cabo-buena-esperanza

El cabo de Buena Esperanza, o cabo de  las Tormentas.

Desde el aire observo las grandes extensiones de chabolas pintadas de colores que rodean Ciudad del Cabo. De fondo la gran masa rocosa de Table Mountain va adquiriendo tonos rojizos a medida que el sol se oculta tras la línea del horizonte. A lo lejos se desdibuja la tortuosa línea de costa del Cabo de Buena Esperanza.

tonle-sap

El lago Tonle Sap, el agua de la vida.

La superficie del lago Tonle Sap apenas se distingue del cielo. La línea difusa del horizonte, casi imperceptible, sólo es apreciable gracias a la casa que veo flotando a lo lejos en mitad de la nada. A mi alrededor una luz apagada unifica las tonalidades en un color ocre que domina toda la escena.

panama-201

Panamá, Panamá.

Siempre digo que viajar a Panamá es hacerlo a un lugar que depara infinitas sorpresas. Este es un país que hay que descubrir en pequeñas dosis. Un día recorriendo los vestigios coloniales del antiguo Imperio Español. Otro, adentrándose en sus selvas tropicales de una exuberancia abrumadora.

osaka-castillo

Llegando a Osaka, el motor económico del Kansai.

Situada a apenas 50 km. de Kyoto la ciudad de Osaka es la tercera más grande de Japón y el motor económico de la región de Kansai. A pesar de ser conocida por el espíritu vitalista y extrovertido de sus habitantes no figura en los planes de viaje de la gran mayoría de viajeros que llegan a Japón. Aquí te cuento lo que puedes ver en un día de alocadas visitas.

shanghai

Contrastes de Shanghai en la China del Siglo XXI.

Shanghai es una ciudad donde se viven los contrastes entre lo oriental y lo occidental. Los rascacielos de Pudong y los centros comerciales de lujo hablan de una China que es una potencia mundial. Pero la China más tradicional todavía pervive en las costumbres diarias, en los viejos templos, calles y jardines. Esta es la parte de Shanghai que os llevo a conocer y que resiste tenazmente los embates de la modernidad. 

shanghai

Shanghai, el escaparate de la nueva China.

Shanghai apabulla con su delirio lumínico del anochecer. Te hace sentir pequeño con sus enormes rascacielos haciéndote retroceder a la infancia en su éxtasis de luces y colores. Sorprende, hipnotiza y acongoja a un mismo tiempo. Pocas ciudades del mundo provocan tal cúmulo de reacciones y la estimulación de todos los sentidos. Shanghai es mucho Shanghai.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies