historias que me pueden contar durante el Paseo Nocturno por la ciudad, o en el Tour de los Fantasmas, en el de las Brujas, o en el de las Mazmorras. Quizás en otra ocasión. Entro a curiosear en el edificio que alberga el Scotch Whisky Experience y me entretengo observando las botellas de líquido dorado. El precio de algunas se eleva a varios miles de libras como las de Glengoyne o The Dalmore. Si te apetece pagar el dinero que cuesta la entrada podrás acceder a toda la información sobre el proceso de elaboración del preciado whisky escocés. Enfrente se encuentra el edificio de la Cámara Oscura. Unos espejos deformantes en la entrada y la multitud de familias con niños me ponen sobre aviso acerca de los momentos de paz y silencio que podré disfrutar si accedo a su interior. La cámara oscura es un sistema de visualización a distancia inventado por Leonardo da Vinci. Son muy conocidas las de Cádiz y las de La Habana. A través de un juego de periscopios y espejos que reflejan la imagen de la ciudad en una gran superficie cóncava, se pueden observar detalles en la distancia tal como si estuviéramos mirando a través de unos prismáticos gigantes. Pero mi mirada se dirige hacia la imponente silueta de piedra del Castillo de Edimburgo que tengo justo delante.

.Castillo de Edimburgo 1

.

El Castillo de Edimburgo, la residencia de los reyes escoceses

Ya estoy en la gran explanada que antecede a la entrada del Castillo. Cientos y cientos de personas se agolpan en la explanada para mirar la ciudad desde este punto privilegiado mientras salen del interior de la fortaleza. Está claro que la mañana no es el mejor momento para visitar el Castillo. Por la tarde ya han desaparecido los grupos organizados y la visita se puede hacer de forma mucho más relajada. Apenas hay gente comprar la entrada que cuesta 17 libras así que allá voy.

.Castillo de Edimburgo 2

Castillo de Edimburgo 3.

Entrar en el Castillo de Edimburgo es como hacer un viaje en el tiempo. De las fortificaciones que defendían Edimburgo viajas a la historia de la familia real escocesa pasando por las conflictivas relaciones de Inglaterra con Escocia que vienen de muy atrás. El relato de su tormentosa historia es digna de un capítulo de la serie “Juego de Tronos“. Y en este caso, como casi siempre, la Historia la escriben los vencedores. En ningún momento se cita que la reina Isabel I de Inglaterra encerró en prisión durante 18 años y acabó cortando la cabeza a la reina escocesa María Estuardo en 1587. Toda la historia entre Inglaterra y Escocia está contada aquí de forma amable loando las bondades que para Escocia tuvo la forzada unión con Inglaterra. De todos es sabido que los ingleses son expertos en “olvidarse” o pasar por alto los pasajes más escabrosos o vergonzosos de su historia.

El relato de cómo se ocultaron emparedadas las joyas de la Corona escocesa y de cómo fueron encontradas por Walter Scott (sí, el escritor del monumento) es digno de una película. Hoy esas joyas se exponen en una sala acorazada en el interior del Castillo y se pueden admirar, aunque no fotografiar. El paseo por las salas, los salones, las habitaciones, las mazmorras y las cocinas complementan esta interesante visita que fácilmente se puede prolongar más allá de las 2 horas. Además las vistas que se tienen de Edimburgo y sus alrededores desde los bastiones y murallas justifican por sí solas la visita.

.Castillo de Edimburgo 4

Castillo de Edimburgo 5

Castillo de Edimburgo 6

Castillo de Edimburgo 7.

Salgo del Castillo tras recorrer el museo de los Regimientos Escoceses con toda su parafernalia y relatos de sus heroicidades bélicas. Ya es casi a la hora del cierre y retomo la Royal Mile para visitar la Catedral de San Giles. La visita es gratuita y la iglesia cuenta con algunas vidrieras y capillas interesantes. El único “pero” es que si quieres tomar fotografías has de “donar” 2 libras. En el exterior, mientras atardece, el sonido de las gaitas sigue resonando entre las fachadas de piedras perdiéndose por los estrechos callejones de los “closes”.

.Edimburgo San Giles
Edimburgo Royal Mile 8.

Para cenar elijo uno de los restaurantes más sorprendentes y elegantes de Edimburgo: The Dome. El edificio de The Dome fue la ostentosa sede de un banco antes que restaurante y se encuentra en la New Town, muy cerca del centro. Su fachada greco romana es imponente, pero su interior lo es todavía más. La sofisticación y el estilo se unen en un lugar donde además de cenar, puedes tomar el té o degustar un whisky en su bien surtido bar.

.Edimburgo The Dome 1

Edimburgo The Dome 2

Edimburgo The Dome 3.

Entre sus especialidades no faltan el hagish o el salmón escocés. Si te atreves con el hagish, el plato nacional escocés a base de entrañas, descubrirás que su textura pastosa, especiada y de sabor fuerte no es apta para todos los gustos. O lo aborreces o lo amas. En mi caso hice dos intentos en dos lugares distintos, y he de decir que es lo que menos me gustó de Escocia. Para compensar el mal sabor de boca vuelvo a uno de los pubs de la Royal Mile a tomarme unas cervezas y acabar este intenso día como se merece.

Todavía me queda por recorrer mucha ciudad y visitar algunas de sus lugares más señalados ¿Me dará tiempo a todo? ¿Hará un día soleado como el de hoy? ¿Seguiré tomando cervezas en sus terrazas? ¡Qué gozosas dudas existenciales! Si quieres seguir descubriendo conmigo esta maravillosa ciudad puedes hacerlo aquí: Edimburgo, la ciudad que siempre ofrece algo más.

.Edimburgo 9

.

Información práctica:

.

– Aunque también existe la posibilidad de tomar un tranvía desde el aeropuerto, opté por llegar hasta Edimburgo en el autobús de Airlink. Tras un recorrido de media hora te deja en waverley Bridge, en todo el centro. Ya desde aquí es muy fácil moverse. Es práctico, cómodo, tiene muchas frecuencias y el billete sencillo cuesta 4.5 libras.

– Aunque yo me planteé conocer Edimburgo en menos de 3 días, me resultó imposible. A primera vista parece una ciudad pequeña y fácil de recorrer a pié, como así es. Pero me quedaron muchas cosas por ver ¡Qué buena excusa para regresar!

– Os recomiendo hacer una visita a la Oficina de Turismo ubicada muy cerca del Scott Monument. Allí os darán toda la información que necesitéis y tienen WiFi gratuito.

– Existe un cierto debate acerca de si merece la pena o no comprar el Explorer Pass que permite acceder a diferentes lugares históricos de Escocia. Si vas a visitar solamente los castillos de Edimburgo y Stirling, como ha sido mi caso, no merece mucho la pena. Si tienes la intención de visitar más lugares, entonces las 31 libras que cuesta el Explorer Pass para 5 días seguro que cuesta lo que vas a pagar por ella. También existe la opción de compararla para 7 días, pero ten en cuenta que se activa desde el primer momento que visitas alguno de los monumentos incluidos.

– El hotel The Scotsman fue una propuesta de colaboración con Voyage Privé para probar el funcionamiento de su web así como su portal de reservas hoteleras. Y he de decir que trabaja de forma muy eficaz. Una pequeña variación en la reserva, nada de importancia en realidad, fue razón suficiente para que me enviaran varios mail e incluso me llamara por teléfono uno de sus agentes. Buen trabajo y magnífico hotel. Una de las más agradables sorpresas de Edimburgo. Chapeau!

– Edimburgo, como cualquier otra del Reino Unido, no es una ciudad barata. Seguramente no gastes mucho en trasporte público, pero sí lo vas a hacer en las comidas y en las visitas. Hay numerosos pubs en la Royal Mile y en Grassmarket, además de muchos restaurantes, donde podrás comer casi a cualquier hora del día. Si viajas con presupuesto ajustado te aconsejo buscar los pubs locales donde sirven menús diarios por entre 10 y 15 libras. Las pintas de cerveza rondan los 4-6 libras. Otra opción cuando hace buen tiempo es aprovisionarse de algún sandwich y acercarse hasta alguno de los numerosos parques de la ciudad.

–  Recuerda que un buen Seguro de Viajes te puede ahorrar preocupaciones y resolver muchos problemas. Así que ni lo dudes. Desde aquí te recomiendo MONDO, el seguro de viaje inteligente para viajeros inteligentes.

– Si quieres saber mucho, pero que mucho más sobre Edimburgo y sobre Escocia en general, te recomiendo 2 estupendos blogs en los que encontrarás toda la información que precisas. Son madaboutravel de Patricia Cuní y masedimburgo de Angie Castells. A mí me han servido de gran ayuda para planificar este viaje por Escocia.

 

.

Artículos relacionados:

.

Edimburgo: la ciudad que siempre ofrece algo más

Atrapado por la magia de las Highlands

Por las Highlands entre castillos de película, lagos sin monstruo y montañas nevadas

.

.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO? ¿CREES QUE LA INFORMACIÓN APORTADA TE HA SIDO ÚTIL?

¿Te ha ahorrado tiempo y dinero en la planificación de tu viaje? Espero que las respuestas hayan sido afirmativas. Y ahora antes de hacerme alguna consulta o una pregunta piensa en lo siguiente: ¿Cuánto crees que vale este artículo y los datos que aporto?

Para seguir ofreciéndote esa información que necesitas para tus viajes tu contribución económica es fundamental. Si crees que este es un intercambio justo cualquier aportación voluntaria es más que bienvenida. Es muy fácil. Desde 1€ o 1$. Gracias.

.

.

Qué hacer en Chicago: atracón de museos, excursiones en barco y mucho más

.

.

El Shedd Aquarium y el Field Museum 

Mucha gente piensa que puede conocer Chicago en un par de días. Y este es un gran error ya que por experiencia os aconsejo unos cuantos días más. Sí, Chicago tiene muchas cosas que ver e innumerables formas de disfrutarla. Aquí os contaré algo sobre algunas de ellas.

Como queda dicho el Grant Park es un enorme parque que se extiende bordeando las orillas del lago Michigan y que en los días soleados podremos recorrer a pie o mejor en bicicleta. Estas se pueden alquilar por ejemplo en el Navy Pier o en el Millennium Park y así podremos hacer un tour completo casi desde el centro de la ciudad. Al fondo de la gran avenida que divide el parque divisaremos unos enormes edificios. Son el Shedd Aquarium, el Field Museum y el Adler Planetarium&Astronomy Museum.

En esos días en los que el frío y el viento helado apenas permite asomar la nariz a la calle, podemos optar por culturizarnos un poco además de divertirnos en estos enormes edificios calefactados. Los tres están muy próximos y si queremos caer muertos por la noche podemos visitarlos en un día. Por eso recomiendo moderación para disfrutar al máximo de cada uno con tiempo y tranquilidad. El más grande de los tres es el Field Museum que tras su fachada de estilo neoclásico guarda en su interior una auténtica joya prehistórica. Estoy hablando de “Sue”, el esqueleto fosilizado más grande y mejor conservado de un Tirannosaurus Rex. Pero aparte de dinosaurios y exposiciones dedicadas a la biología animal o a la evolución de nuestro planeta, el museo guarda una de las mejores colecciones de arte de las culturas del Pacífico. Nadie se la debería perder porque es sencillamente magnífica. Como museo de ciencias naturales el Field Museum está a la altura de los mejores del mundo. Si llegas temprano, en una mañana te dará tiempo de conocer sus colecciones más importantes.

.

.

A la izquierda del Field Museum veréis otro gran edificio de color blanco. Es el Shedd Aquarium donde pasar unas cuantas horas disfrutando de la vida marina. Las instalaciones y los diferentes acuarios que representan los distintos ecosistemas son realmente sorprendentes. Sobre todo cuando te encuentras con la gran piscina de las ballenas beluga. Es un lugar ideal para los niños y los que no lo son tanto. Las colas para entrar son muchas veces interminables, así que toca madrugar o ir a la hora de comer cuando las excursiones escolares han terminado la visita.

..

Y adentrándose en el lago se encuentra el Adler Planetarium que bajo su cúpula esconde un magnífico auditorio, el “Sky Theater”, que hace las veces de planetario. Es un lugar estupendo para estar fresco en verano y caliente en invierno, disfrutando a la vez de las proyecciones del cielo estrellado sobre nuestras cabezas. Si viajas con niños tanto el Acuario como el Planetario harán las delicias de los más pequeños. Sin duda son el lugar ideal para agotar a las criaturas hiperactivas.

Si llegados a este momento queréis regresar al centro de Chicago de una forma original, podéis subiros a alguna de las lanchas que por unos dólares hacen el recorrido desde aquí hasta el Navy Pier. Es el Water Taxi, en el que disfrutaréis de la navegación al aire libre y de las vistas del skyline de la ciudad.

..

.

Si en cambio decidís quedaros por aquí podéis acercaros hasta el conjunto de estatuas llamado Agora. Os encontraréis con 106 estatuas humanas sin brazos y sin cabeza situadas al final del Grant Park. Fueron un regalo de la comunidad polaca a la ciudad y se encuentran cerca de la intersección entre la Michigan Avenue con East Roosevelt.

.

.

Siguiendo hacia el sur se encuentra el gigantesco “Soldier Field”, el campo de fútbol americano de los Chicago Bears. Más adelante está el mayor centro de convenciones de los USA, el “McCormick Place”. Y tras un par de Km. más nos toparemos con la mole neoclásica del Museo de Ciencias e Industria que bien merece una visita aunque sea por visitar una auténtica joya histórica: el único submarino alemán de la clase U-Boat capturado intacto por los norteamericanos en toda la II Guerra Mundial. Además de poder pasearte por el interior del submarino alemán perfectamente conservado, podrás ver una película que cuenta su captura. También la historia de la máquina de codificación alemana Enigma la historia de los prisioneros alemanes dados por muertos y el traslado del submarino hasta este lugar del interior continental es de lo más interesante. Dentro, además, exposiciones varias, aviones enteros, trenes, películas en 3-D, etc. Es una gozada de museo y en invierno estaréis calentitos y muy entretenidos.

.

.

The Navy Pier: Tour arquitectónico por el río y paseo por el lago Michigan

De regreso al centro de Chicago y ubicado a orillas del lago Michigan encontramos el lugar más visitado de Chicago, al menos cuando hace buen tiempo. Es el Navy Pier, un complejo de construcciones fácilmente localizable gracias a su gran noria, reconstrucción de la que se hizo para la “Wold´s Columbian Exposition” de 1893. Hace un año la renovaron y le cambiaron las cabinas abiertas por cabinas cerradas. No sé si para evitar accidentes y suicidios o para rentabilizar la noria en invierno. El caso es que las fotografías de Chicago desde la cabina acristalada en lo alto de la noria ya no son las mismas. El Navy Pier es como un gran parque de atracciones con teatros al aire libre, cines IMAX, tiendas y muchos restaurantes. Sobre todo es el lugar más visitado de la ciudad en verano. Y también el embarcadero turístico de Chicago por excelencia desde donde salen las diferentes excursiones que recorren las orillas del lago Michigan o por el río cruzando la ciudad.

.

.

Desde el Navy Pier existen varias opciones para hacer excursiones en barco. Si os gusta la arquitectura y queréis dar un paseo en plan tranquilo, podéis realizar el Tour Arquitectónico. Sólo hay que pagar y tomar alguno de los barcos que recorren el centro de la ciudad navegando por el río Chicago. Este tour ofrece una nueva perspectiva de la urbe en la que se puede apreciar la grandiosidad de sus rascacielos. En un paseo de una hora y media más o menos los guías ofrecen todo tipo de información y curiosidades acerca de la historia de sus impactantes edificios. Y también de los proyectos urbanísticos en esta ciudad donde los mejores arquitectos del mundo se pelean por construir alguna de sus creaciones. Es caro, pero de verdad merece la pena.

..

A lo largo del recorrido se pasa por debajo de los numeroso puentes de hierro que cruzan el río. Pero nada más iniciar el recorrido pasaremos junto a la Lake Point Tower, un enorme rascacielos de color oscuro, casi negro, y fachadas onduladas que se alza a los pies del Navy Pier.

...

Ya dentro del río el guía nos señalará los edificios más destacables. A la izquierda queda la Aqua Tower con su fachada de formas ondulantes que semeja una estructura orgánica. Os recomiendo acercaros a este edificio a pie para observar mejor cómo cambian los reflejos de su fachada con la luz a lo largo del día.

.
.

También veréis el blanco y reluciente rascacielos de AON, que salió mucho más caro de lo presupuestado por una cabezonería. El propietario de la torre AON exigió recubrir el edificio con mármol de Carrara a pesar de las advertencias del arquitecto acerca de la fragilidad de este material como recubrimiento de exteriores. Al poco tiempo de terminar el edificio y debido al alto contraste de temperaturas entre el invierno y el verano, las placas de mármol comenzaron a resquebrajarse y a caer. La sustitución de todo el mármol por granito costó la friolera de 80 millones de dólares.

..

Desde el agua la perspectiva del Wrigley Buiding, uno de los primeros rascacielos de la ciudad, queda empequeñecida por el gigantesco y reluciente Trump International Hotel&Tower, el último rascacielos levantado en Chicago. A continuación pasaréis bajo las Marina Towers que forman uno de los conjuntos arquitectónicos más destacados de Chicago con su inconfundible aparcamiento. Seguro que lo habréis visto en algunas películas de acción con los coches cayendo al río desde las alturas.

.

.

Un poco más adelante, a la izquierda, se encuentra el United Building de estilo neoclásico ideado por Ricardo Bofill. Su elegante fachada acristalada se alza sobre el río Chicago reflejando la luz del atardecer. El barco tomará un ramal del río a la izquierda tras pasar frente a la masiva mole del Mart Plaza, el edificio con más superficie construida de la ciudad. Es desde este ramal y echando la vista atrás desde donde se obtienen unas vistas de la oscura Torre Willis. Mirando con atención hasta se distinguen los miradores acristalados que sobresalen de la fachada y que son uno de sus atractivos más impactantes.

.

.

En el caso de que el Tour Arquitectónico os haya parecido un tour muy tranquilo y queráis darle marcha al cuerpo, pues no hay problema. El siguiente viaje es en unas enormes lanchas de color amarillo chillón o rojo que a más de 40 millas/hora te harán botar y saltar entre salpicaduras por el lago Michigan. Menos mal que hay cinturón de seguridad, pero ten cuidado con no perder la cámara de fotos, de vídeo o tu cartera mientras inmortalizas el skyline de la ciudad. El atardecer es un buen momento para hacer este recorrido por las orillas del lago.

..

Y para terminar dos formas más de navegar por la ciudad. La 1ª opción para deportistas consiste en alquilar un kayak y aventurarte por el río remando al tiempo que esquivas los barcos que pasan. E intentando que el oleaje que levantan no vuelquen el inestable kayak.  La 2ª opción en plan romanticón consiste en un crucero nocturno para disfrutar de las luces de la ciudad iluminando el atardecer ya sea navegando por el río o por la orilla del lago. Si con un escenario así tu pareja no se rinde a tus pies, es que no tienes nada que hacer.

.

.

Un paseo en bicicleta por la ciudad y sus playas hasta el Lincoln Park

Chicago ofrece a todos los amantes del deporte al aire libre kilómetros y más kilómetros de extensos y cuidados parques. También paseos al borde del lago Michigan por donde correr o caminar y circuitos para bicicletas. Es fácil alquilar una bicicleta en Chicago pues verás su publicidad en cualquier folleto turístico por ejemplo de empresas como Bobby´s Bike Hike o Bike Chicago. También veréis muchos sitios para alquilar bicicletas públicas. Pero tienen el inconveniente de tener un tiempo limitado para dejar la bici entre una estación y otra. Las empresas de alquiler de bicis son más caras pero tienen la ventaja de estar ubicadas en lugares estratégicos como el Navy Pier o el Millennium Park. Lo bueno es que tienes la libertad de alquilar la bici por el tiempo que quieras, parar cuando quieras y elegir tu recorrido sin tener que ir corriendo de una estación a otra. Si amanece un buen día y os apetece mover las piernas, podéis empezar hacia el sur. Es un recorrido que atraviesa el Millennium Park y el Grant Park hasta llegar a la zona de los museos para regresar hacia el Navy Pier bordeando la orilla del lago. A continuación podéis seguir por el Lake Shore Drive hasta llegar a la playa más cercana al centro, la Oak Street Beach. En realidad es un enorme rompeolas por donde la gente pasea, corre, toma el sol o pasea a sus mascotas.

.

.

Las playas de arena están un poco más al Norte cercanas al otro gran parque de Chicago, el Lincoln Park. Aquí está la North Avenue Beach con sus paseos, sus parquecillos y sus zonas de baño donde la gente se refresca y se baña en verano. Antes de llegar a la Bahía de Belmont, se puede iniciar el regreso hacia el centro por el Lincoln Park pasando por el Peggy Notebaert Nature Museum y el Lincoln Park Zoo. Los jardines y los parques están tan cuidados que parecen de cuento, y ahí están para el disfrute de todos. Si todavía quedan energías podéis daros una vuelta por el centro. Pero el intenso tráfico, las obras y los semáforos pueden estropear lo que hasta ahora ha sido un día perfecto.

.

.

Hasta aquí un poco de lo que Chicago puede ofrecernos. Sin duda la mejor época para visitar la ciudad es entre abril y septiembre, pero también es cierto que el invierno ofrece nuevas perspectivas y experiencias. Pasear por las calles y parques de Chicago en un día soleado tras una tormenta de nieve con una sensación térmica de -30ºC es algo realmente difícil de olvidar. Y de soportar. Pero a pesar de la dureza del clima durante los meses invernales sus habitantes se las arreglan para enfrentar cualquier inconveniente con buen ánimo y amabilidad hacia sus visitantes. Y es este carácter agradable el que define de forma intangible el ambiente que se respira en cada uno de los rincones de Chicago. Una ciudad a la que te aseguro querrás regresar.

.¡Qué buena temperatura! Hoy sólo hay -20ºC

.

Si viajas a los USA una de las primeras cosas que tienes que hacer es contratar un buen seguro de viajes con amplias coberturas como el de MONDO. Ni lo dudes. Imprescindible.

.

Artículos relacionados:

.

El centro de Chicago, la ciudad del Blues

Imprescindibles en Chicago: el Grant y el Millennium Park

.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO? ¿CREES QUE LA INFORMACIÓN APORTADA TE HA SIDO ÚTIL?

¿Te ha ahorrado tiempo y dinero en la planificación de tu viaje? Espero que las respuestas hayan sido afirmativas. Y ahora antes de hacerme alguna consulta o una pregunta piensa en lo siguiente: ¿Cuánto crees que vale este artículo y los datos que aporto?

Para seguir ofreciéndote esa información que necesitas para tus viajes tu contribución económica es fundamental. Si crees que este es un intercambio justo cualquier aportación voluntaria es más que bienvenida. Es muy fácil. Desde 1€ o 1$. Gracias.

.

.

 

 

 

Imprescindibles en Chicago: el Grant Park y el Millenium Park

Chicago The Bean

.

.

Paseando por el Millennium Park y el Grant Park

Después de haber recorrido parte del centro de Chicago toca seguir explorando todo lo que ofrece esta ciudad, que es mucho. Chicago tiene numerosos parques entre los que merece darse una vuelta por el Grant Park que ocupa un trecho de 2-3 km de las orillas del Lago Michigan. Lo bueno es que está muy próximo al downtown, y que lo podemos recorrer andando, corriendo (para los que les guste correr) o en bicicleta de alquiler. He de decir que este gran parque es de mis lugares favoritos para fotografiar Chicago. En la zona más cercana al Loop y al centro se encuentran el Millennium Park y un auditorio abierto para 14.000 espectadores de arquitectura vanguardista, el Jay Pritzker Pavilion, obra del famoso arquitecto canadiense R. Gehry. Es en este auditorio de aspecto futurista construido con placas de acero pulido donde se celebra entre junio y agosto el Grant Park Music Festival. En el se representan de forma gratuita obras de música clásica, ballets y conciertos de músicas del mundo. Sin duda es uno de los principales atractivos veraniegos de Chicago. El Jay Pritzker Pavillion es una fantástica obra de ingeniería y arquitectura vanguardista de formas curvadas que contrastan con las líneas rectas de los rascacielos que lo circundan.

.Chicago The Loop

Chicago Millennium Park

Chicago Millennium Park 2.Chicago Millennium Park 3

Chicago Millennium Park 4

Chicago Millennium Park 5

Chicago Millennium Park mapa.

Muy cerca veremos una llamativa, plateada, metálica y elíptica escultura elegida como la más popular de Chicago por sus ciudadanos: la Kapoor Sculpture, también llamada la Cloud Gate. Es una gigantesca gota metálica en forma de habichuela por eso aquí la denominan “the bean”. Su autor es el escultor indio Anish Kapoor, uno de los más influyentes artistas desde que en los años 80 empezó a exponer sus sugerentes obras por todo el mundo. Los reflejos distorsionados del cielo, de las nubes y de los edificios cercanos sobre la estructura metálica pulida como un espejo de esta escultura de 110 brillantes toneladas incitan a darle vueltas y más vueltas buscando perspectivas imposibles de la ciudad.

.Chicago The Bean 2

Chicago The Bean 4

Chicago The Bean 3
Chicago The Bean 5.

Esta habichuela metálica es como un imán brillante que atrae a todo el que se acerca hasta aquí. Desde su inauguración en el año 2006 se ha convertido en uno de los lugares más fotografiados de la ciudad, y yo también soy víctima de su atracción especular. Hay que reconocer la genialidad de Anish Kapoor al inspirarse en una gota de mercurio para realizar esta brillante escultura de acero pulido que actúa como un espejo distorsionador de la realidad circundante. Justo debajo se encuentra la McCormick Plaza donde en invierno se instala una pista de patinaje sobre hielo muy popular.

.Chicago The Bean 6

Chicago The Bean 7

Chicago The Bean 8

Chicago The Bean 9

Chicago Millennium Park 7.

Muy cerca se encuentran dos fuentes-esculturas gemelas de unos 15 metros de alto en forma de marco fotográfico en los que aparecen iluminados rostros de gente anónima, la Crown Fountain. Es una obra muy original del escultor Jaume Plensa que se ha convertido en una de las favoritas de los habitantes de Chicago .El artista español Jaume Plensa consiguió con este conjunto escultórico sorprender a los habitantes de Chicago al combinar varios elementos como la luz y el agua. También integró a los habitantes de Chicago digitalizando los rostros de cientos de ellos. Sus imágenes son las que aparecen en las torres iluminadas. Además abrió un espacio de disfrute al público con una superficie entre las dos torres con una pequeña piscina donde niños y mayores vienen a refrescarse los días y las noches de verano. Cuando atardece el efecto de los cambios de color en las fuentes es casi hipnótico con el efecto de los chorros de agua que brota de la boca de los rostros iluminados por leds de las torres acristaladas. El conjunto de fuentes, esculturas y arquitectura vanguardista configuran en el Millennium Park uno de los lugares más agradables y atractivos de Chicago.

.Chicago Millennium Park 8

Chicago Millennium Park 9

Chicago Millennium Park 10

Chicago Millennium Park 11

Chicago Millennium Park 12 .

Saliendo del territorio delimitado del Millennium Park entramos ya en los dominios del Grant Park. Para empezar aquí se encuentra a los pies del Michigan Avenue el Art Institute of Chicago. Se encuentra entre los mejores museos del mundo y es uno de los lugares más visitados de la ciudad por sus interesantes exposiciones de arte y actividades culturales. En el museo sobresalen sus colecciones de pintura italiana, flamenca, española y sobre todo de autores impresionistas. En sus salas cuelgan numerosas obras de artistas de la talla de Rubens, Rembrandt, el Greco, Renoir, Monet, Van Gogh, Toulouse-Lautrec, Matisse, Picasso…Además de una curiosa colección de armas y armaduras medievales, hay también colecciones de arte oriental, precolombino y de artistas modernos norteamericanos, exposiciones y un largo etcétera de actividades culturales y educativas promovidas por esta institución. Si no sabéis que hacer en uno de esos días de duro frío invernal y además deseáis adquirir un poco de cultura, este museo es una visita ineludible.

.Chicago Art Institute 1
"American Gothic" del artista norteamericano Grant Wood

Chicago Art Institute 2

Chicago Art Institute 3.

Casi alcanzando el centro del Grant Park se encuentra otra de las principales atracciones de la ciudad: la gran Buckingham Fountain. Es enorme, pero lo mejor es acercarse al atardecer cuando comienza a iluminarse para continuar con un espectáculo de chorros de agua. Es entonces cuando su surtidor principal, que alcanza una altura de más de 50 metros, brilla con luz propia con el escenario de la ciudad como fondo. El escenario de esta fuente inspirada en las que se encuentran en Versalles es un buen lugar para terminar este paseo por el mayor parque urbano de Chicago.

.Chicago Buckingham Fountain 1

Chicago Buckingham Fountain 2

Chicago Buckingham Fountain 3

Chicago Buckingham Fountain 4.

Desde aquí todavía queda un buen paseo hasta llegar al Campus de los Muesos donde se encuentran el Shedd Aquarium, el Adler Planetarium, y el Field Museum. Y todavía más al sur el Museo de Ciencia e Industria de Chicago. El paseo a orillas del lago y la visita a estos museos bien merece la pena, pero esto os lo contaré en la siguiente entrega sobre esta increíble ciudad.

.Chicago Skyline

.

Si viajas a los USA una de las primeras cosas que tienes que hacer es contratar un buen seguro de viajes con amplias coberturas como el de MONDO. Ni lo dudes. Imprescindible.

.

Artículos relacionados:

.

Un viaje a Chicago, la ciudad del Blues: lo que no te puedes perder

Qué hacer en Chicago: atracón de museos, excursiones en barco y mucho más

.

.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO? ¿CREES QUE LA INFORMACIÓN APORTADA TE HA SIDO ÚTIL?

¿Te ha ahorrado tiempo y dinero en la planificación de tu viaje? Espero que las respuestas hayan sido afirmativas. Y ahora antes de hacerme alguna consulta o una pregunta piensa en lo siguiente: ¿Cuánto crees que vale este artículo y los datos que aporto?

Para seguir ofreciéndote esa información que necesitas para tus viajes tu contribución económica es fundamental. Si crees que este es un intercambio justo cualquier aportación voluntaria es más que bienvenida. Es muy fácil. Desde 1€ o 1$. Gracias.

.

.

 

Un viaje a Chicago, la ciudad del Blues: lo que no te puedes perder

Chicago en la hora azul

.

.

Chicago, the home of the real Blues

Los sonidos del bajo, la batería y la guitarra eléctrica se funden en un “blues” que levanta al personal de sus taburetes. El estrecho local está lleno a rebosar como casi cada noche. Es inevitable moverse al ritmo de esa música que con el paso de los años se ha asociado a esta gran ciudad. Porque el blues es el sonido de Chicago. El gigantón que está en la puerta y que cobra la entrada, hace ya años que no me pide el ID. Estoy en el Blue Chicago donde he disfrutado algunas de las mejores actuaciones en directo de toda mi vida. Aquí he visto a abuelitos que casi no podían subir al escenario transformándose en auténticos monstruos con la guitarra en sus manos. Todavía me acuerdo de una cantante de volúmenes imposibles que debía rondar los 80 años y que casi no cabía con su banda (de parecida edad) en el escenario. Pero qué voz, amigos ¡qué voz! Y qué energía ¿Tengo que decir que casi todos los cantantes de blues son negros?

.Blue Chicago

.

Chicago es una de esas ciudades con mayúsculas, con carácter propio. Es una ciudad en la que siempre se puede encontrar ese algo especial que provoca el deseo de regresar. Puede que se deba a su ubicación al a orillas del lago Michigan; a su imponente arquitectura; a sus grandes parques; o quizás el ambiente de sus restaurantes y locales de música donde suenan el blues, pero también el soul, el rock y el jazz.

A Chicago se la conoce popularmente como la “Windy City” porque cuando sopla el viento del Norte y se llega en invierno a los 30º bajo cero, el hielo y la nieve lo cubren todo. Salir a la calle en esas condiciones es sólo para aventureros o temerarios. Pero aún así de Chicago no se va nadie y ya se ha convertido en la 3ª ciudad más grande de los USA ¿Por qué? Una vez que la conoces tienes la respuesta. Sucede lo mismo que en San Francisco, que a pesar del peligro de terremotos, de la falla de San Andrés y del “Big One” que siempre está a punto de llegar, no se va nadie.

.Chicago, la ciudad del viento

Chicago en invierno 1

Chicago en invierno 2

Chicago en invierno 3.

Todo invita a conocer Chicago a pequeños sorbos. Mucha gente la compara con Nueva York pero mi opinión es que ambas son muy diferentes. Chicago es una ciudad más elegante, mejor urbanizada, más limpia y sobre todo, menos estresante que Nueva York. Si se tiene la suerte de llegar en un día claro y soleado impresiona la visión de su “skyline” donde sobresalen con su imponente altura los  edificios de las torres Hancock y, sobre todo, la antigua torre Sears, ahora llamada la Willis Tower. Ambas tienen miradores en sus plantas más altas desde donde se puede disfrutar de unas vistas únicas. Personalmente prefiero la Hancock por las razones que comentaré más adelante. Aunque la Willis ha ganado muchos enteros desde que se instalaron unos miradores acristalados que salen hacia el exterior del edificio. La sensación de estar flotando sobre la ciudad es de quitarte la respiración. Rápidamente en la Hancock se instalaron unas miradores acristalados que oscilan hacia el exterior girando hacia el vacío. Aquí si que se puede decir que la competencia es de altura.

.Chicago lago Michigan

.

Caminando por la “Magnificent Mile”

Pues ya estamos en Chicago y por algún sitio hay que empezar. Así que lo mejor es darse un paseo por el centro y esto quiere decir ir a la N Lower Michigan Avenue, conocida como la “Magnificent Mile“, para recorrerla de arriba a abajo una y otra vez. Da gusto pasear por aquí: las calles están limpias, siempre hay flores en los parterres o alguna decoración específica referida a alguna festividad o celebración. La gente va bien vestida y es educada, el tráfico no es especialmente ruidoso ni masivo como en Nueva York… Además en la Magnificent Mile siempre surge la sorpresa, en las aceras o en en sus escaparates, que inevitablemente llama la atención.

.Chicago Magnificent Mile 1

Chicago Magnificent Mile 2

Chicago Magnificent Mile 3

Chicago Magnificent Mile 4

Chicago Magnificent Mile 5.

La N. Michigan Avenue cruza sobre uno de los puentes del Chicago River en uno de los puntos más fotografiados de la ciudad. Aquí fue donde el francés Du Sable decidió establecerse en 1780 y luego se construyó el fuerte Dearborn para defenderse de los indios Potawatamotis. Este fue el punto fundacional de Chicago y sigue siendo el lugar donde todo arquitecto espera dejar su huella en forma de rascacielos. El más reciente, más grande y más brillante, es la Trump Tower levantada hace unos años por el actual presidente de los USA.

.Chicago Magnificent Mile 7

Chicago Trump Tower

Chicago arquitectura 1

Chicago river

Chicago river 2.

No os perdáis los detalles arquitectónicos y decorativos de algunos de los edificios que jalonan la Avenida. Porque fue aquí, en el centro de Chicago, donde se levantaron los primeros rascacielos de los Estados Unidos. Fijaros por ejemplo en el edificio del Chicago Tribune con su colección de 140 piedras traídas de diferentes lugares y monumentos de todo el mundo repartidas por sus fachadas (con piedra lunar incluida, tras una vitrina). A veces os parecerá que estáis en Gotham City, otros edificios tienen reminiscencias babilónicas en sus fachadas esculpidas. Mientras tanto los escaparates de los cientos de tiendas y centros comerciales rebosan de originalidad y buen gusto en esta avenida flanqueada por grandes rascacielos.

.Chicago arquitectura 2

Chicago arquitectura 3

Chicago arquitectura 4

Chicago arquitectura 5

Chicago arquitectura 6

Chicago arquitectura 7.

Aquí se encuentran las tiendas de las grandes cadenas internacionales de ropa y complementos. Mega tiendas como la de Apple, o de motos como la de Harley Davidson en la 66 E. Ohio Street. Encontraréis tiendas especializadas en decoración para el hogar, joyerías o galerías de arte, además de sedes de periódicos y otros edificios emblemáticos. Y por supuesto en sus alrededores descubriréis todo tipo de restaurantes como el Big Bowl (comida asiática) o el Giordano´s (espectaculares sus pizzas rellenas en 730 North Rush Street). Eso sí, cada restaurante en su estilo porque en Chicago está muy presente el melting pot de la inmigración que ayudó a crear los Estados Unidos que conocemos.

.Chicago pizza en Giordanos.

Se puede decir que la Michigan Avenue es el equivalente a la Quinta Avenida de Nueva York. Aquí también hay grandes almacenes para todo tipo de bolsillos. Desde los menos pudientes que compran en el Century 21, el Payless o el Marshalls. hasta centros comerciales de exclusividad total. Sí amigas y amigos consumistas: esto es The Magnificent Mile, un área de varias manzanas donde puedes encontrar cualquier tipo de tienda, incluidos 4 enormes centros comerciales como el Nordstrom, Bloomingdales o Macys. Además de las más conocidas boutiques y tiendas de moda presentes en todas las calles comerciales del mundo. Todas tienen un objetivo común: dejar temblando tu tarjeta de crédito para contribuir a la buena marcha de la economía norteamericana y de las respectivas marcas multinacionales.

.Chicago calles

Chicago Magnificent Mile

.

El mejor mirador de Chicago: la “Hancock Tower”

Y andando y casi sin daros cuenta os toparéis con la magnífica estampa negra mate de la Hancock Tower, con sus vigas entrecruzadas en las fachadas, sus casi 100 plantas de altura y esa inconfundible forma de pirámide truncada. Si bajamos de nuevo los ojos veremos que estamos al lado de la Water Tower, un edificio del S.XIX en forma de castillo que sirvió de estación de bombeo de agua. Hoy es un monumento a las víctimas del gran incendio de 1871 que asoló la ciudad destruyendo más de 17.000 edificios, matando a 250 personas y dejando a 100.000 sin techo. Un periodista del Chicago Tribune se inventó la historia de que una vaca inició el fuego al golpear una lámpara de queroseno en su establo. Aunque a día de hoy todavía se desconoce cómo se originó, todavía hoy mucha gente cree que la pobre vaca fue la culpable del incendio.

.Chicago Magnificent Mile 3
Chicago Hancock Tower 1.

Pero de nuevo los ojos se van hacia arriba, así que entramos por la puerta principal de la gran torre negra. Al observatorio 360 Chicago Observation Deck se accede tras pasar por taquilla y pagar 20$, hacer cola entre media hora y dos horas y subir en un ascensor que asciende a toda velocidad hasta la planta 94. El recorrido en el Observatorio acristalado permite dar una vuelta completa al edificio (hay una parte al aire libre protegida con enrejado donde sentir el viento que sopla de verdad). Las vistas en un día despejado son IMPRESIONANTES, sobre todo al atardecer y cuando hay fuegos artificiales determinados días por la noche a partir de Mayo. Aquí podemos hartarnos a hacer fotos mirando cómo la ciudad se extiende hasta perderse de vista. Y desde que se inauguro el mirador acristalado oscilante TILT! 360, también sorprendernos con las vistas que se tienen hacia abajo.

.Chicago Hancock Tower 2

Chicago Hancock Tower 3.

Esta es la opción turística típica. Pero tenemos otra alternativa más interesante para expertos y conocedores de los entresijos de este rascacielos. En el lobby pregunta por dónde subir a la planta 95-96, al Signature Room. El acceso es gratuito y al llegar arriba os encontraréis con un restaurante que ocupa dos plantas. En la planta superior está el bar donde tomarse unas copas con las mejores vistas de la ciudad. Esta es una visita inexcusable al atardecer, momento en el que miles de luces se encienden en Km. a la redonda ofreciendo un espectáculo único. Por supuesto encontrar una mesa cerca de las ventanas es una labor titánica. Pero merece la pena pelear un poco para disfrutar de esta increíble panorámica, sobre todo si estás en buena compañía.

Una panorámica escondida que sólo disfrutan las mujeres. Desde el cuarto de baño femenino del Signature Room hay un ventanal desde donde poder disfrutar de las mejores vistas de Chicago. Por desgracia en el baño de los hombres no existe ni una mal ventanuco. No me preguntéis cómo lo sé…

Después de subir a muchas torres, miradores y rascacielos, las vistas desde la Hancock ocupan un lugar privilegiado en mi escalafón personal de panorámicas espectaculares. Sencillamente, las vistas son de las que dejan con la boca abierta. Y los precios de las consumiciones, también. Pero es que hay cosas que no tienen precio.

.Chicago Hancock Tower 4

Chicago Hancock Tower 6

Chicago Hancock Tower 7

Chicago Hancock Tower 8.

Llega la noche y hay que saciar el hambre. En esta ciudad, cocina del mundo, no es difícil encontrar un restaurante. Otra cosa es comer bien. Recordemos que estamos en los USA. Hay restaurantes de comida étnica, de comida pseudo-europea-francesa, muy buenos italianos (no dejar de probar alguna de las famosas pizza-Chicago) y por supuesto restaurantes especializados en carnes a la barbacoa, enormes costillares y jugosas hamburguesas. Desde luego no te vas a quedar con hambre.

.Chicago gastronomía 1

Chicago gastronomía 2.

Entre los típicamente USA uno de los más interesantes, céntricos y conocidos de Chicago, es el Bandera, en la mismísima Michigan Avenue. No se come especialmente mal, mientras eso sí, una buena banda de jazz en directo acompaña la cena con una música ambiental sin estridencias. Si os apetece algo más rockero os aconsejo el House of Blues en el 329 N. Dearborn de Marina City, al lado del río y muy cerca también de la Michigan. El sitio es una especie de complejo musical con restaurante, tiendas y sala de conciertos donde se puede disfrutar de actuaciones interesantes en directo aunque quizás peca de excesivamente turístico. Otro clásico es el Miller´s Pub en el 134 de la S. Wabash Avenue que desde 1935 ofrece una mezcla de comida griego-americana de la que han disfrutado personajes como Marylin Monroe o Tony Bennet. Si queréis algo más dulce, podéis probar en Cheesecake Factory ubicado en la planta baja de la Hancock Tower. Su menú consta de más de 200 platos y para los más golosos sus enormes tartas de queso son una tentación irresistible.

Para cuando llega la hora de irse de marcha os recomiendo consultar la web www.chicagonights.com. Aquí encontraréis información acerca de bares, pubs, actuaciones y lugares de ocio nocturno para todos los gustos. Muchos de los restaurantes y locales más interesantes con música en directo se encuentran en la Clark Street y calles aledañas. Además del ya recomendado Blue Chicago con actuaciones diarias a partir de las nueve de la noche, otro lugar céntrico e interesante en el área del Theatre District es el Buddy Guy´s Legends en la calle Wabash 700 S. Si queréis jazz, pues también lo hay en abundancia en lugares como el Close Up, el Backroom o el Andy´s Lounge por decir algunos de los más interesantes.

.Chicago gastronomía 3

Chicago bares 1

Chicago bares 2

.

The Loop, el centro de Chicago

El llamado “The Loop” es el centro de la zona histórica y financiera de la ciudad y está enclavado entre el río Chicago y el Millennium Park que bordea el lago Michigan. El nombre lo ha tomado del “L”, o tren elevado que con sus líneas verde, roja, azul y marrón recorre las calles envolviendo el área con sus vías elevadas. No explico más de estos trenes porque aparece en montones de películas. Pero además de edificios administrativos como el Ayuntamiento o la Biblioteca pública y sedes de bancos, por aquí hay cosas interesantes que ver. Para empezar está llena de tiendas y de centros comerciales como el James R Thompson Center con su arquitectura interior de diseño vanguardista; o el histórico Marshall ahora reconvertido en Macy´s y que reconoceréis por sus relojes de hierro anclados en las esquinas de su fachada y en Navidades por su espectacular decoración. También está aquí el llamado “Theatre District”, con sus edificios de ópera y sus teatros.

.Chicago The Loop 1

Chicago The Loop 2

Chicago The Loop 3

Chicago The Loop 4

Chicago The Loop 5

Chicago The Loop 6.

También en esta zona del centro de Chicago encontramos todo un símbolo de la ciudad, la Sears Tower ahora llamada Willis Tower. Durante años fue el edificio más alto del mundo y hasta que fue desbancado recientemente por el One World Trade Center de Nueva York, fue el más alto de los USA. Tiene un observatorio desde el que observar la ciudad en kilómetros a la redonda, aunque personalmente me gusta más la vista desde la Hancock. Pero lo más impactante del Skydeck son los miradores acristalados que sobresalen de la fachada dando la impresión de que caminamos en el aire. Las caras de los visitantes despistados que de pronto se ven sin nada bajo los pies es de foto. Realmente merece la pena pagar por subir hasta aquí para disfrutar del espectáculo que se abre ante tus ojos. El observatorio o “Skydeck” abre a las 10 de la mañana. Es una buena hora para acceder sin las enormes colas que se forman a lo largo del día y que pueden obligarnos a esperar hasta 3 horas a últimas horas de la tarde cuando todo el mundo viene a ver el atardecer.

.Chicago Willis Tower 1

Chicago Willis Tower 2.

En el Loop se encuentra también el principio y final de la mítica Route 66 que recorre los USA desde Chicago hasta el Muelle de Santa Mónica en Los Angeles. Mientras deambulamos por el Loop encontraremos esculturas de Picasso (Daley Plaza), Miró o Marc Chagal (the Four Seasons en la First National Plaza) entre muchas otras repartidas por plazas, edificios y rincones varios. Porque durante vuestra estancia descubriréis que Chicago es una ciudad llena de arte, arte en la calle en forma de esculturas, de edificios únicos o en forma de detalles decorativos. También encontraréis un pequeño mercadillo de frutas y verduras además de grandes almacenes y altos edificios que convierten las calles en oscuros cañones recorridos por los ruidosos trenes de superficie. De día es una zona donde abundan los oficinistas apresurados, restaurantes de todo tipo, los atascos y las obras. De noche ofrece lugares tranquilos donde cenar además de una abundante vida teatral, exposiciones de arte o representaciones operísticas.

.Chicago The Loop 6

Chicago The Loop 7.

Tras este recorrido iniciático por el centro de Chicago todavía queda mucho por ver en esta ciudad. Desde parques inmensos hasta una de las mejores colecciones museísticas del mundo, playas y parque de atracciones, paseos en bicicleta y en barco por el lago, o tours arquitectónicos. Entonces ¿qué tal si continuamos con un recorrido por el Grant Park y el Millennium Park? Los dos son visitas imprescindibles que no te puedes perder ya que son sede de museos, lugar de conciertos al aire libre y los parques donde se ubican las esculturas más famosas y fotografiadas de la ciudad. Por sí solos justifican un viaje a esta ciudad.

.Chicago The Bean

.

Si viajas a los USA una de las primeras cosas que tienes que hacer es contratar un buen seguro de viajes con amplias coberturas como el de MONDO. Ni lo dudes. Imprescindible.

.

Artículos relacionados:

.

Imprescindibles en Chicago: el Grant Park y el Millennium Park

Qué hacer en Chicago: atracón de museos, excursiones en barco y mucho más

.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO? ¿CREES QUE LA INFORMACIÓN APORTADA TE HA SIDO ÚTIL?

¿Te ha ahorrado tiempo y dinero en la planificación de tu viaje? Espero que las respuestas hayan sido afirmativas. Y ahora antes de hacerme alguna consulta o una pregunta piensa en lo siguiente: ¿Cuánto crees que vale este artículo y los datos que aporto?

Para seguir ofreciéndote esa información que necesitas para tus viajes tu contribución económica es fundamental. Si crees que este es un intercambio justo cualquier aportación voluntaria es más que bienvenida. Es muy fácil. Desde 1€ o 1$. Gracias.

.

.

 

El DJI Mavic Pro, el dron perfecto para viajar

Mavic 1

.

.

El Mavic Pro, una pequeña bestia voladora

Cuando hace unos meses DJI, la empresa de drones líder del mercado, presentó el Mavic Pro vi claramente que ese era el dron ideal para llevar de viaje. Potente, ligero, plegable, pequeño y con las mismas especificaciones técnicas, e incluso algunas más, que las del exitoso DJI Phantom 4. Un dron “todo en uno” que aunaba facilidad de uso y calidad de grabación en un tamaño tan reducido que podía llevarse en un bolsillo grande. En ese momento supe que uno de esos pequeños Mavic iba a ser mío. Los meses de vuelo con mi Phantom 3 Professional, por no hablar del más profesional Inspire, me han mostrado lo que DJI es capaz de hacer: drones fiables, estables, sólidos, que cumplen con lo que prometen y que no dan problemas. Por lo menos ese ha sido mi caso. Y desde ya lo digo aquí para dejarlo claro: DJI no ha financiado este artículo (para dolor y pena de mi cuenta bancaria). Pero es que el Mavic ha superado mis expectativas en cuanto a manejo, control, portabilidad y calidad de las grabaciones. Y para muestra este vídeo que grabé en Miami Beach, Florida.

.

.

A pesar de los problemas iniciales de suministro con el Mavic Pro la empresa china DJI ha vuelto a dar la campanada en el mundo de los drones. Y no lo tenía fácil pues justo una semana antes el gigante norteamericano de cámaras de acción GoPro anunciaba a bombo y platillo su primer dron, el Karma. Ambas empresas no hacían más que seguir la tendencia a popularizar los drones haciéndolos más pequeños, utilizables, transportables y seguros. Aunque no más baratos.

Las especificaciones del Karma, una plataforma estabilizada desde la que grabar con la nueva GoPro Hero 5, no estaban nada mal. Y además la cámara se podía extraer directamente del dron en su estabilizador de imagen (gimbal). Esto permitía al usuario poder disfrutar de un sistema de grabación en calidad 4k tanto en tierra como en el aire. Pero cuando DJI presentó en Nueva York el Mavic Pro quedó claro que sus especificaciones técnicas dejaban en pañales al Karma. Al instante GoPro vio como el valor de sus acciones volvía a bajar en bolsa. Para colmo de males el Karma se caía en pleno vuelo debido a un problema de la batería y tuvo que ser retirado del mercado. Y enseguida el Mavic se aposentó como líder indiscutible en su nicho de mercado.

Aunque en ambos modelos se pliegan los brazos para facilitar su trasporte, el Mavic es más pequeño que el Karma. Bastante más pequeño. Incorpora un nuevo sistema de trasmisión de datos e imágenes llamado OcuSync que permite controlar el Mavic hasta a 7 Km. de distancia. Además el Mavic vuela más rápido y su batería dura más, unos 27 minutos. Por si esto fuera poco el Mavic trabaja con el sistema de satélites GLONASS además del GPS llegando a localizar hasta 20 satelites. Además viene cargado con una panoplia de cámaras y sensores para evitar obstáculos y colisiones frontales. A todo esto suma una variedad de modos de seguimiento a objetos en movimiento, el Active Track, que amplían su funcionalidad, facilidad de uso y posibilidades creativas de grabación.

.Mavic 2

.

Descubriendo al Mavic Pro. Cuando las cosas grandes vienen en envoltorios pequeños.

Tengo en mis manos el Mavic Pro en un kit que DJI llama Mavic Pro Fly. Un combo donde además del dron viene el mando de control remoto, dos baterías suplementarias, cargador de baterías múltiple, cargador de automóvil, un juego de hélices extras y una pequeña mochila de viaje para trasportarlo todo. Ha llegado la hora de abrir la caja y poner en marcha el Mavic Pro desde cero. Allá vamos.

.Mavic 3.

Nada más abrir la caja lo primero que llama la atención es el tamaño compacto del Mavic. Plegado (198x83x83mm) es casi más pequeño que ¡el control remoto de mi Phantom 3 Pro!. Los 4 brazos se despliegan fácilmente y no hay que quitar y poner las hélices cada vez que lo usamos. Simplemente se despliegan cuando el dron se pone en marcha. Son fácilmente extraibles en caso de necesidad y se anclan sin dificultad en los motores brushless. Una vez en mis manos no siento el Mavic como un juguete. Es pesado, duro, sólido, metálico. Desde el primer momento queda clara la calidad de su construcción.

.Mavic 4

Mavic 5

Mavic 6

Mavic 7.

El Mavic Pro viene con un protector de plástico que cubre el gimbal, una pieza que lo bloquea y la pequeña cámara 4K. Todo un detalle para bloquear el conjunto durante su trasporte. El gimbal es de 3 ejes y rota hasta los 90º para tener una perfecta visión cenital. Funciona de forma muy parecida a los de la serie Phantom, pero en una versión miniaturizada. La cámara tiene un sensor CMOS 1/2.3” con una resolución máxima de 12,3 Megapixels, un ángulo de visión de 28 mm y f/2.2. El ISO va de 100 a 1600 en fotografía y 3200 en vídeo. Por cierto, antes de poner en marcha el Mavic hay que quitar la pieza que bloquea la cámara y el protector de plástico.

.Mavic 8.Mavic 9.

La grabación vídeo en MP4 o MOV abarca desde la calidad 4K a 2K a 24, 25 o 30 fps/seg, al Full HD de los 24 a los 96fps/seg y en HD hasta los 120 fps/seg para slow motion. En fotografía graba en los formatos Jpeg y DNG, el estándar RAW de Adobe. Los vídeos e imágenes se graban en una tarjeta Micro SD de hasta 64 GB que ha de ser UHS, asi que asegúrate de tener una tarjeta muy rápida.

En la parte inferior se encuentran los sensores ultrasónicos que permiten estabilizar su altura a un metro, metro y medio del suelo. Eso sí, siempre que la velocidad sea inferior a 30km/hora. En la parte frontal, a cada lado de la cámara, hay otros dos sensores anticolisión. Se activan al detectar cualquier objeto a 15 metros y frenan el dron en seco a medio metro del obstáculo. Tengo que decir que el sistema funciona muy bien. Al principio desconfiaba de que fuera así, pero el dron se mantiene en vuelo estático ante el obstáculo y aunque intentemos impulsarlo dando potencia a los motores, no avanza. Además en la pantalla del smartphone, con la aplicación DJI GO abierta, veremos que el sistema anticolisión señaliza la cercanía al obstáculo con bandas de colores anaranjados y rojos. Además nos da la indicación en metros al obstáculo. Cuando estamos entre un metro y 0,5 m un insistente beep sonoro y un aviso en amarillo (Braking now!) nos advierte que estamos detenidos y que tenemos que maniobrar para evitar el obstáculo.

.

.

En su interior el Mavic lleva un sistema redundante de dos IMUs, o lo que es lo mismo, doble sistema de control de datos por si falla uno. Forman parte del sistema llamado Flight Autonomy que incluye las cámaras, los sensores ultrasónicos, el sistema de navegación por GPS y GLONASS y 24 núcleos para gestionar toda la información que llega desde satélites, cámaras y sensores. El Fligt Autonomy permite así dirigir con seguridad al Mavic Pro esquivando obstáculos, manteniendo la altura al suelo, permitiendo los diferentes modos de vuelo inteligente, etc.

El tamaño de su control remoto también es digno de mención. Parece más el mando de una consola de juegos que otra cosa. Pero una vez que le acoplamos un teléfono móvil y lo ponemos en marcha, vemos que de juguete no tiene nada. El Mavic viene con varios cables para que conectes el mando a tu smartphone ya sea iPhone u otro que trabaje con otros sistemas operativos como Android. Os recomiendo usar un smartphone potente de última generación para que la trasmisión de datos de la telemetría y del FPV sea fluida. Yo uso un Huawei P9 que trabaja con la aplicación DJI Go recibiendo perfectamente los datos e imágenes del Mavic.

.Mavic 10
.

Los dos joysticks de mando son perfectamente utilizables y ergonómicos. En la parte superior derecha se encuentra el botón de encendido-apagado y en el lado opuesto se encuentra el botón de “Return to Home”. En la parte trasera están las antenas y las ruedas de control del gimbal de la cámara, así como los botones de grabación de  vídeo y toma  de fotografías. En el lateral derecho se encuentra el botón para seleccionar el modo “sport” con el que el Mavic puede alcanzar los 64 km/hora. Por cierto, DJI asegura que el Mavic se mantiene estable con vientos de hasta 38.5 km/h lo cual no está nada mal. La realidad es que el Mavic sufre para mantenerse estable con vientos fuertes o racheados. Entonces una advertencia en la pantalla del smartphone nos avisará de la presencia de vientos fuertes durante el vuelo. Yo me fui a probar los límites despegando el Mavic desde un barco para volarlo desde el mar con vientos racheados alrededor de la población castellonense de Peñíscola. Y la verdad es que aguantó el tipo como podéis ver en este vídeo.

.

.

En caso de que no quieras adquirir el control remoto puedes manejar el Mavic vía Smartphone. La aplicación de DJI crea en tu Smartphone un control remoto virtual para manejarlo, pero sólo podrás hacerlo vía wifi y a una distancia limitada. Por eso es aconsejable adquirir el control remoto ya que ofrece una experiencia de vuelo y un control del dron muy superior. Otra opción es volar el Mavic sólo con el control remoto, pero te perderás la imagen del vídeo trasmitida en tiempo real (FPV) si no le conectas un Smartphone. Eso sí, en la pantalla LCD del mando tendrás las informaciones básicas acerca del estado del dron así como de la telemetría en tiempo real.

El Mavic se pone en marcha pulsando dos veces el botón de encendido que se encuentra en la parte superior de la batería. Estas son de 13.05 voltios y 3830 mAh y se cargan en una hora y media. DJI asegura que en condiciones de vuelo estático y sin viento duran unos 27 minutos. En condiciones de vuelo real doy las gracias cuando llegan a 25 minutos.

.

Pero antes de volarlo debes hacer todo esto

Para alguien que ya tiene un dron de DJI la puesta en marcha del Mavic no supondrá apenas problema. Pero quizás no sea el caso de alguien que tiene por primera vez un dron entre sus manos. De todas formas una vez completados los pasos de la puesta en marcha el Mavic es de los drones más sencillos de utilizar por un principiante. Eso sí, hay algunas cosas que debes saber y hacer para ponerlo en funcionamiento de manera correcta:

Paso 1: Tras sacar todos los componentes de su caja, leer las instrucciones atentamente al menos un par de veces hasta reconocer perfectamente cada pieza o botón del dron y del mando. Sí, es ese librito blanco lleno de letra pequeña, gráficos y dibujos que sueles dejar dentro de la caja o guardado en el fondo de un cajón.

Paso 2: Cargar tanto el control remoto como la batería del Mavic. El control remoto se conecta vía cable USB al cargador. Hay un puerto USB extra para poder cargar también el Smartphone. Cuando la batería esté cargada los indicadores intermitentes luminosos se apagarán. Inserta una tarjeta Micro SD en la ranura correspondiente para guardar las grabaciones.

Paso 3: asegurarse de quitar el protector de plástico que protege la cámara y el gimbal así como la pieza que lo mantiene inmóvil para que pueda moverse libremente. También tienes que quitar ese pequeño plástico amarillo que sobresale de la parte superior del gimbal antes de encender el dron.

.Mavic 11.

Paso 4: Conecta tu Smartphone al control remoto con el cable Micro USB para modelos Android, o por cable Lightning para iPhone.

Paso 5: Instala en tu Smartphone la aplicación DJI GO. Una vez instalada, ábrela y crea tu cuenta de usurario para DJI. Si ya tienes la aplicación instalada seguramente tengas que actualizar la versión de la aplicación.

..

Paso 6: Descarga e instala la última versión del Firmware para el Mavic pro. Para ello el Smartphone ha de estar conectado al Control Remoto. Enciéndelo, así como el  Mavic. En DJI el encendido se hace pulsando el botón una vez brevemente, y a continuación una segunda vez manteniendo más tiempo. El beep del Control Remoto y las luces del Mavic te indicarán que está en marcha.

.

Mavic 12.

Cuando aparezca la imagen del Mavic en la pantalla del Smartphone, fíjate en la barra azul en la parte de arriba mostrando el nº de versión del Firmware. Si aparece la palabra Update, pulsa en Descargar e instala el Firmware tras la descarga. No te asustes si ves que el Mavic y el Control se reinician varias veces. Cuando el proceso ha terminado te indicará con un “Update Successful”. A partir de este momento todo está listo para volar.

Paso 7: Monta las hélices. Fíjate que hay dos tipos de hélices. Un par de ellas vendrán marcadas con un anillo blanco. Hay dos motores marcados con ese mismo anillo. Monta las hélices en sus motores correspondientes alineando los salientes de las hélices con sus anclajes. Presiona hacia abajo, gira un poco y bloquea la hélice en su lugar.

Paso 8: Ya sólo falta calibrar el compás del Mavic. Con todo encendido, abre la aplicación DJI GO y pulsa en el botón de la cámara azul. En ese momento aparece la señal de vídeo trasmitida desde el dron. Aquí encontrarás el control de la cámara y todos los “settings” del Mavic.

Pulsa sobre  la barra coloreada de la parte superior para abrir el menú del “status” del dron. En la sección Compass, pulsa el botón de calibración. En ese momento te indicará que rotes 360º el dron unas cuantas veces en sentido horizontal siguiendo el sentido horario, y luego lo mismo en vertical con la cabeza del Mavic mirando hacia abajo. La luz verde de la parte posterior del dron te indicará que todo es correcto. Esta operación se hace para indicar al Mavic dónde ha de regresar automáticamente si se pierde el contacto con el control remoto o aparece algún otro tipo de problema. El Mavic viene con una función que se llama Aterrizaje Preciso. Cuando despega graba una imagen del lugar para volver automáticamente vía satélite y aterrizar en ese mismo lugar.

Paso 9: Y ya está. Ya puedes despegar pulsando sobre el botón “Take off”. El Mavic despegará y se mantendrá volando en modo estacionario sobre el suelo a un metro más o menos. A partir de aquí es todo tuyo y sólo queda lanzarse a volarlo y disfrutar. Si no tienes experiencia con drones tómate las cosas con calma. Ya tendrás tiempo más delante de ir estudiando las diferentes opciones, modos y funcionalidades del Mavic Pro, que son unas cuantas.

.

Algunas cosas más que debes saber

Para empezar, el Mavic no es un juguete aunque lo pueda parecer. Para los que estéis pensando en comprarlo para vuestros hijos os recomiendo hacer la prueba de la salchicha. Con el dron bien sujeto y en marcha acercar una salchicha a una de sus hélices. Tras ver como la salchicha queda destrozada pensad en los deditos de vuestras criaturas adentrándose en ese torbllino de hélices. En ese instante se os quitará la idea de que el Mavic, o cualquier otro dron de superior categoría, es un juguete para regalar alegremente. Además siempre hay que tener en mente que existe una normativa legal que prohíbe volar drones cerca de aeropuertos, por encima de los 120 metros, en entornos urbanos o encima de grupos de personas.

.

.

Algo que hay que agradecer es que el Mavic, por su tamaño, es menos ruidoso que los Phantom. En vez de mil abejorrros zumbando alrededor tendremos 500, y se nota. Sobre todo en cuanto despegamos el Mavic y lo alejamos unos metros. Deja de oírse, y de verse. Así que muy atentos al entorno y a la imagen trasmitida por FPV al smartphone. Eso y la telemetría, además del mapa, serán lo único que nos permita saber por dónde anda nuestro Mavic.

Las primeras pruebas de vídeo grabadas con el Mavic sacadas a la luz en Internet mostraban un grave problema de falta de nitidez y detalle. En ese momento se desató un debate en las redes acerca de la calidad de la cámara del Mavic. El problema es que a diferencia de los otros Phantom, la cámara del Mavic no es de óptica fija. Es decir, que el enfoque no es fijo. Los primeros que probaron el Mavic desconocían este hecho y las grabaciones eran penosas. Rápidamente desde DJI se comunicó que el objetivo de la cámara no era fijo y que era preciso indicar el lugar de enfoque. Por lo tanto al iniciar la grabación en vídeo o al tomar fotografías, sólo hay que pulsar en la pantalla sobre el lugar que queremos enfocar. Si queremos grabar algo en concreto, haremos “tap” en la pantalla sobre él objeto y un cuadrado verde nos indicará que está enfocado. Si grabamos una visita general como un paisaje sólo hay que hacer “tap” sobre algún lugar de la pantalla enfocando lo más lejos posible. La cámara automáticamente hará enfoque de “infinito” y toda la escena quedará grabada con nitidez.

Tengo que decir que este es el punto en el que el Mavic me está dando más problemas. El hecho de tener en mente que debes enfocar cada vez que inicias una grabación o tomas una fotografía es una pesadez. Sobre todo porque con todos los parámetros que hay que tener en cuenta, volar el dron, estar atentos a la telemetría y a las imágenes, además de grabar correctamente, hay que pensar constantemente en el enfoque. También es aconsejable bloquear el enfoque pulsando el icono del candado del AL, el AutoLock que aparece arriba a la derecha de la pantalla. Así evitarás que la cámara esté trabajando constantemente con el AF, el autoenfoque, con los consiguientes cambios reflejados en la grabación. Una vez que consigues tener en mente continuamente esta característica del Mavic las grabaciones salen perfectas. Primero busca dónde enfocar y luego haz “tap” en la pantalla del smarthone conectado al control remoto. Veras el cuadro verde parpadeando y a continuación sonará un corto “beep”. El cuadro verde queda fijado indicando que lo que quieres grabar está correctamente enfocado.

.

 

El Mavic pro viene cargado con toda una panoplia de sistemas que le permiten volar con varios modos automatizados. Por ejemplo, puedes usar el modo TapFly para indicar hacia dónde debe ir y el Mavic irá para allá él solito esquivando todos los obstáculos a su paso. Con el modo Gesture podrás indicar al Mavic con gestos de tus manos o brazos si ha de hacerte un selfie, encuadrarte y seguirte. Este modo todavía necesita alguna mejora que llegará seguramente en modo actualización del Firmware. También  podrás compartir al momento esas imágenes vía Facebook Live, YouTube o Periscope utilizando la aplicación DJI GO.

Pero el modo que encuentro más interesante y que realmente marca la diferencia  es el Active Track. Con este modo el Mavic es capaz de reconocer personas u objetos en movimiento para seguirlos. Y aquí viene lo bueno, desde cualquier posición o volando alrededor en círculos (modo Trace). Sin que hagas nada, todo automatizado. También puedes enfocar el objetivo y el Mavic hace el resto mientras tu vuelas el dron como quieras (modo Spotlight). La cámara enfocará el objetivo y el dron lo seguirá siempre que no haga movimientos muy rápidos que lo saquen del encuadre.

Otro modo es el de Seguimiento del Terreno en el que el Mavic puede seguir un objeto o persona en movimiento manteniéndose a una altura fija del terreno de entre medio metro y 10 metros. Si quieres grabar o fotografiar con mayor precisión o en condiciones de poca luz, puedes seleccionar el modo Trípode. Los movimientos del Mavic se harán entonces más lentos y precisos. Este es un modo muy recomendable para volar en interiores sin señal de satélites.

.

 

Conclusión

El Mavic Pro viene cargado de todas las esencias del Phantom 4 y alguna más, pero en un frasco más pequeño. Tan pequeño que puede caber en un bolsillo grande. Precisamente son su tamaño y el cargamento de tecnología con el que viene dotado lo que lo diferencia de la competencia, léase el Karma de GoPro o el más sencillo Breeze de Yuneec.

A partir de ahora salir de viaje con tu dron, sus cargadores, baterías y control remoto, no supondrá cargar con una pesada mochila. Y hablo sobre todo de viajes en avión donde el peso y volumen del equipaje cuenta mucho. Por no hablar de lo que supone subir a una montaña o hacer una larga caminata con un dron y su equipo de varios kilos a la espalda.  El Mavic Pro con baterías extras, control remoto y cargador cabe en una pequeña mochila donde todavía sobra espacio para más cosas. Por cierto, antes de viajar, sobre todo en avión, debes leer las recomendaciones que doy aquí: Cómo viajar con tu dron y no morir en el intento. Te evitarás muchos problemas.

Los que ya tenemos un dron sabemos que ponerlo en marcha con su parafernalia de emisoras, tablets, mochilas y hélices supone crear a tu alrededor un círculo de curiosos. Pues con el Mavic Pro dirás adiós el corrillo habitual de curiosos. Al ser de menor tamaño y su puesta en marcha más rápida, es mucho más discreto que un Phantom, por no hablar de un Inspire o un hexacóptero de mayor tamaño.

Vale, todo esto es estupendo pero ¿para qué quiero un Mavic Pro? Si eres un piloto profesional está claro que te sentirás mucho mejor respaldado por un dron de características y tamaño bastante diferentes. Sin embargo el Mavic puede servir para hacer ese tipo de trabajos rápidos o más sencillos en los que no es necesario desplegar una estación base o mover a varias personas. En este caso puede servir de dron de apoyo o backup.

Si eres un aficionado avanzado el Mavic te permitirá realizar grabaciones de video y fotografías con las mismas características técnicas y calidad de un Yuneec Typhoon o un DJI Phantom 4. Pero en un tamaño mucho menor. Y esta es la gran ventaja del Mavic Pro. Para alguien que no para de viajar, que ha de pasar continuos controles de aeropuertos y que intenta cargar con el menor equipaje posible, el Mavic supone una auténtica liberación. Si tienes este perfil y además buscas facilidad de uso, fiabilidad, potencia y características técnicas de vanguardia, el Mavic Pro es el dron que buscabas. Un dron donde conviven en armonía la portabilidad y las capacidades prácticas.

Sin embargo no todo es perfecto en el Mavic Pro. Además del tema de la complejidad del sistema de enfoque está su precio. Ahora mismo el Mavic Pro con el control remoto, cargador y cables cuesta 1.199€. Si compras el combo con baterías extras, cargador de coche, hélices de repuesto, cargador de coche y mochila, la factura es de 1.499€. ¡¡Qué dolor!! Pero es un dolor que se pasa rápidamente cuando uno empieza a volar esta pequeña bestia voladora. Y sobre todo cuando empiezas a viajar con ella. Así que larga vida al Mavic.

.Mavic 13

.

Artículos relacionados:

.

El DJI Phantom 3 Professional, un lobo con piel de cordero

Cómo viajar con tu dron y no morir en el intento

.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO? ¿CREES QUE LA INFORMACIÓN APORTADA TE HA SIDO ÚTIL?

¿Te ha ahorrado tiempo y dinero en la planificación de tu compra? Espero que las respuestas hayan sido afirmativas. Y ahora antes de hacerme alguna consulta o una pregunta piensa en lo siguiente: ¿Cuánto crees que vale este artículo y los datos que aporto?

Para seguir ofreciéndote esa información que necesitas, tu contribución económica es fundamental. Si crees que este es un intercambio justo cualquier aportación voluntaria es más que bienvenida. Es muy fácil. Desde 1€ o 1$. Gracias.

.

.

Viaje a Nueva York: qué ver en el Lower Manhattan

Lower Manhattan 1

.

.

Aquí están los cimientos de Nueva York: el Lower Manhattan

Tras el recorrido iniciático por Times Square y la 5ª Avenida que siguió luego desde Central Park hasta el Midtown, toca adentrarse en la zona fundacional de la ciudad de Nueva York: el Lower Manhattan. En el artículo dedicado a atravesar el Brooklyn Bridge a pie os comenté que se entraba de nuevo en Manhattan desembocando en el City Hall Park. Atrás dejamos uno de los más recientes hitos arquitectónicos de la ciudad: el edificio de apartamentos de Frank Gehry en la Spruce Street. Su fachada es como una escultura metálica de formas redondeadas y desiguales que brilla de manera espectacular bajo la luz del sol. Desde el City Hall dirigiremos nuestros pasos hacia la gran cicatriz de Manhattan: la Zona Cero, el enorme boquete dejado tras el ataque del 11-S a las Torres Gemelas. Durante años ha sido la señal inequívoca de la parálisis que sufrió la ciudad y el país entero tras el ataque terrorista. Pero a día de hoy esa dolorosa cicatriz se muestra cada vez más cerrada a medida que las obras de construcción de los edificios del Word Trade Center que quedan por terminar avanzan a buen ritmo.

.
.World Trade Center 1.Lower Manhattan 2.Lower Manhattan 3

Oculus Lower Manhattan .

El extremo sur de Manhattan mantiene todavía rasgos de su época fundacional entremezclados con el NY de hoy, repleto de rascacielos y edificios institucionales. Aquí encontraremos el Distrito Financiero con las sedes de los grandes bancos y el edificio de la Bolsa. En el extremo sur está el Battery Park con sus vistas al río Hudson, los remozados muelles del South Street Seaport, y uno de los extremos del puente de Brooklyn. También es el lugar donde se encontraban las Torres Gemelas, la Zona Cero arrasada en los atentados de 2001. A día de hoy sigue siendo una zona en reconstrucción, aunque ya se pueden visitar las fuentes que ocupan los antiguos cimientos de las torres. O subir al mirador del One World Observatory en lo alto del rascacielos World Trade Center, por ahora el edificio más alto de Nueva York. Aquí tampoco os podéis perder el 9/11 Memorial Museum dedicado a las víctimas de los atentados del 11 S. Ni la joya neoyorkina del controvertido Calatrava: el Oculus, o como dicen por aquí, la estación de metro más cara del mundo.

.Ground Zero Lower Manhattan 1

Ground Zero Lower Manhattan 2

One World Trade Center Lower Manhattan 1

One World Trade Center

Oculus de Calatrava.

Hasta hace pocos años esta parte de Manhattan quedaba vacía de gente al anochecer y los fines de semana cuando los miles de oficinistas regresaban a sus casas. Hoy, tras la remodelación de la zona de los muelles y la apertura de museos, restaurantes y zonas comerciales, la zona está siendo redescubierta por neoyorquinos y turistas. Aún así, si queremos verla en plena ebullición, lo mejor es recorrerla en un día laborable.

.Lower Manhattan 4

Lower Manhattan 5.Lower Manhattan 6.

Desde aquí nos podemos dirigir hacia la Trinity Church y su cementerio adyacente donde podremos ver los curiosos detalles que adornan algunas de las lápidas. No deja de resultar chocante el hecho de encontrarse este viejo edificio y su cementerio rodeado de rascacielos, tráfico y asfalto. Esta iglesia de estilo neo-gótico es de lo poco que queda del NY de mediados del S.XIX aunque el terreno tuvo uso religioso desde 1697. En las tumbas de su cementerio reposan los restos de personajes relevantes de la ciudad, y ahí siguen a pesar de los avatares del tiempo y del 11-S pues la verdad es que parece un milagro que este edificio resultara intacto tras el ataque.

.
Trinity Church Lower Manhattan 1

Trinity Church Lower Manhattan 2

Trinity Church Lower Manhattan 3.

Justo enfrente de la Trinity Church hay una pequeña calle con los accesos cortados por gruesos pivotes metálicos y obstáculos antitanque. Es Wall Street, la calle donde se encuentra el edificio de la bolsa y un par de edificios del siglo XVIII como el Federal Hall. Poco más queda del Nueva York del pasado muy alterado por el paso del tiempo. Cerca de aquí queda la Stone Street con sus edificios bajos de ladrillo rojo que albergan pubs y numerosos restaurantes. En  verano esta calle se llena de mesas y sillas donde los ejecutivos del Financial District vienen a comer y tomar algo al salir del trabajo. Es una zona agradable donde pararnos a comer, sobre todo si hace buen tiempo, y no deja de ser un lugar curioso donde observar a los trabajadores del capitalismo en sus momentos de relax.

.


Hacia Battery Park y el South Street Seaport

Wall Street es uno de los pocos lugares de Manhattan que mantiene relación directa con el pasado fundacional de la ciudad. Su nombre viene del muro que los holandeses construyeron en el momento de la primera colonización para protegerse de los ataques de los indios. Hoy día esta gris y estrecha calle sigue pasando por ser el centro financiero de la ciudad pues aquí se encuentra el edificio de la Bolsa (New York Stock Exchange). Además de las sedes de numerosas agencias bancarias y financieras. Es justo aquí donde se encuentra el inicio de la calle Broadway una de las más famosas esculturas de NY, el “Charging Bull”. Hasta este enorme toro metálico se acercan a veces inversores pues los rumores dicen que acariciar sus testículos da buena suerte en la Bolsa. Durante el día se forman largas colas de turistas para fotografiarse junto al toro, y de paso tocarle los cojones. Todos los días auténticas hordas de turistas, sobre todo orientales, los pulen y abrilllantan con sus toqueteos. A pesar de sus más de 3 toneladas de peso la estatua fue colocada ilegalmente por su autor. Pero ahí sigue gracias a que a los neoyorquinos les gustó la estatua e iniciaron una campaña para dejarla en su lugar.

.Wall Street Lower Manhattan

Charging Bull 1 Lower Manhattan

Charging Bull 2 Lower Manhattan.

Pasando por Bowling Green entraremos en Battery Park donde se exponen algunas esculturas como la Sphere de Koenig, rescatada de entre los escombros del WTC tras el 11 S. También algunos memoriales y el Castle Clinton, un antiguo fuerte que alberga hoy un pequeño museo donde además se venden los billetes para los ferries que van a Ellis Island y la Estatua de la Libertad. Una visita a lugares tan emblemáticos merecía más que una mera mención, así que le he dedicado un artículo entero. Si quieres tener toda la información para llegar hasta los pies de la Estatua de la Libertad sigue el enlace que he resaltado.

Pero lo más interesante del Battery Park son sus magníficas vistas sobre la bahía con la muralla de edificios de Manhattan levantándose a nuestras espaldas. Muy cerca está la South Ferry Station desde donde podemos tomar gratis cualquiera de los ferries que van hacia Staten Island. Esta es sin duda la mejor opción para visitar gratis esta parte de la bahía pasando muy cerca de la Estatua de la Libertad. En un día despejado las vistas sobre la estatua y el skyline de Manhattan son inolvidables.

 .Staten Island ferry 1 Lower Manhattan

Lower Manhattan 6

Staten Island ferry 2 Lower Manhattan

Estatua de la Libertad

Manhattan Skyline.

Si todavía no estáis agotados podéis seguir caminando hasta las remozadas zonas peatonales de Fulton Street y hacia las galerías del South Street Seaport. Por el camino se encuentra el helipuerto desde donde distintas compañías realizan vuelos turísticos en helicóptero sobre la ciudad. Los precios parten de unos 120 dólares hasta donde llegue tu presupuesto. El South Steet Seaport es un conglomerado de tiendas, bares, restaurantes, terrazas, museo de barcos y salas de exposiciones que están revitalizando la zona de muelles del antiguo Pier 17. Con buen tiempo esta zona del sur de Manhattan se llena de terrazas, paseantes y restaurantes al aire libre. Es un buen lugar para sentarnos a descansar después de la paliza a andar que nos hemos dado. Pero es que caminar es una de las mejores formas de conocer NY aunque no la única. Desde aquí tendremos unas vistas espectaculares del East River y del Brooklyn Bridge.

También aquí encontraremos unos embarcaderos. En uno de ellos podemos tomar una lancha de la empresa Water Taxi para hacer un recorrido sin bajarnos del barco de poco más de una hora. El recorrido trascurre por parte del río Hudson, Ellis Island, la Estatua de la Libertad y los puentes de Brooklyn y Manhattan al tiempo que disfrutamos de la incomparable vista del skyline de Manhattan desde el mar. Es una estupenda opción para aquellos que no tengan mucho tiempo en la ciudad y quieran hacer un recorrido visual por algunos de los puntos más destacados de Nueva York. Y también una buena manera de despedirnos hasta una próxima ocasión. Porque el que viene una vez a NY, siempre regresa.

.Manhattan Skyline 2

Manhattan Skyline 3

.

Si viajas a los USA una de las primeras cosas que tienes que hacer es contratar un buen seguro de viajes con amplias coberturas como el de MONDO. Ni lo dudes. Imprescindible.

.

Artículos relacionados:

.

Viaje a Nueva York: de Times Square a la 5ª Avenida

Tremenda caminata por Nueva York: del Central Park al Lower Manhattan

Cómo subir al Top of the Rock, el mejor mirador de Nueva York

Cómo cruzar el Puente de Brooklyn disfrutando de las mejores vistas de Manhattan

La Estatua de la Libertad y Ellis Island, visitas imprescindibles en Nueva York

Visitando el 9/11 Memorial Museum de Nueva York

¿Merece la pena visitar el One World Observatory del One World Trade Center en Nueva York?

El High Line Park. Ya es primavera en Nueva York.

El Oculus de Nueva York o la estación de metro más cara del mundo

Explosión de colores otoñales en el Central Park de Nueva York

.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO? ¿CREES QUE LA INFORMACIÓN APORTADA TE HA SIDO ÚTIL?

¿Te ha ahorrado tiempo y dinero en la planificación de tu viaje? Espero que las respuestas hayan sido afirmativas. Y ahora antes de hacerme alguna consulta o una pregunta piensa en lo siguiente: ¿Cuánto crees que vale este artículo y los datos que aporto?

Para seguir ofreciéndote esa información que necesitas para tus viajes tu contribución económica es fundamental. Si crees que este es un intercambio justo cualquier aportación voluntaria es más que bienvenida. Es muy fácil. Desde 1€ o 1$. Gracias.

.

.

 

Tremenda caminata por Nueva York: del Central Park al Lower Manhattan

Nueva York Central Park 1

.

.

Recargando baterías en Central Park para gastar suela por Nueva York

Tras iniciar este recorrido por Nueva York en Times Square y la 5ª Avenida, toca adentrarse en Central Park. Milagrosamente este rectángulo de 340 hectáreas, 4 km. de largo por 800 m. de ancho, de verdes colinas arboladas, pequeños lagos y grandes praderas de césped ha llegado casi intacto al siglo XXI. A lo largo del tiempo ha superando especulaciones inmobiliarias, proyectos faraónicos y el deterioro sufrido por todo tipo de vándalos en los años 70 y 80. Central Park es el pulmón de Nueva York, el oasis de paz, la necesaria visión de verdor y naturaleza que de vez en cuando precisa todo urbanita. Es un parque vivo, que cambia de color, de gente y de ambiente dependiendo de la estación del año en la que estemos.

.Nueva York Central Park 2.

Turistas, ciclistas, corredores, domingueros con sus familias, paseantes con sus perros… los fines de semana soleados de la primavera al otoño convierten a Central Park en un circo humano de gigantescas dimensiones. En invierno multitud de patinadores acuden a deslizarse sobre el hielo del Wollman Rink. También se pueden ver esquiadores de fondo recorriendo los caminos del parque cubiertos de nieve. Y en verano los conciertos musicales en el Great Lawn, las tardes de meriendas con los niños tumbados sobre el césped de Sheep Meadow y las representaciones teatrales del festival  Shakespeare in the Park marcan los largos y calurosos días del estío neoyorquino. Una recomendación: si hace uno de esos hermosos días soleados podéis alquilar una bicicleta para recorrer tranquilamente el parque por los caminos señalados. En Central Park Bicycle Shop, en la 57th Street entre la 8ª y la 9ª Ave., muy cerca de Columbus Circle. El precio no está mal y las bicicletas están en buen estado, y es que alquilar una bici dentro del parque sale mucho más caro.

En Central Park os encontraréis a gente de todas las razas, colores y condiciones sociales mezcladas sin estridencias, lejos del bullicio urbano que se adivina tras la barrera de árboles. Es lugar de visita obligada para el visitante que encontrará aquí un lugar donde recargar energías antes de seguir explorando la ciudad.  Además de descubrir nuevos paisajes: el reflejo de los rascacielos en el agua de algún estanque; las vistas desde lo alto del Belvedere Castle; el jardín de Strawberry Fields en memoria de John Lennon, asesinado justo enfrente, en la acera del edificio Dakota donde residía con Yoko Ono; O el pequeño zoo que los niños reconocerán de la película “Madagascar”.

.Nueva York Central Park 3

Nueva York Central Park 4.

A ambos lados de Central Park encontraremos algunos de los museos más importantes de Nueva York, y por ende del mundo. Desde colecciones particulares como la Frick Collection, un museo para los amantes del arte europeo más clásico en un ambiente refinado; la Neue Galerie dedicada en cuerpo y alma al arte alemán y austriaco de la primera mitad del siglo XX; o el vanguardista Whitney Museum of American Art. Pero sin duda las estrellas museísticas de la ciudad son tres. El MET, el Metropolitan museum of Art con su fabulosa colección de 2 millones de objetos provenientes de todos los rincones del planeta. El Guggenheim Museum dedicado a obras impresionistas y modernas donde el mismo edificio que lo alberga es una obra de arte en sí misma. Y el American Museum of Natural History con una colección de más de 30 millones de objetos relacionados con el saber científico que ocupa 4 manzanas de edificios de varios estilos arquitectónicos. Visitar alguno de estos museos es de obligado cumplimiento para cualquier persona con unas mínimas inquietudes artísticas y culturales.

Si quieres saber más y ver más imágenes de este lugar tan especial, te aconsejo que veas este artículo: Explosión de colores otoñales en Central Park.

.Nueva York Central Park 5

Nueva York Guggenheim 1

Nueva York Guggenheim 2

Nueva York Natural History Museum 1

Nueva York Natural History Museum 2

.

De regreso al centro de la Gran Manzana

Cargados de energías renovadas vamos a adentrarnos de nuevo en el meollo de la gran urbe por dos caminos:

1º.- Dejando atrás el Central Park llegaremos a Columbus Circle y a la calle Broadway, la más larga de Nueva York. Es en esta sección de la larguísima calle Broadway, entre las calles 41 y la 53, donde se encuentran los teatros que han hecho famosa a esta calle. Aquí se representan los últimos musicales y las obras teatrales de moda que luego recorrerán el Mundo. Si los pulmones de Nueva York se encuentran en Central Park, Broadway es el alma de Nueva York. Entre el entramado de avenidas que cruzan la ciudad de norte a sur y de las calles que la cruzan de este a oeste, la calle Broadway, la más larga de la ciudad, permanece desafiante a lo largo del tiempo. Cuatro siglos lleva manteniéndose sobre el viejo trazado original trazado por los indios Algonquinos originarios de esta zona de la costa norteamericana. Quizás sea este el único nexo que une el pasado indio de estas tierras con el Nueva York del siglo XXI. De la época holandesa la única calle que conserva su trazado original es Wall Street. Fue nombrada así porque estaba al lado del primer muro defensivo de la ciudad erigido en 1653 para defenderse de los ya no tan amistosos indios.

Los fines de semana Broadway es un hervidero de gente que hace largas colas ante los teatros para disfrutar de obras que a veces se representan durante años y años alcanzando la categoría de clásicos. Aquí están el Majestic, el New Amsterdam, el St. James o el Winter Garden entre muchos otros que compiten con otras salas repartidas por Manhattan. Es el llamado Off-Broadway, con representaciones menos formales pero también espectaculares como las del Blue Man Group o el Cirque du Soleil. La variedad de la oferta llega a ser abrumadora pero siempre encontraremos algo a nuestro gusto. En Times Square hay unas taquillas llamadas TKTS situadas debajo de la escalinata roja desde  la que se tiene una vista privilegiada de Times Square. Sí, ahí donde siempre hay multitud de personas haciéndose fotos. En TKTS venden entradas con importantes descuentos para las obras que se representan ese mismo día, pero será difícil que encontremos alguna para las de más éxito. Aunque si la cosa parece complicada siempre está Internet para hacer las reservas con antelación.

.Nueva York Broadway 1

Nueva York Broadway 2

Nueva York Broadway 3

Nueva York Broadway 4.

. Tras dejar atrás Central Park podemos descender por la Madison Avenue para descubrir, aunque sea de pasada, el Nueva York más lujoso y exclusivo. La Madison está flanqueada de edificios de apartamentos de lujo donde habitan las élites sociales y económicas de NY. Aquí  no es difícil ver a los porteros vestidos con fracs y chistera que abren la puerta a los multimillonarios vecinos a los que espera un lujoso coche con chofer uniformado. Mayordomos, asistentas, tiendas de alimentación de delicatesen, concesionarios de Ferrari, Porsche o Lamborghini, hoteles de muchas estrellas como el Waldorf Astoria. Además de edificios de oficinas y sedes de grandes empresas diseñados por los mejores arquitectos completan el escenario entre tiendas y boutiques de las mejores marcas. En la Madison podemos encontrar algunos de los rascacielos más significativos de la ciudad siguiendo el estilo de Mies van der Rohe. El de aquí es un mundo que se mueve a otro nivel del que apenas se vislumbra parte del brillo y el lujo, una ostentación con discreción intrínseca a esta zona de la Gran Manzana. 

.Nueva York Madison Avenue.

Llegando a la 46 St. podemos desviarnos hacia la izquierda para llegar a la Sede de las Naciones Unidas si sentimos la curiosidad de ver el edificio tantas veces visto en televisión. Si coincidimos con alguna reunión importante no faltarán las vallas de seguridad, las decenas de policías y las luces de los coches patrulla iluminadas. Tampoco faltarán los grupos de protestas varias haciéndose ver en la distancia a una distancia más que prudencial de la sede de la ONU. La zona no tiene mucho más que ver, pero desde aquí estamos a dos pasos de la Grand Central Station y del Chrysler Building, el rascacielos más elegante de Nueva York.

.

Por las orillas del Hudson

Después de tanta cultura y tanto parque, podemos cambiar de tercio y de orilla. Desde Times Square seguiremos por las calles 44 y 46 hasta el complejo del Intrepid Sea, Air & Space Museum a orillas del río Hudson. Es de esas cosas que sólo veremos aquí en los USA. Desde luego recorrer un portaaviones de la II Guerra Mundial superviviente de varios ataques kamikazes y pasearnos entre una colección de cazas sobre su cubierta no se hace todos los días. Hace algunos años comenzaron a llevarse a la práctica una serie de iniciativas con la idea de recuperar la zona de muelles que lindan con el río Hudson. Una de ellas fue precisamente la instalación en los años 80 de este complejo “museístico” donde destacan el portaaviones Intrepid, el submarino nuclear USS Growler y uno de los Concorde pertenecientes a British Airways. Su última adquisición ha sido el prototipo del Enterprise que la NASA utilizó en su programa de lanzaderas espaciales Space Shuttle.

La verdad es que la estampa de los 300 metros del Intrepid anclados en uno de los muelles de NY con su cubierta llena de aviones y con un Concorde al lado es como poco, impactante. Pero lo más interesante es la visita al interior del portaviones. Son 7 niveles repletos de exposiciones sobre su participación en la II Guerra Mundial y Vietnam. Además de simuladores de vuelo y la posibilidad de recorrer su interior se puede visitar su puente de mando disfrutando de la vista de Manhattan y sus edificios ante nosotros. Eso por no hablar de la impresionante estampa del A-12 Blackbird de cubierta y del resto de aviones y helicópteros de la exposición. Por si esto fuera poco tenemos el USS Growler, el único submarino nuclear del mundo cuyo interior está abierto a visitas públicas.

.Nueva York Intrepid.

Una vez que hemos terminado la visita podemos acercarnos al muelle de la West 44 St. para subirnos a una de las lanchas amarillas del New York Water Taxi para practicar el hop-on hop-off. Es decir, te compras un bono y la lancha del Water-Taxi te va llevando por la isla de Manhattan haciendo paradas en lugares estratégicos para que subas, bajes, visites y vuelta a subir hasta la siguiente parada. Esta es una de mis formas preferidas de recorrer la ciudad y disfrutar al mismo tiempo de unas vistas estupendas. Hay distintos recorridos, pero si optas por dar la vuelta completa puedes llegar hasta el muelle de la East 33 St. cerca del edificio de las Naciones Unidas. Un bono para todo el día cuesta unos 20$ y desde luego el paseo es espectacular si el tiempo acompaña. Sólo hay que informarse bien de los horarios de las lanchas para evitar pérdidas de tiempo innecesarias en los muelles.

.
Water Taxi

 .

Tremenda caminata por Nueva York: del Midtown al Lower Manhattan

Aquí podemos iniciar un viaje a pié al sur hacia el Lower Manhattan. Es este un largo paseo que nos llevará hacia partes más tranquilas de la ciudad como el Soho o el Village donde la vida bohemia de artistas y universitarios parece transcurrir sin demasiados sobresaltos. Partiendo de Times Square descenderemos por la 7ª Avda. Pasaremos ante el mítico Madison Square Garden donde todo artista que se precie desea actuar y luego retomaremos Broadway. A lo lejos divisaremos otro de los hitos arquitectónicos de NY, el Flatiron Building, con su característica planta triangular ya que que así era el solar en que está asentado. Con sus apenas 21 pisos no destaca por su altura, sino por su elegancia y por sus formas rompedoras que nos recuerdan la proa de un buque gigantesco adentrándose en pleno Manhattan.

.Nueva York Flatiron Building.

Justo a la izquierda está uno de los parques más sorprendentes de NY porque es una auténtica isla de verdor entre tanto edificio: el Madison Square Park que a lo largo de su breve historia fue coto de caza, hipódromo y lugar de desfiles. Justo detrás, en la Madison Avenue destaca otro edificio que parece más bien la torre de un enorme castillo y cuyo remate dorado brilla iluminado en las noches de NY, el New York Life Insurance. En la unión entre Broadway y la 5ª Avenida divisamos, mirando hacia atrás, la estampa del Empire State Building.

.Nueva York Flatiron Building 2

.

Grenwich Village y el SOHO

Seguimos el recorrido por Broadway, Union Square y University Pl. para llegar a otro de esos lugares bien reconocibles de NY. Estamos en el Washington Square Park con su arco de mármol blanco y su fuente sin agua donde los músicos y artistas callejeros hacen sus actuaciones. Amigos, estamos en el barrio conocido como Greenwich Village, un lugar con un ambiente particular lleno de callejones, patios, aceras arboladas, tiendas de barrio, edificios universitarios, locales con música en directo, bares bajo el nivel de las aceras y pequeños cabarés. Esta es una buena zona para salir a cenar y luego ir recorriendo las calles de bar en bar, escuchando de jazz a soul pasando por el blues o el rock. El ambiente un tanto bohemio del Village viene de largo aunque el aspecto que mantiene hoy surgió a mediados del siglo XX. Fue cuando músicos y escritores de la llamada generación beat comenzaron a establecerse aquí siguiendo una larga tradición iniciada por Mark Twain. Bob Dylan, Jimy Hendrix o Jack Kerouac que pasaron por aquí dando recitales o inspirándose para sus obras literarias. Daros un paseo por la 8th Street y las calles de los alrededores para respirar el ambiente todavía tranquilo de este barrio acosado por la especulación urbana pero que todavía sobrevive manteniendo su espíritu amable y tranquilo. No os perdáis ni a la gente que pasea por aquí ni los detalles decorativos de las fachadas de algunos de los primeros rascacielos de Nueva York.

.Nueva York 5
Nueva York 6
.

Caminando hacia el sur, pasados los edificios de la Universidad de NY, entramos en el SOHO. Aquí se encuentra el Cast-Iron District, así llamado porque es donde se conservan los mejores ejemplos de construcción en hierro forjado del s.XIX en forma de grandes almacenes y talleres textiles que fueron abandonados a lo largo del s.XX. Estos lugares eran perfectos para los estudios de pintores, escultores, estudios de imagen y sonido que poco a poco decidieron recuperar las antiguas estructuras y aprovechar sus espacios. Posteriormente en los años 70 sus residentes consiguieron que el área fuera declarada como histórica para salvarla de la especulación urbanística pues alberga la mayor concentración de edificios de hierro forjado del Mundo.

Entre las calles Prince, Broome, Spring y Canal encontraremos los ejemplos más destacados de este tipo de edificaciones. Hoy grandes marcas de moda y galerías de arte se disputan estas viejas edificaciones de esqueleto metálico junto a restaurantes de moda y museos como el  New Museum of Contemporary Art o el Soho Guggenheim y tiendas curiosas. No dejéis de curiosear y entrar en Evolution, en el paraíso oriental de Pearl River, en la tienda de ropa Yellow Rat Bastard, y en galerías de arte tan vanguardistas como Opera Gallery. El mejor día para visitar el barrio del Soho es el sábado por la tarde cuando comercios de moda, salas de exposiciones y galerías de arte del West Broadway, principal calle del Soho, se llenan de paseantes y curiosos.

.Nueva York Soho 1

Nueva York Soho 2

Nueva York Soho 4.

No muy lejos de aquí se encuentra una de las nuevas zonas verdes de Nueva York, aunque la verdad debería hablar de zona de paseo. Se trata del New York High Line Park, un curioso intento de redefinir espacios urbanos dando utilidad a viejas infraestructuras en desuso. Y este es el caso de esta antigua vía de metro sobreelevada que se ha convertido en una de las últimas sensaciones de la ciudad y en una de las zonas de paseo preferidas de los neoyorquinos. Os sorprenderá pasear a varios metros de altura por sus pequeños jardines decorados con parterres de flores con sus miradores sobre los tejados de la ciudad con los rascacielos de fondo. Y encontraros con las obras de grandes grafiteros que decoran algunos de los edificios cercanos. Un lugar curioso que nos permite descubrir una parte de la ciudad casi olvidada y poblada de viejos edificios de almacenes en desuso ahora en renovación. Además al lado está el Chelsea Market con sus restaurantes alternativos, sus tiendas de moda y supermercados de comida ecológica. Perfecto para recargar energías o ir de compras.

.Nueva York High Line Park 1

Nueva York High Line Park 2

Nueva York Chelsea Market 1

Nueva York Chelsea Market 2

.

La cada vez más grande Chinatown y la cada vez más pequeña Little Italy

El Año Nuevo chino que se suele celebrar entre enero y febrero es el mejor momento para darse una vuelta folklórica por este barrio. Aunque las sorpresas saltan a la vista a diario. Prensa en chino, productos de tiendas en chino, farmacias chinas repletas de extraños ungüentos y pociones, chinos vestidos de chino, mafiosos chinos, locales de apuestas llenas de chinos, restaurantes con menú chino para occidentales y menú chino de verdad para chinos… A propósito de los restaurantes, yo no comería en algunos, mientras que en otros sirven maravillas gastronómicas cuyos ingredientes ni los mismos camareros son capaces de traducir al inglés. El plato estrella es el pato Pekin que veréis colgando en cocinas y escaparates aunque también encontraréis ranas, tiburón, plantas exóticas, tallarines, dim sum y restaurantes vegetarianos. Veréis muchas callejuelas y puertas semiocultas que llevan a lugares de juego clandestino, tiendas de copias de todo tipo de produtos o a talleres textiles escondidos. A pesar de vivir en los USA, los chinos mantienen su cultura y tradiciones contra viento y marea y es una comunidad en expansión que ha ido comiendo el terreno a sus vecinos italianos de Little Italy.

.Nueva York Chinatown 1

Nueva York Chinatown 2

Nueva York Chinatown 3

Nueva York Chinatown 4.

Cruzando la Kenmare St. entramos en lo que a principios de siglo era un trozo de Italia trasplantado a NY. Lo primero que llama la atención es la languidez de las calles de Little Italy que contrasta con el colorido y ambiente de la pujante Chinatown. Hoy día Little Italy es un barrio que ha perdido ese carácter inmigrante propio de las películas de Martin Scorcese o de “El Padrino”. Apenas si quedan algunas tiendas y restaurantes entre Mulberry y Mott St. que nos hace ver claramente que a muchos italianos les ha ido bien y han emigrado a zonas mejores de la ciudad. Podemos parar a reponer fuerzas en la pastelería Ferrara que es todo un clásico en la ciudad por sus pasteles y capuccinos. Es de los pocos lugares donde disfrutar de ese ambiente un tanto lánguido y decadente que desaparece cuando en septiembre llega la festividad de San Genaro y Little Italy recupera gran parte de su encanto perdido. Las calles se cierran al tráfico para llenarse de procesiones religiosas y tenderetes. Pero es un espejismo que dura apenas dos semanas pues Little Italy es cada vez más Little… y más Chinatown.

.Nueva York Little Italy.

Aunque queda un poco a desmano no podéis dejar de visitar el Katz´s Delicatessen en el 205 E de la Houston St. Ese clásico de la gastronomía neoyorquina abierto desde 1888 es famoso por dos cosas: sus enoooormes y sabrosos sandwiches de pastrami; y por el sonoro orgasmo simulado de Meg Ryan en la película “Cuando Harry encontró a Sally“. Un par de consejos: merece la pena la espera porque siempre está lleno de gente. Y dos, no es barato pero con uno de sus sandwich pueden comer dos personas.

.Nueva York Katz´s

.

Un paseo desde Brooklyn hasta Manhattan

Desde el City Hall Park vamos a iniciar un recorrido por esta parte de Manhattan repleta de estrechas calles oscuras flanqueadas por altos edificios donde de vez en cuando surge la sorpresa. Si miramos a nuestro alrededor veremos el edificio del Ayuntamiento decorado con motivos patrióticos dentro de un parque que ocupa toda una manzana. Aquí George Washington leyó la Declaración de Independencia el 9 de julio de 1766. Algunos edificios destacables son el Municipal Building, con sus 40 pisos de oficinas, el  Hall of Records, hermoso edificio estilo Beaux Arts o el neoclásico NY County Courthouse en Centre Street más que reconocible porque en sus escalinatas se han rodado escenas de muchísimas películas.

Sin duda la forma más espectacular de llegar hasta esta zona de Manhattan es caminando por el Brooklyn Bridge para tener algunas de las mejores vistas de Manhattan. La elegante estructura de este puente de altos pilares sostenidos por innumerables cables de acero sigue siendo uno de los iconos de la ciudad y una de sus imágenes más conocidas. Hay que recordar que este puente se comenzó a construir en 1883 para el paso de carruajes tirados por caballo. Os recuerdo que eso fue años antes de que se inventara el automóvil lo cual es asombroso vistas las enormes dimensiones de la construcción.

.Nueva York Brooklyn

Nueva York Brooklyn Bridge 1.

Con su poco más de un kilómetro de largo fue en su momento el puente colgante más grande del Mundo. No deja de sorprender que a pesar de que fue construido para el paso de carruajes, peatones, caballos y tranvías, hoy permite el tránsito de unos 150.000 vehículos diarios. Además es recorrido a diario por miles de paseantes y ciclistas por la pasarela peatonal que recorre el puente desde Brooklyn hasta el City Hall en Manhattan. Aconsejo vivamente su recorrido partiendo desde Brooklyn (líneas A y C en High Street) en una tarde soleada y tranquila para disfrutar del  atardecer mientras cruzamos el East River y se encienden las luces de la ciudad en una sinfonía única e inolvidable. Un último consejo: no pasees por el carril bici si no quieres sufrir algún estúpido accidente del tipo “turista atropellado por un ciclista en el puente de Brooklyn perdió todos sus dientes, la cámara de fotos y gran parte de su dignidad”.

.Nueva York Brooklyn Bridge 2

Nueva York Brooklyn Bridge 3

Nueva York Brooklyn Bridge 4.

Desde el City Hall de la ciudad es el momento de adentrarse en en el Lower Manhattan. Esta es el lugar donde los holandeses establecieron su primer asentamiento comercial al que llamaron Nieuw Amsterdam. Posteriormente los ingleses se hicieron con el control del asentamiento integrándolo en sus colonias norteamericanas cambiando su nombre por el de Nueva York. Aquí se encuentran Wall Street, la Zona Cero con el nuevo mirador del One World Observatory o el Battery Park entre algunos de sus lugares más destacados. Pero todo esto os lo contaré muy pronto en el próximo artículo.

.Nueva York One World Trade Center

Nueva York One World Observatory

.

Si viajas a los USA una de las primeras cosas que tienes que hacer es contratar un buen seguro de viajes con amplias coberturas como el de MONDO. Ni lo dudes. Imprescindible.

.

Artículos relacionados:

.

Viaje a Nueva York: recorrriendo el Midtown de Times Square a la 5ª Avenida

Visitando el 9/11 Memorial Museum de Nueva York

Explosión de colores otoñales en el Central Park de Nueva York

Cómo subir al Top of the Rock, el mejor mirador de Nueva York

Cómo cruzar el Puente de Brooklyn disfrutando de las mejores vistas de Manhattan

¿Merece la pena visitar el One World Observatory del One World Trade Center en Nueva York?

El High Line Park. Ya es primavera en Nueva York

La Estatua de la Libertad y Ellis Island, visitas imprescindibles en Nueva York

El Oculus de Nueva York o la estación de metro más cara del mundo

.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO? ¿CREES QUE LA INFORMACIÓN APORTADA TE HA SIDO ÚTIL?

¿Te ha ahorrado tiempo y dinero en la planificación de tu viaje? Espero que las respuestas hayan sido afirmativas. Y ahora antes de hacerme alguna consulta o una pregunta piensa en lo siguiente: ¿Cuánto crees que vale este artículo y los datos que aporto?

Para seguir ofreciéndote esa información que necesitas para tus viajes tu contribución económica es fundamental. Si crees que este es un intercambio justo cualquier aportación voluntaria es más que bienvenida. Es muy fácil. Desde 1€ o 1$. Gracias.

.

.

Viaje a Nueva York, el mundo en una ciudad. De Times Square a la 5ª Avda.

Nueva York 1

.

.

Sí, todo esto es Nueva York

La emoción de llegar por primera vez a Nueva York con la estilizada silueta de los rascacielos de Manhattan iluminados clavándose en el cielo persiste en la memoria para siempre. Esta visión ha sido la imagen icónica por excelencia de la civilización occidental a lo largo del Siglo XX. Y su potencia visual persiste a pesar del surgimiento de nuevos hitos urbanos planetarios. Nueva York es un mundo en sí mismo. Es un planeta Tierra de pequeñas dimensiones en constante cambio donde se mezclan, sólo en Manhattan, casi 8 millones de personas de todos los orígenes y condiciones. La actividad humana que generan es tan abrumadora que asombra, desborda y agota al mismo tiempo. Pasear por sus calles supone una inmersión total en mundos desconocidos donde la sorpresa surge en cualquier esquina. Ya sea en alguna pequeña tienda o en la abarrotada acera llena de gente mientras paseamos por sus calles.

.Nueva York 2

Nueva York 3

Nueva York 4.Nueva York 5.Nueva York 6.

Todos los excesos, todas las virtudes, los defectos, lo peor y lo mejor del ser humano se mezclan aquí originando una nueva subespecie humana: la del neoyorquino socarrón, duro, un poco loco (porque hay que estar loco para vivir aquí) pero amable, charlatán y solidario cuando las cosas se ponen feas de verdad. El día y la noche se fusionan en un frenesí imparable y las 24 horas del día no llegan para hacer, respirar, ver, sentir y oír la esencia desbordante de esta ciudad a la que le queda pequeño cualquier adjetivo.

Sin duda todo esto está muy lejos de aquel primer establecimiento para el comercio de pieles que fundaron los holandeses a principios del XVII. Pero a pesar de todos estos años, Nueva York sigue siendo ese lugar donde todo es posible y donde gente de todo el mundo llega con el sueño de prosperar. Es el gran sueño americano en forma de rascacielos, Central Park, 2.300 cines, 800 teatros, 20.000 restaurantes… Un lugar dónde sólo el presupuesto anual del MET supera los ingresos de algunos estados del Tercer Mundo.

.Nueva York 7.

Nueva York está formada por cinco grandes áreas llamadas boroughs: Manhattan, el Bronx al norte, Queens y Brooklyn en Long Island al este y Staten Island al sur. Sin duda cualquier visita a Nueva York debe comenzar por Manhattan, que a su vez se divide en Lower, Midtown y Upper Manhattan. Muchos de los barrios históricos (Little Italy, Chinatown o el SoHo) y grandes rascacielos que han dado su fama a la ciudad se encuentran en el Downtown; en el Midtown se encuentran las zonas más comerciales y turísticas (Broadway) hasta la mitad de Central Park. A partir de aquí y hacia el norte entramos en los barrios más étnicos de Harlem que ocupan el Upper Manhattan.

Entonces, ¿por dónde empezar en este caos deslumbrante de luces, gentes, escaparates, rascacielos y tráfico? ¿Qué es lo que obligatoriamente debemos ver y qué lo que podemos dejar para otra visita? Como Nueva York es un caos organizado empezaremos por Times Square. Y continuaremos dando bandazos de un lugar a otro, de un barrio aquí a otro allá intentando primero ver lo imprescindible para seguir más adelante con nuevos y fascinantes descubrimientos.

.Nueva York 8

Nueva York 9
Nueva York 10

.

La apoteosis lumínico escénica de Times Square

¿El centro del mundo? ¿La locura de las masas en movimiento? ¿Un parque temático? Todo esto y mucho más es Times Square. En pocos lugares del mundo encontrarás tales avalanchas de turistas, policías, curiosos, buscavidas, tráfico, ruido, tiendas, teatros y anuncios luminosos. Times Square es un frenesí de actividad que cambia con las horas, pero que tiene una constante inmutable: está siempre en obras. Por otra parte en Times Square hay rutinas, lugares y personajes más o menos fijos que permanecen en el tiempo como la Oficina de Reclutamiento del Ejército, el cuartel de la Policía de N.Y., el atasco de taxis amarillos, el “Naked Cowboy”, los sempiternos neones de colores o los locales de “fast food” estilo Hard Rock Café, Planet Hollywood o Bubba Gump entre otros. Por cierto todos carísimos y donde se come fatal.

.Nueva York Times Square 1

Nueva York Times Square 2

Nueva York Times Square 3

Nueva York Times Square 4

Nueva York Times Square 5

Nueva York Times Square 6

Nueva York Times Square 7
Nueva York Times Square 8.

Tampoco cambian las tiendas de souvenirs, los turistas sentados en las escalinatas rojas del TKT´s o las colas de gente para entrar en alguno de los más famosos estudios de TV. Personajes fijos son los policías neoyorkinos repartidos por las esquinas portando todo tipo de armas, porras, libretas, esposas y demás parafernalia que hacen impensable que puedan correr detrás de cualquier malhechor. Inmutables al paso del tiempo, los puestos de perritos calientes, kebabs y pretzels siguen perfumando al personal con su humeante oferta gastronómica. No podían faltar los omnipresentes y gigantescos carteles luminosos anunciando los últimos musicales de moda (estamos en Broadway). Y flotando sobre todo ello, el ruido infernal y continuo de las sirenas de los camiones de bomberos, ambulancias, coches de policía, FBI, CIA y del timbres de los ricksaws… Pero es al anochecer cuandoTimes Square brilla y se agita en su máximo esplendor. Todo se ilumina en un apoteósico y mágico derroche de luces, neones y colores. Todo esto y mucho más es Times Square.

.Nueva York Times Square 9

Nueva York Times Square 10

Nueva York Times Square 11

Nueva York Times Square 12

Nueva York Times Square 13

Nueva York Times Square 14

Nueva York Times Square 15

Nueva York Times Square 16

Nueva York Times Square 17

Nueva York Times Square 18

Nueva York Times Square 19

Nueva York Times Square 20

Nueva York Times Square 21.

Por aquí pasa todo el mundo. Además la concentración de todo tipo de hoteles hace que sea uno de los lugares con mayor densidad de turistas por metro cuadrado. Ya que vais a pasar muchas horas dando vueltas por aquí os aconsejo algunos restaurantes que destacan entre la mediocridad general: el Carmine´s especializado en comida italiana, siempre y digo siempre, lleno hasta la bandera gracias a sus enormes platos. Una auténtica ración de colesterol y ricos triglicéridos la encontraréis en Virgil´s con sus jugosas costillas, carnes a la barbacoa y hamburguesas típicamente norteamericanas. Si queréis algo más exótico os recomiendo el Ruby Foo´s considerado uno de los mejores restaurantes para degustar las delicias de la comida oriental en el centro de Manhattan. Un lugar muy especial es el Helen Stardust, donde los camareros son también cantantes de Broadway. Os cantarán temas de los más famosos musicales mientras os traen las ensaladas y el Ketchup en un local que parece no haber cambiado en los últimos 50 años. Imperdible. Para ir saliendo del paso encontraréis los típicos Deli con bufetes al peso. Y si buscáis una hamburgesa más o menos decente a precios económicos están el Shake Shack o el Five Guys.

.Nueva York Times Square 22

Nueva York Times Square 23

.

Por la 5ª Avenida. Del Empire State Building hasta el Rockefeller Center

Esta gran avenida recorre el centro de Manhattan como una espina dorsal que va desde el Washington Square Park hasta el final de Central Park. Es además un punto de referencia muy importante pues marca la frontera entre el East Side y el West Side. Es desde aquí desde donde se numeran las calles a uno y otro lado. En sus horas punta es un hervidero de tráfico, turistas y neoyorquinos ávidos de compras. Aquí te puedes dejar el sueldo en cualquiera de las muchas tiendas que lucen sus mejores galas con escaparates que son auténticas obras de arte, sobre todo en Navidades. Los mejores hoteles, algunos de los más selectos restaurantes o clubes privados y algunos de los hitos arquitectónicos más interesantes de la ciudad, como el Empire State, se encuentran en la 5ª Avda. La actividad es frenética sobre todo entre las calles 33 y 60 y es preciso un ejercicio de autocontrol para no dejarse arrastrar por las mareas humanas que invaden las aceras. Preparaos para quemar la VISA además de la suela de vuestros zapatos y adelante.

.Nueva York 5 Avenida 1

Nueva York 5 Avenida 2.

Venir a Nueva York y no subir a lo alto del Empire State para contemplar la ciudad a vuestros pies es algo imperdonable. Este edificio, icono de la ciudad, es el símbolo del rascacielos como máximo exponente arquitectónico de la era moderna. Y también icono cinematográfico inolvidable con King Kong subido a lo más alto de sus antenas. Fue con sus 102 plantas y 449 m. de altura el edificio más alto del Mundo durante 40 años. Todo en él es grandioso y monumental: su fachada de granito y aluminio, su iluminación al anochecer, su vestíbulo de mármol con decoración art-deco… Y lo mejor de todo, esas impagables vistas de Manhattan en un día claro. O mejor al atardecer con millones de luces que iluminan toda la ciudad en km. a la redonda. Lo peor de todo, el precio de la entrada y las interminables colas para acceder a los ascensores que llevan a sus terrazas exteriores.

.Nueva York 5 Avenida 3

Nueva York 5 Avenida 5.

Tras dejar atrás la mole del Empire State subiendo por la 5ª Avda. hacia Central Park, nos encontraremos ante la hermosa fachada neoclásica de la NY Public Library. Sí, la misma que habréis visto en multitud de películas en cuya escalinata dos grandes leones de piedra hacen guardia permanente. Estamos ante la gran Biblioteca Pública de la ciudad, un centro de cultura y saber que oculta a sus espaldas un hermoso parque, el Bryant Park donde en días de buen tiempo se tumban a tomar el sol los neoyorquinos. Es un parque acogedor siempre lleno de vida y actividades que se convierte en un oasis verde de paz donde descansar de la agitación urbana. También es un lugar donde comer, charlar, leer, mirar, ver pasar la vida o tomar una copa en alguna de sus terrazas. Y en invierno la pista de hielo nos permite disfrutar con las espléndidas caídas y batacazos de los inexpertos patinadores.

.Nueva York 5 Avenida 6

Nueva York 5 Avenida 7..

Desde la NY Public Library podemos tomar la 42 Este para acercarnos a la Grand Central Terminal. Sí, esa estación de tren que sale en tantas películas con un altísimo vestíbulo abovedado pintado en un verde azulado plagado de estrellas iluminadas y esas taquillas doradas en bronce en su centro. Pues ahí donde la vemos es la estación de trenes de cercanías más grande del Mundo con medio millón de viajeros diarios. Sorprende la magnitud del edificio, su elegancia, sus escalinatas y su decoración. Desde luego merece una visita que podemos prolongar a la salida hasta la base del Chrysler Building, que personalmente creo uno de los edificios más elegantes de Nueva York.

.Nueva York Grand Central 1

Nueva York Grand Central 2

Nueva York Grand Central 3.

El Chrysler Building es una maravilla del art déco en arquitectura. Diseñado por William van Alen en 1930 llegó a ser el edificio más alto del mundo por unos meses hasta que el Empire State tomó el relevo. En su exterior sobresalen esas fantásticas gárgolas metálicas que brillan bajo la luz del sol, la decoración con motivos dedicados a la industria del automóvil y su aguja de acero de 60 m. de alto que se ilumina por las noches. Es una pena que sólo se pueda visitar el vestíbulo de la entrada con sus maderas nobles, los suelos recubiertos de Travertino y sus muros revestidos de mármol rojo.

.Nueva York Chrysler Building 2

Nueva York Chrysler Building 3
Nueva York Chrysler Building 4.

Seguimos adelante esquivando mareas humanas, edificios en obras y un tráfico ruidoso y contaminante. Sorprende la cantidad de ciclistas con curiosos atuendos que se juegan la vida sorteando taxis amarillos, autobuses y enormes todo-terrenos. Estamos en el meollo de la ciudad. Aquí las tiendas de souvenirs y las de lujo se disputan cualquier esquina con sedes de multinacionales y las agencias bancarias más importantes.

.Nueva York 20.

Mirad hacia arriba que estáis en Manhattan, el lugar donde los edificios más elegantes y prestigiosos se elevan hacia el cielo en una plegaria de acero y hormigón. A la altura de la 47St. nos encontramos con la llamada “calle de los diamantes” pues todo aquí está relacionado con el comercio de las piedras preciosas. Este es el paraíso comercial de los hassidims –judíos ortodoxos siempre vestidos de negro- que veremos con frecuencia caminando por esta zona de Manhattan. Tras unos cuantos cientos de escaparates más llegamos a uno de los puntos neurálgicos de Nueva York. A la izquierda está el Rockefeller Center y a la derecha la Catedral de San Patricio, St. Patrick para los amigos, catedral de estilo neogótico que se ha quedado un poco encajonada entre tanto edificio a pesar de que sus dos torres miden 100 m. de alto.

.Nueva York 5 Avenida 11.

Ahí, justo enfrente, se encuentra uno de los mayores complejos de rascacielos del Mundo con 21 edificios, kilómetros de galerías, pasillos y vías peatonales, restaurantes, tiendas y galerías comerciales. Es el Rockefeller Center que se extiende hasta la Avda. de las Américas donde tiene su sede el Radio City Music Hall. Arquitectónicamente el conjunto de edificios no destaca a primera vista, pero posee una serie de decoraciones muy interesantes a lo largo de sus fachadas y en algunos vestíbulos. Es famosa la anécdota de los murales de Diego Rivera que el mismo Rockefeller mandó destruir una vez pintados por las connotaciones anti-capitalistas de la obra del muralista mexicano.

.Nueva York Rockefeller Center 1

Nueva York Rockefeller Center 2

Nueva York Rockefeller Center 3.

Desde la 5ª Avda. entremos por los Channel Gardens hacia la Lower Plaza. Aquí se instala durante el invierno la famosa pista de hielo presidida por la escultura dorada de Prometeo. Y en Navidades se instala el gran árbol navideño iluminado que marca el inicio de la temporada de compras frenéticas. En verano todo esto se transforma en una serie de terrazas al aire libre bajo la sombra de los 70 pisos del RCA Building decorado en su fachada e interiores con motivos de estilo art-déco. Es en lo alto de este edificio donde se encuentra el que para mí es el mejor mirador de Nueva York: el Top of the Rock. Subir hasta sus terrazas exteriores nos costará unos 20$, así que disfrutar del ascensor con techo transparente cuya caja está iluminada con neones y de las estupendas vistas de la ciudad en los días despejados.

.Nueva York Rockefeller Center 4

Nueva York Rockefeller Center 5

Nueva York Rockefeller Center 6.

Una vez en la calle, se puede caminar hasta la 6ª Ave. donde se encuentra la entrada al Radio City Music Hall. Este es un enorme teatro con más de 6.000 butacas que desde hace décadas ofrece varias representaciones diarias. Su interior, de grandes dimensiones y profusamente decorado, es de visita obligada para los amantes del art-déco. En el vestíbulo obtendremos información sobre las visitas guiadas. Volviendo a la 5ª Avda. es imposible pasar por alto la gigantesca estatua metálica negra de Atlas portando un globo terrestre a sus espaldas que guarda la entrada al gran vestíbulo del International Building.

.Nueva York Radio City

Nueva York Rockefeller Center 7

Nueva York Rockefeller Center 8.

Subiendo hacia Central Park no podemos pasar por alto uno de los museos más visitados y controvertidos de Nueva York: el Museum of Modern Art o MOMA situado en la 53rd Street. Su colección de arte moderno es la más importante del Mundo con obras de Rodin, Picasso, Moore, Van Gogh, Monet, Gaugin, Matisse, Kandinski, Lichtenstein, Giacometti… En fin, impresionistas, cubistas, dadaístas, fauvistas, expresionistas y surrealistas entre otros “istas” tienen aquí una amplísima representación. Es un museo donde podemos encontrar desde un maravilloso paisaje impresionista hasta un helicóptero, pasando por lámparas, esculturas, murales… Además las exposiciones monográficas de artistas de vanguardia, de fotografía o de creadores visuales son de las que marcan tendencias. Nos guste este tipo de creaciones  artísticas o no, el MOMA es una referencia indiscutible de la creatividad humana del último siglo desde el punto de vista occidental.

.Nueva York MOMA.

Volviendo de nuevo a la 5ª Avda. llegamos a un tramo donde las tiendas de más renombre ocupan las aceras: Saks, Cartier, Chanel, Tiffanys, Brooks Brothers, Bergdorf Goodman. También está aquí la Trump Tower, residencia no-oficial del actual Presidente con su elegante hall y sus galerías comerciales. Las elegantes fachadas de los edificios de esta zona de la 5ª Ave. con sus decoraciones labradas en piedra nos hablan del esplendor que vivió Nueva York en el S.XX. El contraste con los modernos e impersonales rascacielos que les rodean no puede ser mayor.

Por fin llegamos a  la Grand Army Plaza donde las transformaciones urbanísticas propias de Nueva York han convertido el lujosísimo Plaza Hotel en un edificio de exclusivos apartamentos. Esta plaza es también una de las entradas al Central Park y a su pequeño zoo. Aquí veremos a los clásicos coches de caballos que se ofrecen para dar un paseo al turista que quiera pagar sus servicios. A la derecha se encuentra el gran cubo de cristal de la tienda de Apple. En su interior encontraréis un paraíso lleno de iphones, imacs, itunes y todos los “i” de la marca. Desde aquí lo que toca es adentrarse en el gran parque urbano de Manhattan, el Central Park. Y quizás en uno de esos carruajes de caballos tan típicos de la ciudad. Os lo contaré en el próximo artículo dedicado a esta ciudad caminando de Central Park al Midtown y llegando hasta el Soho recorriendo la gran arteria de Manhattan: la calle Broadway.

.Nueva York 5 Avenida 12

Nueva York 5 Avenida 25

Nueva York Central Park

.

Si viajas a los USA una de las primeras cosas que tienes que hacer es contratar un buen seguro de viajes con amplias coberturas como el de MONDO. Ni lo dudes. Imprescindible.

.

Artículos relacionados:

.

Cómo subir al Top of the Rock, el mejor mirador de Nueva York

Cómo cruzar el Puente de Brooklyn disfrutando de las mejores vistas de Manhattan

La Estatua de la Libertad y Ellis Island, visitas imprescindibles en Nueva York

Visitando el 9/11 Memorial Museum de Nueva York

¿Merece la pena visitar el One World Observatory del One World Trade Center en Nueva York?

El High Line Park. Ya es primavera en Nueva York.

El Oculus de Nueva York o la estación de metro más cara del mundo

Explosión de colores otoñales en el Central Park de Nueva York

.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO? ¿CREES QUE LA INFORMACIÓN APORTADA TE HA SIDO ÚTIL?

¿Te ha ahorrado tiempo y dinero en la planificación de tu viaje? Espero que las respuestas hayan sido afirmativas. Y ahora antes de hacerme alguna consulta o una pregunta piensa en lo siguiente: ¿Cuánto crees que vale este artículo y los datos que aporto?

Para seguir ofreciéndote esa información que necesitas para tus viajes tu contribución económica es fundamental. Si crees que este es un intercambio justo cualquier aportación voluntaria es más que bienvenida. Es muy fácil. Desde 1€ o 1$. Gracias.

.

.

Las Islas del Rosario, una escapada muy turística desde Cartagena de Indias

Islas del Rosario 1

.

.

Un día en las Islas del Rosario

Amanece en Cartagena de Indias a las 6 de la mañana como en cualquier país del trópico que se precie y la animación diurna de la calle con sus ruidos acaba por despertarme. Hoy me voy a conocer las turísticas Islas del Rosario. Esta es una excursión que podéis contratar en cualquier lugar de la ciudad o en el mismo hotel donde os harán la reserva. Incluso puede que una chiva pintada de colorines pasará a buscaros. La excursión organizada de todo el día cuesta entre 50 y 70.000 pesos con el almuerzo incluido. También podéis dirigiros directamente al Muelle Turístico donde se pueden comprar los tickets para las islas y una vez allí cada uno que se busque la vida.

.Cartagena de Indias 1.

Desde el puerto veo como la cúpula y las torres de la iglesia de San Pedro Claver sobresalen sobre los tejados de la ciudad. Son las nueve de la mañana y el muelle es un hervidero de gente: vendedores gritando, niños gritando, madres gritando, guías gritando buscando a sus clientes y lanchas poniéndose en marcha. Tengo suerte porque justo ahí al lado está atracado el “Gloria”, el buque escuela de la Marina colombiana con su magnífico porte de velero de tres palos. Bajo su estampa embarco en una lancha con capacidad para unas 30-40 personas que nos llevará por la bahía de Cartagena dejando atrás la fea modernidad de Bocagrande hasta la salida a mar abierto por el paso de Bocachica. Aquí se ubican enfrentados otros dos baluartes fortificados que los españoles utilizaron para cerrar el paso a todo navío enemigo que pasara por aquí. Uno disparaba a la línea de flotación y otro a la cubierta y los mástiles.

.Cartagena de Indias 2

Cartagena de Indias 4.

Antes de salir a mar abierto dos chavales remando como desaforados sobre una canoa de madera se acercan al barco. Piden monedas a los turistas. Algunos les tiran unas cuantas y ellos se arrojan al agua para recogerlas buceando y nadando como delfines. Me parece un espectáculo penoso, aunque los chavales se lo han trabajado y se han llevado un dinero que les ayuda a sobrevivir. Es la otra cara de la colorida, renovada y monumental Cartagena de Indias: la pobreza en la que viven todavía muchos de sus habitantes.

.Cartagena de Indias 5.

El viaje a las Islas del Rosario lleva una hora y cuarto más o menos. En conjunto estas 23 islas forman un parque nacional y reserva marina. En algunas islas está vedado el acceso para facilitar el desove de las tortugas marinas. Otras son islas privadas donde podemos encontrar alojamiento. Nosotros nos dirigimos hacia la llamada Isla Grande desde donde podremos realizar distintas actividades. También allí se asienta una comunidad de pescadores procedentes de la Isla Barú. El agua va pasando del color oscuro a tonalidades más verdosa y azuladas, casi turquesas. Casi sin darnos cuenta llegamos y desembarcamos en un pequeño muelle de madera junto a una pequeña playa de aguas límpidas y blanca arena de coral. En la isla hay sendas ecológicas, hotelitos y una vegetación de palmeras, cocoteros, tamarindos y manglares bajo un constante piar de pájaros.

.Islas del Rosario 2

Islas del Rosario 4.

Rápidamente se organizan grupos, unos para quedarse en la playa todo el día tomando el sol y bañándose en la playa. Esta es la opción económica. Otros deciden ir a visitar el Oceanario pagando 15.000 pesos más y otros van a hacer snorkel (28.000 pesos) o un rápido curso de iniciación al submarinismo con botella (125.000 pesos). Por desgracia las actividades son excluyentes, es decir, o haces una u otra. Me decido por el snorkel que me permite ver la vida marina en libertad, bañarme en el mar y tomar el sol, todo al mismo tiempo. Si echas de menos las multitudes, visita el Oceanario. Si no es así, anímate a perderte por otras islas donde encontrarás desde exclusivos hoteles isla hasta pequeñas playas escondidas. Arena blanca, cálidas aguas turquesas, un sol de justicia y multitud de turistas… Así son las islas del Rosario.

.Islas del Rosario 5

Islas del Rosario 6
Islas del Rosario 3.

La temperatura del agua es perfecta. Pero los fondos marinos están bastante deteriorados con mucho coral muerto. Aún así veo hermosos ejemplares de esponjas de tubo, de corales cerebro y de peces tropicales con su riqueza de colores típicos de estas aguas junto a pepinos de mar y caracolas bastante grandes. No está mal para darse un chapuzón y perseguir a algún pez trompeta o a un pez cirujano. De regreso a Isla Grande nos sirven una comida con 2 opciones a elegir, aunque si pagas 40.000 pesos más te servirán una hermosa langosta. No está mal, aunque las langostas del trópico siempre me han sabido un poco insulsas.

Tras el café, el trago de ron y unos bañitos en la playa inicio el regreso hacia Cartagena por un camino distinto al de la venida. Esta vez atravesamos una zona de canales con cañizos, manglares, cocoteros y palmeras que llegan hasta el borde del agua. Es el llamado Canal del Dique de 115 km. de longitud que comunica el rio Magdalena con el mar Caribe y Cartagena de Indias. Lo más impresionante es que fue una obra realizada en la época colonial. Se comenzó en 1650 uniendo las distintas ciénagas excavando canales de hasta 50 m. de anchura. Fue así como se consiguió abrir esta vía de comunicación más extensa que el Canal de Panamá.  A día de hoy todavía resulta vital para el transporte de mercancías por la costa caribeña de Colombia permitiendo el paso de barcos de hasta 1.000 toneladas.

.Canal del Dique 1

Canal del Dique 2

Canal del Dique 3.

En sus orillas se desarrolla una intensa vida vegetal y animal de gran riqueza ecológica. Pero a medida que nos acercamos a Cartagena van apareciendo chamizos y barracones aislados donde vive gente como hace siglos, sin luz ni agua corriente. Más adelante aparece algún muelle, pontones, algún barco. El paisaje se afea a medida que se humaniza. Aquí una refinería, allá un barco semihundido, un muelle de atraque venido abajo…

El sol comienza su camino descendente hacia el horizonte. Finalmente llegamos a Cartagena mientras cae la tarde con el “Gloria” atracado junto a los baluartes. Arribamos igual que durante siglos llegaron los colonos europeos, los esclavos negros de África, los piratas, corsarios, bucaneros y las flotas enemigas dispuestas a conquistar, iniciar una nueva vida o destruir la ciudad. La luz vuelve a hacerse especial anunciando la noche que llega y el fin de un día completo. Cartagena de Indias vuelve a animarse y me sumerjo de nuevo entre terrazas, restaurantes, bares, gente y sobre todo, mucha vida. Así es Cartagena de Indias y que siga así por muchos años.

.Cartagena de Indias 7

Cartagena de Indias 8

.

Artículos relacionados:

.

Cartagena de Indias, la perla del Caribe colombiano

.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO? ¿CREES QUE LA INFORMACIÓN APORTADA TE HA SIDO ÚTIL?

¿Te ha ahorrado tiempo y dinero en la planificación de tu viaje? Espero que las respuestas hayan sido afirmativas. Y ahora antes de hacerme alguna consulta o una pregunta piensa en lo siguiente: ¿Cuánto crees que vale este artículo y los datos que aporto?

Para seguir ofreciéndote esa información que necesitas para tus viajes tu contribución económica es fundamental. Si crees que este es un intercambio justo cualquier aportación voluntaria es más que bienvenida. Es muy fácil. Desde 1€ o 1$. Gracias.

.

.

 

Cartagena de Indias, la perla del Caribe colombiano

Cartagena de Indias 1

.

.

Historia, cultura, playas y gente simpática…Cartagena de Indias lo tiene todo

.

Una hora de vuelo separan el cielo gris y el frio de Bogotá de la radiante luminosidad y el calor tropical de Cartagena de Indias. Del aeropuerto al centro apenas hay 15 minutos de trayecto en taxi decorado con el azul del mar Caribe. Al fondo se divisan los grandes edificios de apartamentos de la nueva zona de Bocagrande. Pero lo que más impresiona llega cuando bordeamos las viejas murallas de roca coralina gris que se prolongan a lo largo de una considerable extensión.

.Cartagena de indias 2.

 Tras el hundimiento económico que supuso para la ciudad el proceso de independencia que la arrastró al olvido y su casi abandono hasta la segunda mitad del S.XX, ha entrado con fuerzas renovadas en el Siglo XXI.

.Cartagena de Indias 3

.

Un poco de Historia

Fundada por el duro conquistador español Pedro de Heredia en 1533, Cartagena pronto se convirtió en una de los puntos clave de las comunicaciones y el comercio entre la América Hispana y la metrópoli. Como La Habana y San Juan de Puerto Rico, Cartagena comenzó a adquirir importancia por su situación estratégica para el llamado Comercio de Indias tras la instauración del sistema de flotas durante el reinado de Felipe II. Cartagena se convirtió en puerto de intercambio de las flotas de galeones que, provenientes de España, descargaban sus mercancías para regresar cargadas de metales preciosos, tintes y especias. Hasta aquí llegaba la plata del Virreinato del Perú. Primero era trasportado en barco hasta la ciudad de Panamá. Luego acarreado por mulas a través de la selva por el llamado Camino Real hasta la ciudad de Portobelo en la costa caribeña. Y una vez allí, embarcado hasta Cartagena y La Habana en su largo camino hacia Europa.

La rápida expansión de Cartagena gracias a su ubicación estratégica llamó la atención de las potencias europeas enemigas de España. Una y otra vez ingleses y holandeses intentaron durante 3 siglos conquistar, asaltar y destruir la ciudad. Francis Drake lo consiguió en 1586 tomando la ciudad por sorpresa y pidiendo a sus habitantes un elevadísimo precio de rescate. Desde ese momento la administración española se dio cuenta de la necesidad de fortificar convenientemente la ciudad. Se bloqueó el acceso por el Canal de Bocagrande y se fortificó la entrada por el canal de Bocachica. Además se prolongaron las murallas y baluartes y se construyeron varias fortalezas, entre ellas el impresionante Castillo de San Felipe.

.Castillo de San Felipe Cartagena de Indias 1.

De nuevo y por última vez los ingleses al mando del almirante Edward Vernon intentaron asaltar Cartagena en 1741 con una flota de 180 barcos y más de 23.000 soldados. Era la mayor armada jamás vista desde la Gran Armada de Felipe II, y no se volvió a ver nada igual hasta el desembarco del Día D en Normandía en 1944. Las batallas se prolongaron durante varios días mientras los defensores al mando del Comandante General Blas de Lezo, con apenas 3.000 hombres, retrocedían hacia las posiciones fortificadas. El almirante inglés, pensando que la batalla estaba ganada, mando un barco a Inglaterra para dar aviso de la “gran victoria”. En Inglaterra se declararon días de fiesta y se acuñaron monedas conmemorativas. Mientras tanto Blas de Lezo, que tras muchas batallas estaba tuerto, manco y además le faltaba una pierna, consiguió repeler el ataque convirtiéndose en el militar y marino más destacado de la época. Finalmente la feroz resistencia española consiguió ralentizar el avance inglés. La intención del Comandante era dejar literalmente empantanados a los ingleses en las marismas que rodeaban la ciudad. En unas semanas las tropas de Vernon empezaron a verse afectadas por las enfermedades tropicales y el hostigamiento de los españoles. Finalmente la gran armada de Vernon se batió en retirada tras haber dado por ganada la batalla por adelantado. Todavía se recuerda este hecho con una estatua a Blas de Lezo, llamado “medio hombre” a los pies del Castillo de San Felipe. Las autoridades inglesas retiraron las medallas conmemorativas y los historiadores ingleses se afanaron en minimizar en sus libros la mayor derrota naval de su Historia siguiendo la máxima de que “lo que no está escrito, no existe”. Blas de Lezo, gravemente herido durante los ataques ingleses, falleció poco después de la retirada inglesa y fue enterrado, no se sabe exactamente, en algún lugar de Cartagena de indias.

.Blas de Lezo Cartagena de Indias.

Tras la debacle inglesa se sucedió un periodo de calma hasta que se inició el proceso de independencia de las colonias españolas en América. Este fue especialmente duro y sangriento en Cartagena entre 1811 y 1815. A partir de la independencia sobrevino un largo período de decadencia y abandono de la ciudad por muchos de sus habitantes y del propio estado colombiano. Sin embargo hoy Cartagena aparece a nuestros ojos renacida como uno de los principales puntos turísticos, culturales y comerciales de Colombia. Y con todo merecimiento.

.Cartagena de Indias 4

Cartagena de Indias 5

 .

La Ciudad Antigua

Pues ya estoy en Cartagena. Acabo de dejar el taxi en la puerta del Baluarte de San Francisco que atraviesa la muralla y permite acceder a la Plaza de Santa Teresa. Son casi las 9 de la mañana de un día que amanece soleado, sin viento y con un cielo de azul intenso. Las calles adoquinadas, por las que no se permite el paso del tráfico, todavía están vacías de gente. Esto me permite admirar con más tranquilidad el conjunto arquitectónico que voy encontrando a cada paso. El sol, asomando entre los tejados y las balconadas de madera, comienza a intensificar los colores pastel de las fachadas inundando de color la mañana. En la Plaza de Santa Teresa se encuentra el hotel que ocupa lo que en su día fue convento dedicado a dicha santa. Es uno de los mejores hoteles de la ciudad y aquí hay que hacer una parada para recorrer el claustro de este antiguo convento.

.Cartagena de Indias 6

Cartagena de Indias 7.

Ya en la calle de nuevo me encuentro con el Museo Naval del Caribe. Aquí, con planos, maquetas y gráficos, se explica el proceso de crecimiento urbano y fortificación de Cartagena y alrededores en paralelo a los sucesivos ataques sufridos por la ciudad. Justo a la derecha del Museo Naval sobresale un enorme edificio que en el período colonial fue sede de la Aduana. Aquí se almacenaban los productos procedentes de Europa, América y Asia a través del comercio con Filipinas, y también los esclavos procedentes de África. Cartagena fue uno de los principales puertos de América donde se comerció con esclavos destinados a los trabajos más duros en las grandes haciendas.

.Cartagena de Indias 8.

Apenas si he recorrido 100 metros y todavía queda mucha ciudad por ver. Cartagena empieza a despertar, los negocios abren sus puertas, los restaurantes empiezan a colocar sillas y mesas en terrazas y plazas. Los albañiles, pintores, escayolistas y demás trabajadores de la construcción continúan el proceso de reconstrucción de los viejos edificios cartageneros. Se ven obras por todas partes lo que quiere decir que hay dinero e inversiones. Las fachadas se repintan de vivos colores, las magníficas balconadas de madera se barnizan, y los habitantes colocan macetas con flores y plantas tropicales en cualquier rincón. Me resulta inevitable encontrar el parecido con el centro de algunas ciudades de las Islas Canarias.

La mezcla de estilos, tamaños, colores, arquitecturas, ventanales, puertas y vegetación son las que hacen de Cartagena un lugar único en el mundo. Y por supuesto la gente que llena sus calles y que asalta al visitante a cada paso que da vendiendo cualquier producto imaginable y “servicios” de todo tipo. Blancos, morenos y negros comparten plazas, aceras, terrazas y, sobre todo, largas colas delante de los distintos edificios de la Administración. Y también, ya está dicho, un interés realmente obsesivo por el visitante extranjero. Aunque eso sí, siempre con una educación y una corrección que ya quisieran muchos de esos turistas.

.Cartagena de Indias 9

Cartagena de Indias 10.

El sol comienza a caer a plomo y todo el mundo busca la sombra en las estrechas calles. No dejo de mirar hacia las filas de balconadas decoradas con macetas y parterres de flores. Ni las coloridas fachadas de viejas casonas coloniales. En algunas se adivinan los amplios patios interiores ajardinados tras altos muros. Por aquí pasearon algún día caballeros, soldados, comerciantes y aventureros. Son las huellas del pasado que se descubren a cada paso que doy por esta calles adoquinadas. De pronto se abre una plaza y aparece una iglesia de gruesos muros rodeada de altos y nobles edificios. Más adelante aparece un pequeño parque donde suena la música afrocaribeña de contundentes sonidos. Y por aquí y por allá surgen pequeñas tiendas y comercios, restaurantes y hoteles al servicio de todo aquel que visite la ciudad.

Poco a poco Cartagena se despereza desplegando sus encantos. De inmediato quedo prendado de los aromas a Caribe que flota en sus calles. A estas horas de la mañana estoy empapado de sudor por el calor. Busco todas las sombras huyendo de un sol implacable que torra la piel. Mientras deambulo por las calles voy encontrando los hitos urbanos de la ciudad como la Plaza Bolívar. Aquí al atardecer se reúne la gente para bailar al ritmo de la percusión. En la Plaza se encuentra el Museo Histórico y de la Inquisición, institución religiosa que en 3 siglos de permanencia en Cartagena sólo ejecutó a 6 personas, y una delegación del Museo del Oro de Bogotá.

En otra plaza encontramos la iglesia de San Pedro Claver, el santo local por excelencia. Luego aparece la espaciosa Plaza de la Aduana ideal para las grandes celebraciones. Más adelante se abre la Plaza de los Coches donde encontramos el Portal de los Dulces. Su nombre se debe a que bajo los soportales de esta animada plaza presidida por la estatua del fundador de la ciudad, están siempre presentes los puestos de dulces. Las especialidades locales van de los pastelillos de coco, de piña o de guayaba a las bolitas de tamarindo o los plátanos fritos.

.Cartagena de Indias 11.

En la plaza de Santo Domingo me encuentro con “la Gorda Gertrudis. Es una de las esculturas de Botero que tendida y desnuda muestra sus redondeces de metal a propios y extraños. A su alrededor una muchedumbre de vendedores ofrece sus variadas mercancías a todo turista que se asoma a la plaza: abalorios, bisutería, cigarros, juguetes, esmeraldas, Cd´s y DVD, sombreros, gorras, toallas, camisetas, loterías varias… Parar a tomar algo en alguna de sus terrazas puede suponer una auténtica tortura, peor que algunas de las aplicadas por la Santa Inquisición. También veo pasear a las “palenqueras”, esas mujeres negras o mulatas siempre cargadas con sus cestas llenas de frutas tropicales y vestidas con sus coloridos trajes. En principio venden fruta y zumos, pero también se dejan fotografiar por una buena propina. Mientras tanto el constante “ring-ring” de los carritos de helados se superpone como fondo sonoro a las animadas charlas callejeras y al ruido de las obras en calles y edificios.

.Cartagena de Indias 12

 

Después de comer en uno de los muchos restaurantes que ofrecen especialidades locales como el pargo, los camarones, el arroz con coco y los patacones, salgo de la ciudad fortificada por la Torre del Reloj hacia la Avenida Blas de Lezo. Enfrente está el muelle turístico o de “Los Pegasos” y desde aquí inicio un largo paseo por los baluartes de la vieja Cartagena. Hoy día quedan 16 en pié aunque llegó a tener 21 que cerraban la ciudad. Desde el Baluarte de San Ignacio camino hacia el de San Francisco y desde aquí accedo al paseo situado sobre las fortificaciones y que permite ver la ciudad a un lado y el Caribe al otro. Estos baluartes y paseos son aprovechados por más vendedores de souvenirs, ropa, e incluso ostras vivas. También se ofrece al viajero solitario todo tipo de servicios sexuales complementados con un amplio surtido de drogas naturales o sintéticas.

.Cartagena de Indias 13

Cartagena de Indias 14.

El paseo por los baluartes, donde los fines de semana se celebran numerosas bodas y otros acontecimientos sociales de carácter privado, me lleva hasta “Las Bóvedas”. Esta es una hermosa y alargada edificación de color amarillo con multitud de arcos que esconden a su sombra un auténtico mercado de artesanías. El Museo de las Fortificaciones situado allí mismo en el Baluarte de Santa Catalina, ofrece un recorrido por el interior de las murallas bastante decepcionante. Sin duda la animación está en el exterior. Así que sigo caminando adentrándome por las calles del popular barrio de San Diego. Cuando llego al Mercado de La Matuna descubro otra Cartagena en un lugar lleno de puestos donde se exponen productos imposibles entre la suciedad que bordea la Laguna del Cabrero. Mi destino aparece ya cercano y veo la impresionante mole de piedra que se alza entre la gente, el tráfico, las edificaciones y la vegetación. Coronado por una enorme bandera colombiana nos dirigimos hacia la que fue mayor fortaleza de la América Hispana, el Castillo de San Felipe de Barajas. Todavía hoy sus dimensiones dejan con la boca abierta a los visitantes.

.Cartagena de Indias 15

Cartagena de Indias 16

Castillo de San Felipe Cartagena de Indias 2.

Construido entre los S. XVI y XVII en una ubicación estratégica y constantemente ampliado y reforzado, el castillo se convirtió en una mole pétrea casi inexpugnable. A sus pies la estatua de Blas de Lezo, manco, con una espada en alto y con una pata de palo conmemora la victoria sobre los ingleses de Vernon que fracasaron en la toma de Cartagena. El almirante inglés Vernon comunicó la conquista de la ciudad a Inglaterra antes de haberlo conseguido y rápidamente se acuñaron medallas conmemorativas de la rendición de Blas de Lezo y de Cartagena. Una copia de estas medallas, que se retiraron tras la debacle inglesa, se puede ver en el pedestal de la estatua.

.Castillo de San Felipe Cartagena de Indias 3

Castillo de San Felipe Cartagena de Indias 4.

En la entrada de la rampa que sube al castillo me veo asaltado de nuevo por vendedores de sombreros, gorras, bebidas, helados… El sol cae implacable sobre las piedras coralinas y sobre nuestras cabezas. Los vendedores de bebidas y sombreros tenían razón, porque el calor llega a ser realmente agobiante. Las gotas de sudor corren sin pudor por todo mi cuerpo y tengo que refugiarme en los túneles que llevan hacia lo más profundo del castillo. Estos túneles laberínticos estaban pensados como escondite, vía de escape y también lugar donde colocar explosivos para volar el castillo en caso de que fuera tomado por los enemigos. La visita se puede hacer con guía, porque entre lo laberíntico del lugar, la falta de luz, la humedad y la estrechez de los pasadizos. Aunque la verdad es que no está mal descubrir estos túneles solo en plan aventurero.

De nuevo en el soleado exterior voy subiendo por las rampas, escaleras y desniveles que conforman las diferentes ampliaciones. Desde lo más alto, en la Plaza de Armas, se domina toda Cartagena con el Centro Histórico enfrente y la prolongación de Bocagrande. Allí, hacia la izquierda, se ubica la ciudad moderna con sus grandes hoteles y zonas de ocio. Y de fondo, por un lado el Caribe azulado y por el otro las colinas y planicies vestidas de verde.

.Castillo de San Felipe Cartagena de Indias 5.

Una vez terminada la visita atravieso caminando el barrio de Getsemaní hacia el Parque del Centenario y de vuelta al Centro Histórico. Comienza a atardecer y la luz del trópico extrae diferentes tonalidades a los colores pasteles de las fachadas. La gente pasea, compra o descansa en una terraza a tomar algo. Os aconsejo acercaros hasta El Café del Mar ubicado en lo alto del Baluarte de Santo Domingo para disfrutar con la puesta de sol mientras refrescais el organismo con una copa en sus terrazas. También ofrecen de cenar mientras de fondo suena música chill-out, lounge o ambient. Realmente es un lugar totalmente aconsejable donde charlar, relajarse y disfrutar de las vistas. Eso sí, los precios son un tanto desorbitados.

.Cartagena de Indias 17

Cartagena de Indias 18.

Llega la noche. Si todavía quedan fuerzas después de la paliza que nos hemos dado, es la hora en la que Cartagena se anima con músicos callejeros, grupos de baile afrocaribeño y terrazas con música de variadas tendencias. Es la hora de moverse hacia el barrio de Getsemaní con lugares donde bailar los ritmos tropicales. También a la calle del Arsenal o directamente a Bocagrande donde están los bares, casinos y discotecas de moda para acabar la noche. Por el camino las chivas pasan haciendo sonar su música fiestera.

Se hace de noche en el Centro Histórico de Cartagena de Indias y descubro nuevos rincones que hacen que esta ciudad me guste más a cada minuto que pasa. Y hablando de noche, cuando uno planea el viaje a Cartagena surge la duda de si escoger un hotel en el Centro Histórico o en la zona de Bocagrande, el área de expansión de la ciudad donde crecen como hongos los grandes hoteles y los edificios residenciales. Una y otra tienen ventajas e inconvenientes. La verdad es que el Centro ofrece un encanto que no existe ni de lejos en Bocagrande.

Es cierto que en el Centro los hoteles suelen ser más caros y con un tipo de cliente más selecto. El turista juerguista, pachanguero, rumbero, salsero y playero se contentará con un hotel en Bocagrande frente a la playa y con vistas a la ciudad. Aunque tengo que decir que las playas aquí están bastante sucias, así que no las recomiendo. Por otra parte en Bocagrande la animación nocturna está asegurada. Constantemente pasan coloridas chivas, esos autobuses tan típicos en Colombia,  llenas de gente bailando y bebiendo al son de la música que atruena por sus altavoces; las calles están llenas de pequeños restaurantes y bares con terrazas en la calle y abundan los casinos y clubs de baile. Nuestra decisión dependerá de lo que estemos buscando, de si buscamos una escapada romántica o unos días de fiesta desenfrenada. De todas formas, tomemos la decisión que tomemos, entre una y otra zona apenas hay 10 minutos de taxi. Así que aunque nos equivoquemos en nuestra elección las consecuencias tampoco serán muy importantes.

.Cartagena de Indias 19

Cartagena de Indias 20

Cartagena de Indias 21.